Economia - Patria Moreira

Año 6. 2018 .  San Juan.  Argentina.   Email: patriamoreira@gmail.com      www.facebook.com/carlosbecerraart
contador de visitas gratis para blog
Nuestras Visitas
Defendé tu derecho a estar informado
Vaya al Contenido

Menu Principal:

El Gobierno facilitó la operación de sociedades que provienen de guaridas fiscales

Argentina es offshore friendly

El Ministerio de Justicia flexibilizó las condiciones para el ingreso y el registro de empresas establecidas en guaridas como Bahamas o Islas Caimán, entre otras. La resolución dictada a través de la IGJ también elimina controles elementales.

La Inspección General de Justicia (IGJ) flexibilizó los requisitos de inscripción que debían cumplir las sociedades extranjeras para establecer una sucursal en la Argentina o asociarse a empresas locales. La resolución 6/2018 eliminó el requerimiento para que las firmas extranjeras acrediten sus actividades fuera del país y borró la exigencia para que individualicen a sus socios. La normativa fue presentada por el organismo dependiente del Ministerio de Justicia como un mecanismo para “simplificar”, “facilitar” y “agilizar” los procedimientos administrativos que deben realizar las empresas. Un informe elaborado por el Centro de Investigación y Prevención de la Criminalidad Económica (Cipce) advierte que los cambios introducidos a fines de agosto facilitan y promueven la incorporación de sociedades offshore.
Las empresas que a partir de la publicación de la normativa de la IGJ pueden ser registradas con facilidad en la Ciudad de Buenos Aires son las mismas estructuras que quedaron expuestas en las últimas dos megafiltraciones de información del mundo offshore: Panamá Papers y Paradise Papers. Establecidas en guaridas fiscales y financieras donde tienen prohibido realizar prácticamente cualquier tipo de actividad comercial, las sociedades offshore son vehículos para operar de manera anónima alrededor del mundo. Las firmas están diseñadas a medida pero su principal atributo es ocultar la identidad de sus verdaderos dueños. Permiten así canalizar maniobras abusivas de evasión, fuga y lavado que no solo afectan el financiamiento de las políticas públicas sino que al facilitar la salida de dólares se convierten en una fuente permanente de inestabilidad económica para países como Argentina.
“El espíritu principal de la nueva norma está lejos de promover la desburocratización del Estado. Se trata más bien de la apertura de una puerta para el ingreso de capitales extranjeros sin importar su procedencia”, advierte el reporte de la abogada María Eugenia Marano, del Cipce. La flexibilización de los requisitos de inscripción de una sociedad extranjera fue acompañada por una relajación en los controles anuales realizados por la IGJ sobre esas empresas.
“La resolución da un vuelco de ciento ochenta grados en materia de control societario sobre las sociedades extranjeras en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires. Vuelve el tiempo atrás y nos retrotrae a la normativa existente antes de 2003”, considera Marano al enfatizar que la IGJ “intenta flexibilizar o, mejor dicho, casi eliminar los requisitos de inscripción y regímenes informativos que las sociedades extranjeras debían cumplir para poder establecerse en la Argentina”.
Antes de la publicación de la resolución 6/2018 en el Boletín Oficial el 29 de agosto, las offshore tenían prohibida su inscripción en la IGJ como sociedades extranjeras. Para desarrollar actividades o participar en otras sociedades debían adecuarse a la legislación argentina, cumpliendo con una serie de procedimientos. Esas restricciones fueron eliminadas y, según advierte el Cipce, se abrió la puerta para que se inscriban empresas provenientes de guaridas como Islas Caimán, Islas Vírgenes Británicas o Bahamas, entre otras.
“Introdujo la posibilidad de que la IGJ analice la inscripción de sociedades provenientes de países con regímenes tributarios especiales o considerados no cooperadores en materia de transparencia fiscal, mediante el requerimiento de documentación que acredite actividad económicamente significativa en el exterior”, explica el Cipce.
Una película de Mauricio Macri con música de Nicolás Dujovne

6,5: La inflación en órbita

La cifra oficial igualó el dato de abril de 2016 y hay que retroceder hasta abril de 2002, en plena crisis posconvertibilidad, para encontrar una suba de precios mayor. El rubro alimentos y bebidas trepó 7 por ciento y transporte un 10,4 por ciento.

El Indec midió una suba general de precios de 6,5 por ciento en septiembre, por debajo de varias de las estimaciones privadas. El número iguala la mayor marca de inflación difundida por el Indec durante la gestión de Cambiemos, en abril de 2016, que a su vez fue la más alta desde abril de 2002, en plena salida del régimen de convertibilidad. El principal aporte a la inflación mensual de septiembre provino del rubro alimentos y bebidas, seguido de prendas de vestir y transporte. El traslado de la devaluación del peso que se produjo en agosto es el primer factor de tracción de los precios, junto al aumento de combustibles y colectivos y trenes metropolitanos. En nueve meses, la suba de precios acumula un 32,4 por ciento, mientras que la interanual arroja un alza de 40,5 por ciento. Productos centrales de la canasta básica como fideos, aceite, pan y arroz subieron por arriba de un 15 por ciento en apenas 30 días.
La inflación de este año no sólo está traccionada por la suba de tarifas, componente que predominó en 2017, sino también por los “precios núcleo”, que no incluyen los estacionales (como frutas y verduras) ni los regulados (servicios públicos). El IPC núcleo creció 7,6 por ciento en septiembre y acumula un 38,9 por ciento en doce meses. Por su parte, los servicios públicos, al calor de la política de ajuste de subsidios, acumulan en la comparación interanual un incremento del 52,5 por ciento.
El componente más importante de la inflación núcleo es alimentos y bebidas, que además impacta de lleno en las canastas de pobreza e indigencia, que definen la evolución de los índices de pobreza e indigencia. Alimentos y bebidas subió 7 por ciento en septiembre, acumula un alza del 35,8 en nueves meses y un 40,4 por ciento en el interanual. Según el Indec, en septiembre los fideos secos subieron un 20,1 por ciento, al igual que las hamburguesas congeladas. El aceite de girasol subió un 17 por ciento, mientras que pan francés, arroz y pollo lo hicieron un 16,7 por ciento mensual. La harina creció un 11,7; la carne picada, un 7,7 por ciento y la leche en polvo entera subió un 8,6 por ciento mensual. En el último año, la harina subió casi un 150 por ciento y los fideos secos, un 74,6 por ciento, según el Indec. El arroz lo hizo en un 55 por ciento; el aceite de girasol, un 70,3 por ciento y el pollo, un 54,6 por ciento.
El rubro que mayor incremento presentó en septiembre fue transporte, con el 10,4 por ciento. Transporte acumula en nueve meses un alza de 47,4 por ciento y de 58,8 por ciento en la comparación interanual. El incremento mensual se explica por la quita de subsidios implementada por el Ministerio de Transporte, que motivó una suba del boleto de colectivo entre un 10 y un 12 por ciento sólo en septiembre, mientras que el tren lo hizo alrededor de un 20 por ciento. La suba del colectivo acumula en el año un 117 por ciento, desde los 6 pesos de enero. Las naftas también subieron a lo largo de septiembre. Tanto transporte público como combustibles volvieron a subir en octubre.
Por otro lado, el capítulo de prendas de vestir y calzado subió un 9,8 por ciento aunque en la comparación interanual todavía está 12 puntos porcentuales por debajo de la inflación general. Similar a la ropa fue la suba de equipamiento y mantenimiento del hogar, ambos afectados por el impacto cambiario en los insumos difundidos utilizados en la producción.
El 6,5 por ciento de inflación del Indec quedó por debajo de varias de las mediciones de las consultoras. Por ejemplo, Elypsis, que dirige el economista oficialista Luciano Cohan, calculó que la suba de precios en septiembre había sido de 7,3 por ciento, mientras que la UMET calculó un avance de 6,7 por ciento. Para Orlando Ferreres, el alza de precios fue del orden del 7 por ciento, aunque Eco Go y Ecolatina midieron una suba del 5,5 y del 6 por ciento, respectivamente. El CESO publicó una suba de 7,7 por ciento.
El capítulo de salud subió en septiembre un 4,5 por ciento empujado por la inflación en medicamentos. Según la entidad Consumidores Libres, la cafiaspirina acumula en el año una suba de 67 por ciento; los remedios para la diabetes, un 57 por ciento y 53 por ciento los de la tiroides. Por otro lado, el rubro de restaurantes y hoteles subió un 5,7 por ciento en septiembre y los servicios públicos de gas, electricidad y agua lo hicieron en un 2,3 por ciento. En octubre comenzó a regir un incremento del gas.
En función de la continuidad en el efecto arrastre del dólar sobre los costos internos, el incremento de la tarifa del gas, transporte público, naftas y prepagas (que subieron un 8 por ciento), entre otras cosas, se espera que la suba de precios de octubre ronde el 4/5 por ciento, con lo cual la inflación en diez meses sería del 38 por ciento. Para la consultora Ecolatina, el IPC cerrará en 47/48 por ciento este año.
Casi un cuarto del ingreso mínimo de los trabajadores se destina a pagar servicios públicos

Las tarifas pisan fuerte el salario

En apenas tres años, Argentina pasó de tener unas de las más bajas a las más altas tarifas de gas, luz, agua y transporte de América latina. La carga de los servicios públicos sobre el salario mínimo se multiplicó por cuatro.

El peso de los servicios públicos sobre el salario mínimo vital y móvil se multiplicó cuatro desde la llegada de Mauricio Macri a la Casa Rosada. Estimaciones realizadas por el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad de Avellaneda evidencian que las tarifas se llevan el 23,5 por ciento del total del piso legal para los ingresos laborales. Antes del recambio presidencial esa relación alcanzaba apenas al 6 por ciento. Argentina pasó así a ocupar el tercer lugar entre los países sudamericanos con mayor incidencia de las tarifas sobre los salarios mínimos. Solo la superan Venezuela y Chile. Apenas tres años atrás, el país exhibía la incidencia más baja de toda la región.
“La principal línea argumentativa del gobierno para desmantelar el esquema de subsidios vigente entre 2002 y 2015 es que la energía cuesta y hay que pagarla. Si no se tiene un equilibrio fiscal, el rojo se verá traducido en una mayor emisión e inflación”, señala el informe al resumir la argumentación ortodoxa detrás de los tarifazos. “Transcurridos casi tres años de los cambios implementados, el panorama es completamente opuesto a lo que se auguraba”, sostiene el informe de la Undav, al apuntar que los aumentos aceleraron la inflación y resintieron la actividad económica sin ofrecer mejoras significativas en materia de producción de hidrocarburos o expansión de la cobertura. A la política tarifaria se suma el estancamiento en la actualización del salario mínimo.
“Argentina se posicionaba como el país de la región con las tarifas de los servicios públicos más accesibles. Sin embargo la política tarifaria llevada adelante desde diciembre de 2015 coloco los valores en niveles similares a los de los países con tarifas más caras”, advierte el reporte. El ranking lo encabeza Venezuela donde, según las estimaciones del obervatorio, las tarifas representan el 36,5 por ciento del salario mínimo. La segunda posición la ocupa Chile donde los servicios públicos insumen hasta 24,9 por ciento del piso salarial. La tercera es para Argentina con 23,5 por ciento del SMVM que llegó al podio en menos de tres años y en el cuarto lugar quedó Brasil donde los servicios básicos consumen el 20,6 por ciento. El quinto escalón corresponde a Perú con un 19,5 por ciento y el sexto lugar corresponde a Ecuador la relación entre las tarifas y el ingreso mínimo asciende al 19,2 por ciento. Las estimaciones realizadas por los investigadores de la Undav contemplaron los servicios residenciales de electricidad, gas natural y agua.
“De criticar el gasto populista en subsidios económicos que mejoraba la calidad de vida de la gente, se pasó a naturalizar el pago de intereses que hace el Estado al capital financiero que para el presupuesto 2019 superará los 560.000 millones de pesos”, expresan los investigadores de la Undav, al advertir que “el endeudamiento que generó la creciente carga de intereses no modificó las condiciones ni la capacidad productiva del país, sino que financió la fuga de divisas”. Los economistas del Observatorio de Políticas Públicas estimaron que los aumentos registrados a lo largo de los últimos tres años alcanzaron al 2057 por ciento en gas natural, el 1491 por ciento en energía eléctrica y casi un 1000 por ciento en el servicio de agua potable. En materia de transporte, se observaron ajustes del 677 por ciento en peajes, 375 en el boleto del tren, 332 en colectivos de corta distancia y un 177 por ciento en el pasaje de subte.
“Las empresas obtuvieron tasas de ganancia suculentas en este tiempo, lo que pone de manifiesto la problemática de sostener una política de dolarización de las tarifas de energía para los usuarios sean hogares o empresas. En última instancia lo que termina deteriorándose son las condiciones del mercado interno que debe soportar mayores costos para pagar de sobremanera un recurso que argentina tiene a disposición”, sostiene el documento al reflejar que entre en el primer semestre de 2018 las distribuidoras eléctricas Edesur, Edenor y Edelap incrementaron sus resultados 240, 174 y 674 por ciento, respectivamente.
El Gobierno celebra el 17 de octubre emitiendo más deuda

Lo publicó este miércoles en el Boletín Oficial. Es por seis meses con una tasa similar a la de los plazos fijos.

El Gobierno emitió 300 millones de pesos más de deuda, que tomará de fondos destinados originalmente para obras de transporte. La medida se conoció este miércoles que se celebra un nuevo Día de la Lealtad peronista.
A través de la resolución conjunta 23/2018, de la Secretaría de Finanzas, el Gobierno emitió una Letra del Tesoro por $300 millones, a ser suscripta directamente por el Fondo Fiduciario del Sistema de Infraestructura del Transporte (FFSIT).
La misma tendrá un plazo de 180 días, a partir del 17 de octubre. Y pagará un interés equivalente a la tasa BADLAR para bancos públicos, la que se determinará como el promedio aritmético simple de la tasa de interés para depósitos a plazo fijo de treinta (30) a treinta y cinco (35) días de más de un millón de pesos ($ 1.000.000) - BADLAR promedio bancos públicos.
Asimismo, El Ministerio de Hacienda realiza hoy una licitación de Letras del Tesoro Capitalizables en Pesos, a un plazo de 193 y 377 días.
Según lo dispuesto, se licitarán Letras del Tesoro Capitalizables en Pesos a un plazo de 193 días (30 de abril de 2019) capitalizable mensualmente a la tasa nominal mensual de 4%.
También, Letras del Tesoro Capitalizables en Pesos a un plazo de 377 días (31 de octubre de 2019) capitalizables mensualmente a la tasa nominal mensual de 3,35%.
Vencen hoy Lebac por cerca de 231 mil millones

El último supermartes

El Banco Central adelantó que renovará sólo entre 100 y 150 mil millones de pesos para los inversores privados. Quedarán en circulación al menos 80 mil millones.

El Banco Central enfrentará hoy el último super martes de Lebac. La entidad no tendrá licitaciones relevantes para los próximos meses debido a la fuerte reducción en el stock de esta deuda desde agosto. En diciembre la autoridad monetaria sacará de circulación las letras. En el vencimiento de esta tarde el organismo a cargo de Guido Sandleris dijo que renovará entre 100 y 150 mil millones de pesos para los inversores privados. Estos inversores no bancarios tienen vencimientos de alrededor de 231 mil millones de pesos, por lo que quedarán en circulación al menos 80 mil millones.
En el Central indicaron que se emitirán nuevas letras del Tesoro en pesos para aumentar las opciones de los inversores que quieran mantenerse en moneda local. Se trata de una estrategia de la autoridad monetaria para intentar moderar las presiones que puede ocasionar esta liquidez en el mercado cambiario. En los vencimientos de Lebac registrados desde abril hubo volatilidad e incertidumbre sobre el tipo de cambio durante las semanas posteriores a los vencimientos.
El Central reiteró en un comunicado que para las Lebac en manos se los bancos se mantendrá el esquema de renovación cero. Esto implica que en la práctica gran parte de los vencimientos en manos de las entidades bancarias se terminarán colocando en Leliq. Se trata de una deuda de corto plazo que sólo pueden compras las entidades bancarias y que en los últimos 30 días subieron en un 103 por ciento. El stock de las Leliq se ubica en torno de 500.000 millones de pesos.
Los bancos, según datos difundidos por el Central, explican actualmente 12 de cada 100 pesos de deuda en Lebac. “El stock existente de Lebac asciende aproximadamente a 340 mil millones pesos, de los cuales 12 por ciento está en poder de entidades bancarias y el resto en manos de entidades no bancarias tales como fondos comunes de inversión, empresas, individuos y no residentes”, detalló el Central. Esto implica que los bancos se deberán desprender de alrededor de 35 mil millones de pesos que hoy mantienen en Lebac y que cambiarán por Leliq.
La autoridad monetaria reiteró que aplicará medidas prudenciales para evitar volatilidad cambiaria en los días posteriores al vencimiento. “Con el fin de garantizar un proceso ordenado de la reducción de Lebac, se anunció oportunamente un incremento de 3 puntos de los encajes obligatorios para las entidades de mayor tamaño que comenzó a regir a partir 1º de octubre, permitiendo la integración de dicho incremento en Notas y Letras del Banco Central”, precisó. En los informes de consultores la city empieza a advertirse un problema en este frente. Se asegura que la remuneración de los encajes que el Central le empieza a dar a los bancos es a tasas muy elevadas y pude provocar un problema sustentabilidad para el sistema financiero.
Las ganancias de los bancos crecieron en agosto 263,7 por ciento interanual

La banca es la gran privilegiada

Los beneficios sumaron 26.143 millones de pesos. El principal rubro para explicar los ingresos extraordinarios fueron las inversiones en letras colocadas en el Banco Central (Lebac y Leliq). Sus acciones igual cayeron por la devaluación y la exposición al Estado.

Los bancos registraron ganancias por 26.143 millones de pesos en agosto. Se trata de un incremento de 263,7 por ciento en relación con las ganancias anotadas en el mismo mes del año pasado. El dato surge de estimaciones del Banco Central publicadas en un informe reciente sobre la evolución del negocio de las entidades financieras. Los beneficios embolsados en agosto fueron un record para los bancos. El principal rubro para explicar estos ingresos extraordinarios fueron las inversiones en letras colocadas en el Banco Central (Lebac y Leliq). Las acciones de los bancos en la bolsa porteña, pese a las ganancias que se acumularon en los últimos meses, registraron pérdidas importantes en lo que va del año por la devaluación y la exposición al Estado.
La autoridad monetaria hace un seguimiento del balance de los bancos mes a mes. El ingreso registrado en agosto por el conjunto de las entidades financieras (bancos privados locales, privados extranjeros y públicos) superó los 26 mil millones de pesos, cuando había sido de 7 mil millones en agosto del año pasado. Esto implica que los beneficios de los bancos no sólo subieron fuerte en moneda local sino que le ganaron con amplio margen a la devaluación. Las entidades financieras aumentaron su ganancia medida en dólares en casi 40 por ciento.
El ingreso de los bancos subió en varios rubros. Pero el que se destacó fue el de los títulos valores. Este rubro registra los beneficios que obtiene la banca por invertir en las letras que ofrece el Banco Central (principalmente Lebac y Leliq). El aumento de la tasa de interés de estas inversiones en agosto, cuando la autoridad monetaria elevó a más del 60 por ciento el rendimiento de las Leliq, fue clave para los bancos. Se computaron ingresos por títulos valores por 31 mil millones de pesos, cuando la cifra había sido de 11 millones en agosto de 2017. Esto implica que los bancos aumentaron en 184 por ciento su ganancia por este rubro de un año a otro. Se trata de un incremento mucho mayor al de la suba del dólar (120 por ciento en el mismo período) y al del aumento de la inflación (35 por ciento interanual).
La aceleración de los precios fue otro de los elementos que potenciaron las ganancias para los bancos. Las entidades tienen inversiones que ajustan por CER (es decir, en función de la evolución de los precios). El rubro en el que se registran los ingresos por estas inversiones anotó en agosto 6057 millones de pesos, cuando la cifra había sido de 564 millones en igual mes del año pasado. Esto indica que las entidades apostaron por un incremento de la inflación y nos le fue nada mal.
Lo ingresos por cobro de intereses en los préstamos fue otro rubro importante para explicar el avance de las ganancias de las entidades financieras. Se anotó un ingreso de 44 mil millones de pesos, contra los 25 mil millones de pesos del año pasado, es decir un alza del 74,7 por ciento. Los bancos ganaron neto unos 19 mil millones de pesos más en agosto de este año respecto de igual mes del año pasado.
El avance del rubro intereses, pese a que fue importante, no llegó a compensar el aumento del tipo de cambio y da una pista sobre por qué bajaron este año fuertemente las acciones bancarias en la bolsa. El ingreso esperado de los bancos medido en dólares se redujo por la devaluación y provocó un primer desincentivo para inversores locales e internacionales. Pero no fue el único. El otro elemento que lleva a desprenderse de las acciones de los bancos es la exposición cada vez mayor de las entidades a la deuda del Banco Central.
Consultoras privadas estiman que la inflación de septiembre fue superior al 7 %

El miércoles se conocerá el Índice de Precios al Consumidor de septiembre que estima el Indec. Consultoras privadas estiman que la inflación rondará el 7 % mensual y podría superar el 45 % anual en diciembre. Otro golpe al bolsillo frente a paritarias muy retrasadas.

Este miércoles el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) dará a conocer el índice de precios del mes de septiembre. Distintas consultoras privadas estiman que la inflación escaló a valores históricos en dicho mes, apuntalado por la corrida cambiaria y los tarifazos.
En agosto la inflación mensual alcanzó a 3,9 %, la más alta desde la publicación de la serie en diciembre de 2016, significando un incremento interanual de 34,4 %. Así, en los primeros 8 meses del año los precios crecieron 24,3 % en forma acumulada.
De acuerdo al Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que efectúa el Banco Central, la inflación en diciembre alcanzará a 44,8 % anual, aunque algunas estimaciones indican que si sigue el ritmo de septiembre podría rozar el 50 %.
El Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET) estimó que el costo de vida de los trabajadores aumentó un 6,7 % mensual en septiembre y acumuló una suba del 40,4 % en los últimos doce meses. El informe advierte que la inflación de 2018 será la más alta desde 1991, y en los primeros nueve meses de 2018 el incremento acumulado alcanzó el 32,2 %.
Te puede interesar: Ranking mundial FMI: Argentina entre los cinco países con inflación más alta en 2018
En tanto, la consultora Orlando Ferreres calculó una inflación en septiembre del 7 %, y la inflación núcleo (no incluye precios regulados, ni los estacionales) en el mismo período fue de 8,6 %. Así, los precios acumularon un incremento de 35,6 % año contra año.
La consultora Elypsis proyectó una inflación para septiembre de 7,3 % y acumularía un 31,6 % en lo que va del año. La inflación núcleo fue del 9,3 %. Para el mes próximo se espera una suba de precios de 4,8 %.
En octubre hay nuevos incrementos tarifarios en gas y en transporte, como el aplicado desde ayer en el área metropolitana para colectivos y trenes, que siguen aceitando la suba de precios.
Reapertura de paritarias ya
El gobierno garantizó la semana pasada a las empresas distribuidoras de gas que "compensará" el diferencial de las tarifas frente a la devaluación de este año para garantizar sus ganancias en dólares, sea que lo paguen los usuarios directamente en sus facturas correspondientes o indirectamente por medio de erogaciones del Estado que brotan de los impuestos.
Sin embargo, para las y los trabajadores no hay ninguna compensación, ni por la pérdida frente a la devaluación ni por la pérdida brutal de poder adquisitivo frente a la inflación.
En el primer caso, ante una devaluacióndel peso de 120 % desde diciembre pasado, los salarios se recortaron casi al 50 %. Tal es así que el salario promedio en dólares ya es más bajo que en Brasil y Chile, de acuerdo aun estudio de la Universidad Belgrano.
En el segundo caso, frente a la inflación interna de precios, los salarios y los ingresos populares muestran un rezago preocupante. El Indec reconoció que en un año los salarios perdieron en julio un 7 % frente a la inflación.
Ninguna paritaria cerró al 45 % anual ni de cerca. Estatales de la Administración Nacional acordaron con UPCN en 15 % en tres cuotas y dos bonos fijos no remunerativos ni acumulables. Sanidad cerró a 20 % en 3 cuotas, Aceiteros cerró en 19 %, UOM 15 % en dos cuotas con revisión en diciembre, entre otros.
Las y los jubilados, pensionados, los niños que perciben la AUH y las Asignaciones Familiares, con una inflación anual de 45 % habrán perdido más de 11 puntos frente a la inflación en diciembre, cuando se cumpla un año de la Reforma Previsional que modificó la movilidad de las jubilaciones significando un robo a los jubilados.
Por ello, además de exigir a las cúpulas sindicales, las patronales y el gobierno la reapertura de paritarias e incrementos que como mínimo se equiparen a la inflación, es necesario pelear por derribar el Presupuesto de ajuste que el gobierno y la "oposición" peronista, con el aval de los gobernadores, pretende aprobar el próximo 24 de octubre para cumplir con las exigencias del FMI.
Éste pretende profundizar las medidas de ajuste sobre trabajadores, jubilados, jóvenes, mujeres y niños, con recortes en educación, ciencia, salud, salarios y seguridad social, para garantizar un incremento del 50 % en lo que anualmente se destina al pago de intereses de deuda.
El FMI quiere gobernar desde Argentina y se instalará en el Banco Central

El organismo abrirá una oficina en Buenos Aires y será dirigida por el jamaiquino Trevor Alleyne. Desde allí auditará la política de ajuste de Cambiemos.

El Fondo Monetario Internacional abrirá una oficina en Buenos Aires que por el momento funcionará dentro del Banco Central y que será dirigida por el jamaiquino Trevor Alleyne.
La dependencia tendrá como principal objetivo controlar la evolución de las metas de déficit y expansión monetaria cero, dos de los puntos contenidos en el acuerdo firmado por la Argentina con el organismo multilateral.
En su última visita, los representantes del Fondo instalaron la oficina en el Banco Central, la cual, será ocupada en breve por un funcionario con 25 años de experiencia dentro del organismo.
Según adelantó el portal oficialista Infobae, Alleyne desembarcará en Buenos Aires en noviembre y su cargo será "resident representative", el primer punto de contacto entre el FMI y el equipo económico argentino.
El FMI cuenta con oficinas propias en alrededor de 70 países, incluso en lugares donde no hay un acuerdo financiero con el organismo.
El consumo masivo se desplomó 3,7 por ciento en septiembre. Es la mayor baja desde junio de 2017

En las góndolas el frío es cada vez más fuerte

Prácticamente todas las categorías de productos muestran fuertes bajas. Si se toman en cuenta los porcentajes de variación de las ventas de artículos de consumo masivo desde septiembre de 2015, la caída acumulada es del 8,4 por ciento.

El consumo masivo se desplomó un 3,7 por ciento en septiembre frente al mismo mes del año pasado, la mayor caída desde junio de 2017, advierten desde el supermercadismo. Si se toman en cuenta los porcentajes de variación de las ventas de artículos de consumo masivo desde septiembre de 2015, la caída acumulada es del 8,4 por ciento. Sobre ese consumo reducido opera el incremento de las importaciones, que achica todavía más el mercado disponible para las empresas que producen para la economía doméstica. En el período enero/septiembre, el consumo masivo acumula una baja del 0,8 por ciento. Prácticamente todas las categorías de productos muestran bajas de consumo. El deterioro es mucho más fuerte en los pequeños comercios. La caída del consumo en septiembre coincide con la que posiblemente se convierta en la mayor inflación mensual desde abril de 2002, ya que las estimaciones privadas esperan un 7 por ciento (ver aparte). Mañana se conocerá el IPC oficial de septiembre.
Durante el fin de semana largo, las grandes cadenas de supermercados recibieron el informe mensual de la consultora Scentia, que dirige Osvaldo Del Río. A nadie le soprendió la caída del consumo, después de un mes de fuertes aumentos de precios por parte de las empresas líderes y la incertidumbre económica que hace que los consumidores estén muy cautos con los gastos.
En septiembre, los precios en el sector de consumo masivo subieron a un ritmo del 35,2 por ciento anual, mientras que la facturación lo hizo en un 30,1 por ciento. Esa diferencia implica una baja de las cantidades vendidas. Desde el comienzo del ciclo de gobierno de Cambiemos, sólo en marzo de este año se verificó una clara mejora interanual del consumo. En ese momento se habían acordado algunas paritarias importantes y todavía no se había desatado la crisis cambiaria. Para lo que resta del año y al menos la primera parte del 2019 se espera que el consumo siga en deterioro.
La baja de las cantidades vendidas en el consumo masivo fue de 3,7 por ciento en septiembre, que se puede desagregar en una merma de 2,8 en el AMBA y de 4,4 por ciento en el Interior, calculó Scentia. La reducción del consumo fue más marcada en pequeños comercios, que sufrieron una baja del 6,1 por ciento a nivel nacional, mientras que las grandes cadenas verificaron una baja de 1,7. Esa diferencia se explica porque la crisis obliga a los consumidores a reducir en primer lugar las grandes compras en los comercios de cercanía, en donde ahora se consume cantidades pequeñas para cubrir necesidades del día o de muy corto plazo. Las grandes cadenas, a su vez, perdieron algunos consumidores en manos de los mayoristas.
Se destacó la caída interanual del rubro de alimentación (-3,7 por ciento), desayuno y merienda (-5,9), perecederos y frío (-3,1), limpieza de ropa y hogar (-8,4), higiene y cosmética (-5,3) y bebidas sin alcohol (-1,2 por ciento). El único segmento que mejoró en la comparación anual fue bebidas con alcohol (11,4 por ciento), empujado por la cerveza.
El principal determinante de la caída del consumo masivo es el deterioro del poder adquisitivo de los asalariados y jubilados. Un reciente informe de la consultora Ecolatina advierte que este año el salario real va a caer en un 6 por ciento en promedio, traccionado a la baja en primer lugar por los ingresos de los empleados públicos, que bajan un 8 por ciento en términos de poder adquisitivo. Entre los trabajadores privados registrados, la caída rondaría el 4,5 por ciento. De todas maneras, el resultado final del salario real en 2018 dependerá de la medida en que se reabran las paritarias de los principales gremios, algo que no está del todo claro todavía, por lo cual la pérdida podría ser todavía más alta ante la inflación, que quedaría cerca del 45 por ciento. Por su parte, la jubilación ajustaría 7,8 por ciento en diciembre, con lo cual el incremento nominal llegaría al 28,5 por ciento, casi 16 puntos abajo de la inflación.
Según los números de Scentia, en septiembre de 2016 el consumo masivo cayó en 5,3 por ciento frente al mismo período de 2015. Luego, en septiembre de 2017 registró una leve mejora de 0,4 por ciento frente al mismo mes de 2016. Sobre ese recorrido aparece la caída de 3,7 por ciento de septiembre pasado frente a 2017.
La utilización de la capacidad instalada industrial anotó el registro más bajo en dieciséis años

El peor agosto desde la crisis de 2002

El uso promedio de la maquinaria retrocedió al 63 por ciento, 4,3 puntos menos que hace un año. De los doce rubros fabriles relevados, en diez se anotaron caídas interanuales.

La utilización de la capacidad instalada de la industria no para de caer. El indicador retrocedió en agosto al 63 por ciento, 4,3 puntos por debajo del mismo período del año pasado. El empleo de maquinarias y equipos no registraba un nivel tan escaso para ese mes desde 2002, cuando marcó apenas 56,9 por ciento. El informe del Indec destaca que durante el octavo mes del año la caída en la utilización se extendió a 10 de los 12 sectores relevados. Las únicas actividades que mostraron un tímido desempeño favorable fueron las industrias metálicas básicas y la automotriz, aunque ese comportamiento no significa que atraviesen una situación de holgura. La caída en la demanda experimentada por ambos sectores se traduce en suspensiones y despidos. El desempeño global del indicador acompaña el comportamiento recesivo del Estimador Mensual Industrial, que durante agosto retrocedió 5,6 por ciento contra el mismo mes de 2017.
El bloque de alimentos y bebidas presenta un nivel de utilización de la capacidad instalada de 61,7 por ciento, que fue 4,2 puntos inferior al observado un año antes. La caída, explica el informe, se origina en la reducción de dos actividades. La primera es la menor molienda de granos oleaginosos para la elaboración de aceites y otros subproductos de soja y girasol a raíz de la sequía. En segundo lugar, el Indec advierte por la menor elaboración de bebidas gaseosas, aguas y sodas. La actividad está asociada al escaso dinamismo del mercado interno, que en agosto comenzó a acusar recibo de la aceleración inflacionaria.
El uso de la capacidad instalada en la industria textil, por su parte, fue del 53,4 por ciento en agosto mientras que el mismo mes del año pasado llegaba al 69,1 por ciento. El derrumbe de 15,7 puntos porcentuales es el más pronunciado de todos los sectores y responde a la contracción en los niveles de elaboración de tejidos e hilados de algodón. El parate en la actividad donde se concentran despidos y cierres de empresas es consecuencia de una combinación de la apertura importadora, el aumento de costos de los insumos y la merma de la demanda interna.
La refinación del petróleo registró un nivel de utilización de la capacidad instalada de 78,1 por ciento, un 7,1 por ciento inferior al observado en agosto de 2017. De acuerdo al organismo estadístico, la caída responde a las paradas de plantas observadas durante las primeras semanas del mes. En tanto, entre los productos derivados se computaron caídas en la elaboración principalmente de gasoil, fueloil, diésel y asfaltos, que también afectaron los niveles de utilización de la maquinaria en el sector.
La industria metalmecánica presentó un nivel de utilización de 53,9 por ciento que es 7,2 puntos inferior al del año pasado, explicado por la disminución de los niveles de producción de tractores, cosechadoras, sembradoras e implementos agrícolas, de algunos sectores de consumo durable (en particular la línea blanca) y del segmento de envases de metal.
El bloque de sustancias y productos químicos cayó 8,2 puntos en agosto para ubicarse en 54,1 por ciento como consecuencia de las caídas registradas en las producciones de materias primas plásticas, detergentes y jabones, productos químicos básicos, fertilizantes y fibras sintéticas. Asimismo, los productos de caucho y plástico presentaron un nivel de utilización de la capacidad instalada de 57,6 por ciento que es 2,1 puntos menor que un año atrás a partir de la contracción en los niveles de elaboración de neumáticos y de manufacturas de plástico.
Por la crisis y a pedido del FMI, Argentina renuncia a ser sede del Mundial 2030

Nuestro país había presentado su postulación junto a Uruguay y Paraguay. Pero el costo de realizar la competencia generó la decisión de bajarse de la idea.

Hace tan solo cuatro meses, Argentina presentó formalmente su candidatura tripartita, junto a Uruguay y Paraguay, para organizar el Mundial 2030 de fútbol. Sin embargo, el agravamiento de la crisis económica y la influencia cada vez mayor del FMI generaron que el gobierno de Mauricio Macri desista de la iniciativa.
Así lo reveló el portal Doble Amarilla, que reveló que no habrá un anuncio oficial de la baja de la candidatur, pero "esa idea no corre más", según le revelaron de la Casa Rosada. La iniciativa se enmarcaba en la idea de traer el Mundial a Sudamérica cuando se cumplan 100 años de la primera Copa, precisamente en Uruguay.
Argentina desistió de ser sede del Mundial por la profunda crisis económica y el ajuste que lleva adelante el Gobierno por acuerdo con el FMI. Precisamente, dentro del acuerdo con el organismo está el de no organizar ningún megaevento que implique mayores gastos.
Sucede que Argentina iba a ser la sede principal, con la mayor cantidad de partidos a disputarse en territorio nacional. Para eso, debía invertir en infraestructura necesaria para logística, estadios y poder albergar a los miles de hinchas que vendrían de todo el Mundo, algo que el Gobierno hoy no está dispuesto a hacer.
Estas restricciones pusieron en el congelador otra idea que empezaba a aflorar: la candidatura de Buenos Aires como sede de los JJ.OO. 2032. Algo que iba a anunciarse tras los Juegos de la Juventud y que no podrá ser.
Créditos UVA: tras negar los problemas, el Gobierno sale a poner tope a las cuotas

Por la disparada de la inflación, las cuotas amenazan a los ingresos de las familias. El Gobierno sale a auxiliar a quienes confiaron en el instrumento estrella.

La cuota de los créditos UVA no podrá superar el 10% de lo que aumente el índice que mide los salarios, anticipó esta mañana el ministro del Interior, Rogelio Frigerio como parte de las medidas que anunció el presidente Mauricio Macri para salvar a los deudores hipotecarios que utilizaron este instrumento.
Sin embargo, no se trata de una concesión, ya que la diferencia entre la cuota "normal" y la cuota con tope seguirá capitalizándose con intereses y el deudor deberá pagarla en el futuro.
Así, el gobierno reconoce de alguna manera los problemas del sistema de créditos UVA, cuyas cuotas se atan a la inflación más una tasa de interés. Como el alza de precios fue muy superior a la de los salarios, las cuotas comenzaron a ocupar un porcentaje cada vez mayor de los ingresos familiares.
Además, el Jefe de Estado prometió que se va a "mejorar el sistema de acceso a la vivienda" y que los créditos ANSeS tendrán más beneficios, con el fin de "darles soluciones a la clase media".
En una presentación que realizó en la Residencia de Olivos, Macri comentó que a las casi cien mil familias que cuentan hoy con créditos UVA, "las dificultades que atravesamos en los últimos meses les han traído incertidumbre y muchos temen que se disparen las cuotas".
Según Frigerio, "no estamos viendo -en los bancos- moras en la devolución de todos los créditos UVA, pero queremos darles previsibilidad a quienes los tomaron".
"Esas cien mil familias (que tienen este tipo de préstamo) pueden alargar los plazos cuando las cuotas se van muy por encima del salario. Eso es algo que ya existía. pero ahora a e eso le agregamos que un tope al crecimiento de la cuota", enfatizó Frigerio, en conferencia de prensa.
"Por eso, le vamos a poner un tope a los aumentos de esas cuotas para darles previsibliidad", resaltó.
Con relación a los alquileres, dijo que "desde hace décadas que no hay una nueva Ley. Por eso, vamos a presentar un proyecto para darles a los inquilinos soluciones concretas a temas como garantías, actualización. Espero que este tema avance pronto en el Congreso".
Macri también aseguró mejoras para el sistema de acceso a la vivienda "que estaba roto desde hace mucho tiempo", y resaltó que este año hay "60 mil viviendas en construcción".
Asimismo, destacó que el Procrear será "más justo" y que habrá más beneficios en los créditos ANSeS, como descuentos en corralones y comercios.
Insólito: Dujovne se reunió con funcionarios de EE.UU. para solucionar la crisis en Venezuela

Con inflación en alza y la economía en baja, el ministro sale a dar consejos por el Mundo.

El Ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, participó este viernes de una reunión organizada por el Secretario del Tesoro de los Estados Unidos, Steven Mnuchin, para discutir la crisis en Venezuela.
La reunión se organizó en los márgenes de la cuarta reunión de Ministros de Finanzas y Presidentes de Bancos Centrales del G20, en Bali.
Pese a que la inflación en Argentina se aceleró hasta más del 40 por ciento anual y el PBI caerá más del 2 por ciento, el ex panelista de TNbusca darle soluciones al país caribeño.
"Los ministros presentes condenaron el régimen autoritario del gobierno de Nicolás Maduro y conversaron sobre el rol que podría jugar la cooperación internacional para ayudar a aliviar la crisis humanitaria de Venezuela", informó la cartera de Hacienda.
Dujovne señaló: "Es trascendental que avancemos en el proceso legal que nos permita condenar a Nicolás Maduro por los crímenes contra la humanidad que se están cometiendo en Venezuela".
"El pueblo venezolano necesita nuestra ayuda para dejar atrás una dictadura que incumple sistemáticamente con los derechos humanos", aseguró el funcionario, en línea con el comunicado emitido por el Grupo de Seis países del Grupo de Lima (Argentina, Colombia, Chile, Paraguay, Perú y Canadá) el mes pasado.
El FMI pide un ajuste adicional de $60 mil millones por la recesión

Es porque la caída de la actividad implica menor recaudación y mayor gasto social. Como solución, proponen seguir bajando el gasto para llegar al déficit cero.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) podría pedir un ajuste adicional de más de 60 mil millones de pesos en 2019, año en el que el Gobierno prometió llegar al déficit cero en la ley de Presupuesto. Esto es así porque por las propias medidas del Fondo, la recesión será más profunda y eso afectará la recaudación y el gasto social.
El FMI publicó sus estimaciones para le economía mundial y allí pronosticó que la Argentina tendrá una caída del 2,6% del PBI este año y del 1,1% el año próximo. Sin embargo, el Gobierno estimó en el Presupuesto que 2018 cerrará con "solo" un -2,4% y -0,5% en 2019.
Esa diferencia entre la recesión que pronostica el FMI y la recesión que aspira el Gobierno es que una caída mayor de la actividad implica menos recaudación y la necesidad de un mayor gasto social para paliar los efectos nocivos el ajuste. Esa diferencia entre menos impuestos y mayor gasto social equivale a unos 60 mil millones de pesos, calcula el FMI.
¿Cuál es la solución que propone el Fondo para esta situación? Realizar un ajuste mayor para que el Estado nacional llegue al déficit cero el año próximo y tenga un superávit (primario, sin tener en cuenta los exorbitantes pagos de la deuda) del 1 por ciento del PBI.
Para el año próximo el Gobierno se comprometió a un recorte de unos 400 mil millones de pesos entre este año y el próximo, entre la suba de impuestos y la baja del gasto. Por sus propias medidas, que atentan contra la actividad económica y la recaudación, el polémico organismo multilateral va por unos 60 mil millones de pesos más.
El FMI empeoró sus pronósticos para la economía argentina

Te presta y te hunde

El Fondo Monetario calculó una caída del PBI del 2,6 por ciento para este año y del 1,6 para 2019, peor que la estimada en el Presupuesto presentado en el Congreso. Adjudicó esa retracción a factores externos y a la profundización del ajuste acordado por el gobierno de Mauricio Macri con el propio organismo para acceder a un crédito Stand-By.

El Fondo Monetario Internacional rebajó hoy sus expectativas de crecimiento en Latinoamérica y atribuyó en gran parte el descenso en sus cálculos a la crisis de la economía argentina. Para la región pronosticó un crecimiento del 1,2 por ciento este año, pero para nuestro país prevé una contracción del 2,6 por ciento en 2018 y de 1,6 en 2019. El cálculo para el año próximo fue incluido en el informe de "Perspectivas Económicas Globales" presentado hoy en Bali, Indonesia. Es más pesimista que el del propio gobierno argentino, que en su proyecto de Presupuesto 2019 estimó que en 2019 la contracción del PBI sería del 0,5 por ciento.
Lo curioso es que el FMI adjudica la reciente “volatilidad de los mercados financieros” a la “incertidumbre persistente sobre el éxito del plan de estabilización subyacente al programa” acordado con el propio Fondo. El documento también culpa al "endurecimiento de las condiciones financieras mundiales” y a “un escándalo de corrupción interno”.
El Fondo Monetario y el Gobierno argentino pactaron en junio un plan de ayuda financiera por valor de 50.000 millones de dólares y tres años de duración, a los que se sumaron 7100 millones de dólares adicionales.
“En Argentina, se prevé una contracción del crecimiento del 2,9 por ciento en 2017 al 2,6 por ciento en 2018, lo cual supone una importante revisión a la baja respecto al pronóstico del informe WEO de abril de 2018, debido a las recientes perturbaciones en el mercado financiero, las elevadas tasas de interés reales y el más rápido avance en la consolidación fiscal impuesta por el Acuerdo Stand-By de acceso excepcional aprobado en junio”, dice el texto del Fondo.
Para 2019 estima una nueva contracción de la economía del 1,6 por ciento y recién augura crecimiento “a mediano plazo”, en torno al 3,2 por ciento. Eso coincidiría, según el FMI, con “la firme aplicación de las reformas y la recuperación de la confianza”.
Respecto a la inflación, el organismo multilateral calculó que será del 31,8 por ciento en 2018 debido a “la importante depreciación de la moneda” y estimó que el índice seguirá en un nivel similar en 2019, con un 31,7 por ciento.
Frente a ese escenario, el Fondo volvió a insistir con su receta al asegurar que “en Argentina se requieren ajustes fiscales significativos en una etapa inicial para reducir la carga del financiamiento federal y situar firmemente la deuda pública en una trayectoria descendente”. El informe aclara que esas “reformas” deben “asegurar que los beneficios derivados de un crecimiento más fuerte y sostenido se extienden a todos los sectores de la sociedad”, Para eso pide “rediseñar” lo que llama “programas de asistencia social”.
Tarifazo en el gas: el Gobierno quiere exprimir hasta la última gota de nuestros salarios

En la “compensación” que busca hacer a las distribuidoras para garantizar la dolarización de tarifas también se incluyen intereses sobre intereses, de una deuda que ningún usuario contrajo. Nacionalización ya bajo control de usuarios y trabajadores.

El Centro CEPA estimó que para un hogar de la zona metropolitana casi la mitad del monto que el Gobierno quiere hacerle pagar en concepto de “compensación” a las empresas distribuidoras de gas por el desfasaje en el tipo de cambio frente a la puja con las empresas productoras, correspondería solamente a “intereses” por “financiación”.
Es decir que para garantizarles a las empresas que lucran con el servicio público de gas (tanto productoras como distribuidoras) que verán sus ganancias intactas y la facturación dolarizada (con una devaluación de 120 % anual), el Gobierno también incorpora un negocio financiero adicional para dichas empresas que es considerar el desfasaje como una “deuda” de los usuarios y aplicar dos veces el interés sobre esa deuda.
Así, por ejemplo, CEPA estimó que para un hogar que consumió entre 300 y 450 metros cúbicos por bimestre entre mayo y octubre, las empresas de gas le reclamarán un monto total de $ 2.166,90, de los cuales $ 1.459,80 corresponderían a intereses por diferencias diarias y también por la financiación en 24 cuotas que estableció el Gobierno.
Pero las familias trabajadoras que viven de su salario o de “changas” para llegar a fin de mes, ven que sus ingresos se licúan día a día con la inflación que superará el 45 % anual. Mientras los salarios crecen muy por detrás, con paritarias de entre 15 % a 25 %, e incluso inferiores.
Algunos estudios estiman que el salario real perderá al menos 11 puntos hacia fin de año, afectados por la devaluación y los tarifazos.
A ello debe agregarse la creciente pérdida de empleos, suspensiones y el parate de la actividad con la cual el Gobierno y el FMI se juegan a frenar la inflación y descargar la crisis sobre los trabajadores. La recesión superará el 2,5 % este año.
No contento con ello, el Gobierno también quiere exprimir hasta la última gota restante de “esfuerzo” de las familias trabajadoras, con el fin de mantener la rentabilidad de las empresas amigas.
Así, no sólo este tarifazo es escandaloso por el reclamo de un pago retroactivo de un servicio que ya fue abonado por los usuarios, que hasta para el fiscal Marijuan -que denunció penalmente a Iguacel- se trata de un abuso de poder, sino también por el intento de aplicar sobre esa deuda creada a cada familia dos veces el pago de intereses, en momentos en donde además el Gobierno y el Banco Central, por decisión del FMI, están posicionando el nivel de la tasa de interés de referencia a niveles extremadamente elevados (74 %).
En juego hay $ 10.600 millones, que es el reclamo entre productoras y distribuidoras, considerando que Camuzzi exige una diferencia de $ 3.300 millones, Gas Ban $ 2.800, EcoGas $ 1.500 y Metrogas en torno a los $ 3.000, a lo que deben sumarse los jugosos intereses.
El centro CEPA denuncia también que la resolución del Enargas 20/2018 no se enmarca siquiera en el débil esquema jurídico de los años 90 (ley 24.076 del año 1992). Aquél establece que las diferencias diarias que se registran devengan una tasa pasiva (la que paga el banco a los ahorristas).
“Pero la resolución del 4 de octubre incumple esta norma, ya que establece un mecanismo de actualización vía tasa activa, mucho más elevada, que perjudica aún más a los usuarios. Con el agravante de que, para intentar contener la inestabilidad cambiaria, la política del Gobierno fue elevar la tasa de interés. La resolución apuntala el negocio financiero de las distribuidoras”, platea el comunicado de CEPA.
“Enargas estableció que las diferencias actualizadas a diciembre de 2018 sean financiadas en 24 cuotas mediante un crédito de sistema francés con la tasa pasiva del BNA otorgado a cada uno de los usuarios. Los intereses de este crédito se calculan sobre las diferencias de cambio, pero también sobre los intereses de actualización de 2018. Es decir, capitaliza intereses o dicho de otro modo, cobra intereses sobre intereses”, sentencia.
¿De cuánto fue el tarifazo de gas en los últimos tres años?
De acuerdo al centro CEPA, en la zona metropolitana el aumento de la factura de gas promedio aumentó 1.848 % desde diciembre de 2015, incluyendo el reciente aumento anunciado en octubre.
Estos aumentos oficializados ayer en el Boletín Oficial, además del sobrecosto a los usuarios para imputarles el impacto de la devaluación, consisten en un 19,67 % a los usuarios residenciales en términos de cargos fijos. Pero también se agregan los aumentos por consumo, que van del 60 % al 63 % en el caso de los usuarios que menos gas utilizan (la categoría R1) y de 21 % a 22 % para las categorías más altas.
Para los comercios y pequeñas industrias (SGP1 y SGP2) el límite de incremento será del 50 %.
El Gobierno justifica y avala dichos tarifazos planteando que se trata de un costo necesario e inevitable de la quita de subsidios millonarios, un “sinceramiento”, iniciado por el ex CEO de Shell, Juan José Aranguren cuando estaba al mando del Ministerio de Energía y Minería, y continuado ahora por Javier Iguacel como secretario de Energía.
Sin embargo, las formidables ganancias de las empresas energéticas son la evidencia irrefutable de que lo que hay de fondo no es meramente una quita de subsidios (sin ninguna auditoría, investigación o control popular sobre el destino de esos fondos), sino un engrosamiento de las ganancias millonarias de las empresas amigas del Gobierno.
En los últimos balances de 2017 las ganancias superaron con creces las del año anterior: Camuzzi $ 452 millones, Gas Cuyana $ 588 millones, Gas Natural Ban $ 574 millones, Metrogas $ 787 millones, TGN $ 808 millones y TGS $ 2.797 millones. Esta última había triplicado su ganancia.
Pero también, según datos del Instituto Argentino del Mercado de Capitales, los resultados económicos de las empresas de petróleo y gas crecieron hasta 30.000 % entre el primer trimestre de 2017 y mismo período de 2018. Excepto distribución de gas, todos los otros segmentos mejoran sus resultados.
Cabe recordar que las cuatro empresas distribuidoras más grandes -como Metrogas, Camuzzi, Gas Cuyana y Eco Gas- controlan el 85 % del mercado de distribución. Así también, las empresas productoras de gas como YPF, Total Austral, Pan American Energy, Pampa Energía, Tecpetrol, YsurEnergía, Pluspetrol y Compañía General de Combustibles concentran cerca del 90 % de la producción de gas.
Muchas de las empresas concesionarias de servicios públicos fueron privatizadas durante los años 90 bajo el gobierno de Carlos Menem, manteniéndese así hasta la actualidad, sin cuestionamiento por ningún gobierno. Pero los empresarios no solo llenan sus bolsillos con los tarifazos, sino también con los millonarios subsidios que les otorgó el Estado en ese momento, que mantuvo e incrementó el gobierno kirchnerista y que hasta el día de hoy permanecen sin ningún tipo de control ni auditorías.
Hoy más que nunca se hace urgente la estatización de todos los servicios públicos, bajo control de sus trabajadores junto a comités de usuarios, los únicos interesados en que los mismos sean de calidad, que se realice la inversión suficiente para el abastecimiento, la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente, sin necesidad de obtener ganancias por ello.
La "tablita" secreta del Gobierno donde revela que el dólar puede llegar a 60 pesos

Guido Sandleris, presidente del Banco Central, tiene pautada la evolución de la cotización del dólar hasta fines del año próximo.

El Gobierno tiene una "tablita" secreta donde revela que el dólar puede llegar a los 60 pesos. La noticia la dio a conocer Clarín, a través de Marcelo Bonelli. Guido Sandleris, presidente del Banco Central, tiene pautada la evolución de la cotización del dólar hasta fines del año próximo.
"Se trata de una regla interna para facilitar el ingreso de dólares y garantizar sus utilidades. Guido Sandleris evitó hacerla oficial, pero la confirmó cuando habló frente a banqueros y economistas", cuenta Bonelli.
La tablita que regula la banda de flotación incluye un ajuste mensual del 3% hasta fin de año. Y un aumento acumulativo del 1,83% mensual durante todo el 2019.
La “tablita” interna del BCRA proyecta lo siguiente: un dólar promedio de 49,3 pesos para las primarias políticas de agosto y de 51,1 pesos para las elecciones presidenciales de octubre. Para el BCRA, la banda terminaría este año en un piso de 37,2 y un techo 48,1 pesos. Y según la tablita, se proyecta para fin del 2019 que oscile entre 46,2 y 59,8 pesos.
Por la devaluación, los usuarios tendrán que pagar el gas en cuotas con interés por los próximos dos años

Lo decidió el Gobierno y publicó en el Boletín Oficial. Es por la escalada del dólar, que pasó de 20 a 40 pesos. Así, transfiere de los usuarios a las empresas alrededor de $10 mil millones.

El Gobierno de Mauricio Macri dispuso que las distribuidoras de gas podrán cobrar a los usuarios un importe "extra" en 24 cuotas mensuales, para compensar el impacto de la "marcada variación del tipo de cambio". El dólar pasó de 20 a 40 pesos este año.
Fuentes del mercado energético indicaron a la agencia Noticias Argentinas que ese monto extra que saldrá de los bolsillos de los usuarios e irá a parar a las arcas de las compañías alcanza los 10.000 millones de pesos.
Para peor, estas cuotas se abonarán con una tasa de interés equivalente a la tasa que paga el Banco Nación por un plazo fijo, hoy en 46% anual.
Esta medida se suma al incremento del gas del 30 al 35%.
La decisión para "compensar" a las empresas gasíferas con 10.000 millones de pesos comenzará a aplicarse desde el 1 de enero de 2019, según la oficialización de la resolución de la Secretaría de Gobierno de Energía, publicada este viernes en el Boletín Oficial.
"Dispónese, en forma transitoria y extraordinaria, que para las diferencias entre el precio del gas previsto en los contratos y el precio reconocido en las tarifas de distribución, valorizadas por el volumen de gas comprado desde el 1º de abril y hasta el 30 de setiembre de 2018, el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) instruirá a las prestadoras del servicio de distribución al recupero del crédito a favor de los productores en línea separada en la factura de sus usuarios, en 24 cuotas a partir del 1º de enero de 2019", según el texto oficial.
En consecuencia, indicó que "a raíz de la marcada variación del tipo de cambio, se han acumulado diferencias diarias significativas por la compra de gas en el marco de los contratos suscriptos entre los productores y las licenciatarias de distribución".
The Wall Street Journal destrozó al Gobierno por el acuerdo con el FMI

El medio estadounidense The Wall Street Journal afirmó que el Fondo "no tiene la receta adecuada para resolver los problemas". Además, comparó las políticas del Gobierno con las de la dictadura cívico-militar.

Una de las principales voces del mundo financiero criticó el acuerdo entre Argentina y el FMI porque el organismo “no tiene la receta adecuada para resolver los problemas” el país. Además, comparó las políticas que implementó el Gobierno con las que impuso la dictadura cívico-militar en la década del 1970.
El medio estadounidense The Wall Street Journal se expresó de forma contundente sobre el acuerdo entre el Fondo y la Argentina al sostener que el organismo "no tiene la receta adecuada para resolver los problemas argentinos".
El artículo firmado por Jon Sindeu consideró que "las condiciones del acuerdo (con el FMI) corren el riesgo de alargar el historial fallido del organismo cuando se trata de ayudar a las economías emergentes", y remarcó que "es poco probable que las condiciones pautadas garanticen una recuperación sólida de la economía.
En la misma línea, la nota recomendó a los inversores “mantenerse alejados” por la devaluación y la inflación. "El cóctel de políticas anunciadas se remonta a 1970. Era furor limitar la cantidad de dinero que los bancos centrales podían imprimir. El enfoque resultó inviable y pronto fue abandonado. Muchos de los países en los que el FMI ayudó en aquel entonces no mejoraron en las décadas siguientes", advirtió.
Melconian contra todos: Dujovne y Sandleris "toman mate y mandan una planilla a Washington a las 17"

Así se refirió el economista más consultado por Macri sobre el ministro de Hacienda y el presidente del BCRA.

El economista más consultado por Mauricio Macri, Carlos Melconian, dio una conferencia donde estalló contra todo el equipo económico de Cambiemos.
"La reacción del FMI fue 'córranse que me hago cargo'. El ministro de Hacienda y el presidente del BCRA toman mate y mandan una planilla a Washington a las 17", fue la frase más explosiva.
Lo dijo en referencia a Nicolás Dujovne y Guido Sandleris, recientemente asumido como presidente del Banco Central.
Melconian disertó ante empresarios en una conferencia organizada por la empresa de seguros Insur y la Cámara de Comercio Exterior de Córdoba.
El expresidente del Banco Nación planteó que "si de verdad" se quiere ir a una inflación de 20% el año próximo, "va ser una recesión muy dura".
Melconian afirmó que otorgando 10 puntos más de suba salarial, la capacidad real de compra quedará 10 puntos debajo de la inflación este año.
"Caída de salario implica caída de consumo -siguió-. El último salto del PBI fue el primer trimestre de este año; vienen cuatro trimestres duros; lo que no sea campo pasará una recesión pseudo la de Lehman Brothers (en referencia a la crisis de 2008)", sentenció.
MÁS DEFINICIONES DE MELCONIAN    
"El programa de gobierno fracasó, la herencia fue un desastre y el primer acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) no generó los resultados esperados"
"El nuevo programa es exigente para poner plata, las medidas fiscales, monetarias y cambiarias son para que corrijas los 3000 millones de dólares que compraba mi tía: para que escupan dólares. ¿El dólar a $40? Entiendo que está bien, pero que no se necesite a $50, si no hay que ir a heterogeneidades".
"No hay oposición, porque si no, es para hacerse un picnic; esa es la suerte con la que Macri compensa lo que recibió".
"Hay seca; el circulante en términos reales sobre el PBI está debajo del corralito y el corralon. Si no emitís y tenés 40% de inflación, es un problema".
"Viene Durán Barba y te dice que más que antes quiere a Frankenstein al frente. ¡Que vamos a salir a la cancha con esto! Nos comen vivos".
"Esto no significa que murió la reelección, hay que ver cómo queda el nuevo plan 'Perdurar'".
"El Presidente necesita quilombo en el gabinete; decirle al señor Dietrich: andá, poné la jeta y subí el boleto, ¿o vas a estar vegetando cuatro años más? (...) A la esperanza y al optimismo hay que acompañarlos. Simultáneo al esfuerzo fiscal del gasto es la recaudación; la recaudación tributaria tiene que estar en el 40%. El principal impulsor son las retenciones; el riesgo latente es una recesión".
Duro artículo del WSJ contra el acuerdo con el FMI

“Los inversores deberían alejarse”

“El Fondo no tiene la receta adecuada para resolver los problemas argentinos”. Así lo afirmó una nota de The Wall Street Journal, en la que se ofreció una mirada crítica del acuerdo de la Argentina con el FMI. Se advirtió que “los inversores deberían mantenerse alejados (del riesgo de apostar capital en el país)”. En la nota se menciona que una de las consecuencias de la crisis fue la pérdida de valor del peso. El dato que se ofrece es que en septiembre de 2016 eran necesarios 7 dólares para compra 100 pesos y ahora sólo se necesitan 2,50 dólares.
“Ante una crisis monetaria, el instinto del presidente (argentino) fue llamar al Fondo. Las condiciones del acuerdo corren el riesgo de alargar el historial fallido del organismo cuando se trata de ayudar a las economías emergentes. Es poco probable que las condiciones pautadas garanticen una recuperación sólida de la economía”, señaló la nota del diario norteamericano.
El artículo asegura que el combo de emisión cero, déficit fiscal cero e intervención cambiaria muy limitada no es consistente para resolver los problemas estructurales del país. “El cóctel de políticas anunciadas se remonta a 1970. Era furor limitar la cantidad de dinero que los bancos centrales podían imprimir. El enfoque resultó inviable y pronto fue abandonado. Muchos de los países en los que el FMI ayudó en aquel entonces no mejoraron en las décadas siguientes”, advierte.
La nota, que lleva la firma de Jon Sindeu, indica que los problemas inflacionarios en economías como la argentina no se resuelven con emisión cero. “El determinante clave de la inflación no es la cantidad de dinero en la economía. No es el gasto del Gobierno. No es la política del Banco Central. El problema de estas economías es que están expuestas a lo que ocurre con el flujo global de los capitales. Cuando la Reserva Federal eleva las tasas y los inversores se refugian en el dólar, las monedas emergentes se caen y los precios de las importaciones aumentan”, indicó.
El Wall Street Journal aseguró que la Argentina debe enfocarse en políticas que le permitan avanzar hacia el desarrollo. “Se deben limitar las deudas en dólares e intentar contener la puja distributiva (entre los salarios y los márgenes de ganancia de las empresas). A más largo plazo, en tanto, los elementos del éxito de China puede ser una hoja de ruta para la Argentina. Esto es estabilidad del tipo de cambio, política coordinada sobre los ingresos y un enfoque de producción basado en exportaciones que se vinculen con industrias de escala”.
La nota cerró en forma contundente. “La focalización de la política económica en cerrar el déficit fiscal y la meta monetaria puede causar mucho daño. Volver a la década del 70 no parece una buena idea ni un buen camino para la Argentina. Los inversores (internacionales) deben mantenerse alejados.”
Consultoras privadas esperan una inflación de casi el 45% en 2018 y más caída del PBI

"La gran depresión"

El relevamiento que hace le Banco Central elevó sus proyecciones negativas para este año. En septiembre esperan casi un 6% de inflación.

La inflación esperada para 2018 subió al 44,8%, según el Relevamiento de Expectativa de Mercados (REM) que el Banco Central realizó en septiembre último entre consultoras. Los participantes del REM pronosticaron así un alza de 4,5 puntos porcentuales sobre la proyección realizada en agosto.
Además, estimaron una inflación núcleo (sin tener en cuenta los productos y servicios que tienen cambios estacionales bruscos) del 44%, 3,5 puntos porcentuales por encima del 2017.
La inflación para los próximos doce meses será del 31,9%, según el relevamiento, lo cual la ubica 0,4% por encima del difundido en agosto.}
Además, proyectaron una caída del Producto Bruto real para 2018 de 2,5%, 0,6 puntos porcentuales por debajo de lo estimado en el relevamiento previo.
Para el 2019, los analistas esperan una caída del PIB real de 0,5% (1 punto porcentual por debajo del REM de agosto, al tiempo que la expectativa relevada para 2020 se redujo al 2,2%).
Los pronósticos de corto plazo de los analistas indican implícitamente una tasa de inflación mensual para septiembre de 5,9%, tras lo cual se reducen a 4% en octubre, 3% en noviembre, 2,7% en diciembre, 2,5% en enero y 2,3% en febrero y sube a 2,4% en marzo de 2019.
Carrió: "Se vienen los meses más difíciles de la historia de la Nación"

La diputada fue pesimista respecto del futuro pero afirmó que, al menos, "no será parecido a otros cataclismos".

La diputada nacional Elisa Carrió pronosticó que se vienen "los meses más difíciles de la historia de la Nación", en referencia a la dura crisis económica producto de la devaluación y las medidas recesivas que tomó el Gobierno para intentar frenar la corrida cambiaria.
Sin embargo, y como una forma de llevar tranquilidad, aclaró que estos meses "no serán" como otros "cataclismos" que vivió el país y recordó que durante la gestión de Antonio Erman González como ministro de Economía (1991), iba a comprar "hamburguesas" y le salía "el 20% del sueldo, siendo camarista".
Carrió formuló estas declaraciones en una conferencia de prensa del interbloque Cambiemos, luego de que el peronismo no diera quórum en la comisión bicameral de seguimiento del Ministerio Público. Allí, el oficialismo pensaba designar a Carrió como presidenta de la comisión.
"Lo importante es que vamos a salir y que no se repita nunca más. Que tengamos 50 o 100 años de estabilidad económica. Para eso vamos a un cambio radical del modelo económico", agregó "Lilita".

Pagando una tasa del 73 por ciento, el Banco Central volvió a quitarle demanda al dólar

Con una idea fija y sin medir las consecuencias

La nueva baja del dólar fue el resultado de la agresiva política del Banco Central, que sigue subiendo la tasa a niveles exorbitantes con altísimo costo para la economía real. El dólar al público se retrajo por debajo de los 39 pesos.

El Banco Central convalidó ayer una tasa de interés del 73 por ciento. La entidad a cargo de Guido Sandleris aseguró que no le iba a temblar el pulso para subir la tasa todo lo que sea necesario para retirar pesos del mercado cambiario. Por ahora viene cumpliendo. En la última semana el retorno de las Leliq (letras de corto plazo para que inviertan los bancos) se incrementó en 13 puntos porcentuales. Esta estrategia empezó a  moderar las presiones sobre el tipo de cambio. El dólar cerró ayer en 38,98 pesos, con un retroceso de 1,80 pesos. La cotización de la divisa pudo sostenerse por el momento en la zona de no intervención. El problema es que el nuevo esquema monetario empieza a generar burbujas financieras para los próximos meses.
 La tasa de interés del 60 por ciento que hasta finales de septiembre parecía desproporcionada ahora resulta baja contra el 73 de las Leliq. El Central pretende retirar pesos de circulación para llegar a mediados del año sin aumento de la base monetaria. En la licitación de letras de ayer se absorbieron 52.815 millones de pesos. Los bancos le prestaron a la autoridad monetaria estos fondos a muy corto plazo y obtuvieron, a cambio, una ganancia extraordinaria. Las cuentas son sencillas. Con un dólar en torno a los 40 pesos, el Central le está garantizando a las entidades financieras intereses del 14 por ciento por mes en moneda dura. Se trata de un esquema insostenible en el mediano plazo.
La preocupación de la city es por el crecimiento exponencial de la deuda en Leliq en las últimas semanas. El stock de estas letras se ubicó en el 27 de septiembre (último dato disponible) en 425.879 millones de pesos, cuando la cifra era de 331.976 millones de pesos a finales de agosto. Esto implica que el Central incrementó el monto de sus pasivos en un 30 por ciento en un mes. En lo que va de octubre, si bien no se publicaron todavía los resultados, la deuda siguió acelerándose. El stock de Lebac (340.581 millones de pesos) ya es menor respecto al de Leliq.
Los intereses que desembolsa la autoridad monetaria por las letras de corto plazo con los bancos empiezan a ser exorbitantes. El Central, con las tasas del 73 por ciento, está abonando cerca de 2000 millones de pesos por día en Leliq. Este pago de intereses para la banca asciende a 60.000 millones de pesos cuando se calcula la cifra acumulada en un mes. Con un tipo de cambio cercano a los 40 pesos, el monto equivale a pagar 1500 millones de dólares mensuales, lo cual implica abonar un punto del PBI cada tres meses. Las Lebac son el antecedente más claro que antes o después esta clase de deudas potencian el desequilibrio.
El regreso de la bicicleta financiera es una de las posibilidades para los próximos meses. Las altas tasas de interés, con un esquema de fuerte absorción monetaria, son un combo tentador para inversores del exterior. Esto puede generar cierta moderación de los cambiarios pero no elimina las tensiones estructurales. El dólar mayorista cerró ayer en 38,10 pesos, al disminuir 1,50 pesos. Entre los operadores cambiarios aseguraron que hubo inversores que desarmaron posiciones dolarizadas para empezar a apostar por las tasas de interés. Se mencionó además que hubo entrada de divisas del exterior. El Central finalizó la jornada con 48.909 millones de dólares, con un alza de 55 millones. El cambio de humor de los inversores se observó también en las acciones argentinas en Nueva York, con bancos que ganaron hasta 8 por ciento.
El volumen operado en el mercado de cambios ascendió a 483 millones de dólares, en tanto que en el mercado de futuros se negociaron contratos por el equivalente a 677 millones de dólares. El 65 por ciento de las operaciones a futuro se pactaron a octubre con un precio de 39,80 pesos. Los contratos pactados para noviembre se hicieron con una cotización de 41,45 por ciento. En el mercado creen por ahora que el tipo de cambio se mantendrá en los próximos meses en la banda de no intervención. La economía, no obstante, ofrece muchas sorpresas y muestra fuerte volatilidad. La política cambiaria y monetaria este año ya se modificó tres veces en cinco meses.
Por la crisis económica, las jubilaciones perderán casi por 14 puntos contra la inflación

Con el aumento previsto para diciembre y las estimaciones de la inflación, la diferencia negativa para los haberes jubilatorios podría alcanzar el 13,5%.

El mal momento económico se llevará puesto a uno de los sectores más vulnerables: los jubilados perderán por más de 13 puntos contra la inflación. De esta forma, serán uno de los más perjudicados ante el avance de los precios.  Por la ley de movilidad, los haberes de los jubilados aumentarán en diciembre un 7,78%. Con ese ajuste, las jubilaciones se incrementarían 28,5% en el año. El Gobierno, en tanto, estimó que 2018 terminará con una inflación del 42%. Asi que Las jubilaciones quedarían 13,5 puntos por debajo del índice de precios. Desde este año se fijaron aumentos trimestrales, en marzo, junio, septiembre y diciembre. Cada aumento se define por una fórmula que combina la inflación (70%) y la evolución de los salarios formales (30%), que se consigna en el índice Ripte de la ahora Secretaría de Trabajo. Como hay seis meses de rezago entre los datos y el ajuste efectivo, la jubilación de diciembre ajustará en base a información del trimestre marzo-junio. En el segundo trimestre del año, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) avanzó 8,79% y el índice Ripte, 5,43%. Si se toma el 70% del IPC (6,15%) y el 30% del Ripte (1,63%), se llega al 7,78% de aumento previsto para diciembre. Una jubilación promedio llegaría a los $ 12.400 con el aumento previsto a fin de año. En ese escenario, las jubilaciones quedarían casi 14 puntos debajo de la inflación, si se cumple la previsión oficial de 42% para todo 2018.
Estimaciones privadas del 7 por ciento para septiembre

Inflación que casi es híper

La megadevaluación macrista está impactando con intensidad en la canasta básica de alimentos, con una variación de precios promedio mensual que no se registraba desde los meses posteriores al estallido de la convertibilidad.

La inflación de septiembre se encamina a ser la más alta desde abril de 2002, cuando la megadevaluación que determinó la salida de la convertibilidad impactó de lleno en los precios internos. Para el mes pasado, sondeos privados ubican a la suba de los precios por arriba del 7 por ciento, lo cual supera al 6,5 por ciento registrado en abril de 2016, que por ahora mantiene el récord, también bajo el mandato de Mauricio Macri. En abril de 2002, durante el gobierno interino de Eduardo Duhalde, el incremento de los precios fue del 10,4 por ciento. Desde la corrida cambiaria de abril, la harina duplicó su precio, el aceite subió un 60 por ciento, la manteca un 30 por ciento y el detergente, un 62 por ciento. Esta subas han implicado un derrumbe del poder adquisitivo del salario, de casi el 15 por ciento en lo que va del gobierno de Macri (ver nota aparte).
Aumentos en celulares
La consultora Elypsis, que dirige el economista oficialista Luciano Cohan, calculó que la suba de precios en septiembre fue del 7,3 por ciento. El conjunto de precios que componen la “inflación núcleo”, categoría que excluye a los precios regulados y los estacionales, subió un 9,3 por ciento. En este punto tuvo especial relevancia el impacto de la suba del dólar en la estructura de costos. En tanto, los regulados avanzaron un 5 por ciento a raíz del incremento de la nafta y del transporte.
Además del impacto en los precios de la fuerte devaluación del peso en agosto, también tuvieron mucha incidencia el aumento de los combustibles y del transporte público a instancias del gobierno nacional. En nueve meses, la inflación supera el doble de lo que firmaron muchos gremios que aprobaron la pauta oficial del 15 por ciento que en su momento estableció el Gobierno. Según datos de la UMET que se conocieron ayer (ver aparte), el costo de vida de los asalariados subió un 6,7 por ciento en septiembre, acumuló un 32,2 por ciento en nueve meses y 40,4 por ciento en el último año. Para octubre el piso de inflación es otra vez muy alto. Se estima que la inflación de 2018 será la más alta desde 1991.
El relevamiento de un puñado de precios testigo que lleva a cabo este diario desde hace varios meses da el siguiente resultado: en relación a principios de mayo, el aceite de girasol Cañuelas de 1,5 litro subió en Coto de 57,20 pesos a 92,90 pesos (62,4 por ciento). El azúcar Ledesma lo hizo de 23 a 29 pesos (26 por ciento) y la manteca Sancor, de 50 a 65,55 pesos (31 por ciento). El agua Glaciar de 1,5 litro subió de 22 a 28,50 pesos (29,5 por ciento). La cerveza Stella Artois subió de 63 a 97 pesos (53,9 por ciento) y la harina La Favorita 000 avanzó de 11,99 a 25,90 (116 por ciento). Desde que comenzó la corrida cambiaria, el detergente Ala Plus de 750cc subió de 24,60 a 40 pesos (62,6 por ciento).
Otro indicador parcial de septiembre fue publicado por el sitio web IPC-Online, que mide 13.500 precios en la ciudad de Bahía Blanca. El aumento mensual fue del 6,5 por ciento, la mayor alza desde setiembre de 2014, cuando comenzó esa medición. Las mayores subas se verificaron en Equipamiento y Mantenimiento del Hogar (11,4 por ciento) y Esparcimiento (10,8 por ciento), mientras que alimentos y bebidas subió un 7,1. El Indec publicará el dato oficial de inflación nacional la semana que viene: el 17 de octubre.
Para octubre se espera que la inflación se mantenga en valores muy altos. Por un lado, Elypsis calcula que solamente el arrastre estadístico de septiembre implica una inflación de 2,9 por ciento. Sobre esa base tendrá impacto el incremento del 9 al 12 por ciento en las naftas que se puso en vigencia días atrás. En la Ciudad de Buenos Aires, el litro de nafta a súper trepó a 36,76 pesos y en el año suma un incremento del 62,2 por ciento. Por otro lado, el Gobierno nacional aplicó otro aumento en la tarifa del gas del orden del 30 al 35 por ciento y también se espera que retoque nuevamente –por sexta vez en el año– los pasajes del transporte público. El boleto más barato de colectivo se ubicará en los 13 pesos. Las cuotas de las prepagas subieron este mes un 8 por ciento al tiempo que los peajes entre Buenos Aires-La Plata y hacia la Costa Atlántica aumentan entre un 20 y 29 por ciento.
Fortísima caída del poder adquisitivo de los trabajadores

La inflación de septiembre será la más alta desde la salida de la convertibilidad. Se ubicará alrededor del 7%, lo que lleva a una caída del salario real del 14,7% en lo que va del gobierno de Macri, solo superada en la crisis de 2002. “El país va rumbo a la destrucción del mercado interno”, aseguran los expertos.

El poder adquisitivo de los salarios se redujo en 14,7 por ciento. La cifra corresponde al período acumulado entre noviembre de 2015 y septiembre de este año. Este retroceso del la capacidad de compra fue el más pronunciado desde la crisis de 2002. Así lo detalló un informe del Instituto Estadística de los Trabajadores (IET) de la UMET. En el documento se analizó en profundidad la evolución de los precios y la caída del salario real de los trabajadores registrados.
El traslado a precios de la devaluación de agosto y el aumento de las tarifas seguirá diluyendo la capacidad de compra de los asalariados en los próximos meses. El estudio indicó que “la inflación se disparó al 6,7 por ciento en septiembre y este año será la más elevada desde 1991”. Consultoras del sector privado también registraron un fuerte salto de los precios el mes pasado. Elypsis, por caso, computó un alza de 7,3 por ciento (ver aparte).
Las proyecciones del IET adelantaron que la inflación de 2018 se ubicará por encima del 45 por ciento y será la más elevada en casi tres décadas. El proceso inflacionario fue un problema constante en los últimos tres años y provocó un efecto regresivo sobre la distribución del ingreso. El documento registró que desde noviembre de 2015, cuando se empezaron a realizar las estimaciones de precios de la UMET, la inflación acumulada del decil de menores ingresos fue 33 puntos más elevada que la del decil de mayores ingresos. Uno de los rubros que más impactó en la capacidad de compra de los segmentos vulnerables fue el de alimentos. Los precios del sector se aceleraron en los últimos meses por la devaluación. Los alimentos subieron 7,5 por ciento en septiembre, con avances superiores al 10 por ciento en aceites y cereales.
Los referentes sindicales y académicos vinculados al informe de la UMET se mostraron muy críticos de la situación. “Los números demuestran claramente que los asalariados son los que están más sometidos, de manera brutal, a la lógica del ajuste”, dijo el secretario general de la CTA, Hugo Yasky. La política económica del Gobierno no sólo no moderó el proceso inflacionario sino que lo fomentó. La consecuencia fue la redistribución regresiva de la riqueza. El documento precisa que “la inflación fue del 43,8 por ciento para los asalariados con menores ingresos, al tiempo que se ubicó en el 38,1 por ciento para los de mejores ingresos”. La investigación detalló que “esto demuestra que la crisis de precios perjudica en mayor medida a quienes destinan un porcentaje mayor de sus gastos a servicios públicos y alimentos. Esto equivale a decir que la inflación está perjudicando a los más humildes”.
El rector de la UMET, Nicolás Trotta, aseguró que los números de la economía, entre los que destaca la inflación, muestran una fuerte tensión estructural. “Estamos ofreciendo un estudio académico y estadísticas con una metodología clara, transparente y certera. El resultado macro y microeconómico de la política económica fue desastroso y debe ser tenido en cuenta por el Gobierno para modificar el rumbo”, planteó. Trotta aseguró que el documento no se basa en opiniones críticas contra el Gobierno, sino en un análisis meticuloso de las tensiones generadas por las decisiones de política. La pérdida del poder de compra de los asalariados y la aceleración inflacionaria, con picos que no se observaban desde los noventa, son algunos de los principales problemas que deberán enfrentarse en el mediano y largo plazo.
“El país se dirige a la destrucción del mercado interno por la vía de la licuación salarial. Y sin mercado interno quebrarán cientos de miles de pymes que hoy generan más del 70 por ciento del empleo. Es una rueda viciosa en la que se ha ingresado y si no se sale a tiempo, la crisis económica y social será brutal”, cerró Trotta. El IET, con el apoyo logístico de la UMET y el respaldo de 45 gremios de la CGT y la CTA, subrayó que la pérdida del poder adquisitivo de los salarios acumula casi el 15 por ciento desde noviembre de 2015, una pérdida que no se anotaba desde el inicio de la década pasada, con el estallido de la convertibilidad.
Definición del titular de la OIT sobre los planes que impulsa el Fondo Monetario Internacional

“Las políticas de ajuste son exageradas”

Guy Ryder, director general de la Organización Internacional del Trabajo, afirmó en diálogo con PáginaI12 que los planes de ajuste frenan la recuperación y complican la capacidad de los países para hacer frente a su deuda.
Desde Panamá
“Las exageradas políticas de ajuste aplicadas en la Unión Europea durante la última crisis internacional fueron un obstáculo para la recuperación económica y para la capacidad de los países de pagar sus deudas”, advirtió el Director General de la Organización Internacional del Trabajo, Guy Ryder. Consultado por PáginaI12 durante la apertura de la 19º Reunión Regional Americana de la OIT que se celebra en la Ciudad de Panamá, Ryder advirtió que “hacer frente a los vencimientos de deuda en un país que no crece y no recauda es difícil”. Al referirse al programa de austeridad asociado al acuerdo Stand-By con el Fondo Monetario Internacional, el titular el organismo que “las medidas que se aplican en Argentina en el marco del apoyo del FMI tienen que ser acompañadas por el diálogo para poder salir adelante”.
“América latina está en una situación preocupante en materia de desempleo”, sostuvo Ryder al remarcar que entre 2014 y 2017 el desempleo subió de manera persistente para pasar de 6,1 a 8,1 por ciento. “Fue la tasa más elevada en una década y en el primer semestre de este año la tasa promedio en la región ascendió a 8,8 por ciento. Pensábamos que iba a revertirse la tendencia al alza pero es poco probable que se invierta el desempeño negativo”, explicó el titular de la OIT antes de reunirse con el secretario de Trabajo, Jorge Triaca, en un monumental centro de convenciones que tiene la calurosa capital panameña para evaluar el impacto de la recesión sobre el empleo y los salarios.
En Argentina la tasa desempleo alcanzó su nivel más alto en doce años al pasar de 8,7 a 9,6 por ciento. Los datos publicados por el Indec corresponden a los meses de abril, mayo y junio cuando la crisis financiera y la recesión todavía no había impactado de lleno en el entramado productivo. “Estuve en Argentina y hablé con el gobierno, los sindicatos y los empleadores, todos reconocen que la salida está en el diálogo. Aunque sea difícil, el país cuenta con espacios institucionales para encarar ese diálogo y la experiencia de un pasado doloroso. Espero que con ese diálogo se pueda salir adelante”, respondió Ryder ante la pregunta de este diario sobre el impacto de la austeridad contemplada en el programa con el FMI.
La OIT es un organismo tripartito dependiente de Naciones Unidas donde participan empleadores, trabajadores y gobiernos. En el caso argentino, además del secretario Triaca, están presentes el sindicalista Gerardo Martínez por la CGT y Pablo Dragún en representación de la UIA. Los encuentros regionales celebrados cada cuarto años ofrecen la oportunidad para discutir problemáticas estructurales vinculadas, por ejemplo, a los derechos socio laborales al interior de las cadenas de valor de las grandes empresas donde, con frecuencia, se registran abusos e incumplimientos por parte de los empleadores en los eslabones más débiles. La sede del evento es la ciudad de Panamá donde se conjugan rascacielos con viviendas tradicionales y humildes. De hecho, como resultado de un boom inmobiliario asociado a la consolidación del rol del país como nodo financiero regional, la capital panameña aloja siete de los diez edificios más altos de América latina.
“Las relaciones laborales no pueden convertirse en relaciones comerciales. El trabajo no es una mercancía. No se puede ir para atrás. Tenemos que garantizar que sin importar la forma del trabajo este sea conforme a las condiciones mínimas de lo que nosotros consideramos trabajo decente”, explicó el directivo de la OIT al referirse al impacto de las nuevas tecnologías en las relaciones laborales. Una fórmula similar fue utilizada durante la apertura oficial de las reuniones por el ministro panameño Luis Ernesto Carles que recibió un tímido aplauso de los presentes tras señalar que “el trabajo no es una mercancía”. Ryder destacó además la relevancia de la informalidad, la desigualdad de género y el desempleo entre los jóvenes.
En medio de la crisis, Dujovne pidió la reelección para Macri

"El programa de reformas necesita prolongarse por lo menos otros cuatro años", afirmó el ministro de Hacienda.

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, hizo hoy un guiño a la reelección del presidente Mauricio Macri al afirmar que el "programa de reformas necesita prolongarse por lo menos otros cuatro años para consolidarse".
A un año de los comicios en los que seguramente el jefe de Estado buscará su continuidad, el funcionario nacional apuntaló esa intención que aún no fue oficializada.
"En la calle noto mucho apoyo y solidaridad. La pregunta es si salimos y cómo vamos a estar. Una pregunta recurrente cuando uno habla con inversores es qué pasará con la política", sostuvo el integrante del Gabinete.
En declaraciones a La Nación+, el jefe del equipo económico remarcó que "evidentemente, hay una visión de que este programa de reformas que se inició en diciembre de 2015 necesita prolongarse por lo menos otros cuatro años para consolidarse".
En ese sentido, indicó que se necesita esa continuidad "para que los resultados sean bien visibles y para que en 2023, cuando se esté discutiendo la política económica del siguiente Gobierno, se discuta en un rango mucho más pequeño que el que se suele discutir en la Argentina"·.


Nuevo Feriazo en el Congreso



Los quinteros y agricultores de pequeñas unidades productoras de hortalizas reiteraron ayer su ya tradicional Feriazo en Plaza Congreso, en el que ofrecieron todos los productos a diez pesos por kilo hasta agotar el stock de verdura. La protesta, organizada por la Unión de Trabajadores de la Tierra, busca poner en evidencia la profunda crisis que padece el sector, desamparado además por el desguace de la estructura de apoyo a la agricultura familiar que funcionaba en la órbita del ex Ministerio de Agroindustria.
Presentación del Plan Emisión Cero a operadores de la city

El BCRA será una aspiradora

El titular del Banco Central aseguró que la Base Monetaria no aumentará para que actúe como ancla de las expectativas económicas. Informó que hasta junio próximo se pagarán intereses por 406 mil millones de pesos por Leliq, Lebac y pases.

El presidente del Banco Central, Guido Sandleris, continuó ayer su ronda de presentaciones de la nueva política monetaria. Las autoridades de la Comisión Nacional de Valores (CNV), compañías aseguradoras, fondos comunes de inversión y bancos escucharon detalles del plan acordado con el FMI. El funcionario detalló en un extenso powerpoint los principales puntos del plan de emisión cero y bandas de flotación cambiaria. Se intentó transmitir tranquilidad sobre la posibilidad de implementar y cumplir con los nuevos objetivos. El desafío no es menor porque en los últimos cinco meses la entidad modificó tres veces la estrategia monetaria y perdió credibilidad.
Sandleris insistió en qué “las nuevas medidas brindan mayor previsibilidad, se focalizan en el control de la inflación y se ajustan adecuadamente a las características de nuestra economía”. Las propuestas anunciadas unos pocos meses atrás de altas tasas de interés y suba de encajes también se habían lanzado como las adecuadas para resolver la inestabilidad financiera y cambiaria pero fracasaron para detener la escalada del dólar y recuperar el valor de los bonos y las acciones. La inflación no sólo no se moderó sino que la expectativa de precios se aceleró notablemente y para finales de este año se estima por encima del 40 por ciento.
La presentación de Sandleris argumentó por qué eligió la nueva estrategia monetaria de emisión cero. Los dos puntos principales fueron “la necesidad de tener un ancla nominal y la pérdida de credibilidad en las metas de inflación”. Se mencionó también que la decisión del Ministerio de Hacienda de eliminar el déficit fiscal primario para 2019 hizo más sencillo avanzar en un esquema monetario sin emisión. El Central no tendrá la necesidad de monetizar parte del déficit fiscal, es decir emitir pesos para cubrir los gastos del sector público. Por el lado cambiario se planteó que la banda de flotación se justifica en que el tipo de cambio real alcanzó niveles competitivos y es estratégica la decisión de mantener esta paridad cambiaria.
Los datos duros presentados en la reunión indicaron que la base monetaria se mantendrá hasta mediados de junio del próximo año en torno de 1,2 billones de pesos. El aumento mensual de la base en esos meses será cero y recién en el segundo semestre de 2019 se permitirá una expansión del 1 por ciento por mes. Se aclaró que la estacionalidad de diciembre y de mediados de año será tenida en cuenta para no generar una contracción monetaria excesiva (por fuera de la meta).
En lo que refiere a la paridad cambiaria se mencionó que las bandas permiten tener un dólar real similar respecto del que hubo entre 2006 y 2010. En ese momento había superávit comercial y de cuenta corriente, dos elementos claves para la sostenibilidad de las cuentas externas en el mediano y largo plazo. La presentación de Sandleris aclara que la nueva cotización del tipo de cambio permitió en los últimos meses generar cierta moderación de las importaciones. Lo que no dice es que esto no se debe a un efecto de sustitución de esas importaciones por producción local. Las compras externas bajaron en los últimos meses por el desplome de la actividad. La devaluación implicó un fuerte retroceso de los salarios en dólares y la capacidad de compra de la población, lo cual es un elemento de contracción de las importaciones.
El organismo a cargo de Sandleris realizó estimaciones sobre los intereses que pagará el Central hasta junio del próximo año por los pasivos monetaria (Leliq, Lebac y pases). El acumulado de los pagos resulta alarmante. Se proyecta un pago acumulado de 406 mil millones de pesos, lo que al tipo de cambio actual representa unos 10 mil millones de dólares. La cifra equivale a 20 por ciento de las reservas internacionales, a casi 2 puntos del Producto Interno Bruto y a un 1 de cada 5 dólares que el Fondo Monetario Internacional le prestó a la Argentina. La autoridad monetaria aseguró que estos pagos no generan inconsistencia en la estrategia de política monetaria. Las declaraciones son muy parecidas a las del ex presidente, Federico Sturzenegger, cuando decía que la suba de la deuda en Lebac no provocaba tensiones estructurales. El saldo es conocido.
La Sociedad Rural reconoció que el país vive "un momento difícil" pero criticó pagar retenciones

Su presidente, Daniel Pelegrina, sostuvo que el campo "sigue apoyando" al Gobierno nacional a pesar de las últimas medidas.

El presidente de la Sociedad Rural, Daniel Pelegrina, aseguró sobre las retenciones al campo: "Nos preocupa que en el Presupuesto se contemple un 33% de retención como tope, porque nos afecta", aunque subrayó: "No estamos de acuerdo con las retenciones, pero el campo sigue apoyando al gobierno nacional".
En diálogo con el programa de radio Crónica Anunciada, que se emite por El Destape Radio, Pelegrina advirtió que "es un momento muy difícil para el país", y remarcó: "Es imposible pensar y proyectar el país con una tasa del 72%".
Por último, concluyó sobre la liquidación de dólares por parte del sector agropecuario: ”No vamos a especular con la liquidación de divisas, el productor está obligado a vender para cubrir gastos, pero a veces va regulando. No es especulación, es reserva de valor”.


Nuevo acuerdo con el FMI: flota el dólar mientras se hunde todo

En audio y texto, la columna de Pablo Anino en “El Círculo Rojo”, un programa de La Izquierda Diario que se emite todos los domingos de 22 a 24 hs. por Radio Con Vos.

_El nuevo acuerdo con el FMI, luego que el primero que se ejecutó desde el 20 de junio fracasó, tiene tres puntos centrales.
_El primer punto es que amplía el préstamo y se adelantan los desembolsos. Originalmente se habían pactado U$S 50.000 millones que ahora se amplían a U$S 57.100 millones. Esto tiene un objetivo central: que los especuladores de la deuda cobren a como dé lugar. Hay un gran peligro que Argentina entre en cesación de pagos.
_El punto número dos del acuerdo consiste en un nuevo sistema de intervención sobre el dólar. El FMI originalmente quería que el tipo de cambio esté totalmente libre. Es casi un suicidio para un país como Argentina. Luis Caputo, el ahora expresidente del Banco Central, quería tener una intervención sorpresiva como había hecho en las últimas semanas cuando en la “primavera cambiemita" había logrado bajar el dólar a $ 38. Dujovne llevó una propuesta intermedia: que el dólar flote entre bandas. La banda de flotación entre $ 34 y $ 44 supone una nueva devaluación donde el dólar sube un 10 %. La banda se va a ir incrementando mes a mes a un ritmo del 3% hasta fin de año, cuando se va a revaluar el ritmo devaluatorio.
_El punto número tres tiene que ver con que el esquema de metas de inflación falló. Ahora hay uno nuevo que se llama de agregados monetarios. En síntesis, lo que hace es sacar de circulación billetes de la calle: te sacan el billete del bolsillo y lo inmovilizan en el Banco Central para tratar de contener la inflación. Esto tiene algunos problemas: aunque saquen billetes de circulación, los tarifazos de los servicios públicos van a seguir; si el dólar sigue aumentando, aumenta la inflación. Se va a provocar una profunda recesión. En nivel de recesión en un par de meses puede hacer que caiga un poco la inflación.
_Una de las inconsistencias más fragrantes es que con el plan económico y el acuerdo con el FMI se ordena todo en relación a pagar la deuda pública a los especuladores. Pero en Argentina salen muchos dólares por la fuga de capitales, capitales golondrina que se están retirando del país y ganancias de las empresas extranjeras que se los llevan a sus casas centrales. Todo ese flujo de dólares no está garantizado en el acuerdo. No está garantizado que el déficit externo se cubra con los dólares que llegan del acuerdo con el FMI.
_Otra inconsistencia es que la base monetaria en realidad ya estaba congelada hace meses y la inflación siguió subiendo. Difícilmente sea exitoso el sistema de agregados monetarios, o de sacarnos billetes del bolsillo para inmovilizarlos en el Banco Central, para contener la inflación.
_Otra cuestión o inconsistencia es más técnica y más difícil de comprender. Si el Banco Central va a intervenir por fuera de las bandas establecidas para la flotación del dólar, por ejemplo si se pasa de $ 44, implica que va a sacar o poner pesos en circulación. Por lo cual, muchos economistas están indicando que un sistema de agregados monetarios en simultáneo que se aplica el sistema de bandas no cierra.
_Otra inconsistencia tiene que ver con que el presupuesto que se está discutiendo en el Congreso es un papel mojado porque está calculado con un dólar a $ 40. Si uno sigue la tablita de devaluación y supone que el Gobierno la mantiene hasta el fin del mandato, la cotización del dólar a fin de 2019 debería estar encima de los $ 60. Es decir, el presupuesto no cierra porque los intereses de la deuda, que la mayoría son en dólares, a medida que sube el dólar implican más pesos que necesita recaudar el Estado.
_El impacto se ve en la recesión en curso que ratificó el Indec con el dato de 2,7 % de caída de la actividad económica en julio; también cae el poder de compra del salario; la desocupación se acerca peligrosamente al 10 %; se conocieron los datos de pobreza que indican que hay 12 millones de pobres en el país, que son 800 mil más en el primer semestre del año en relación al segundo semestre de 2017. Hay un combo explosivo que nos hunde a todos.
_Macri desde Nueva York dijo que esperaba que el país se termine de enamorar de Christine Lagarde. Hay una polémica definición de José Ortega y Gasset que dice que el enamoramiento es un estado de imbecilidad transitoria, que es lo que hizo Macri en Nueva York.
Dijo que "la economía argentina va a estar en recesión por un tiempo”

Para Dujovne es cuestión de paciencia

"Yo le pido a la gente que tenga paciencia, nos espera un momento difícil y duro pero luego saldremos adelante", planteó el ministro de Hacienda tras reconocer que se vienen varios meses de ajuste y recesión. A pesar de eso, descartó un bono de fin de año para jubilados porque “el presupuesto no es infinito”. “No es que no seamos sensibles”, intentó aclarar.

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, confirmó que aún quedan varios meses de crisis económica por lo que le pidió a la gente “que tenga paciencia" ya que al país le "espera un momento difícil y duro". "La Argentina va a estar en recesión por un tiempo", aseguró el ministro, que descartó un bono de fin de año para los jubilados.
"Yo le pido a la gente que tenga paciencia, nos espera un momento difícil y duro pero luego saldremos adelante", lanzó Dujovne.
Según el ministro, “es inevitable: estamos atravesando una recesión”. A pesar de intentar justificar la crisis que atraviesa el país con factores externos, el ministro volvió a remarcar el diagnóstico en declaraciones a radio La Red. “La economía argentina está en recesión, va a estar en recesión por un tiempo”, ratificó y calificó al presidente Macri como un “piloto de tormentas que con mucha valentía ha decidido avanzar en las medidas que hacían falta para estabilizar la situación y acelerar el camino hacia equilibrio fiscal”.
“Sabemos que tenemos meses duros por delante”, volvió a remarcar el ministro. Frente a este panorama, Dujovne confirmó que “no está previsto” un bono de fin de año para los jubilados ya que “el presupuesto no es infinito”. “No es que no seamos sensibles”, se defendió el ministro que aclaró que “hay prioridades y tenemos que ir viendo, paso a paso”. Dujovne reconoció que además de haber jubilados que cobran “una mínima muy baja”, también hay más desempleados y más del 40 por ciento de los niños menores de 14 años están por debajo de la pobreza.
Sin embargo, para el funcionario el esquema de bandas de flotación para contener al dólar, que se inauguró ayer, tuvo una primera jornada exitosa. “Fue un buen día para empezar, el sistema funcionó. Se hizo una primera licitación de las letras de liquidez que emite el Banco Central para ir retirando pesos. Fue un día de estabilidad cambiaria”, opinó Dujovne. Los bonos a los que hace referencia son los Leliq, que tienen una tasa de hasta el 72 por ciento.
Como ya lo anticipó el titular del Banco Central, Guido Sandleris, para quien los pesos deben “escasear”, Dujovne aseguró que no habrá nueva emisiones de pesos hasta junio del año que viene. “La cantidad de dinero no va a crecer bajo ningún motivo”, afirmó. El ministro de Hacienda calificó la política monetaria del Gobierno como “muy dura, muy sana”, con el objetivo de “fortalecer la moneda”.
Roberto Navarro anticipó que el dólar podría llegar a 50 pesos "en las próximas semanas"

El periodista advirtió sobre le nuevo fracaso del acuerdo con el FMI y los efectos de sus políticas en los próximos días.
{[ caption ]}
En una nueva editorial, el conductor de El Destape, Roberto Navarro, alertó sobre el nuevo fracaso del acuerdo con el FMI y advirtió que el dólar llegará en las próximas semanas a 50 pesos. Además, apuntó que el Gobierno puede romper el pacto social con su electoral y eso pone en peligro la gobernabilidad del presidente Mauricio Macri.
“Este segundo acuerdo con el FMI, luego de las pocas semanas que duró el primero, solo tiene como fin no caer en default antes del 2019 y ni siquiera es seguro que lo logre. Son capaces de sacarles subsidio a los discapacitados, de eliminar la tarifa social, obra pública a cero y esto puede romper el contrato social con una parte del electorado que no lo votó para eso”, arremetió le periodista.
Asimismo, estimó que “será tanto la ruptura que puede provocar la caída del Gobierno por la falta de gobernabilidad” y comparó los discursos del 2001 previo a la crisis con los que dicen el Ejecutivo nacional a partir del nuevo acuerdo.
Además, apuntó que luego de la firma del acuerdo con el FMI en los bancos internacionales “esperan un dólar a 50 pesos” pero no para el próximo año sino “para las próximas semanas”.


Pobreza disparada

Los frutos del amor

Exclusivo. El Presidente dijo que los argentinos ya se van a enamorar de Lagarde como él. Después del acuerdo con el FMI pronosticó que el resto del 2018 será todavía peor pero ocultó cuánto: la pobreza pasará largamente de un 30 por ciento a fin de año.

La pobreza superó el 29 por ciento antes de mitad de año (según cifras oficiales no difundidas) y, a la luz de la evolución de los precios y del panorama laboral de estos meses, ya habría superado el 30 por ciento, estimándose que podría terminar el año entre el 33 y el 35 por ciento, según proyecciones aún no divulgadas. Esta situación, suficientemente conocida tanto en Buenos Aires como en Nueva York y Washington, es lo que explicaría el sorprendente discurso de Mauricio Macri del jueves último, tras conocerse los indicadores oficiales del primer semestre, en el que admitió que se había retrocedido en la meta de bajar la pobreza, anticipando además que las mediciones de los próximos dos semestres “también van a mostrar retrocesos”. Algunos partidarios del gobierno consideraron que fue “un error de lectura” hablar de una suba en el índice de pobreza, ya que la comparación interanual (estacional) entre primer semestre de 2017 y 2018 le otorga un resultado favorable al gobierno. Pero en esta política de “doble comando” tras el acuerdo con el FMI, el consejo desde Washington parece haber sido no disfrazar el mal resultado, como ha hecho el gobierno en tantas otras veces. De hecho, el dato estadístico desagregado del Indec (no publicado) muestra que la pobreza en el primer trimestre de este año fue del 25,5 por ciento, y en el segundo trimestre del 29,1, marcando el deterioro de la situación. Del promedio de ambos surge el informado 27,3 por ciento.
Mientras que los datos dados a conocer por Mauricio Macri y el Indec en la semana pasada muestran una tasa de pobreza del 27,3 por ciento, sólo por arriba de la del segundo semestre de 2017 (25,7 por ciento) y aún por debajo de la medición de la primera mitad del año pasado (28,6), las mediciones no divulgadas del organismo estadístico mostrarían una realidad mucho más dura. Según informó a Página 12 el ex diputado nacional y dirigente de ATE Claudio Lozano, presidente de Unidad Popular, “el 27,3 por ciento de pobreza que presentó el Indec de manera almibarada para el primer semestre de este año, es resultado de un promedio entre lo que se vivió en el primer trimestre, el último de suba de la actividad económica, y lo que se midió en el segundo”, es decir el período abril-junio, inicio de la actual recesión. “El primero midió 25,5 por ciento y el segundo trimestre ya mostró que la pobreza trepó al 29,1 por ciento”. El ex diputado puntualizó que, de acuerdo a este resultado, “la pobreza ya está en torno al 30 por ciento, dado que las mediciones anunciadas aún no han relevado los efectos de la segunda corrida cambiaria, ni de la recesión profunda y prolongada que le espera a la Argentina en el marco del acuerdo pactado con el Fondo Monetario Internacional”.

Una evaluación de las consecuencias del acuerdo con el FMI elaborado por economistas del peronismo, que ya circula entre legisladores e incluso ya está en manos de contactos de éstos en Nueva York, Washington y Londres, da cuenta del impacto que se espera de lo que denomina “un shock recesivo”. “Será un programa muy costoso para el sector privado en empleos y actividad económica”, apunta, concluyendo que en particular en materia de pobreza, el resultado sería que a fin de año alcance al 35 por ciento de la población.

Si se sigue la evolución de los datos publicados por el Indec y las mediciones desagregadas para el último semestre, se observa que de un pico inicial del 30,3 por ciento en la segunda mitad de 2016, se pasa al 28,6 en el primer semestre de 2017, a 25,7 en el segundo semestre del mismo año y al 25,5 por ciento en el primer trimestre de este año. No había indicadores para compararlos con los semestres anteriores a 2016, puesto que el gobierno de Cristina Kirchner había interrumpido la publicación de los datos de pobreza. El gobierno de Macri hizo una proyección hacia atrás muy tirada de los pelos, que ubicó la pobreza de 2015 en el 32,2 por ciento. Es imposible suponer como valido que entre el segundo semestre de 2015 y el segundo de 2016 la pobreza haya subido, con la megadevaluación y el salto inflacionario que provocó el regreso de las políticas neoliberales en 2016.
La pobreza se extiende de la mano de la inflación, el encarecimiento de los alimentos y servicios y la pérdida de ingresos de la
La situación empieza a cambiar dramáticamente a partir del segundo trimestre de este año. Según las mediciones del Indec no publicadas, del 25,5 por ciento del primero se pasó al 29,1 por ciento en el trimestre siguiente, que coincide con las primeras manifestaciones de la recesión. Así lo señalan los indicadores de actividad económica y de producción industrial que elabora y difunde el Indec. Pero, además, a partir de la última semana de abril se inició una corrida contra el peso con un proceso de devaluación explosiva, con manifestaciones abruptas entre mayo y junio. El impacto inflacionario empezó a sentirse a partir de junio, con reflejo en los meses posteriores.
La medición de la pobreza se realiza a partir de comparar los ingresos estimados de la población con el costo de la canasta básica total para una familia tipo. La indigencia, por la comparación entre esos mismos ingresos y la canasta básica alimentaria. De acuerdo a los propios datos del Indec, desde fines del primer semestre en adelante se fue acelerando el índice de inflación tanto de los alimentos como de otros insumos esenciales de una familia vulnerable por ingresos (servicios del hogar, salud). El índice de precios al consumidor (IPC) de agosto arrojó un aumento del 3,9 por ciento. En los dos meses previos, el 3,1 por ciento en julio y 3,7 en junio. Teniendo en cuenta que la medición de pobreza del segundo trimestre es un valor promedio, parece válido como aproximación considerar también la inflación de junio para estimar el aumento de la canastas para el trimestre siguiente.
El aumento acumulado del IPC en estos últimos tres meses es, en consecuencia, de poco más del 11 por ciento. Es razonable suponer que, en el mismo período, el aumento de los ingresos de la población no pueden haberse ni siquiera aproximado a ese porcentaje. Por lo tanto, es inevitable esperar que la pobreza haya crecido no menos de un punto en el tercer trimestre que acaba de terminar, o quizás dos. Ello arrojaría un indicador de pobreza más cercano al 31 por ciento.
El nivel de indigencia, que el Indec ubicó en el 4,9 por ciento en el primer semestre, habría tenido una muy escasa variación entre el primer y segundo trimestre, según señaló el economista Claudio Lozano, sin haber alcanzado al 5 por ciento en este último. Sin embargo, se observa en los meses de junio, julio y agosto que, precisamente, el rubro Alimentos ha sido uno de los más afectados por la aceleración de los índices de precios. Siempre según el IPC del Indec, el rubro registró un aumento del 5,2 por ciento en junio, 4 en julio y cuatro, otra vez, en agosto. En total, un acumulado del 13,8 por ciento, más lejos aun del probable aumento de los ingresos medios de la población en el período, con indudable impacto negativo en el nivel de indigencia que resultaría para el tercer trimestre. De ahí en más, es decir desde hoy, será el plan recesivo del FMI el que haga el resto.
Debuta nueva estrategia cambiaria

La banda de Sandleris

El Banco Central debuta formalmente a partir de hoy con su nuevo plan de política monetaria restrictiva destinado a absorber la liquidez del mercado. La intención oficial es que la emisión monetaria sea del cero por ciento hasta junio, con algunas flexibilizaciones estacionales puntuales y dejar flotar el dólar sin intervención en una banda que arranca entre 34 y 44 pesos y se irá ajustando diariamente al 3 por ciento mensual. Si el precio supera el techo en el mercado mayorista, el Central venderá hasta 150 millones por día para tratar de controlarlo. El nuevo acuerdo con el Fondo Monetario se firmó el jueves y desde entonces el dólar trepó otro 6,2 por ciento. Además, la autoridad monetaria subió el viernes las tasas de Leliq (letras de corto plazo para los bancos) del 60 al 65 por ciento para absorber pesos. Sin embargo, Sandleris dijo ayer que las últimas 48 horas formaron parte de una transición. “Estos dos días quedaron como una “transición”. No se puede juzgar el nuevo esquema, que tiene por corazón una política monetaria muy restrictiva y que apunta a asegurar que la economía volverá a anclar sus variables nominales [inflación, tipo de cambio], por estos dos días. Recién el lunes arrancan las licitaciones de letras de liquidez (Leliq), que nos van a permitir regular el retiro de pesos”, aseguró.
El dólar sin techo: sigue en alza y cotiza a $ 42,10 en bancos privados

El tipo de Cambio Minorista de Referencia se ubica en torno a los $ 41,77.

El dólar arrancó el viernes en alza y la moneda ya se vende a $ 42,10 en bancos privados. En una semana donde el gobierno anunció los detalles del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Según el Banco Central, el tipo de cambio minorista de referencia se ubica en torno a los $ 41,77
El valor más alto aparece en los bancos Ciudad e ICBC, con una cotización de $ 42,10 , seguido por el banco Santander con $ 42,03 y los bancos Provincia, Hipotecario y Patagonia con $ 42.
Por su parte, los bancos Nación y Superville cotizan la moneda estadounidense a $ 41,90, el Comafi a $ 41,85 y el HSBC $ 41,80. Un tipo de cambio más bajo ofrece el banco Francés, con un dólar a $ 41,59, y el banco Galicia y la casa de cambio Magitur, que lo ofrecen a $41,50. Los valores más accesibles aparecen en la casa de cambio Alpe a $ 41,20 y Montevideo a $ 41.
El Gobierno sacrifica la economía para evitar el default

Las claves de los anuncios

El nuevo presidente del Banco Central, Guido Sandleris, presentó un severo programa ortodoxo que agudizará la recesión. Se limitan las intervenciones de la entidad en el mercado de cambios para evitar una devaluación. Los dólares son para los acreedores.

El nuevo presidente del Banco Central, Guido Sandleris, intentará controlar la inflación y despejar la incertidumbre cambiaria con un profundo ajuste monetario. El recetario ortodoxo que desempolvará el funcionario exige limitar la expansión en la cantidad de dinero hasta junio de 2019. El compromiso asumido con el Fondo Monetario Internacional es que el nivel de la base monetaria –el circulante más los depósitos de los bancos comerciales en la entidad–, aumente cero por ciento mensual hasta mediados del año próximo. El éxito de la estrategia dependerá de la profundidad de la recesión que induzca. El sistema adoptado por Sandleris en su debut oficial busca disciplinar los aumentos de precios ya no a través del aumento en la tasa de interés que se mantendrá elevada sino mediante una contracción en la demanda interna. El experimento monetarista será complementado con la definición de zonas de intervención cambiaria. El flamante banquero central rechazó recurrir a la regulación del mercado cambiario.
El punto de partida será una banda para el dólar de entre 34 y 44 pesos. Mientras la cotización mayorista se aloje dentro de esos valores el BCRA permitirá la flotación libre. Cuando se supere la cota superior, la entidad está autorizada a vender apenas 150 millones de dólares de reservas por día (y si llegase a ubicarse por debajo podría salir a comprar divisas en el mercado). Como el objetivo no es frenar la escalada del dólar sino evitar fluctuaciones excesivas, las bandas se actualizarán todos los días para acumular un 3 por ciento mensual hasta fin de año. Con esos parámetros, el 31 de diciembre la zona de no intervención quedará entre 37,15 y 48,08 pesos. El precio del dólar que será utilizado como referencia no será la cotización que ofrecen los bancos a sus clientes sino el valor del mercado mayorista. El nuevo esquema de intervenciones estará vigente entre octubre y diciembre cuando será evaluado por los técnicos del FMI. Pero aunque el sistema estará operativo a partir del lunes, fuentes del BCRA señalaron que fueron autorizados a intervenir si hoy o mañana se registra una disparada en la cotización del dólar.
El acuerdo con el Fondo habilita al Banco Central a vender 150 millones de dólares por día cada vez que la cotización supere el techo que arrancará el próximo lunes en 44 pesos. Suponiendo que Sandleris deba intervenir todos los días, el permiso otorgado equivale a 3000 millones de dólares mensuales o 9000 millones de dólares entre octubre y diciembre. Desde el Central precisaron que “no vamos a defender ningún valor del tipo de cambio pero cuando se alcance la zona de intervención se saldrá a vender. Esa estrategia no garantiza necesariamente que deje de subir. Los valores reflejan nuestro entendimiento de cuánto es un dólar barato y caro”. En otras palabras, el tipo de cambio podría ubicarse por encima de la banda prevista aunque esperan que eso no suceda.
Desde el BCRA entienden que las presiones cambiarias estarían domesticadas. Aseguran que la demanda de divisas comenzó a menguar a mediados de mes. No esgrimen un presunto shock de confianza del mercado, la explicación reside en la caída del nivel de actividad. Desde su perspectiva, la recesión comenzó a comprimir las importaciones, limitar la capacidad de atesoramiento en dólares y restringir los gastos por viajes al exterior. Los directivos de la autoridad monetaria consideran que al garantizar un escenario contractivo las presiones cambiarias continuarán desinflándose. La persistencia de altas tasas de interés por su parte rehabilitaría, lentamente, las operaciones especulativas que aportarán dólares. También esperan que la competitividad cambiaria impulse a las exportaciones aunque la evidencia histórica revela que la variable depende de la existencia de demanda externa antes que de altos valores del dólar. “Despejada la incertidumbre sobre la capacidad de financiamiento y con el programa monetario que anunciamos es más probable que exista una apreciación que una depreciación”, expresaron desde la entidad presidida por Sandleris al pronosticar una caída en la cotización del dólar.
Monetarismo puro
“Atacamos la raíz de la inflación”, aseguró Sandleris acompañado por los miembros del directorio del BCRA ante un auditorio colmado por técnicos del banco que ofrecieron un tímido aplauso cuando terminó de leer su discurso. El debut del funcionario marcó el final del fallido esquema de metas de inflación instalado al comienzo del gobierno de Mauricio Macri. El régimen impulsado por el eyectado ex presidente del banco, Federico Sturzenegger, pretendía controlar los precios a través de la fijación de una elevada tasa de interés que ignoraba (o minimizaba), por ejemplo, el impacto sobre precios de una devaluación y los tarifazos. El nuevo programa monetario establece que la principal responsabilidad del Central es controlar la cantidad de dinero en la economía. Desde esa perspectiva la inflación sería un fenómeno exclusivamente monetario, generado por una excesiva emisión de dinero que eleva a la demanda por encima de sus posibilidades. Para abortar con ese proceso se restringe la expansión de la base monetaria o, en otras palabras, se induce una recesión que busca resolver la puja distributiva. Bajo ese sistema no se reducen las tasas de interés sino que el BCRA deja de fijarla para ser determinada por el mercado por lo que, como reconocen desde la autoridad monetaria, el costo del financiamiento se mantendrá elevado.
“No podemos garantizar la magnitud de la caída en la inflación. Pero logramos evitar el descontrol de una forma muy firme”, expresaron fuentes del BCRA. La experiencia internacional acumula intentos fallidos por controlar la cantidad de dinero en una economía. La Reserva Federal utilizó ese tipo de política entre 1974 y 1982. El fracaso del enfoque propuesto por Milton Friedman llevó a su abandono, no sólo en Estados Unidos sino también en la mayoría de los países desarrollados. En 1983 le preguntaron al entonces presidente del Banco Central de Canadá, Gerald Bouey, por qué había abandonado el control de los agregados monetarios que ayer desempolvó el BCRA. La respuesta fue contundente: “Noso- tros no abandonamos a los agregados monetarios, ellos nos abandonaron a nosotros”.
El dólar sube en la primera jornada tras los anuncios del BCRA

Flota y vuela

La divisa estadounidense opera en alza y se vende a 40,59 pesos. Tal como anunció ayer el flamante titular del Banco Central, Guido Sandleris, la entidad se mantiene al margen del mercado cambiario cuando el dólar se vende por debajo de los 44 pesos.

En medio de la flamante política del Banco Central, y luego de que se anunciara el aumento de 7100 millones de dólares en el acuerdo con el FMI, el dólar se vende por encima de 40 pesos en entidades bancarias, con picos de 41 en algunas casas de cambio.Como anunció el nuevo presidente del Banco Central, Guido Sandleris, la entidad por ahora respeta la banda de "no intervención" establecida entre los 34 y 44 pesos y deja que la moneda extranjera trepe hasta los 39,90 en el Banco Nación en menos de una hora de la apertura de los mercados.La entidad sólo intervendrá cuando se superen los 44 pesos y lo hará con la venta de apenas 150 millones de dólares por día.
Explota el dólar tras el acuerdo con el FMI: en bancos privados ya se vende a 41,50

Ayer, el flamante presidente del Banco Central, Guido Sandleris, anunció que pondrá en marcha un nuevo régimen de control del mercado cambiario.

Se fue por los aires el dólar tras el acuerdo con el FMI: en bancos privados ya se vende a 41,50. El Destape hizo un relevamiento propio que muestra que la divisa se vende a 41,50 pesos en Banco Galici y en Comafi. En Supervielle: 40,70 y en Santander Río: 40,75.
Por otra parte, en el inicio de las operaciones de la jornada, el dólar minorista registraba una suba de 70 centavos en el Banco Nación, que lo ofrecía a 38,10 pesos para la compra y 39,90 pesos para la venta.
El flamante presidente del Banco Central, Guido Sandleris, anunció el miércoles que pondrá en marcha un nuevo régimen de control del mercado cambiario con dos zonas de intervención, que comprenderá una banda de entre 34 y 44 pesos.
El funcionario anticipó que cuando la cotización supere ese máximo, se realizarán ventas de hasta 150 millones de dólares diarios para dotar de liquidez al mercado y prevenir "oscilaciones injustificadas".
Comienza el Gobierno de Christine Lagarde

La salida de Luis Caputo es el símbolo del fin de una etapa en el Gobierno y el inicio de un rumbo signado por la conducción directa del poder internacional.

El portazo del titular del Banco Central, Luis Caputo, -propinado el día en el que el país se encuentra parado por la protesta de los trabajadores, mientras el Presidente junto a su equipo económico realizan una extraña gira por New York- es el símbolo del fin de una etapa en el Gobierno y el inicio de un rumbo signado por la conducción directa del poder internacional que Macri tantas veces invocó como el soporte más sólido de su gestión.
Desde esta columna advertimos que el detonante cambiario de agosto -cuando la cotización del dólar subió $10 devaluando la moneda nacional en un 36%- marcaba un quiebre en el dispositivo de Gobierno y el mismo sería reconducido en la primavera, de la que ni el oficialismo ni la oposición salen como entraron.
El 22 de junio el FMI desembolsó u$s 15.000 millones como adelanto de un acuerdo condicionado a metas (“stand by”). Transcurridos 90 días, se perdieron u$s 14.000 millones, las metas se incumplieron y el tipo de cambio, la inflación y el desempleo volaron.
Consecuentemente, el equipo económico partió raudo a Washington con la peregrina idea que le anticipen los fondos de los próximos tres años, con el antecedente de haber rifado el primer desembolso en tres meses sin ningún resultado positivo. Este planteo pretendió ser reforzado con la Presencia de Macri en New York en ocasión de la Asamblea Anual de Naciones Unidas.
Sin embargo, no pudo concretar ninguna reunión bilateral relevante en la que se planteara la gravedad de la situación argentina, ni con el Gobierno de EEUU ni de otra potencia occidental y ni siquiera con la máxima autoridad del FMI. Nos contentamos con “road shows” ante los financistas de Wall Street, la prensa especializada y una foto de compromiso con Christine Lagarde en la multitudinaria cena de lobbystas del Atlantic Council, rematada con pasos de baile presidenciales en el escenario.
El uso casi completo del primer desembolso para financiar el desarme de las “posiciones en pesos” del mercado financiero, el intento de rearmar la “bicicleta financiera” con títulos-valores cada vez más ruinosos para el Estado y la esquizofrénica búsqueda de dólares chinos al tiempo que se golpean las puertas de Washington, han tocado a su fin.
El freno al pago pautado para septiembre, las incertidumbres existentes sobre el aumento del monto final del acuerdo y la aceleración del cronograma de desembolsos, revelan que el FMI ha comenzado a fijar pautas más rígidas para la Argentina con dos prioridades:
-El apoyo multilateral debe priorizar el pago de la voluminosa deuda soberana contraída por la administración macrista en el bienio 2016-2018.
-Debe equilibrase la Cuenta Corriente del balance cambiario por la vía del ajuste del valor del dólar. La devaluación que cierre el déficit de 3,1% del PBI que acumula el movimiento corriente de dólares es el rumbo que fija el organismo multilateral cuando habla de “libre flotación del tipo de cambio”.
Dos datos deben tenerse en cuenta en el nuevo contexto: 1) El artículo incluido en el proyecto de ley de Presupuesto 2019, que modifica la Ley de Administración Financiera y le otorga al Poder Ejecutivo amplias facultades para decidir sobre la estructura de la deuda, plazos y condiciones de renovación, sorteando el tratamiento parlamentario; 2) que el reemplazante de Caputo al frente del Banco Central, Guido Sandleris, es un experto académico en “administración de crisis de deuda”.
Ambos datos preludian un proceso de reestructuración de la deuda pública con respaldo del FMI, obviando el tiempo político-electoral de 2019. También probablemente un dólar de equilibrio más alto.
Los tecnócratas de Washington parecen haber corrido definitivamente al Gobierno de las decisiones económicas y se preparan a implementar su programa. Este cuadro se correlaciona con la magra agenda de entrevistas del Presidente y su equipo económico en EEUU.
El tema es que aplicarán su ajuste, al margen de la política, en un país en donde los intendentes, los sindicatos y los movimientos sociales ha confluido en dos días de fuertes protestas contra un modelo económico que lo único que hace es arrojar crecientes porciones de ciudadanos a la asistencia social alimentaria.
Sin duda es, una nueva etapa.
La dura tapa del Financial Times contra Macri, un día después de que lo entrevistaron

Por la salida de Caputo del Central, el matutino referente del mundo financiero fue muy crudo con la forma de manejar la crisis.

El Financial Times dedicó su portada para hablar de la Argentina de Macri pero no lo hizo de la mejor manera, sino que expuso la crisis económica tras la renuncia del presidente del Banco Central, Luis Caputo.
En su última edición, El FT destacó en su portada que "la crisis en Argentina se profundiza, luego de que el presidente del Banco Central renunciara tras tres meses en su cargo". Asimismo, agrega en la bajada que el peso "se devalúa otro 5%" y que Macri estaba buscando un nuevo "rescate" del Fondo Monetario Internacional (FMI).
Las críticas del Financial Times ocurrieron un día después de que el jefe de Estado visitara la redacción del matutino, emblema del sistema financiero internacional, y allí intentara dejar un mensaje optimista sobre la situación económica de la Argentina.
"Aun tenemos un 38% de apoyo, más que otros gobiernos latinoamericanos, por lo que tenemos respaldo para salir adelante", le dijo a los entrevistadores, a quienes le prometió que el Presupuesto 2019, que contiene la meta de Déficit Cero, va a ser aprobado en el Congreso.
Macri reconoció que el FMI está "contento" con el nuevo presidente del Banco Central

Sin tapujos, el Presidente reconoce con sus declaraciones que el Fondo tomó el mando de la economía nacional.

El presidente, Mauricio Macri, cometió un nuevo sincericidio al declarar que la titular del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, está "contenta" con la designación del flamante presidente del Banco Central, Guido Sandleris, en reemplazo del saliente Luis Caputo.
Así, el jefe de Estado dejó expuesto que las medidas económicas y las decisiones políticas dejan de tomarse en la Casa Rosada y pasaron a realizarse desde Washington, sede del organismo multilateral mal recordado por su rol en la crisis del 2001.
En una conferencia de prensa junto al ministro Nicolás Dujovne, Macri pidió hablar "en los próximos días" y ver "el resultado más allá del talento de cada persona que integra el gobierno".
"Lagarde se ha encariñado mucho con la Argentina. Lo que vamos a anunciar mañana es más apoyo, más confianza", disparó el primer mandatario.
Además, Macri felicitó a los trabajadores que no se adhirieron al paro general dispuesto por la CGT el último martes, anunció que muy probablemente sea este día cuando anuncien el nuevo acuerdo con el FMI, tras el fracaso estrepitoso del primero, a solo tres meses de su aprobación.
Renunció el presidente del Banco Central Luis Caputo

El funcionario presentó su renuncia luego de que el gobierno atravesara una crisis cambiaria que llevó el dólar a 44 pesos.

Luis Caputo presentó su renuncia a la presidencia del Banco Central luego de tres meses de asumir el cargo, en que reemplazó a Federico Sturzenegger. El funcionario dirimió a su cargo, luego de vender el lunes 112 millones de dólares para frenar la suba de la divisa. Ahora resta saber qué decidirá el presidente, Mauricio Macri.
"Esta renuncia se debe a motivos personales, con la convicción de que el nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional reestablecerá la confianza acerca de la situación fiscal, financiera, monetaria y cambiaria", afirmó el Banco Central en un comunicado difundido a la prensa.
"Caputo le ha expresado al Presidente Macri todo su agradecimiento por la confianza depositada en él para ocupar diferentes cargos desde el comienzo de su gobierno; primero como Secretario de Finanzas, luego como Ministro de Finanzas y como Presidente del Banco Central de la República Argentina durante este último tiempo", sostiene el comunicado que deja entrever que Caputo no quiere tener otro puesto en el Gobierno.
El funcionario dejó su cargo en medio de un paro nacional convocado por la CGT y de la gira de Mauricio Macri por Estados Unidos, en busca de lograr un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para anticipar el desembolso de préstamos en busca de domar al dolar. Caputohabía dejado el ministerio de Finanzas para ocupar la presidencia del Banco Central, luego de queFederico Sturzenegger fuera echado el 15 de junio tras la suba del dólar.
Macri: "Espero que todo el país se enamore de Christine Lagarde"

El presidente fue homenajeado en Estados Unidos y reconoció que comenzaron "una gran relación" con la titular del FMI.

El presidente Mauricio Macri recibió un premio en los Estados Unidos, en la antesala del cuarto paro general de la CGT contra sus medidas económicas. Allí, el jefe de Estado argentino cenó con la titular del FMI, Christine Lagarde, con quien reconoció que comenzó "una gran relación" en los últimos meses y confesó que espera que todos los argentinos se "enamoren" de la funcionaria francesa.
Macri fue galardonado con el premio "Global Citizen Award", entregado por el Atlantic Council. El homenaje se dio en la antesala del discurso de Macri ante la Asamblea General de la ONU, que ocurrirá este martes cerca de las 16 horas en Argentina.
Pero antes, el Presidente argentino volvió a hacer chistes en medio de la crisis económica. Macri compartió mesa con la titular del FMI, con quien renegocia el acuerdo stand by por 50 mil millones de dólares firmado en junio pasado. Al recibir el premio, Macri destacó que "comenzamos una gran relación con Christine (Lagarde) unos meses atrás". "Espero que esto funcione bien y que todo el país se enamore" de la presidenta del FMI, añadió.
Además, Macri reiteró los leit motivs de su discurso: agradeció a la Argentina por evitar que se convierta "en otra Venezuela" y dijo que el país estaba aprendiendo de sus errores "de los últimos 50 años". Asimismo, ponderó "la cultura del trabajo", "nuestro esfuerzo personal". "Entendimos que no podemos permitir que el populismo afecte profundamente nuestras sociedad", afirmó.




Escenas contemporáneas de la lucha de clases

La caída del empleo tiene su correlato en disciplinar a los que aun tienen y temen perderlo. Eso contrasta con la mayor conflictividad producto de los perdedores del modelo: casi toda la población.

Usted no lo sabe lector, quizá porque carezca de un doctorado en alguna universidad estadounidense, pero que el dólar “baje” a 38 pesos cuando hace apenas un mes rondaba los 30 y en mayo los 20 es el signo del comienzo de una nueva estabilidad. “Ahora sí”, dice Mauricio Macri, de acá en más todo irá mejor, comenzará a bajar la inflación y prontito, acota la maldormida Gabriela Michetti, aparecerá la luz al final del túnel. Hay que tener paciencia porque la herencia recibida fue muy pesada y apenas transcurrieron casi tres años del cambio de gobierno. Volverá el segundo semestre y acá no pasó nada, aunque el diablo, dicen, se esconda en los detalles. Detalles como una relación deuda-producto que pronto pasará la barrera del 100 por ciento (111 a fin de año según el Observatorio de la Deuda de la UMET) profundizando al extremo la dependencia del ingreso de divisas del exterior, o como el regreso de la desocupación a los dos dígitos, ya que el 9,6 medido por el Indec para el segundo trimestre es apenas un punto de partida del segundo shock económico del macrismo, una foto que ya quedó vieja.
El aumento del desempleo no significa solamente más desempleados. Se trata de esos números que expresan mucho más que una simple magnitud. Cuando la suba del desempleo se vuelve tendencial significa que se están produciendo cambios sociales y productivos más profundos. Sucede porque se destruye la industria y el aparato productivo se concentra en la explotación de recursos naturales y algunas pocas commodities industriales, es decir en sectores con baja capacidad para generar nuevos puestos de trabajo “de calidad”. Por eso los nuevos empleos que se generan son más precarizados, aumenta el cuentapropismo y el trabajo en negro, a la vez que se destruye el empleo formal.
Pero el problema no es sólo para los nuevos desempleados o precarizados. En el camino pierden todos los trabajadores porque también cae el salario. Hasta antes del último shock devaluatorio de fines de agosto el poder adquisitivo del salario promedio había perdido el 12 por ciento, una caída que antes de fin de año podría llegar al 20. Esta baja generalizada de ingresos salariales, de la que el gobierno se jactó ante inversores internacionales, también tiene el efecto de empujar a muchas personas inactivas al mercado laboral, pues urge complementar los ingresos familiares para llegar a fin de mes. Es el peor de los mundos.
Se observan entonces tres fenómenos: cambios en la producción, en la distribución del ingreso y en las relaciones de poder entre trabajadores y empleadores. Dicho de manera rápida: aparece un nuevo cuadro de ganadores y perdedores en la “lucha de clases”, una categoría sociológica que el aparato comunicacional del capitalismo estigmatiza desde hace por lo menos un siglo, pero que conserva su gran poder explicativo de la dinámica social. La Alianza Cambiemos es un gobierno de clase y la clase que representa está ganando por goleada. Los resultados no son precisamente inesperados.
El aumento de la desocupación junto a la caída de los ingresos de los ocupados da lugar también a otros fenómenos con efectos sociales contradictorios: por un lado el aumento de la conflictividad social, por otro la aparición del miedo. Como enseñaron los años ’90 para el caso argentino, el deterioro del mercado de trabajo puede funcionar como una gran herramienta de disciplinamiento social. En términos sistémicos disminuye el poder de negociación de los trabajadores, el poder relativo de sus organizaciones, pero en términos individuales irrumpe el miedo a perder el trabajo que ya se tiene, lo que en un contexto de elevado desempleo significa la posibilidad de quedar excluido del sistema. El desempoderamiento es doble, ocurre en la puja distributiva entre el trabajo y el capital, pero también en la psiquis del trabajador.
La pregunta hacia adelante es por la sostenibilidad social del modelo de Cambiemos. O dicho de otra manera, por si las herramientas de disciplinamiento alcanzarán para contrarrestar el aumento de la conflictividad. Esta semana se verá en las calles la manifestación de una nueva configuración del mapa sindical en el que los acuerdistas comienzan a ser minoría empujados por el descontento de sus bases. Mientras tanto, desesperado por la búsqueda de buenas noticias, el aparato comunicacional oficialista cree que las señales de nuevos aportes de dólares del FMI alcanzarán para consolidar como una nueva normalidad económica el guadañazo a los salarios provocado a fines de agosto.
La realidad es bien distinta. La nueva caída de ingresos no conducirá a ninguna normalidad. La nueva baja del consumo sumada a la profundización de la poda del gasto, producto de haber delegado la conducción económica en un organismo extranjero, deprimirá todavía más la demanda agregada y llevará la actividad económica al subsuelo agravando todos los indicadores sociales. Lo notable fue que las proyecciones de caída económica se presentaron en el Congreso como un hecho natural y que el propio ministro de Hacienda reivindicara la continuidad de las políticas que condujeron a la actual situación sin que ello signifique un escándalo. En la reunión de comisión de Diputados en las que comenzó a discutirse el Presupuesto 2019 lo único que tuvo para decir Nicolás Dujovne fueron ideologismos. “Lo que nosotros hacemos es normal”, sostuvo, entendiendo por normalidad la continuidad de las aperturas irrestrictas en los mercados de capitales y mercancías. También volvió sobre la cantinela de que el presunto gran logro del gobierno fue “haber evitado ser Venezuela”, contrafáctico bastante alejado de los números, y que el gran problema del déficit estaba en el sistema previsional, otro adelanto de los próximos pasos.
Tarifazos: el Gobierno prepara dos nuevos aumentos en el gas

Será a partir de acuerdos del Gobierno con las empresas petroleras en torno al valor del dólar.

Los aumentos continúan: ahora, el Gobierno se encuentra en negociaciones con las empresas petroleras para imponer dos nuevos tarifazos, que serían de un 29% para la semana próxima y un 15% para principios de 2019.
Según informó el medio económico Ámbito.com, si bien las empresas productoras de gas no quieren aceptar el tipo de cambio propuesto por el Gobierno para que sea trasladado a las tarifas.
La oferta de la Secretaría de Energía, dirigida por Javier Iguacel, es de un dólar a $31,47, pero las petroleras las petroleras exigen que se considere el valor promedio del dólar futuro para dicho período. De todas maneras, en caso de que se les proponga cerrar con el valor actual de la moneda estadounidense, aceptarían. “De lo contrario, empezaríamos perdiendo”, argumentaron desde una productora a Ámbito.com.
En caso de que se tome el dólar a $31,47, el aumento a las y los consumidores sería de 29%, que entraría en vigencia en octubre. Sin embargo, si el valor de cambio es mayor al momento en que la factura debe ser pagada, esa diferencia debería cubrirla el Estado.
En ese contexto, las petroleras consideran que ese valor desalentará la inversión nueva a pesar de que admiten que hay una mejora de costos. De esta manera, la alternativa que propone el Gobierno es cerrar ahora a un precio de u$s4,10 con el dólar de $31,47, y en enero incorporar la diferencia entre ese valor y el vigente a la fecha de pago de la factura.
El plan de aumento, entonces, implicaría un aumento de alrededor de 30% en octubre, y, desde el 1 de enero, mientras tanto, habría un nuevo incremento del 15% por el cargo extra que se aplicaría a las facturas.
Por la debacle económica y el ajuste, la desocupación sube a 9,6 %

El desempleo pasó en un año de 8,7 % a 9,6 %. Esto representa alrededor de 250 mil personas desocupadas más respecto del segundo trimestre de 2017.

El frenazo y caída de la actividad económica que se viene registrando cada vez más fuerte desde abril, de acuerdo a distintos indicadores que se van conociendo, se observó también en el registro del desempleo para el segundo trimestre del año. La tasa fue de 9,6 %, cuando en igual período de 2017 era de 8,7 %. Este aumento de casi un punto porcentual, significa alrededor de 250 mil personas desocupadas más en un año.
En el Gran Buenos Aires la tasa de desempleo alcanza los dos dígitos (es de 11,4 %, y sólo en los Partidos del GBA llega a 12,4 %), lo mismo que ocurre en varias ciudades del país.
Consultado por La Izquierda Diario, Martín Kalos, director de Epyca Consultores, señaló que en el segundo trimestre "empieza a notarse un deterioro laboral por el comienzo de la crisis".
Aumenta la búsqueda de empleo
Al mismo tiempo que aumentó el desempleo, también aumentó la tasa de empleo, es decir el porcentaje de la Población Económicamente Activa (PEA) que tiene trabajo. Esta pasó del 41,5 % al 41,9 %.
Lo que ocurre es que, al mismo tiempo, creció la tasa de actividad. Esto significa que la PEA aumentó como porcentaje de la población total: son más los que trabajan o buscan trabajo (pasaron de 45,4 % a 46,4 %), y eso explica que se hayan elevado de forma simultánea la tasa de empleo y la de desempleo.
Este comportamiento es típico de las situaciones en las que se deterioran los ingresos: los miembros inactivos del grupo familiar, es decir jóvenes que estudian y no trabajan, o quienes realizan tareas domésticas no remuneradas, mujeres en casi todos los casos, deben salir a buscar empleo para sumar recursos a los hogares.
"Sale a buscar trabajo una cantidad de población que busca compensar la pérdida de ingresos o el miedo a perder ingreso", observa Kalos, y por eso aumenta la tasa de actividad.
Desde 2014 para acá, las remuneraciones promedio vienen registrando un fuerte deterioro (cayeron en los años pares y en los impares recuperaron sólo una parte de lo perdido), mientras que los ingresos como asignaciones familiares o jubilaciones también vienen perdiendo contra la inflación, eso explica la mayor búsqueda de empleo.
Más informalidad y cuentapropismo
Extrapolando al conjunto de la población nacional, el incremento en la tasa de empleo que informó ayer el Indec arepresenta un crecimiento de 400 mil ocupados.
Sin embargo, esto no significa un crecimiento del empleo registrado. Por el contrario, y tal como viene mostrando el ex ministerio de Trabajo, degradado a Secretaría, el empleo registrado viene en caída. Lo que aumenta es el empleo no registrado (es decir la relación de dependencia en condiciones de informalidad), y el cuentapropismo.
De acuerdo a Daniel Schteingart, analizando el informe del Indec, entre el segundo trimestre de 2017 e igual período de este año, el empleo asalariado formal cayó en 2.894 puestos. El empleo informal se incrementó en 89.025, y el cuentrapropismo en 312.257. "En consecuencia, el mercado laboral hoy es más precario. En el 2do trimestre de 2017, de cada 100 trabajadores, 50 eran asalariados en blanco. Un año más tarde, esa cifra cayó a 49", concluye.
Las mujeres, con más desempleo
Es el las mujeres donde se registra un mayor aumento del desempleo, aunque también del empleo. Es que, como observa Kalos, son "sobre todo mujeres jóvenes" las que salen a buscar trabajo "y no lo encuentran".
La tasa de desempleo para las mujeres pasó de 9,5 % a 10,8 %, mientras que para los varones pasó de 8,2 % a 8,7 %. Pero para las mujeres de 14 a 29 años fue de 21,5 % (contra 19,8 % de un año atrás), mientras que para los varones fue de 17,3 % (en 2017 llegaba a 15,4 %).
Apenas los primeros impactos de la crisis
El deterioro del empleo que refleja el Indec, es apenas una foto de los comienzos de la crisis. Aunque esta comenzó a finales de abril, y ya desde ese mes se observa un deterioro de la actividad económica (que se se refuerza por el impacto de la sequía en el agro), es a partir de junio sobre todo que el descalabro creado por la corrida cambiaria, ante la cual el Banco Central elevó las tasas de interés a niveles astronómicos (hoy la tasa de referencia de la política económica está en 60 %) y el gobierno reforzó los recortes fiscales, frenó aún más la obra pública etc.
Si sumamos el impacto de los cuadernos de Centeno, que terminaron de hundir la perspectiva de que la Participación Público Privada tomara la posta de las obras de infraestructura, el panorama a partir del tercer trimestre es de un salto aún mayor de la desocupación.
La debacle de la economía macrista y el presupuesto de ajuste para enviar señales a los acreedores, empuja de forma acelerada a la desocupación hacia los dos dígitos. Ya el panorama no es sólo pérdida de poder adquisitivo por la inflación y los tarifazos, sino del empleo. Es necesario enfrentar con todo este plan de guerra.
Para frenar el dólar, el Gobierno endeudó al país por más de $100 mil millones con una tasa del 50%

Hacienda ofreció Lecaps a una alta tasa para que los inversores no se vuelquen masivamente al dólar luego de salir de las Lebacs.

El Gobierno colocó este miércoles deuda por $ 107.374 millones en el marco de la licitación de Letras del Tesoro Capitalizables en Pesos (LETES) y debió convalidar tasas de hasta el 50%, según informó el Ministerio de Hacienda. Este instrumento se lanzó al mercado para evitar que los pesos que salieron de las Lebacs luego del supermartes se vayan al dólar y presionen al alza del tipo de cambio.
No obstante Hacienda adjudicó menos de la mitad de los 232 millones de pesos que debieron emitirse para la licitación de las Lebacs. Esa estrategia combinada entre la autoridad monetaria y Hacienda, al menos por ahora logró contener el alza del billete verde, que retrocedió en su cotización al finalizar la jornada cambiaria.
Para abastecer la oferta de billetes y evitar una suba, el Banco Central desembolsó en la semana más de US$ 750 millones en reservas.
En la colocación, el Gobierno recibió 2.023 órdenes de compra por un total de $ 121.667 millones, según el detalle de la información oficial. En las LETES en pesos a 132 días se recibieron órdenes por $48.761 millones de los cuales fueron adjudicados $ 42.712 millones a un precio de corte de $ 1.004 por cada $ 1.000, lo cual representa una tasa nominal anual de 49,99%.
Los títulos a 160 días recibieron órdenes por $ 28.654 millones y se adjudicaron $ 20.624 millones a un precio de corte de $ 1.012 por cada $ 1.000, que significó una tasa nominal anual de 48,91%.
Para las Letras del Tesoro Capitalizables a 374 días se recibieron órdenes por $ 44.342 millones de los cuales fueron adjudicados $ 44.038 millones a un precio de corte de $ 1.000 que equivale a una tasa nominal anual de 42.67%.
El Blindaje Judicial para perjudicar a los Jubilados

Además de lo que ocurre en Comodoro Py, el Gobierno mueve fichas para blindar la reforma previsional que perjudica a jubilados, pensionados y beneficiarios de la AUH.

Producto de lo escandaloso que resulta la actuación de la justicia Penal Federal, donde todos los días aparece una medida arbitraria o un procedimiento indebido a contramano del derecho, o lo que es más grave todavía, una injusta detención, nos hemos acostumbrado a creer y aceptar que éstas obedecen a “operaciones políticas del gobierno” sobre las que los medios de difusión dominantes cabalgan en un burdo intento de culpar al gobierno anterior de las penurias con que nos toca vivir a diario.
Pero lamentablemente, esa descomposición de la justicia penal federal ha ido infectando todo el sistema judicial. Así lo prueba la embestida contra la justicia del trabajo y por supuesto que el fuero de la seguridad social no escapa de esa situación.
Hace tiempo que el gobierno de Cambiemos comenzó una campaña de desprestigio hacia los beneficiarios de la seguridad social, que muchos profesionales venimos denunciando, e incluso hemos llevado a los tribunales de la Seguridad Social. Es un secreto a voces que el presidente Macri se reunió con el anterior Presidente de la Suprema Corte, Ricardo Lorenzetti, para que el máximo tribunal falle en contra del interés de los jubilados y pensionados.
Algún desprevenido podrá creer aun que el blindaje judicial creado por el gobierno del Presidente Macri sólo existe en los tribunales de Comodoro Py, como así también pensar que el nombramiento del Dr. Carlos Rosenkrantz es un hecho aislado y sin efecto sobre los beneficiarios de la seguridad social. Nada más lejos de la realidad.
Hace pocos días, la Comisión de Acuerdos del Senado de la Nación realizó un hecho inédito e inexplicable al aprobar una lista de conjueces para cubrir las vacantes en la Cámara Federal de la Seguridad Social, dentro de la cual se encuentra el Dr. Fernando Strasser, secretario del Juzgado Federal de Primera Instancia de la Seguridad Social N° 2, a cargo interinamente del mismo y fiel aliado al gobierno. El mismo magistrado que rechazó, por una cuestión de “forma”, el amparo que presenté contra la Ley de Reparación Histórica para que no se pudiera utilizar el Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la ANSES.
Esta designación tiene un objetivo claro: las 3 Salas de la Cámara mantienen un criterio unánime de no aplicar el índice RIPTE, esto es no permitir que se les pague menos a los jubilados que no aceptaron la Ley de Reparación Histórica voluntariamente, pero la designación de Strasser se orienta a cambiar ese criterio.
La designación del Dr. Carlos Rosenkrantz al frente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación es aún más grave. El Presidente del Máximo Tribunal es quien tiene la potestad de elegir qué temas se tratan y cuales no. Y casualmente, al terminar la feria de invierno, la Sala III concedió los Recursos Extraordinarios por los que se debatirá la formula de movilidad votada por la legislatura en diciembre de 2017 en medio del escandalo, la cual afecta a los más de 17 millones de beneficiarios de la seguridad social.
Esta claro que el Dr. Lorenzetti no puede asemejarse a una carmelita descalza, pero tanto el Dr Rosenkrantz como el Dr Strasser tiene una posición alineada al gobierno, ocupando cargos clave en ámbitos de decisión. De esta manera, su accionar puede llevar a que la resolución del amparo, que sentaría una jurisprudencia obligatoria para todas las instancias inferiores, como lo hicieron en su época “Chocobar”, “Sanchez” y “Badaro” - por citar algunos – se produzca en un plazo razonable, o algo aún peor, que una ley que los constitucionalistas de todas las opiniones políticas dijeron abiertamente que era inconstitucional, sea declarada constitucional, perjudicando a millones de beneficiarios de la seguridad social, sólo para quedar bien con el gobierno y con el FMI.
En definitiva, la cuestión de fondo es que con estos cambios el gobierno intenta que la corte “declare constitucional” el aberrante cambio de la ley de movilidad. Pero también que acepte la aplicación del índice RIPTE en lugar del índice ISBIC como modo de actualización de los períodos previos a la ley de movilidad que se ha utilizado por orden, justamente, de la Corte hasta el momento. Casi 18 millones de argentinos se verán afectados si la corte declara constitucional el cambio de la movilidad y mas de 200 mil jubilados y pensionados, luego de recorrer por largos años los pasillos de la justicia, verán frustrado su derecho si la Corte acepta el nuevo índice. Seguramente que no SERA JUSTICIA.
OctubreDólar: ante los aumentos, lanzan un prode para adivinar a cuánto llegará en octubre

El tipo de cambio sufrió fuertes incrementos en los últimos meses.

En el marco de los fuertes incrementos sobre el dólar antes las variaciones del mercado financiero, el sitio web "Dólar Hoy" creó un prode para saber a qué número llegará el dólar el 5 de octubre.
El portal que sigue la cotización del real, el euro y el peso chileno compartió la consigna, que contará con un televisor como premio. Hay tiempo hasta el 30 de septiembre para participar.
Quien decida participar, debe proporcionar una serie de datos personales y el monto exacto (incluido con dos decimales) a que estima pude llegar la moneda estadounidense. El valor puede ingresarse varias veces.
El tipo de cambio será un promedio de la punta vendedora al cierre del 30 de septiembre a las 18 horas, de los bancos Nación, Francés, Galicia, Hipotecario, Santander y las casas de cambio Transcambio, Montevideo, Vaccaro, Alpe, Maxinta y Maguitur. En caso de que nadie acierte el precio exacto, el premio quedará vacante. El sorteo se llevará a cabo el siguiente día hábil de forma online por el Instagram a las 14 horas.
Lebacs: quedaron $200 mil millones que podrían irse al dólar y hay expectativa en los mercados

Mientras el Gobierno busca cerrar el acuerdo con el FMI, el Banco Central busca contener el alza de la divisa, que llegó a $40,5.

El Banco Central anunció los resultados de la renovación de un nuevo supermartes de Lebacs, y liberó al mercado unos 231 mil millones de pesos que podrían volcarse al dólar en los próximos días. Para eso, el Gobierno intentará frenarlo con distintos instrumentos financieros que se pondrán a prueba a ver si el mercado los acepta. Ayer vencían unos 381 mil millones de pesos, de los cuales el Central decidió renovar solo 150 mil millones, en el marco del acuerdo con el FMI que exigió mejorar la hoja de balance del BCRA. El resto, unos 231 mil millones de pesos, quedaron liberados al mercado y equivalen a unos 5700 millones de dólares. Sin embargo, el organismo comandado por Luis Caputo planea absorber la mayor parte de ese monto a través de la licitación de Letes en dólares por un monto de $150 mil millones (U$S3.700 millones). En la última licitación, el Gobierno convalidó tasas de interés del 7% anual en este instrumento, el más alto de la era Macri. Además, calculó el BCRA, se absorberían 100 mil millones de pesos más en Leliqs a 7 días, otro instrumento del Central, y con el aumento de 5 puntos de los encajes, lo que obliga a los bancos a quedarse con los pesos y no poder volcarlos al dólar. Por eso, si los pronósticos del Central son correctos (algo que no siempre fue así), se volcarían al mercado unos 20 mil millones de pesos que piensan absorber con venta de reservas. En el escenario optimista que planea Caputo & Cía, serían unos 500 millones de dólares de reservas menos. Si no fuera así, entonces el mercado podría tener unos días de turbulencia. Otra opción es que efectivamente puedan absorberlo con Letes a costa de una alta tasa de interés y generen una nueva bola de nieve de deuda que no se licúa con la devaluación.
La inflación de 2018 se encamina a ser la más alta del siglo XXI

Según un informe de la consultora Ecolatina, el alza de precios rondará el 45% y podría ser la más elevada desde 1991.

Con la tendencia de los precios al alza, la inflación de 2018 podría ser la más alta del presente siglo. Además, sería la más elevada desde 1991.
Según un informe de la consultora Ecolatina, la inflación de este año rondará el 45%, la tasa más alta desde 1991. Las subas más importantes se reflejarán en las tarifas de los servicios públicos.
“Esperamos que la inflación trepé por lo menos 6% en septiembre, acumulando 31% en los primeros nueve meses del año y 40% interanual”, señaló el informe de la consultora. En agosto, el índice de precios al consumidor tuvo una suba de 3,9%.
“La inflación más alta del siglo XXI dejará una elevada inercia para 2019, por lo que incluso si se logra calmar el mercado cambiario, la suba de precios difícilmente baje del 30%”, remarcó Ecolatina.
Un estudio advirtió que la deuda externa superará el 110% del PBI para fin de año

En un contexto de crisis, el 80% de la deuda que colocó el gobierno fue para cubrir el déficit. En 2015, la deuda era solo el 40% del PBI.

Según el Observatorio de Deuda Externa (ODE), desde que asumió Cambiemos se emitió deuda por 143.800 millones de dólares, de los cuales el 80,2% fue colocado por el Gobierno Nacional para cubrir déficit de caja. Ante esta situación, el ratio de deuda pública sobre el producto Bruto Interno (PBI) puede superar el 110% para finales del 2018.
El organismo que depende de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET), detalló en su análisis que el Ejecutivo nacional recibió en 2015 un nivel de endeudamiento de apenas el 40% sobre el PBI, las emisiones de deuda del Tesoro Nacional, de las Provincias, y el Sector Corporativo, ya suman en moneda local y extranjera unos 128.830 millones de dólares desde que inició la presidencia de Mauricio Macri.
De este stock, señaló el informe que “el 80,6% corresponden a colocaciones en moneda extranjera, y el 80,2% del total (u$s 103.328 millones) fueron emisiones realizadas por el Tesoro Nacional. Si se agregan los 15.000 millones de dólares del primer desembolso del préstamo stand by con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el total asciende a 143.830 millones de dólares”.
En lo que respecta a la fuga de capitales, el documento advierte que “han salido del país divisas netas por USD -81.399 millones. Si se agregasen los Intereses de la deuda (por USD -26.953 millones) en el cómputo de la fuga de capitales, entonces la cifra total alcanzaría los USD -108.352 millones” desde diciembre del 2015.
Ante esta situación, el director del Departamento de Economía del ODE, Arnaldo Bocco, existe “un agotamiento del financiamiento externo que se dio como consecuencia de una puerta giratoria", donde los enormes niveles de colocación de deuda nacional y provinciales, en gran medida fueron a perdida por la fuga de capitales a niveles nunca antes visto.
"Hoy la Argentina está sin crédito externo y fue al FMI donde tampoco cumplió. Hay una zozobra en toda la sociedad que no se logra controlar, y no hay mensajes que contengan la demanda de moneda extranjera", explicó el ex director del Banco Central (BCRA).
Para finalizar, el informe advirtió que el Programa Financiero presentado por el Gobierno para este año y el 2019, con el rollover de deuda “resulta poco realista" en un contexto financiero internacional cada vez más hostil, y en un escenario en el que el mercado cuestiona cada vez más las capacidades de repago de la deuda argentina
Además, se suma que “el riesgo país subió un 125% en lo que va del año y los seguros contra default (CDS, por sus siglas en inglés) a 10 años un 130% desde inicios del 2018”.
Presupuesto 2019: el Gobierno puso en la ley que si hay default se pagará más a los acreedores

La "ley de leyes" incluye un artículo polémico que complicará cualquier reestructuración de deuda futura.

El Gobierno nacional presentó la ley de Presupuesto 2019 y con ella incluyó un artículo polémico, que pone en jaque futuras reestructuraciones de deuda. Allí, promete a los acreedores que ante un default ya no se negociará mejores plazos y montos para el país sino que será el mercado quien lo defina.
Esto es así porque la ley que estipula gastos e ingresos para el próximo año modifica un artículo de otra norma, la de Administración Financiera. En su artículo 65, es explícito que "el Poder Ejecutivo Nacional podrá realizar operaciones de crédito público para reestructurar la deuda pública mediante su consolidación, conversión o renegociación, en la medida que ello implique un mejoramiento de los montos, plazos y/o intereses de las operaciones originales".
Es decir, que cualquier reestructuración de deuda solo puede realizarse si mejora las condiciones de los pasivos argentinos para que el país pague menos y en plazos menos lesivos para las cuentas nacionales.
En el proyecto de ley que Nicolás Dujovne presentó en el Congreso se modifica esa parte de la ley y dice que la reestructuración se realizará "atendiendo a las condiciones imperantes del mercado financiero". "De constituirse con motivo de la realización de estas operaciones un incremento de la deuda pública, se deberá afectar la autorización de endeudamiento prevista para el ejercicio respectivo", agrega la denominada "ley de leyes".
Sube el dólar y ya cotiza a $ 40,70 en bancos privados

El Tipo de Cambio Minorista de Referencia se ubica en los $ 40,53.

El precio promedio del dólar registraba este mediodía una suba de 2 centavos con relación al cierre del viernes último, para ofrecerse a 38,78 pesos para la compra y 40,53 pesos para la venta, según el promedio publicado por el Banco Central. Este lunes, la autoridad monetaria intervenía en el mercado de cambios para contener el valor de la moneda norteamericana.
El valor más alto lo ofrece el banco ICBC, con un tipo de cambio $ 40,70, seguido por los bancos Ciudad, Hipotecario, HSBC e Itaú que tienen una cotización de $ 40,60.
Por detrás se ubica el banco Credicoop con un dólar de $ 40,57 y el Santander a $ 40,54. Los bancos Patagonia, Macro, Superville y Galicia cotizan la moneda estadounidense a $ 40,50.
Los valores más bajos se obtienen en el banco Francés, a $ 40,44, el banco Provincia con $ 40,30, el Nación y la casa de cambio Magitur con un dólar a $ 40,20 y las casas de cambio Alpe a $ 40 y Montevideo a $ 39.60.
Presupuesto 2019: el Gobierno hace público el proyecto que trae el ajuste del FMI

A partir del mediodía, el ministro de Hacienda revelará los puntos más importantes de la "ley de leyes".

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, presentará este lunes en el Congreso el Presupuesto 2019, un proyecto que incluiría un crecimiento económico nulo, una inflación superior al 20%, un fuerte ajuste en el gasto y mayores ingresos tributarios, todo en línea con lo acordado con el Fondo Monetario Internacional (FMI).
El funcionario nacional hablará ante los diputados de la Comisión de Presupuesto a partir de las 12:30 en el Salón Delia Parodi de la Cámara baja, donde explicará los lineamientos generales del proyecto enviado por el Poder Ejecutivo Nacional.
En tanto, el jueves el integrante del Gabinete volverá a la misma comisión que encabeza Luciano Laspina (PRO) para dar detalles más específicos del proyecto y responder preguntas de los legisladores.
Voceros oficiales evitaron dar mayores precisiones sobre la denominada Ley de Leyes, que este año adquiere mayor trascendencia porque apuntará a alcanzar el déficit cero para 2019, una de las promesas realizadas por el Gobierno al Fondo.
Entre los trascendidos, figuran: una suba de más del 30% en el gasto social (con una inflación estimada en más del 40% acumulada), recorte de más del 20% en obras públicas y crecimiento del 40% en los recursos, debido a subas de retenciones.
Se estima una inflación de 23%, un dólar de 43 pesos y crecimiento 0 por ciento, tras la recesión del 2,5 del año en curso. También contendría un incremento del 33% en los recursos para las universidades, tras un año con un durísimo conflicto en el sector.


El FMI adelantó que "se están haciendo avances importantes" para llegar a un acuerdo con el Gobierno

Voceros del Fondo detallaron que están por "concluir las conversaciones a nivel técnico" con los funcionarios de Cambiemos.

Antes de que abran los mercados, el Fondo Monetario Internacional envió un contundente mensaje sobre las negociaciones con el Gobierno nacional para llegar a un nuevo acuerdo y afirmaron que “se están haciendo avances importantes”.
El jefe de la misión en Argentina del Fondo, Roberto Cardarelli, y su equipo se encuentran en Buenos Aires desde la semana pasada manteniendo reuniones con los funcionarios de la administración Cambiemos bajo un fuerte hermetismo pero esta mañana, el representante sostuvo que son “productivas" las reuniones.
"Se están haciendo avances importantes hacia el fortalecimiento del plan de política económica de la Argentina, respaldado por el Acuerdo Stand-By con el FMI", subrayaron los voceros del FMI a Noticias Argentinas.
En ese sentido, aseguraron que las partes están "trabajando arduamente para concluir estas conversaciones a nivel técnico pronto y presentar una propuesta al Directorio Ejecutivo del FMI", que resolverá.
La divisa estadounidense cerró a 40,53 pesos y alcanzó un nuevo record histórico

El dólar flota, pero siempre para arriba

En la semana el dólar subió 7,2 por ciento. El Banco Central vendió ayer 281 millones y las reservas cayeron 529 millones. Desde que ingresó el dinero del FMI, el 22 de junio, las reservas cayeron 13.271 millones.

El dólar se disparó ayer otros 29 centavos y alcanzó la nueva marca histórica de 40,53 pesos, pese a los intentos del Central para ponerle un techo. En la semana la suba fue 7,2 por ciento. Durante los cinco días hábiles en los que la demanda de divisas no menguó entre inversores y ahorristas, el organismo monetario que conduce el financista Luis Caputo intervino de manera directa en el mercado de cambios pero además retomó las subastas de divisas que convalida el Fondo Monetario. Ayer anunció un plan de seis puntos para atacar directamente el exceso de liquidez en pesos de los bancos y fondos de inversión que parece tener como único destino hace varias semanas la compra de dólares (ver página 4). Con escaso volumen de negocios y sin ingreso genuino de divisas por parte del sector privado, el alza en el mercado mayorista fue imparable y no bastó la adjudicación de 75 millones de dólares por licitación del Central ni la venta directa de 206 millones. El mayorista cerró a 39,86 pesos, 31 centavos más que el jueves. Las reservas finalizaron en 50.003 millones de dólares, con un retroceso de 529 millones.
El impacto de la errática administración del tipo de cambio se tradujo en una profundización de la pérdida de reservas. No sólo por efecto del casi nulo éxito en la tarea de frenar la corrida cambiaria sino también por el impacto en las expectativas. Desde el lunes 27 de agosto, fecha en que comenzó la disparada que llevó el tipo de cambio de 31,57 a 38 pesos en sólo cinco días hábiles, la caída de depósitos medido hasta el martes (último dato disponible) alcanzó los 1560 millones de dólares. El impacto en las reservas de las intervenciones y de la caída de las colocaciones de privados fue un retroceso de 13.271 millones de dólares. Ayer se conoció además que el segundo desembolso del Fondo pactado en junio, por 3000 millones de dólares, fue suspendido por el organismo hasta que se alcance un acuerdo con el Gobierno (ver página 3). Ese monto iba a servir de refuerzo para las reservas.
Lejos de identificar el problema doméstico con “tormentas” externas, esta semana hubo una serie de factores, rumores e indicadores económicos locales que impulsaron la demanda de dólares como cobertura. El Ministerio de Hacienda no logró renovar la totalidad del vencimiento de letras de esta semana. Adjudicó 763 millones de dólares contra un vencimiento de 900 millones y parte de los pesos excedentes fueron al mercado de cambios mientras se incrementaban los rumores sobre una supuesta dolarización de la economía argentina a partir de las declaraciones de un asesor del presidente estadounidense Donald Trump.
Entre los indicadores económicos, el jueves se conoció una inflación para agosto de 3,9 por ciento y la proyección para septiembre la ubicaría en 6 por ciento. Ante una política que parece no dejar que el dólar se atrase contra los precios internos, la expectativa es que el Central lo dejará correr para adecuarse al aumento en los precios internos.
La próxima semana habrá además vencimiento de letras por unos 300.000 millones de pesos, lo que generará tensiones en el mercado de cambios porque el exceso de pesos que no se renueven se volcaría al dólar. De hecho, el organismo monetario anunció que sólo renovará 150.000 millones, la mitad, y en consecuencia aplicará una serie de medidas tendientes a absorber por otros canales esa liquidez (ver aparte).
Durante la jornada de ayer el Central inició la rueda con una intervención puntual para intentar desactivar otro día más de alza. La primera transacción en el mercado mayorista fue de 89,90 pesos, máximo que había alcanzado durante la rueda previa. En esa primera aparición, el Central realizó ventas netas por 206 millones de dólares.
Si bien logró un recorte en ese momento hasta los 39,35 pesos, los precios retomaron la tendencia alcista hasta ubicarse por encima de los 39,80. En el final del día, cuando el precio del mayorista volvió a acercarse a la marca de los 40 pesos, el Central subastó otros 200 millones de dólares y el monto que adjudicó fue de 75 millones a un precio promedio de 39,84 pesos. El cierre de la jornada en ese segmento se mantuvo así por debajo de los 40 pesos, pero por encima del jueves. El traslado al minorista fue a un nuevo record de 40,53 pesos.
Las apuestas en el mercado a futuro para la divisa reunieron negocios por 404 millones de dólares. Los precios pactados en el Rofex (mercado rosarino de futuros) se ubicaron en 40,40 pesos para fin de mes y en 42,50 para el último día de octubre próximo. Para fin de año las negociaciones de cobertura del dólar finalizaron en 45,45 pesos.
Deudores de créditos UVA reclamaron soluciones por la disparada de las cuotas

“Tengo miedo de perder la casa”

La aceleración inflacionaria elevó las cuotas de los préstamos contraídos mediante el sistema UVA a razón de 400 pesos mensuales, en tanto el capital sube hasta 40 mil pesos por mes. Legisladores de la oposición recibieron a deudores en el Congreso.

Un grupo de tomadores de créditos UVA manifestó su preocupación ante la incesante suba de las cuotas frente a salarios cada vez más flacos. En una audiencia en el Congreso, los damnificados advirtieron que apenas un puñado de meses después de haber sacado el crédito, su situación económica se deterioró, con exposiciones contundentes, exacerbadas y algunas incluso dramáticas. El Gobierno les prometió inflación baja para que se arriesguen a tomar una deuda indexada a 30 años, pero ahora el sueño se convirtió en pesadilla. La cuota promedio sube mensualmente entre 300 y 400 pesos y el capital adeudado, de 40 a 50 mil pesos. Distintos sectores de la oposición proponen que el techo al aumento de la cuota se establezca a partir del incremento salarial, para trasladar parte del riesgo a los bancos. Los deudores se reunieron con los legisladores en el edificio anexo de la Cámara de Diputados para analizar la cuestión.
Paula contó que compró una propiedad con su marido y pagó 11.200 pesos la primera cuota de su crédito en diciembre del año pasado. Ahora está en 14.028 pesos (un 25 por ciento más). Ella trabaja en el Ministerio de Trabajo y en el Conicet. “Cuando hicimos la operación era una alternativa al mercado de alquileres, pero no esperábamos esto”, dijo. En tanto, Sergio explicó que con una parte del subsidio del Procrear y ahorros pudo pagar el anticipo y sacar el crédito. Se largó a llorar cuando contó que es monotribustista y que tiene miedo por su hijo de dos años.
Andrea vive en Mar del Plata con su esposo y dos hijos. Tomó un crédito UVA por 1,3 millón de pesos y una cuota inicial de 9200 pesos hace un año. Ahora paga 12.100 pesos (suba del 31,5 por ciento) y debe 1,6 millón. “Soy docente. Mi salario no se mueve desde agosto del año pasado. Mi esposo es empleado de comercio y tuvo un aumento del 12 por ciento”, detalló. Por su parte, Luciana Aguero alquilaba hace 23 años y se endeudó para conseguir el anticipo del 10 por ciento. “Soy empleada estatal y vivo sola”, contó.
Estos relatos tomaron carácter público en el Anexo de la Cámara de Diputados durante una reunión organizada por la diputada Mónica Mecha (FpV). Estuvieron legisladores como Axel Kicillof, Agustín Rossi y José Luis Gioja (FpV-PJ) y Daniel Arroyo (Frente Renovador), entre otros, junto a economistas y cientistas sociales. La intención del FpV es presentar un proyecto de ley para que la variación de los salarios se convierta en el techo al aumento de la cuota de los créditos UVA. Una modificación de ese carácter implicaría el recorte de rentabilidad que obtienen los bancos por medio de los créditos. El sector financiero está entre los más beneficiados por el modelo económico de Cambiemos.
Los deudores de créditos UVA comenzaron a organizarse a través de grupos de Facebook ante una situación económica que ven cada vez con mayor preocupación. El encuentro fue muy concurrido e incluso contó con momentos de tensión, cuando alguno de los especialistas invitados suavizó el problema de los deudores planteando que ahora cuentan con un inmueble que cotiza en dólares, mientras que la deuda se mueve en pesos. “Es nuestra vivienda, es única y queremos poder pagar la cuota”, respondieron.
Mariano (34 años, licenciado en Sistemas) contó que comenzó pagando 9800 pesos en noviembre del año pasado y ahora paga 12.500 por un departamento de dos ambientes en Parque Chacabuco, por el cual hizo un anticipo de 40 mil dólares. “Por ahora lo puedo pagar, pero hice la cuenta y a este ritmo dentro de un año la cuota va a ser de 18 mil pesos. Tengo una preocupación tremenda”, dijo. Geraldine tomó un crédito por 2 millones de pesos del Banco Provincia para comprar una casa, por el cual comenzó pagando hace un año 14 mil pesos y hoy paga 18 mil, mientras que la deuda total está ahora en 2,6 millones y aumenta a razón de 40 mil pesos por mes. Como es trabajadora estatal, su sueldo subirá este año cerca de la mitad de la inflación.
El Gobierno promocionó especialmente entre los trabajadores estatales el acceso a los créditos atados por inflación, lo cual implica un doble perjuicio. Es decir, no sólo prometió inflación baja para hacer tentador el crédito sino que postuló que los salarios no perderían frente a los precios, pero los empleados públicos del Estado nacional son uno de los sectores más castigados por pérdida de poder adquisitivo.
Indec informó que la inflación de agosto fue de 3,9 por ciento, la cifra más alta del año

Mes a mes los precios baten su propio record

En ocho meses la inflación llega al 24,3 por ciento y en los últimos doce acumula 34,4 por ciento. Las consultoras privadas ya prevén que en 2018 podría superar el 45 por ciento, cifra que no se alcanzaba desde la última hiperinflación de 1990.

El índice de precios de agosto registró una suba de 3,9 por ciento y en lo que va del año llega al 24,3 por ciento, según informó ayer el Indec. Los mayores incrementos fueron en los rubros “Comunicación” (12,4 por ciento), “Vivienda, agua, electricidad y combustibles” (6,2), “Salud” (4,1), “Transporte” (4,0), “Alimentos y bebidas no alcohólicas” (4,0), “Recreación y cultura” (3,3) y “Equipamiento y mantenimiento del hogar” (3,1 por ciento). En los últimos doce meses la inflación trepa a 34,4 por ciento, 2,6 puntos por encima de lo que el FMI había previsto en el acuerdo stand-by como inflación total de 2018 en caso de que se cumpliera el escenario negativo. Las consultoras privadas prevén para septiembre un incremento de precios todavía mayor, que podría oscilar entre 5 y 6 por ciento, mientras que la inflación anual podría superar el 45 por ciento, cifra que no se alcanzaba desde la última hiperinflación de 1990.
El rubro con mayor importancia dentro del Índice es “Alimentos y Bebidas no alcohólicas”, que en el Gran Buenos Aires tiene una ponderación de 23,4 por ciento, que llega al 35,3 por ciento en el Noreste Argentino. La suba de este rubro fue de 4 por ciento en promedio con un pico de 5,3 por ciento en el noroeste. El informe detalla la evolución de los precios de un conjunto de alimentos y bebidas. Dentro de ese listado, los productos que más subieron fueron tomates (10,9 por ciento), pollo entero (8,8), arroz blanco (7,0), batata (6,5), manzana deliciosa (6,3), queso cremoso (5,5), hamburguesas congeladas (5,3), agua sin gas (5,3) sachet de leche entera (5 por ciento).
En la comparación interanual, los mayores aumentos entre los alimentos fueron en la docena de huevos (59,2 por ciento), aceite de girasol (49,6), fideos secos (46,4), pan francés tipo flauta (46,1) y manteca (28,3 por ciento). En el listado sorprendió la escasa variación que registraron algunos productos como el queso cremoso que, siempre según el Indec, en los últimos doce meses subió apenas un 17,3 por ciento. En los últimos doce meses el organismo de estadísticas relevó un aumento de alimentos y bebidas de 33,5 por ciento cuando el promedio general en ese período suma 34,4 por ciento.
El rubro “Vivienda, agua, electricidad y combustibles”, que tiene una ponderación en el índice del 10,5 por ciento en el Gran Buenos Aires, subió 6,2 por ciento apuntalado fundamentalmente por la suba de los combustibles que aumentaron hasta 5,6 por ciento a principios de ese mes y dos semanas después volvieron a ajustarse otra vez hasta un 0,9 por ciento debido al incremento en los biocombustibles.
Transporte subió 4 por ciento por el incremento en el precio del pasaje del subterráneo, que pasó de 7,50 a 12,50 pesos a comienzos de mes (66,6 por ciento) y de trenes y colectivos a partir del 15 de agosto, cuando se aplicó una primera suba en torno al 10 por ciento que se repetirá el 15 de septiembre y el 15 de octubre. Este es un rubro de alta ponderación en el índice con un 11,6 por ciento en el Gran Buenos Aires.
En el año el rubro transporte ya acumula un 33,5 por ciento a nivel nacional. En el Gran Buenos Aires el incremento registrado en ocho meses es de 33,3 por ciento, una suma sorpresivamente baja si se toma en cuenta que en el mismo período el boleto de colectivo trepó hasta un 116,6 por ciento y en el caso del pasaje de tren hasta un 175 por ciento. También hubo fuertes ajustes en las tarifas de taxis y subtes, pero para el organismo oficial de estadísticas todos esos ajustes promedian un 33,3 por ciento en el año.
El mayor incremento por rubro fue el de comunicaciones que se disparó un 12,4 por ciento, aunque la incidencia en el índice oscila entre un 2 y un 3 por ciento según la región.
En el caso del rubro salud el aumento fue de 4,1 por ciento por el ajuste de 7,5 por ciento que aplicaron las prepagas el 1 de agosto, los aumentos en el precio de los medicamentos y de accesorios terapéuticos. En el año la suba acumulada, según el Indec, es de 22,5 por ciento, una cifra que también parece demasiado conservadora al contrastarla con las subas generalizadas. Por último, otro rubro que se disparó fuerte fue equipamiento y mantenimiento del hogar que trepó 3,1 por ciento en el mes y 24,3 por ciento en lo que va del año.
Utilización de los contenidos citando la fuente.
contador de visitas gratis para blog
Nuestras Visitas
Defendé tu derecho a estar informado
Colaborá con Patria Moreira
Regreso al contenido | Regreso al menu principal