Economia - Patria Moreira

Año 7. 2019.  San Juan,  Argentina.   Email: patriamoreira@gmail.com      www.facebook.com/carlosbecerraart
contador de visitas gratis para blog
Nuestras Visitas
Defendé tu derecho a estar informado
Vaya al Contenido

Menu Principal:

La empresa del amigo de Macri se benefició con las tarifas y fue responsable del apagón

Transener mejoró sus resultados muy por encima del resto del sector y de toda la economía.

Un apagón total por seis horas para la mitad del país y de más de 24 horas para el resto. Una de las compañías vinculadas al corte de luz histórico, Transener, aumentó sus ganancias 4.400% desde 2015. A pesar de que la transportadora de energía seguramente deberá recibir una multa por lo sucedido, su director participó de la conferencia de prensa del domingo junto al secretario de Energía, Gustavo Lopetegui.
El corte se dio en una de las líneas en la zona del litoral, que trae energía de la central hidroeléctrica Yacyretá. Transener, propiedad de Macelo Mindlin, es la responsable del transporte de energía eléctrica en Argentina y una de las más beneficiadas por Mauricio Macri, amigo personal de su dueño. En sólo el primer trimestre de este año, la empresa ganó $ 801 millones.
Desde 2015, el resultado de la compañía se disparó nada menos que 4.400%, una variación muy superior a las del resto del sector y también de toda la economía. De acuerdo a sus estados contables, en 2018 registró una ganancia integral de $ 3.054 millones, mientras que en el último año del kirchnerismo había acumulado $ 67 millones.
Transener multiplicó por cinco sus ingresos gracias a los tarifazos del PRO, que fueron mucho mayores que los que favorecieron a las distribuidoras de electricidad. Subieron en una cuantía muy inferior sus costos, por lo que su margen de ganancia escaló del 3% de sus ingresos, un porcentaje normal en el rubro, al 31%.
Gracias a los aumentos de las boletas del 3.000% que generó el Gobierno para las energéticas, Edelap mejoró sus resultados 675% contra 2015. Edenor mostró ganancias de 437% y Gas Fenosa de 370%. Detrás quedaron, con variaciones nada despreciables, Ecogas con una suba del 99% y Transportadora de Gas del Norte con un 63%, según el cálculo hecho por el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda.
El apagón se dio a las 7.07 del domingo, cuando la demanda era de sólo 12.000 megas. “Este tipo de incidente suelen ocurrir pero enseguida se compensa y vos a lo sumo en tu casa sufrís un corte de un minuto”, explicó una fuente del sector a El Destape. El Gobierno no explicó la razón del suceso ni por qué se expandió a todo el territorio, más que por la red eléctrica.
Gracias a Macri, Tierra del Fuego no se vio contagiada por el corte, ya que el Gobierno frenó las obras para unirla al Sistema Argentino de Interconexión (SADI), por lo que cuenta con su propia generación como antes tenía la Patagonia. Contrario a esto, en la gestión anterior se instalaron 5.500 kilómetros de líneas de alta tensión para conectar 11 provincias, ya que antes de 2003 estaban aisladas.
En la Ciudad de Buenos Aires el servicio terminó de recomponerse a las 15, pero hubo zonas del país que 24 horas después seguían sin luz. A pesar de que acompañó a Lopetegui en la conferencia del domingo el director de Transener Carlos García Pereira, quien no asumió su su responsabilidad fue Mario Cairella, el presidente de CAMMESA que había puesto allí el exfuncionario Javier Iguacel. Una de las versiones que circuló en la compañía estatal que llegó a este portal fue que estaba en Nueva York y no interrumpió su viaje por el apagón. También debió rendir cuentas el titular del ENRE, Andrés Chambouleyron, autor intelectual de los tarifazos.
Yacyretá desmintió al Gobierno por la responsabilidad del apagón

La central emitió un comunicado donde contradijo las declaraciones del secretario de Energía, Gustavo Lopetegui.

La central hidroeléctrica Yacyretá desmitió que el masivo e histórico apagón que afectó a la Argentina, Uruguay y Paraguay se haya originado en sus instalaciones. El Gobierno había remarcado que la falla se dio en un tramo correspondiente a la base energética.
"Frente a las noticias que aparecen en diferentes medios de comunicación, la Entidad Binacional Yacyretá informa que el origen del corte de energía eléctrica en el Sistema Argentino de Interconexión (SADI) fue generado a raíz de un evento en un ámbito que es ajeno a las instalaciones de la Central Hidroeléctrica y cuyas causas aún no han sido identificadas", informó en un comunicado oficial.
Previamente, el secretario de Energía, Gustavo Lopetegui, había asegurado que “el problema de produjo en el tramo de transporte entre Yacyretá y Salto Grande" y que se tardó "14 horas y media para tener el país reconectado".
Desde la central se encargaron de aclarar que "la central Hidroeléctrica está en condiciones de funcionamiento conforme a las previsiones para estos casos, y se han activado todos los mecanismos operativos vinculados a una circunstancia de esta índole".
En ese sentido, el comunicado concluyó en que “los sistemas de protección de las Central funcionaron adecuadamente según las previsiones técnicas. Actualmente se está en condiciones para la normalización del suministro eléctrico en función de las instrucciones que se vayan recibiendo del centro de operaciones del SADI".
Temas de debate I Qué hacer con el creciente gas no convencional que se está extrayendo

La oportunidad que ofrece Vaca Muerta

El próximo gobierno podrá optar por reprimarizar aún más la economía a través de la exportación de recursos naturales o sentar las bases para el desarrollo industrial.

El Gobierno promocionó como un logro histórico haber despachado el primer embarque de gas licuado en la historia del país, que zarpó desde el puerto de Bahía Blanca con gas proveniente de Vaca Muerta. Se trata del primer proyecto flotante de exportación de GNL en América latina y el tercero en el mundo, que de continuar a mayor escala podría convertir a la Argentina en un jugador de este negocio a nivel internacional, sumándose a países actualmente exportadores como son Malasia, Qatar, Nigeria y Rusia, entre otros.
La premisa se basa en un supuesto: que en Argentina el autoabastecimiento estará garantizado más temprano que tarde por el excedente de gas que generará Vaca Muerta, cuando 32 de los 40 proyectos que hay en curso entren en proceso de desarrollo masivo. En tanto se trata de un trayecto de mediano plazo que requiere de sostenidas inversiones, parece razonable la búsqueda de mercados para volcar la producción frente a la imposibilidad de almacenarla. Sin embargo, por debajo del aprovechamiento político que se pretenda hacer, cabe señalar algunas cuestiones:
Aquello que se destaca como una diferencia central entre esta gestión y la anterior es en realidad consecuencia de los esfuerzos realizados por YPF durante el kirchnerismo. En ese período se destinaron ingentes inversiones en exploración e infraestructura para consolidar la mayor oferta de hoy y la que se incrementará a futuro, además de realizar la necesaria curva de aprendizaje tras la cual otras grandes compañías se sumaron al play neuquino. Como siempre ocurre en estas grandes agendas de desarrollo, es el Estado en forma directa o mediante sus empresas públicas el mayor tomador de riesgo y el que genera las condiciones para el posterior desembolso e innovación de los privados, aunque luego estos despotriquen contra el intervencionismo estatal.
El contexto actual está marcado por una impresionante pulverización del poder adquisitivo del salario. El tarifazo y la persistente caída de la actividad económica redujo la demanda de energía eléctrica (más de un 30 por ciento del gas producido se destina a usinas térmicas). En efecto, datos recientes de CAMMESA revelan que desde el 2016 la demanda eléctrica se ha contraído año tras año, cayendo el último nada menos que en un 8,8 por ciento. Durante la gestión anterior, afrontar prolongados picos de demanda obligaba a recortar suministro a las industrias para garantizar el despacho a usuarios residenciales. Este Gobierno no enfrenta ese dilema: con la producción manufacturera en mínimos históricos (sólo en los primeros 4 meses del año registró una caída del 9 por ciento), la combinación de facturas impagables con subsidios a la producción permitió rápidamente contar con una mayor oferta para exportar a otros mercados.
En ese marco, se han precipitado decisiones en materia de importación de gas que podrían complicar el abastecimiento en los meses de invierno, obligando a la compra en el mercado spot a un mayor precio para satisfacer la demanda. La renegociación a la baja del contrato de suministro con Bolivia y haber despachado la terminal marítima de Bahía Blanca podrían comprometer las fuentes de aprovisionamiento para el abastecimiento de la demanda interna en el caso de prolongadas temperaturas por debajo del promedio de invierno.
En el largo plazo, Argentina debería reconsiderar si las inversiones destinadas a la producción de gas no colisionan con la idea de diversificar la matriz energética para aumentar la incidencia de fuentes renovables, en sintonía con muchos de los países desarrollados y con la propia legislación argentina que obliga a aumentar del 4 por ciento actual al 25 por ciento en 6 años.
La política hidrocarburífera no debe quedar marcada por la grieta tan explícita que se observa en otras asignaturas de preocupación nacional. La agenda de desarrollo a discutir tiene que previamente identificar quiénes serán sus principales actores y consensuar sus más importantes beneficiarios, debatiendo para qué queremos energía y si la vamos a producir para consagrar derechos o como una mera mercancía más.
* Centro de Estudios y Desarrollo de Políticas (CEDEP). Docente UBA, FLACSO y UNPaz.

Con el objeto de revertir el déficit de la balanza comercial energética y alcanzar el autoabastecimiento, el Estado nacional implementó una serie de políticas orientadas a incrementar la producción. A partir de 2012, a través de YPF se realizaron las inversiones para las etapas de mayor riesgo económico en exploración y desarrollo de la formación shale Vaca Muerta. Asimismo, se tomaron medidas para mejorar los precios del gas de modo tal que la industria realizara las inversiones necesarias para continuar con el desarrollo masivo de nuevas áreas. La producción de shale gas en la Argentina hoy es una realidad. De acuerdo a los datos publicados por la Secretaría de Energía en abril de 2019, el gas extraído de Vaca Muerta explicó el 22 por ciento del total de la producción. Este crecimiento de la oferta local permitió en 2018 reducir el volumen de gas importado desde Bolivia, el de GNL y el volumen de gasoil (reemplazo del gas en usinas eléctricas en los meses de mayor demanda).
Por tanto, para continuar con el desarrollo de Vaca Muerta aparecen nuevos desafíos para el próximo gobierno. Entre ellos, uno de los que suscita mayor discusión se vincula al precio y el rol de los subsidios, plasmado en dos escenarios que se presentan de manera antagónica: regulación o libre mercado. En caso de “flotación”, los consumidores se enfrentarían a la competencia por un recurso limitado, sujeto a las variaciones de una demanda con un marcado sesgo estacional (invierno-verano), precios internacionales y devaluación de la moneda. ¿Se priorizará la flotación libre o un mercado “previsible” en el cual el Estado intervenga asegurando precios justos y razonables que permitan el desarrollo de la industria y el acceso al servicio por parte de la población?
Los debates en torno al precio del gas, hasta hace poco tiempo, ocupaban el escenario central, sin embargo, el incremento de la producción hace emerger nuevas discusiones respecto del “excedente”. Entre ellos la necesidad de ampliación de la red de gasoductos, que en el caso de la cuenca neuquina se encuentra a tope. Por tanto, uno de los interrogantes que se presenta es ¿quién debe asumir las inversiones necesarias en infraestructura? Seguramente esta pregunta no tenga respuestas unívocas, sobre todo teniendo en cuenta quien será el destinatario final de ese gas, y justamente en relación a esto, se abre otro tópico de debate: las “exportaciones”.
La marcada estacionalidad en la demanda de gas provoca excedentes en los meses de verano y faltantes en el invierno, las exportaciones pueden ser una solución a esta realidad estructural de la demanda de gas en la Argentina pero también se debe señalar el problema que las exportaciones pueden acarrear si no se regula el abastecimiento de la demanda interna.
Finalmente, que Vaca Muerta hoy sea una realidad, abre la posibilidad a proyectos de industrialización que permitan agregar valor a este recurso natural. Un ejemplo claro es el impulso estatal a la industria petroquímica.
Los desafíos son muchos, y se tornan más urgentes en la medida en que el rápido endeudamiento externo impulsado por el gobierno de Cambiemos hace suponer que nuestro país se enfrentará nuevamente a la restricción externa, ya sea por la imposibilidad de continuar con el proceso de endeudamiento, o por el incremento en los precios internacionales de los productos hidrocarburíferos. Por lo tanto, el próximo gobierno tendrá por desafío optar por un modelo político y económico que reprimarice la economía a través de la exportación de recursos naturales o que siente las bases para el desarrollo de un modelo industrialista que agregue valor a nuestros recursos estratégicos.

* Investigadora del Centro de Investigaciones en Política Energética (CIPE), Conicet-Ithes.
** Investigadora del Centro de Investigaciones en Política Energética (CIPE), UNPaz-UBA.
14 de junio de 2019
Denuncia penal a Macri por un pago a Autopistas del Sol

Un “despojo” por 500 palos verdes

Diputados del FpV denunciaron como un despojo al Estado el arreglo en favor de la concesionaria del Acceso Norte, Autopistas del Sol.

Rodolfo Tailhade, junto a otros tres diputados nacionales del FpV, denunció penalmente al presidente de la Nación y a dos de sus funcionarios por delitos e irregularidades advertidos en el proceso de renegociación integral del contrato de concesión en favor de la empresa Ausol SA. Esta última, concesionaria del Acceso Norte, histórica empresa del grupo Macri, estaba al momento de los hechos denunciados bajo control de la española Abertis, en aquel momento presidida por el titular del Real Madrid, Florentino Pérez. Según relata la denuncia, tres días antes de que Mauricio Macri asumiera la presidencia de la Nación, Ausol simuló una demanda contra el Estado Nacional ante el Ciadi por más de 1100 millones de dólares por supuestos atrasos tarifarios. El propósito, señalan los denunciantes, habría sido forzar una renegociación del contrato que derivó en un arreglo, sin que mediara dictamen, auditoría o informe económico financiero sobre la operación de Ausol por parte de las autoridades, para el pago de 499 millones de dólares a la demandante.
La denuncia presentada por Tailhade, Adrián Grana, Carlos Castagneto y Leopoldo Moreau sostiene que el mencionado “arreglo constituye un despojo al patrimonio público que debe ser investigado por la justicia penal”. Ni el Administrador General de Vialidad Nacional desde diciembre de 2015 hasta junio de 2018, Javier Iguacel, ni el ministro de Transporte desde diciembre de 2015 hasta la fecha, Guillermo Dietrich, ordenaron la más mínima medida en defensa del Estado Nacional para contrarrestar las pretensiones de Ausol, presentadas a través de su controlante Abertis ante el Ciadi. “La demanda sólo buscaba la justificación para disparar la renegociación del contrato de concesión, cuya finalización operaba en 2020”, puntualizan los denunciantes.
Como respuesta a esa demanda, “sin que existiera ningún dictamen, auditoría o informe económico financiero sobre la operación de Ausol, y descartando las numerosas defensas que podían alegarse ante el Ciadi, Dietrich e Iguacel dispusieron arreglar por la suma de 499 millones de dólares”, relata la denuncia de los diputados del FpV.
“No tengo dudas de que esos 500 millones de dólares fueron repartidos entre la empresa y los funcionarios”, disparó Tailhade. La presentación ante el Ciadi, agregó, “sólo operó como fachada para justificar un pago que no podría tener respaldo legal ni económico de ningún tipo”. El proceso de “arreglo” de la demanda ante el Ciadi habilitó un aumento en la cotización de las acciones de Ausol –dada la expectativa de cobro de una importante porción del reclamo– del 400 por ciento desde la asunción de Macri hasta mediados de 2017, cuando el grupo Socma decidió vender su participación.
La denuncia quedó radicada ante el Juzgado Federal N° 6, a cargo de Rodolfo Canicoba Corral, con la intervención de la Fiscalía 4 de Carlos Stornelli. Los denunciantes anunciaron que pedirán al juez que aparte a Stornelli de la investigación, en función de los últimos episodios públicos conocidos alrededor de la denominada “causa D’Alessio”, en la que quedó de manifiesto la cercanía y amistad del Fiscal con el presidente Macri, imputado en esta denuncia. Además, los legisladores adelantaron que van a ampliar la denuncia por una maniobra exactamente igual con el Grupo Concesionario del Oeste (GCO), que opera el Acceso Oeste, que le costó al Estado 245 millones de dólares.
14 de junio de 2019
Como el Gobierno, dice que la crisis está por terminar

El Fondo Monetario se sube a la campaña

El Fondo Monetario Internacional se apropia del relato del gobierno argentino sobre el final de la crisis. “Vemos señales de que la recesión está cediendo”, expresó el jueves el vocero del organismo, Gerry Rice. El funcionario del FMI incluso ofreció su propia versión del “segundo semestre” al sostener que “se espera una recuperación gradual en los próximos trimestres”. A contramano de los augurios vertidos por el principal acreedor del país, las principales variables económicas como el consumo, la inversión, el empleo y los salarios siguen en caída libre.
A pesar de la innegable sintonía política, el compromiso del Fondo con el gobierno de Mauricio Macri expone la relevancia del crédito por 57 mil millones de dólares otorgado al país en las cuentas del organismo multilateral. Argentina es el principal acreedor del FMI. De esa forma, la profundización de la crisis pone en riesgo la sustentabilidad del organismo y las ambiciones políticas de sus directivos.
Las proyecciones del FMI indican que con una caída del 1,2 por ciento, Argentina registrará en 2019 la octava recesión más profunda del mundo. La contracción estimada por el Fondo sólo será superada por las caídas en Venezuela, Irán, Zimbabwe, Nicaragua, Guinea Ecuatorial, Turquía y Sudán. Los pronósticos convierten al país en el segundo de peor desempeño en el G-20 detrás de los registros turcos.
Las declaraciones de Rice siguen el camino remarcado la semana pasada por la directora gerente del Fondo, Christine Lagarde, cuando adoptó como propia la muletilla cambiemita sobre la “pesada herencia” (“very hard legacy inherited”). Al participar la semana pasada de un evento en Washington, la abogada francesa reconoció que el organismo subestimó la magnitud de la crisis argentina. “Es una situación económica increíblemente complicada que creo que muchos jugadores, incluidos nosotros mismos, subestimamos un poco cuando empezamos a tratar de armar con las autoridades un programa para abordar lo que había sido crítico con la economía, que era la posición fiscal, la posición de cuenta corriente”, expresó Lagarde.
Durante la habitual conferencia de prensa que realiza el FMI, Rice consideró que inflación “ha sido un desafío persistente, pero esperamos que siga declinando como resultado de las firmes políticas del Gobierno”. Los técnicos del organismo todavía se encuentran realizando la cuarta revisión del programa con Argentina. El cumplimiento de las metas y la adecuación de los parámetros serán presentados al Directorio Ejecutivo del Fondo para que habilite el próximo desembolso estimado en 5500 millones de dólares. La evaluación del caso argentino todavía no tiene fecha.
Rice agregó que “hay desafíos importantes por delante, el programa está dando resultados”. El funcionario evitó pronunciarse por las cuestiones políticas domésticas del país al aclarar que en el FMI “nuestro foco está en la economía y en el programa con la Argentina”.
12 de junio de 2019
El Merval sube 6,2 por ciento en las primeras operaciones

El mercado sigue de Piche-fiesta

El pulgar en alto de los mercados al matrimonio electoral entre Mauricio Macri y Miguel Angel Pichetto se expresó esta mañana con un nuevo salto en las acciones. El índice Merval trepó en las primeras operaciones del día en un 6,2 por ciento, que se suma así al ascenso del 5 por ciento en la jornada de ayer. La tasa promedio de corte de la primera subasta del Banco central de Letras de Liquidez (Leliq) a 9 días de plazo, se ubicó en el 68,16 por ciento, con un monto adjudicado de 107,645 millones de pesos. Con respecto a la tasa promedio de ayer, la de esta mañana representa una baja de más de un punto.
La tasa promedio de corte de la primera subasta del Banco central de Letras de Liquidez (Leliq) a 9 días de plazo, se ubicó en el 68,16 por ciento, con un monto adjudicado de 107,645 millones de pesos. Con respecto a la tasa promedio de ayer, la de esta mañana representa una baja de más de un punto.
12 de junio de 2019
La inflación de mayo fue del 3,1 por ciento, según UMET

Cinco meses arriba de tres

Por quinto mes consecutivo, los precios treparon más de 3 por ciento. En lo que va del año el alza llega al 19,8 por ciento.

La inflación en mayo fue del 3,1 por ciento, según el relevamiento del Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET), que depende de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET). Se trata del quinto mes consecutivo con variaciones de precios por encima del 3 por ciento mensual, mientras que desde febrero se exhiben alzas mayores al 50 por ciento en el acumulado de doce meses. En mayo la inflación fue del 57,4 por ciento contra igual mes del año pasado, la más alta desde 1991. La escalada estuvo motorizada por el rubro salud –por el incremento de las prepagas–, indumentaria y calzado y equipamiento y mantenimiento del hogar. Los alimentos, el rubro de mayor peso en la canasta, se ubicaron apenas por debajo del nivel general, con 3,0 por ciento. Las cifras oficiales de inflación serán difundidas por el Indec este jueves.
“En lo que va del año, los precios treparon un 19,8 por ciento interanual, mientras el salario real sigue en retroceso. Desde el IET calculamos una caída de 16 por ciento de poder de compra en tres años y medio de gobierno de Cambiemos. Actualmente está en el valor más bajo en once años, al punto que habría que remontarse al 2002 para encontrar una caída tan profunda”, explicó a este diario Nicolás Trotta, rector de la UMET. “De mantenerse la estabilidad cambiaria, como en mayo, la inflación va a tender a desacelerarse gradualmente, habilitando una ligera mejora del poder adquisitivo de los salarios y el consumo, aunque no volverán a los niveles previos a la corrida cambiaria, ni mucho menos a los de 2015”, aclaró Víctor Santa María, secretario de Estadísticas de la CGT.
Pese al corsé monetario que aplica el Banco Central para congelar el consumo vía pérdida de poder adquisitivo de salarios y jubilaciones (ver aparte), los constantes aumentos en las tarifas de los dolarizados servicios públicos, los combustibles y los alimentos mantienen la presión inflacionaria. En el informe se puntualiza el impacto de la inflación en los trabajadores registrados, lo que refiere a aquellos hogares donde hay un jefe o jefa bajo esta condición (asalariado formal). Para estos hogares la inflación de mayo se explicó por Salud, con un ajuste de 5,5 por ciento, seguida por indumentaria y calzado (5,2 por ciento) y equipamiento y mantenimiento del hogar (3,9 por ciento). “Los capítulos de menores subas fueron Esparcimiento (2,4 por ciento), vivienda y sus servicios (1,6) y Educación (0,2).
“En mayo, el 61 por ciento de los 327 rubros relevados registró alzas mayores al 1,5 por ciento, valor que sigue muy por arriba de promedio del período 2016-17. Esto indica que la inflación sigue siendo generalizada a la mayoría de los productos relevados”, detalla el informe de la UMET.
Si se desagrega dentro de cada rubro puede tenerse una idea de lo que motorizó los aumentos de cada capítulo. En el caso de Salud, el aumento estuvo vinculado con otro ajuste en las cuotas de las prepagas que autorizó la Superintendencia de Salud, el cual fue del 7,5 por ciento. En los últimos doce meses el Gobierno autorizó a las prepagas un incremento del 42,2 por ciento. En indumentaria, la suba estuvo explicada por el incremento estacional de 9,5 por ciento en el precio de las camperas y abrigos, impulsada por el arribo de la temporada invernal.
Los aumentos en equipamiento y mantenimiento del hogar se focalizaron en productos de limpieza, como jabón y lavandina, que se encarecieron 5,5 por ciento promedio. Otros aumentos en bienes y servicios que se ubicaron por encima de la media fueron los cigarrillos, con un ajuste de 5 por ciento; transporte y comunicaciones, con el 3,3 por ciento, lo cual se debe a que los equipos de teléfonos celulares subieron 6 por ciento y las naftas, 4 por ciento.
Pese a que  el rubro alimentos se ubicó por debajo de la media, con 3,0 por ciento, se destacaron aumentos puntuales en bebidas sin alcohol (6 por ciento) y verduras (5 por ciento). En electrónica de consumo la suba ascendió a 2,4 por ciento en mayo. Finalmente, en el rubro vivienda no hubo alzas de servicios públicos, frenadas hasta después de las elecciones. Sin embargo, contrapesó el aumento en la renovación de alquileres. En Educación, la suba fue de 0,2 por ciento, que se explicó por el alza de útiles escolares. Las cuotas de los colegios privados habían aumentado en marzo-abril.
12 de junio de 2019
Comisiones, tasas de interés y precios de servicios financieros

Los bancos, fuera de control del BC

Paquetes de servicios básicos van de 380 a 763 pesos mensuales. Refinanciar el saldo de la tarjeta tiene un recargo del 200 por ciento anual.

Con la desregulación de sistema financiero crecieron los abusos en comisiones, tasas de interés y precios de los servicios que ofrecen los bancos. A principio de año las principales entidades bancarias ajustaron entre 40 y 50 por ciento el costo de sus servicios. Junto con el aumento se destaca la disparidad de precios por entidad. En un paquete básico el precio puede ser el doble entre una entidad y otra, ya que su valor oscila entre los 380,69 pesos mensuales en el Banco Nación y los 763 pesos que cobra el Macro para los mismos servicios. El costo de un paquete premium, como el “black” del HSBC, asciende a 2113,87 pesos.
Entre las primeras medidas que aplicó el gobierno de Cambiemos apenas asumió fue eliminar los techos a las tasas de interés activas que cobran las entidades por sus préstamos y el piso de los rendimientos que pagan sus clientes por sus depósitos. El objetivo es lograr un corredor financiero que evite abusos, sin que las entidades pierdan margen de rentabilidad. La eliminación de estos topes tiene un mayor impacto en medio de una política de extraordinarias elevadas tasas de interés para contener la corrida cambiaria hacia el dólar. En resumen, sin topes ni pisos, los bancos pagan menos de lo que podrían hacerlo por los depósitos y cobran mucho por sus préstamos y tarjetas de crédito.
Entre las reformas el gobierno estableció la desregulación total de las comisiones bancarias. El único requisito que se exige es informar el aumento a sus clientes con sesenta días de anticipación. Como contrapartida se dispuso que las cajas de ahorro y sueldo sean gratuitas en su apertura y mantenimiento y en la provisión de una tarjeta de débito a cada titular al abrir la cuenta.
Cualquier servicio adicional se paga y cada vez más caro. De acuerdo con el relevamiento mensual que realiza el Banco Central, en el costo por un paquete básico o “gold”, que incluye una caja de ahorro en dólares y una tarjeta de crédito, es donde mayor diferencia existe en términos porcentuales entre entidad. Entre los que menos cobran, sin contar bancos estatales, se encuentran el Itaú, con 490 pesos. Rápidamente sube a 708,89 pesos mensuales en el caso del Supervielle, a 713,90 pesos en el Francés, a 725 pesos en el Galicia, a 738,10 pesos en el Patagonia y trepa a 746 pesos en el Santander Río.
En el sector aseguran que los aumentos están en línea con la inflación y suman los gastos de seguridad, correo postal, compra y mantenimiento de cajeros automáticos, impresiones de tarjetas de crédito e importación de divisas del exterior. También sostienen que la disparidad responde a algún plus que puede ofrecer como servicio un banco particular. Lo cierto es que eso no explica la disparidad, ya que en ciertos casos incluir ese servicio adicional no genera la diferencia.
Para los paquetes premium, que incluye cuenta corriente y tarjeta de crédito gold o superior, el más económico lo ofrece el Credicoop, con un costo de 1536,70 pesos mensuales. Le siguen el Supervielle, con 1542,41 pesos; el Francés, con 1618,99 pesos; el Macro, con 1754,50 pesos; el ICBC, con 1755,65 pesos; el Santander Río, con 1837 pesos y el HSBC, 2113,87 pesos, de acuerdo con las cifras oficiales publicadas por el Banco Central.
La refinanciación de saldos por tarjeta de crédito también tiene un costo muy variable dependiendo la entidad. El banco que más caro carga al usuario que pago el mínimo de una tarjeta nacional es el Hipotecario con una tasa de interés efectiva anual de 222,49 por ciento. El más barato para refinanciar los saldos es el Credicoop, con una tasa de interés efectiva de 76,23 por ciento anual. Para refinanciar saldos de las tarjetas internacionales, la tasa efectiva asciende a 149,61 por ciento  anual en el Supervielle, seguido de cerca por el Santander Río, con un interés del 117,93 por ciento anual, y el ICBC, con una cargo efectivo de 100,58 por ciento anual.
11 de junio de 2019
En tres años y medio cayó 52 por ciento en dólares por la devaluación

La pulverización del salario mínimo

El país pasó de tener el salario más alto a ubicarse en la posición siete de las once economías analizadas en la región, según un informe de la Universidad de Avellaneda.

El salario mínimo en dólares de la Argentina es uno de los más bajos de la región. Entre noviembre de 2015 y junio de 2019 se registró un retroceso de 52 por ciento, al pasar de 580 a 279 dólares por mes. El país pasó de tener el salario más alto a ubicarse en la posición siete de las once economías analizadas. Los datos fueron calculados por el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad de Avellaneda (Undav). La economía local fue a contramano de la región en donde los salarios en dólares avanzaron en los últimos años. En Bolivia crecieron 28 por ciento; en Chile, 27 por ciento; en Uruguay, 26 por ciento; en México y Brasil, 24 por ciento; en Perú, 23 por ciento; en Colombia, 16; en Ecuador, 11; y en Paraguay, 4. La Argentina junto con Venezuela fueron los únicos con caídas.
“El país ya perdió 6 posiciones en el ranking regional de salarios mínimos en dólares. En los últimos tres años, pasó de la primera a la séptima posición”, indicaron desde la Universidad de Avellaneda. El documento indicó que la devaluación del último año fue la principal explicación del deterioro de las remuneraciones. El avance del tipo de cambio entre marzo de este año e igual mes del año anterior fue de 89,9 por ciento, cuando en ningún otro país de la región (con la excepción de Venezuela) el incremento del tipo de cambio superó el 20 por ciento. La suba de la divisa en Colombia fue del 17,3 por ciento, al tiempo que se ubicó en 13,8 por ciento en México, en 9,5 por ciento en Uruguay, en 8,6 por ciento en Brasil, en 6,5 por ciento en Paraguay, en 5,2 en Perú, en 4,7 en Chile y en 3,8 por ciento en Bolivia.
El impacto para el mercado interno de esta pérdida de poder adquisitivo es notable. “Ante ingresos de los hogares que van quedando sistemáticamente por debajo de la inflación y de la escalada del dólar, se profundiza la recesión por la caída de la demanda interna y de las ventas de las empresas en el mercado doméstico”, mencionó el informe de Avellaneda. Agregó que “el modelo económico y la volatilidad macro se convierten en el fundamento principal de la retracción en los salarios”.
La Universidad de Avellaneda calculó cuántas canastas básicas podía comprar un salario mínimo en 2015 y cuántas puede comprar ahora. La caída fue de más del 20 por ciento. Los datos duros indican que en diciembre de 2015 se podían comprar 10,2 canastas, mientras que en mayo de este año la cifra descendió a 8,7 canastas. No fue el único país de la región en dónde se perdió poder de compra. En Brasil la cantidad de canastas que puede comprarse con un salario mínimo bajó de 8,2 a 7,0, al tiempo que en México descendió de 4,6 a 3,5. En contraste, el poder adquisitivo avanzó de 9,7 a 10,4 canastas en Paraguay y de 6,7 a 9,8  canastas en Bolivia.
En el documento del Observatorio de Políticas Públicas detallaron que la situación en el salario argentino puede continuar empeorando. “Transcurrida casi la mitad del 2019, y luego de un período de relativa estabilidad cambiaria tras la brutal devaluación de 2018, las tensiones no parecen haberse resuelto de forma definitiva, dada la cercanía del escenario electoral nacional”, indicó Undav.
11 de junio de 2019
El falso argumento de una economía “saneada”

Ante el evidente fracaso en términos de resultados macroeconómicos, el gobierno eligió un giro discursivo de cara a las elecciones, buscando instalar la idea de que en estos cuatro años se “saneó la macroeconomía” y se “sentaron bases para crecer con fundamentos más sólidos en los próximos años”. Un breve repaso de la situación económica y los principales indicadores demuestra que esta afirmación es falsa.
Para empezar, es evidente que una economía que tuvo que recurrir al préstamo más importante de la historia del FMI y recalibrar el programa y las políticas cambiarias/monetarias numerosas veces en corto tiempo no luce muy saneada, sino todo lo contrario. Más allá de esto, es claro que la economía que se viene deberá enfrentar grandes desafíos para retomar la senda del crecimiento. Y esto se debe, principalmente, a la política económica implementada por la actual gestión.
El veloz y enorme incremento de la deuda externa es un punto clave de la crisis actual y, sobre todo, de los condicionamientos a futuro. Todos los indicadores que miden de alguna manera la vulnerabilidad de la economía ponen en evidencian la reducción del margen de acción hacia adelante. En tres años la deuda externa se duplicó y las obligaciones en moneda extranjera representan el 76 por ciento del total de la deuda. El elevado peso de los vencimientos de capital e intereses de los próximos años es uno de los grandes desafíos que deberá afrontar la próxima administración. Así, la deuda externa vuelve a ser el principal limitante al crecimiento. Una historia conocida para la Argentina.
Por otra parte, el gobierno alega que dejará una macroeconomía más ordenada desde el punto de vista fiscal. Otra afirmación incorrecta. Casi la totalidad del ajuste en las partidas del gasto primario está siendo compensado por el aumento de los intereses, ya que luego de la devaluación, la participación de los mismos se duplicó (rondaría el 4 por ciento del PBI en 2019), quitando espacio al resto de los gastos. De hecho, el déficit fiscal de este año, sumando intereses, cerrará en un nivel muy similar al de 2015, aunque con un grave cambio de composición: mayor erogación en el pago de deuda y menor en gastos corrientes (obra pública e infraestructura, ciencia y tecnología, subsidios, gasto social, entre otros).
El gobierno también señala, mostrando los resultados positivos del balance comercial, que se avanzó en la mejora de las cuentas externas. Sin embargo, el superávit comercial no responde a cambios estructurales positivos, sino al desplome de las importaciones, cuyo valor cayó un 29 por ciento durante los primeros cuatro meses de 2019, como consecuencia de la fuerte recesión que atraviesa la economía.
En contrapartida, la capacidad exportadora no muestra mejoría: el promedio de exportaciones de los tres años de gestión tanto en cantidades como en valores apenas superó el valor de exportaciones de 2015 (pasó de 56.784 millones de dólares en 2015 a un promedio de 59.384 millones en 2016-2018). Incluso con una devaluación cercana al 100 por ciento en el último año, las exportaciones caen un 1,2 por ciento, y eso que incorporan la fuerte recuperación de las ventas al exterior de granos luego de la sequía de la campaña 2017/2018.
En tanto, el déficit de cuenta corriente cerraría el 2019 en torno al 2,5 por ciento del PBI (debido mayormente al peso de los intereses), no muy lejos del 2,7 por ciento de 2015. Por ende, tampoco hay “saneamiento” alguno en cuanto a la posición externa.
En materia de precios, sin lugar a dudas, no hay “bases más sólidas”, sino un fuerte retroceso. Es difícil sostener que se entrega una macroeconomía con mejores fundamentals, como afirma el gobierno, cuando la inflación alcanza los máximos niveles en tres décadas promediando 4 por ciento mensual en los últimos doce meses.
En síntesis, es falso que el Gobierno legará una macroeconomía más saneada. Esto sin considerar los elevadísimos costos que ocasionan la disminución de la producción junto al aumento del desempleo observados en estos tres años. En efecto, esta pérdida de capacidades productivas, junto con la imprudente política de endeudamiento externo que llevó adelante la actual gestión,  imponen restricciones no menores al crecimiento y desarrollo futuro.
09 de junio de 2019
Un informe privado advierte sobre las dificultades para cumplir la meta fiscal en 2020

La pesada herencia se sentirá el año próximo

Argentina debería alcanzar en 2019 un superávit primario de 1,2 por ciento del PBI con sus ingresos cayendo respecto del producto. Sin margen para políticas contracíclicas.

Luego de dos años consecutivos de caída económica y con un PBI per cápita 10 por ciento menor al pico de 2011, las posibilidades de intervenciones contracíclicas, expandiendo el gasto o reduciendo la presión impositiva, para contribuir a una mejoría del Producto, serán prácticamente nulas debido a las restricciones fiscales que impone el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). De esta manera, según destaca un informe de Ecolatina, se marcará un contrapunto con las anteriores salidas: a diferencia de las contracciones ocurridas durante el kirchnerismo, solo el sector privado podría llegar a liderar la reactivación el año próximo.
El informe semanal de la consultora fundada por Roberto Lavagna remarca que este año el gobierno podrá cumplir a duras penas con la meta fiscal. El acuerdo con el FMI para alcanzar déficit primario cero en 2019 contempla ajustadores –aplicables en caso de haber un exceso de gasto respecto al pautado en programas sociales y erogaciones de capital– de hasta 99.000 millones de pesos (0,5 por ciento del PBI), por lo que, en la práctica, ese es el déficit permitido por el Fondo. “De acuerdo a nuestras proyecciones, el rojo primario a fin de año se ubicaría dentro de ese margen (-0,4 por ciento del PBI), de modo que se recibirían todos los desembolsos pactados”, sostiene Ecolatina. No obstante, el año próximo el escenario es más sombrío.
Debido a las dificultades de financiamiento y a las limitaciones propias del acuerdo stand-by con el Fondo, habrá pocos grados de libertad para diseñar medidas expansivas: Según lo firmado, el año que viene Argentina debería alcanzar un superávit primario de 1,2 por ciento del PBI. Por estos motivos, no podrá incurrir en desbalances fiscales en el corto plazo y, aunque buena parte del ajuste presupuestario ya estará hecho, existen factores por los cuales obtener superávit, antes del pago de deuda, seguirá implicando un gran esfuerzo. “A pesar de que la actividad económica podría recuperarse luego de dos años recesivos, será difícil que el sector público nacional mantenga sus ingresos como porcentaje del PBI”, destaca Ecolatina.
Para justificar su afirmación, la consultora argumenta que las retenciones se verán disminuidas el año que viene luego de haber dinamizado la recaudación durante 2019. Es el único impuesto que creció en términos reales en el acumulado de los primeros 5 meses del año, pero al ser diseñado como un monto fijo de pesos por dólar exportado, su aporte se licúa con la inflación. Por esto, si no se modifica nuevamente, se reducirá como proporción del PBI el año próximo. Si a esto se le suma que el aumento de la tasa estadística tiene fecha de finalización a fines de diciembre, se puede concluir que la incidencia de los impuestos al comercio exterior descenderá.
Adicionalmente, el mínimo no Imponible aplicable a los salarios brutos para calcular el pago de las de contribuciones patronales aumentará el año próximo por encima de la inflación. Esta relajación fue programada por el gobierno a fines de 2017, cuando el contexto económico era opuesto, y se realizó sin advertir la crisis que comenzó el año pasado. Por lo tanto, no se tuvo en cuenta la importancia del costo fiscal que representaría en uno de los ingresos más importantes del sector público nacional: los recursos de la Seguridad Social. En consecuencia, incluso si se diera una recuperación de la masa salarial formal en 2020, el Tesoro contaría con esta fuente de ingresos en una menor cuantía que este año, cuando brindará ingresos por alrededor del 6 por ciento del PBI.
Un motivo más de preocupación para Hacienda es que, de acuerdo con el pacto fiscal firmado en 2016, año a año aumentan los recursos tributarios que se coparticipan automáticamente a las provincias. “Hasta 2015 se hacía una reducción de 15 por ciento de los recursos coparticipables que quedaba en manos del sector público nacional. Este descuento se achicó al ritmo de 3 puntos porcentuales por año, por lo que se desaparecería en 2020”, advierte Ecolatina. Por último, las ventas de activos del Fondo de Garantía de Sustentabilidad son recursos de una única vez. “Si bien serán una fuente de ingresos importante durante 2019, bajarían sensiblemente en 2020”, agrega Ecolatina.
09 de junio de 2019
La paradoja de empresarios que respaldan un proyecto político que destruye la producción de manufacturas

Industriales contra la industria

Apenas la mitad de la capacidad instalada industrial está en funcionamiento y casi 140 mil puestos de trabajo del sector se perdieron en estos años de economía macrista. Mientras que se quejan de la situación, el establishment industrial reclama más ajuste neoliberal, cuyo saldo es la desindustrialización.

La política económica neoliberal tiene como uno de sus previsibles resultados la desindustrialización. El caso argentino ofrece la paradoja de que grupos industriales tienen el gen ortodoxo en la concepción económica, ideología que perjudica al sector en su conjunto. Esta aparente contradicción se puede explicar en que algunos de esos conglomerados terminan consolidándose en las crisis por un proceso de absorción y concentración, mientras que otros terminan vendiendo la empresa si antes no quiebran, destinando gran parte del capital obtenido a la fuga hacia el exterior y otra parte a adquirir campos para volcarse a la actividad primaria exportadora o dedicándose a negocios en el área de servicios. Unos y otros coinciden en ser firmes promotores de las ideas económicas ortodoxas, como las que expresa y despliega el gobierno de Macri, fundamentalmente por una cuestión clasista, aunque sus resultados terminen afectando su propia actividad.
El otro aspecto notable es que, en el proceso de desindustrialización, como el actual, dirigentes industriales son críticos de los efectos negativos sobre el sector, pero son los primeros promotores de ideas neoliberales, como el ajuste regresivo en el gasto público, las reformas laboral y previsional y la eliminación de subsidios a tarifas de servicios públicos. El economista Ricardo Aronskind hizo una precisa descripción al respecto en su cuenta de Twitter: “Muchos empresarios conocen muy bien cómo funciona el sector de actividad de su empresa. Muy pocos empresarios entienden bien cómo funciona la economía del país y cuáles son los motores del desarrollo. Y, como no saben, tienden a creerles a los neoliberales, que les venden seriedad”.

Verdugo
El desarrollo industrial, como el que propone la heterodoxia, con una estructura social alterada por la irrupción del peronismo a mediados del siglo pasado, arrincona a esos empresarios a enfrentarse a una pauta distributiva progresiva que no quieren convalidar. La reacción frente a esa posibilidad es apoyar proyectos políticos desindustrializadores, como lo estuvieron haciendo en estos años con la administración Macri y ahora militando la reelección del verdugo de la industria.
Con esa aparente confusión a cuestas, evalúan que el eventual regreso a la Casa Rosada de una fuerza política que denominan despectivamente “populista” sería un retroceso, y confían entonces en que la alianza Cambiemos habría aprendido de los errores de estos cuatro años y emprendería en su segundo mandato un ajuste que no supo o no quiso hacer, lo que les permitiría recuperarse. Es ingenuidad, ignorancia o simplemente anteojeras ideológicas que, con una subjetividad colonizada por la secta de economistas neoliberales o por fanatismo ideológico, termina legitimando política, económica y socialmente un sendero económico que es devastador para la actividad industrial.
En muy breves períodos políticos, esa fracción del establi­sh- ment ha tolerado políticas heterodoxas, que coincidieron con la necesidad de recomponer su tasa de ganancias muy castigada por la crisis. Así fue en los años posteriores al estallido de la convertibilidad: los cuatro años del mandato de Néstor Kirchner. Cuando se recuperaron y la puja distributiva, alentada por ese gobierno, empezó a cuestionar esos niveles de ganancias restaurados, volvieron a  navegar por el cauce de la ortodoxia.

Hegemonía
La actual crisis de la economía macrista debería impulsar al mundo industrial a repetir el comportamiento de esa primera etapa del kirchnerismo, de acuerdo a los abultados resultados negativos que reflejan balances de grandes grupos industriales. Sin embargo, pese a las tensiones existentes al interior del poder económico, no está habiendo esa reacción en forma tan clara y, por el contrario, muchos de ellos han reafirmado en estas semanas el apoyo a la fuerza política que con su gestión de la economía le ha provocado importantes quebrantos. Pérdidas generadas por la megadevaluación, que ha aumentado en forma sustancial la carga financiera por la deuda en dólares acumulada, y por la destrucción del mercado interno, que ha significado una brusca caída en las ventas.
El Grupo Clarín, como conglomerado económico, no simplemente como un diario, lidera ese posicionamiento del establish-ment, que no manifiesta mucha resistencia frente al industricidio. Ejerce la hegemonía al interior de la fracción del capital de origen local, con cada vez menos competidores arrastrando al conjunto hacia su cosmovisión política y económica. La decisión estratégica de los accionistas de Clarín es entendible en función a su propio negocio, puesto que se ha consolidado en el sector servicios de telecomunicaciones al absorber Telecom (Internet, tv por cable y telefonía, además de productora de contenidos periodísticos). La fase descendente del ciclo económico no lo afecta tanto en el nivel de actividad –vale tener en cuenta que ejerce posición dominante–, y sólo el descontrol financiero del macrismo que derivó en una megadevaluación lo impactó en el renglón de la cuenta financiera del balance por la deuda en dólares contraída.
El proyecto desarrollista, que implicaba fortalecer la base industrial del país y del que fue promotor en la década del ‘60 y ‘70, hoy no es necesario para el plan de negocios del Grupo Clarín. El neoliberal, con predominio de las finanzas internacionales y crecimiento de los servicios, encaja en su propia estrategia de expansión. Supone, de acuerdo a lo que expone diariamente a través de sus diversos canales de expresión, que estaría en riesgo en un gobierno “populista”. Por eso, además de la venganza por el atrevimiento de CFK de impulsar la ley de medios cuyo objetivo era desmonopolizar, el fomento de la grieta, con un elevado grado de violencia simbólica, forma parte de la base de su esquema de negocio. Exacerbación que lanza a la sociedad a una especie de “guerra civil” de baja intensidad, donde se repudia y pretende suprimir cualquier expresión política, social y cultural asociada con la letra K.      

Lectura
En estas circunstancias críticas, por la debacle de la economía macrista, predominio de la concepción ortodoxa, el acelerado proceso de desindustrialización y la consiguiente modificación de la estructura del poder económico, es muy útil retomar lecturas de textos de Jorge Schvarzer, uno de los más lúcidos estudiosos del proceso industrial y de desarrollo argentino. En uno de ellos, “La industria argentina en la tormenta de los ‘90”, afirma que “el discurso antiindustrialista caló muy hondo en los empresarios locales, que perdieron su imagen autoasignada de dignidad”.
Schvarzer apunta que en el imaginario social, la industria pasó a convertirse en culpable de los problemas argentinos y comenzó a ser vista como proveedora de bienes de baja calidad, cuyos precios se mantenían elevados pese a los abultados subsidios recibidos. Para sentenciar que esa perspectiva afecta el comportamiento de los empresarios; el contexto social hostil a su actividad repercute en actitudes y políticas públicas en el sentido inverso al que observaba Ger­shenkron como elemento dinámico del progreso.
La referencia a este economista ruso, crítico del marxismo, que en la década del ‘20 del siglo pasado se fue a Suiza y luego a Estados Unidos, se debe a que su principal contribución a la economía fue la elaboración de un modelo de desarrollo económico tardío. Sería el caso argentino. La hipótesis central de Gershenkron es que el atraso económico relativo puede jugar un papel positivo dado que induce a la sustitución sistemática de los supuestos prerrequisitos para el crecimiento industrial. O sea, se generan condiciones para saltar etapas tradicionales del desarrollo. Para ello, la intervención estatal puede compensar la inadecuada oferta de capital, trabajo calificado, capacidad empresarial y tecnológica.
En línea con ese razonamiento, el predominio de las ideas de la ortodoxia en el mundo empresario argentino fue un obstáculo para aceptar un Estado intervencionista para avanzar y saltar etapas del desarrollo. Se abriría esa oportunidad con un cambio de gobierno de signo político diferente al actual.
Schvarzer menciona que varios grupos que habían experimentado un rápido crecimiento como industriales, merced al impacto de las políticas de promoción, tendieron a reconvertirse hacia las actividades de servicios. Señala que a medida que los intereses de esos grupos se diversifican, se reduce el peso de la actividad productiva en el conjunto de sus negocios en beneficio de aquellos más ligados a prestaciones de carácter monopólico o bien dirigido a atender la demanda más o menos cautiva de sectores de altos ingresos. Dice además que “las fábricas subsisten pero ya no ocupan el centro de atención de sus propietarios; están más interesados en otras actividades alejadas de la producción”. Para luego realizar una aguda observación: “Resulta sugerente en este sentido el espacio que dedican las revistas locales de economía y negocios a relatar la historia de nuevos empresarios, que crecen y se enriquecen en actividades no fabriles, y hasta directamente opuestas a la industria -como la importación- frente al escaso o nulo interés dedicado a situaciones –poco visibles, si las hay– de empresas industriales exitosas”.

Una elite antiindustrial
En noviembre de 2017, la industria utilizaba en promedio el 69,2 por ciento de su capacidad instalada. Fue el valor más elevado del ciclo neoliberal iniciado en diciembre de 2015 con el gobierno de Mauricio Macri. El último dato oficial proporcionado por el Indec muestra que ese indicador ha descendido a 57,7 por ciento. Esa diferencia de 11,5 puntos porcentuales es reflejo de la desindustrialización macrista. Este saldo se reconoce en la política neoliberal aplicada en estos años: apertura importadora, tarifazos, tasas de interés reales altísimas, orgía financiera de endeudamiento externo, megadevaluación, reducción del ingreso disponible en la mayoría de la población y la consiguiente depresión del mercado interno, más la desarticulación de regímenes de promoción vía impositiva y/o financiera y el desfinanciamiento de organismos del Estado vinculados al apoyo técnico a la industria como el INTI.
Pese a que fue escrito pensando el largo ciclo neoliberal iniciado a mediados de los setenta y que estalló en el 2001, ese texto de Schvarzer encaja a la perfección con el actual proceso de desindustrialización. Dice que la evolución de estos años (se refiere a los noventa) sólo puede explicarse por una combinación de factores ideológicos, económicos y sociales que llevaron a este resultado. Indica que no todas esas causas tienen la misma importancia pero su suma resultó un obstáculo formidable en el camino de la industria. Para explicar que una primera causa es la añoranza de la clase alta tradicional por el pasado de riqueza que el país gozó durante el largo periodo de explotación de las ventajas comparativas del área agropecuaria. Señala que ese grupo social no aceptó nunca, y tampoco puede imaginar, que tal riqueza provenía de la prodigalidad de la naturaleza mucho más que de la presunta habilidad de sus ancestros. En cambio cree con firmeza que debe volverse al sistema que imagina como de economía abierta, exportación de productos primarios e importación de bienes industriales, aunque acepte con tono moderno ciertas modificaciones menores al modelo extremo. “La apelación continua a ese pasado imaginado como glorioso cimenta sus convicciones y afirma su unidad social”, sentencia Schvarzer.
Como si estuviera presente y hablara de la economía macrista, afirma que “ese proceso llevó a que la industria quedara huérfana de sus antiguos soportes; hoy no tiene protección del mercado interno, ni promoción oficial, ni ningún sistema de incentivos a sus proyectos y actividades. El ajuste, más la decisión de modificar de raíz la economía argentina, dejó poco o nada en pie de la antigua estructura; en lugar de corregir y adecuar la función de un sistema que no cumplía bien su función, se optó por eliminarlo”.
Acelerar la desindustrialización es la propuesta de Macri para su segundo mandato, que se deriva de su promesa de profundizar el actual ajuste ortodoxo. Ajuste que sería caótico porque se aplicaría en un escenario de crisis de la deuda y elevada inflación, ambos factores que se realimentan mutuamente. Es el proyecto de país que, por ahora, apoya un sector relevante del establishment industrial. La evidencia de los costos elevados de este sonoro derrumbe puede que lo induzca a modificar el aval al industricidio.
09 de junio de 2019
informe oficial sobre cumplimiento de Precios Esenciales

Son pocos productos y no hay muchos en góndolas

La cobertura disminuye a medida que los locales están en zonas alejadas de los centros, la reposición es lenta y existen faltantes. Para el Gobierno está todo bien.

El Gobierno informó que el plan de Precios Esenciales tuvo un grado de cumplimiento del 78,8 por ciento durante su primer mes de vigencia. Ese dato surge como resultado de 2800 relevamientos realizados en 30 ciudades de 13 distritos del país por parte de la Dirección de Análisis y Evaluación de Mercados de la Secretaría de Comercio Interior. Las ciudades relevadas pertenecen a las regiones de AMBA, PBA, Centro, Cuyo, Patagonia, Noroeste y Noreste. Sin embargo, otros relevamientos muestran números más desalentadores y entidades de consumidores advierten que el grado de cumplimiento declina a lo largo del día y es estructuralmente más bajo en las zonas menos visibles para el espectro de los medios de comunicación.
Precios Esenciales se puso en marcha el pasado 29 de abril como una forma de parte del Gobierno de mostrar algo de actividad frente a una inflación que en alimentos y bebidas está en el orden del 66 por ciento anual. El plan contempla 64 productos de la canasta básica cuyos precios estarían congelados hasta finales de octubre, o sea, hasta las elecciones. El Gobierno plantea una visión positiva que no es compartida por otros actores sociales. “En estas primeras semanas vemos un buen nivel de cumplimiento gracias al esfuerzo de los productores y de las cadenas. Se relevaron grandes centros urbanos”, dijo Ignacio Werner, secretario de Comercio Interior.
Desde la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires siguen de cerca este tema. “A pesar de que en la segunda y tercera semana se verificó una mejoría en el cumplimiento, en el balance del primer mes siguen existiendo fallas en lo relativo al stock y reposición de productos. Esto permite encontrar situaciones totalmente diferentes con establecimientos donde hallamos casi un total cumplimiento y en otros sólo había unos pocos productos. Por ejemplo, en el supermercado Changomás de General Pacheco (Tigre) estaban el 98 por ciento de los productos, pero sólo el 32 por ciento en el Carrefour de Balcarce”, indica el último informe.
El documento de la Defensoría bonaerense ofrece un detalle del cumplimiento por desagregado a nivel de productos: “En el 82 por ciento de los establecimientos recorridos no encontramos Leche Larga Vida Apóstoles, en el 62 por ciento faltaba alguna variedad de yogures y en el 52 por ciento no hay Arroz Primor ni Arroz Apóstoles. Tampoco encontramos Pan Rallado ni Rebozador Morixe en el 46 por ciento de los lugares visitados. Además, el 39 por ciento de los comercios no tenían stock de Fideos Regio en sus variedades Codito, Tirabuzón y Spaghetti; el 36 por ciento no tenía Yerba Ytacuá, ni Aceite de Girasol Primor, ni Harina Morixe 0000, ni Harina Morixe Leudante, ni Jardinera Arcor. Un escalón más abajo, en el 32 por ciento de los supermercados controlados no había Arroz Ala, Aceite de Girasol Cada Día ni Yerba Romance, ni Azúcar Domino”.
Desde una cadena de supermercados plantean que “hay problemas de abastecimiento con la leche, en especial la marca La Martona, que suele agotarse en el trascurso del día porque por debajo de ese precio no hay sustitutos y es un producto de alta rotación”. También se quejan de los niveles de entrega de Arcor y de Pepsico. Claudio Boada, director de la entidad Unión de Usuarios y Consumidores, considera que “el grado de cumplimiento es bajo”.
07 de junio de 2019
Niegan que haya un proyecto de integración monetaria entre Argentina y Brasil

El derrumbe del peso real

El Banco Central brasileño aclaró que no tiene en estudio avanzar en la implementación de una moneda única en ambos países. Tras la desmentida, Dujovne explicó que es una "idea" cuya implementación "no tiene plazo por ahora".

En Brasil no esperaron siquiera que Jair Bolsonaro dejara la Argentina para negar que exista un proyecto de integración monetaria entre ambos países, como se instaló ayer durante la visita del mandatario ultraderechista a Buenos Aires. La negativa descolocó a la gestión macrista que por vía del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, salió rápidamente a bajarle el tono al asunto.
"El Banco Central de Brasil no tiene proyectos o estudios en marcha para una unión monetaria con Argentina", dijo esa entidad monetaria a través de un comunicado. En el mismo texto señaló que "hay tan sólo, como es natural en la relación entre socios, diálogos sobre estabilidad macroeconómica, así como debates sobre reducción de riesgos y vulnerabilidades y fortalecimiento institucional".
El comunicado del Banco Central de Brasil va a contramano de lo que en el marco de la visita de Bolsonaro a la Argentina habían instalado funcionarios de los gobiernos argentino y brasileño: que se había empezado a hablar de confluir en una nueva moneda única, que se llamaría peso real. De hecho, al retirarse del hotel en el que descansó durante la noche en Buenos Aires, el mismo presidente de Brasil había dicho esta madrugada: "Dimos el primer paso para tener una moneda única."
Tras la desmentida del Banco Central de Brasil, Dujovne salió a enfriar el proyecto de moneda común entre la Argentina y Brasil al sostener que "no tiene un plazo por ahora". "Es un proyecto que venimos conversando con Paulo Guedes. Por ahora es una idea que compartimos", apuntó el funcionario y explicó que "la Argentina y Brasil deben integrarse más, abrir su economía".
El ministro de Hacienda no estuvo ayer en Buenos Aires durante la visita de Bolsonaro porque participa de la reunión de ministros del G20 en Japón. Desde allí dijo, en declaraciones a radio Mitre, defendió la idea de la moneda única para Argentina y Brasil. Argumentó que ambos países están “expuestos a los mismos shock externos” y que con el peso real tendrían “mayor estabilidad y comercio”.
Por otro lado, sobre las recientes críticas a la economía argentina que hizo la jefa del FMI, Christine Lagarde, el ministro dijo entender que "se refería a una reducción más lenta de la inflación” y defendió su gestión: “El proceso se está verificando, está bajando pero más lento.”
06 de junio de 2019
Caída de la demanda y reemplazo por segundas marcas

Derrapa el consumo y surgen “marcas de crisis”

Con la caída de la demanda, antes de que el público abandone “el hábito de consumo”, las propias marcas líderes impulsan marcas más económicas. Cómo opera el “marketing de la crisis”

La crisis económica está generando importantes modificaciones en los hábitos de consumo, entre los que se destaca el corrimiento desde las llamadas “primeras marcas” hacia otras opciones más económicas y, finalmente, el “abandono de la categoría”, como denominan en la jerga suspender la compra de determinada línea de producto. Este fenómeno se verifica más asiduamente en rubros como indumentaria, juguetes, electrónica y muebles, pero también afecta al consumo masivo, que se compone de productos que se vinculan al consumo cotidiano y cuyas compras tienen más resistencia a los cambios en el nivel de ingreso. En este contexto, también crece en las canastas de consumo el peso de la marca propia de los supermercados.
En el cuadro de derrape del consumo masivo, la consultora Kantar división Worldpanel midió hasta el año pasado una suba acumulada de las ventas de segundas marcas durante seis trimestres consecutivos, mientras que las primeras marcas tienen profundas caídas. La contracción en volúmenes es generalizada, pero las grandes empresas, que operan en todos los niveles del mercado, readecúan sus estrategias para no vender menos sino distinto.
“El consumidor cuida más su presupuesto porque los gastos fijos representan una proporción más alta de sus ingresos. Las marcas son muchas veces garantía de que un producto va a funcionar y además siempre hay categorías y productos en donde a las marcas se les da una importancia mayor. En el último tiempo hemos visto un crecimiento de marcas que tienen un precio más económico. En cuidado del hogar, la marca Granby tenía baja participación de mercado hasta hace dos años, pero cuando empezamos a potenciarla empezó a tener un crecimiento acelerado. En cuidado personal, marcas como Suave –tercera marca– o Sedal –segunda marca– están desempeñando un rol clave que le permite al consumidor sostener el consumo de la categoría. Para Dove –primera marca–, desarrollamos recargas económicas como una manera de ofrecer alternativas más accesibles”, explicó Laura Barnator, vicepresidenta de Ventas de Unilever Argentina.
Se espera que este año sea el cuarto consecutivo con caída de las ventas de consumo masivo medidas en cantidades. Así, Mauricio Macri habrá completado su primer mandato con un deterioro sostenido del poder adquisitivo de la población, cuyo reflejo es el decaimiento del consumo de artículos ligados a la canasta básica. En el primer cuatrimestre, el consumo masivo tiene una caída del 7,1 por ciento frente al año pasado según datos de la consultora especializada Scentia. Los peores números dentro de consumo masivo aparecen en bebidas, lácteos y panificados y productos de limpieza.
Un nicho con mejor desempeño que el promedio es el de las marcas propias de supermercados, segmento que lidera la cadena DIA. En tanto, Francisco Zoroza, director de Comunicaciones de Carrefour, explicó que “notamos un aumento de los productos de marca propia” y detalló que el mayor peso en la venta de ese universo de artículos en la operación local de la cadena francesa corresponde a latas de atún y de vegetales y en segundo lugar, arroz. Le siguen en importancia puré de tomate, rollos de cocina y leche.
En alimentos enlatados, la empresa líder de categoría es La Campagnola, del grupo Arcor, que justamente fue noticia semanas atrás por el cierre de su planta de la provincia de Mendoza. En arroz, la marca más valiosa del mercado es Gallo, de Molinos Río de la Plata, aunque la misma compañía cuenta con otras opciones para atender el mercado en baja, ya que produce el arroz Susarelli, con el cual ingresó al programa de congelamiento Precios Esenciales. En rollos de cocina, la marca líder Elite es propiedad de la firma Papelera del Plata, que también produce Rendipel, una marca mucho más económica. En tanto, en leche Mastellone no sólo produce La Serenísima, la más cara del mercado, sino también La Armonía y La Martona.
“Primero se ve que los clientes abandonan los productos líderes de cada categoría. Se mueven hacia segundas y terceras marcas y en algunos casos directamente abandonan la categoría. Eso se ve claro en perfumería y limpieza, en donde se deja de comprar el limpiador para la cocina y se reemplaza por lavandina. El 70 por ciento de los hogares está abandonando categorías básicas”, indicó a este diario Juan Pablo Quiroga, gerente de Relaciones Institucionales de Walmart Argentina. “El año pasado arrancamos con las marcas propias representando el 12 por ciento del total de ventas y ya estamos en el 18 por ciento. Hay una tendencia general de caída en los volúmenes, pero la marca propia cae menos. El contexto hace que el cliente se anime a probar y que abandone las primeras marcas”, completó Quiroga.
06 de junio de 2019
Las consecuencias del ajuste de Macri: la UCA advierte que la pobreza infantil alcanzó el 51,7% en Argentina

El último informe había arrojado un 44%, lo que significa un crecimiento del 7,7%. La inseguridad alimentaria total pasó del 21,7 al 29,3%.

La pobreza infantil alcanzó el alarmante 51,7% mientras que la inseguridad alimentaria total (reducción de dieta o hambre por motivos económicos) pasó del 21,7 al 29,3%, en base a los datos de 2018. Así lo informó el último informe del Barómetro de Deuda Social de la Infancia de la Universidad Católica Argentina. En la anterior edición, la cifra había sido del 44%, lo que representa un aumento del 7,7%.
Además, el 14,9 por ciento de los chicos de entre 2 y 17 años -1,6 millones- no realiza al menos una de las cuatro comidas diarias y la última alimentación del día es la más frecuentemente salteada, dado que el 7 por ciento no la ingiere.
El informe "Infancias. Progresos y retrocesos en clave de desigualdad" elaborado por el Observatorio de la Deuda Social reveló además que el 37 por ciento de los chicos (4,1 millones) recibió una alimentación con déficit de al menos un nutriente esencial en 2018, lo que representa un aumento de 6,6 puntos porcentuales respecto al año anterior, cuando esta problemática afectaba a sólo el 30,4% de los chicos: "De 2017 a 2018, casi 900 mil chicos más tienen déficit de al menos un nutriente".
En cuanto al tipo de nutriente faltante en la estadística correspondiente al último año, el 14,5% de los chicos registró carencias de carne, pollo y pescado; el 22,6 de fruta; el 20.7 de verduras y el 9,9 de lácteos.
Al analizar la inseguridad alimentaria, es decir, población infantil que redujo su dieta o pasó hambre por problemas económicos en el último año, el informe muestra que los chicos que pertenecen al estrato socioeconómico "muy bajo" tienen 13 veces más chances de no cubrir sus necesidades alimentarias que los que pertenecen al sector "medio alto" y esa brecha sufrió un incremento respecto a 2017, cuando era de 11,4 veces.
La incidencia de la inseguridad alimentaria total o extrema -experiencia de hambre- es mayor entre los niños de 0 a 12 años, los que viven en hogares extensos y monoparentales, los que se sostienen con fuentes de trabajo marginales u obrero y los que viven en el conurbano bonaerense.
Los niños y adolescentes con problemas de acceso a la alimentación, es decir, que viven en hogares que redujeron su dieta o pasaron hambre "por problemas económicos", se incrementó un 35% entre 2017 y 2018, afectando hoy a tres de cada 10 chicos de entre 0 y 17 años (unos 3.4 millones), la cifra más elevada en los últimos ocho años, según el nuevo informe de la Universidad Católica Argentina (UCA).
El informe "Infancias. Progresos y retrocesos en clave de desigualdad", elaborado por el Observatorio de la Deuda Social, reveló además que la pobreza infantil trepó del 44 al 51,7% en ese período en que, por otro lado, descendió un 20% el número de niños en viviendas con problemas de saneamiento sin agua corriente o cloacas -cuatro de cada diez, el número más bajo de toda la década- y mejoraron también los indicadores de déficit educativo.
"El riesgo alimentario se incrementó de modo significativo en los niños: esto quiere decir que viven en hogares que tuvieron que bajar sus consumos alimentarios por problemas económicos", aseguró Ianina Tuñón, investigadora de la UCA y responsable del informe. "En general en esos hogares los primeros que dejan de acceder a esos alimentos son los adultos: las mujeres primero, los hombres después para finalmente ser los niños", agregó.
05/06/2019
Desde que asumió Macri, se fugaron del país u$s 133.313 millones

La cifra, que dio a conocer el Observatorio de la Deuda Externa, representa el 71,2% de toda la deuda externa contraída por la Argentina en la administración Cambiemos.

Un estudio del Observatorio de la Deuda Externa (ODE), dependiente de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET) arrojó que se fugó el 71,2% de toda la deuda externa contraída por la Argentina en la administración Cambiemos. Es decir, salieron del país unos 133.313 millones de dólares.
El estudio, dirigido por el economista Arnaldo Bocco, indica que el 85,6% de toda la deuda contraída por la Argentina en el período analizado fueron colocaciones únicamente del Tesoro Nacional, por un total de 160.288 millones de dólares.
Además, a partir de abril de 2018, la gestión de Cambiemos se volvió absolutamente dependiente del FMI y que los recursos se esfuman por el impacto de la fuga de divisas. La pérdida de reservas acumulada desde que el gobierno argentino firmó el programa stand by con el Fondo (junio de 2018) alcanza los 32.388 millones de dólares, lo que equivale al 82,6% del total desembolsado por el organismo.
El documento del ODE informó que de la cifra de la deuda total, que en tres años y cinco meses la Argentina tomó deuda por un total de 187.298 millones de dólares, el 82,3% son colocaciones en moneda extranjera y el 17,7 por ciento en pesos.
"Frente a la corrida contra el dólar, que sólo se puede esperar que se profundice en los siguientes meses, la pérdida de Reservas se torna preocupante: el riesgo de no poder afrontar los pagos de la deuda externa se acrecienta", aseveró Bocco.
A lo largo de la gestión de Cambiemos, la salida neta por la cuenta Utilidades y dividendos sumó 6.875 millones de dólares. Por Turismo, se fueron del país 24.033 millones más de los que entraron. Finalmente, la cuenta de Intereses de la deuda le dejó al país un saldo negativo de 34.020 millones de dólares. Acumulando estos tres conceptos con la cifra de 68.385 millones de dólares por Formación de Activos Externos, se llega a un valor global de 133.313 millones de dólares, que es lo que se fugó o se debió pagar al exterior por imperio de la actual política económica.
04 de junio de 2019
Pese a las promesas de recuperación, la actividad cayó 6,7 por ciento en abril

Más de un año en recesión económica

La crisis no tocó piso, según un estudio de la Fundación Germán Abdala, que reporta una leve baja en abril también respecto de marzo. En el cuatrimestre la caída es del 6,6 por ciento.

La actividad económica no muestra señales de recuperación y en abril registró una contracción del 6,7 por ciento respecto de doce meses atrás. Las cifras elaboradas por el Instituto de Trabajo y Economía (ITE) de la Fundación Germán Abdala acumularon un desplome del 6,6 por ciento durante el primer cuatrimestre del año. El indicador mensual sin estacionalidad, por su parte, arrojó en abril una caída de 0,1 por ciento frente a marzo. “La economía ya lleva más de un año sin poder salir de la recesión. La dinámica de abril refleja un escenario en el cual casi todos los indicadores se encuentran en terreno negativo”, expresa el informe del ITE.
La contracción estimada por los investigadores del instituto contrasta con el publicitado diagnóstico oficial sobre la existencia de una incipiente reactivación. Las mismas estadísticas del Indec habían dado por tierra con ese relato: en marzo la actividad económica mostró una caída interanual del 6,8 por ciento. Fue el peor registro desde diciembre cuando había sido de 7 por ciento y luego de haber tocado el record de Cambiemos en noviembre previo, con una contracción de 7,3 por ciento interanual. Durante marzo el desempeño de la industria manufacturera, con un retroceso interanual del 13,2 por ciento, y del comercio, con un deterioro de 14,6 por ciento, explican las cifras globales y desarticulan el relato oficial sobre la recuperación económica. Las estimaciones privadas evidencian que esa dinámica no se interrumpió en abril.
“La recesión no parece haber tocado el piso”, sostiene el reporte del ITE que ofrece un anticipo para las estimaciones oficiales (las cifras del Indec recién se difunden a fin de mes). La merma del 6,7 por ciento interanual en abril está explicada por caídas en la mayoría de sus componentes. Con la excepción de las cantidades exportadas, que crecieron 4,6 por ciento en abril, el resto de los datos utilizados como insumo profundizó su caída. Sobresalen las caídas en préstamos comerciales, que se desplomaron un 31,5 por ciento, y las cantidades importadas, que se retrajeron 28,5 por ciento. Los dos elementos están afectados por la incertidumbre financiera. Las altas tasas de interés arrasan sobre los créditos y la devaluación experimentada en el año bloquea las importaciones. En ambos casos, el deprimido mercado interno amplifica el impacto financiero y cambiario.
Otro elemento del Indice de Actividad Económica que evidencia el impacto de la crisis sobre la demanda son las ventas minoristas informadas por CAME. El rojo del 13,4 por ciento marcó la decimosexta caída consecutiva del indicador, que para el primer cuatrimestre del año acumuló un descenso del 12,1 por ciento. La entidad empresaria informó que “las ventas en abril se mantuvieron muy quietas, incluso las ofertas agresivas tuvieron poco atractivo y hubo muchos comercios liquidando mercadería al costo, con descuentos de hasta 60 por ciento que absorbieron completamente los empresarios frente a las urgencias de liquidez. Pero los compradores no aparecieron”.
También marcó un retroceso la recaudación de la seguridad social en términos reales. La baja del 14,2 por ciento estimada por el ITE expresa el proceso de destrucción de empleo, ausencia de recomposición salarial y precarización laboral que impacta sobre el dinamismo de la actividad económica.
A contramano de los registros oficiales y alternativos, en el Palacio de Hacienda insisten que la economía muestra señales de recuperación. Apelan a estimaciones optimistas como la difundida por la consultora Orlando Ferreres & Asociados que proyectó para abril una caída de 1,5 por ciento interanual y una mejora mensual sin estacionalidad del 1 por ciento. “Salimos de la zona de caídas de 5 por ciento. Pensamos que en abril la economía retomó el camino que había perdido en marzo. Vemos marzo como un fenómeno transitorio. Pensamos que secuencialmente vamos a ir viendo crecimiento a lo largo del año”, expresó el lunes el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. El optimismo oficial es compartido con el FMI, que en su último reporte sobre el país limitó el impacto recesivo del programa de austeridad. El informe difundido en abril revela que la contracción esperada en el nivel de actividad es de 1,2 por ciento para 2019, un recorte en la caída de 0,5 puntos porcentuales frente a los pronósticos de diciembre. Los técnicos del organismo esperan que la mejora provenga de una reactivación del mercado interno aunque las estadísticas oficiales colisionan con sus pronósticos.
Dujovne rechaza reestructurar la deuda pero no descarta renegociar con el Fondo

Con privados no, con el FMI sí

El Ministerio de Hacienda rechaza una reestructuración de la deuda con acreedores privados pero considera viable una renegociación con el Fondo Monetario Internacional. “Si en 2021 Argentina quiere tener un nuevo programa con el FMI de manera tal que los pagos netos sean más bajos, bueno, es una conversación que está disponible”, expresó el ministro Nicolás Dujovne. Durante una entrevista donde volvió a referirse a una economía en recuperación con mejoras salariales, el funcionario reivindicó el aporte del organismo multilateral: “Sin el Fondo el ajuste hubiera tenido que ser mucho más rápido”.
El próximo gobierno enfrentará durante su mandato vencimientos de capital e intereses en moneda extranjera por un total de 149.000 millones de dólares. Al principal acreedor individual del país, el FMI, le corresponden 1 de cada 3 dólares de los pagos de deuda que deberá cancelar quien asuma el 10 diciembre. “La Argentina no tiene que reestructurar su deuda”, consideró Dujovne en la entrevista concedida al diario El Cronista. “Veo el futuro, en términos financieros, con mucho optimismo”, expresó el funcionario.
La estrategia oficial para evitar extender los plazos de repago de la deuda con el Fondo es el ajuste fiscal y la reapertura del mercado voluntario de deuda. “Si tenemos mucho acceso al mercado, y logramos converger a una posición fiscal muy sólida, probablemente repaguemos los fondos que nos desembolsaron con el stand-by y no necesitemos uno nuevo”, sostuvo al reiterar el compromiso con el programa de austeridad.
El funcionario no vinculó la incertidumbre financiera y la volatilidad cambiaria al programa económico implementado por Cambiemos sino al “riesgo político”. Para Dujovne, “cómo impacta el orden de las fórmulas, si Cristina Fernández, o cuál de los Fernández va a adelante no cambia el hecho de que somos el futuro y la oposición representa las políticas del pasado”. Por eso señaló que “hasta que los mercados no estén seguros de que las políticas que estamos llevando adelante son las que se van a mantener en el futuro, el riesgo político va a seguir influyendo en la economía”.
“No hay un uso de reservas con fines electorales, de ninguna manera. Los únicos dólares que estamos vendiendo son los necesarios para hacer frente al programa financiero en pesos”, indicó el titular del Palacio de Hacienda al defender la sostenida caída de reservas.
Los contactos entre Alberto Fernández y Sergio Massa

A la expectativa de un acuerdo

Retomarán el contacto probablemente hoy. Cerca de Alberto Fernández se quejan de que Sergio Massa no define qué quiere hacer.

Alberto Fernández viajará hoy a Uruguay para mantener un encuentro con el ex presidente José “Pepe” Mujica y recién luego se pondrá en contacto con Sergio Massa para explorar alguna nueva posibilidad de acuerdo. Así lo adelantaban en su entorno, donde también aseguraban que ayer, luego del congreso del Frente Renovador en Parque Norte, ya había existido una comunicación entre ambos. Que en realidad hablan a diario y que si hasta ahora no pudieron llevar a buen término una negociación es por la sinuosidad de Massa, que sostiene una cosa en privado y actúa de otra manera en público, y que no termina de saber bien qué es lo quiere. En el Frente Renovador entendían que con el documento de ayer habían hecho un gesto decisivo, que ahora le tocaba mover al sector de los Fernández. “Si ya los invitamos a sumarse de todas las maneras posibles, ¿qué más quieren que hagamos?”, respondían cerca del ex jefe de Gabinete.
Según cuentan en este sector  –el que promueve el “Frente Patriótico” con la fórmula Fernández-Fernández–, el martes pasado estaban muy cerca de poner todas las cartas sobre la mesa y llegar a una resolución. Alberto Fernández se reunió ese día con dos delegados del massismo, el ex ministro Juanjo Alvarez y el diputado Raúl Pérez. Pero mientras avanzaba la charla les llegaron las imágenes de lo que sucedía en Córdoba, donde Massa ratificaba que participaría de las PASO en Alternativa Federal para dirimir la candidatura presidencial. Los representantes massistas no supieron explicar la situación y la reunión terminó ahí.
Todo indica que esa reunión del martes pasado en Córdoba será recordada como un absurdo. Supuestamente se ratificó todo lo que apenas dos días después quedó en la nada. El gobernador cordobés Juan Schiaretti hoy empieza sus vacaciones. “A mí los cordobeses me eligieron para que me ocupe de la provincia, no para hacer campaña electoral nacional”, avisó ayer, adelantándose a lo que se venía. Alternativa Federal se va disolviendo en el aire, donde ahora sólo se mantiene como candidato el salteño Juan Manuel Urtubey, mientras circulan las versiones que lo ubican en una posible fórmula acompañando a Mauricio Macri.
“No me entendés, estoy preparando el terreno”, fue la explicación de Massa cuando le reprocharon su participación en ese encuentro mientras mandaba a dos negociadores con Alberto Fernández. “No podés tratar de quedar siempre cubierto y jugar a dos bandas. Te tenés que poner de acuerdo y resolver qué querés hacer”, le habría reprochado el ex jefe de Gabinete. Ayer, según la misma versión, retomaron el contacto después del discurso en Parque Norte. “¿Viste que no te fallé, que lo iba a hacer?”, se jactó el líder del Frente Renovador. “No dijiste nada, sólo que querés formar parte de un frente opositor. Pero también decís que frente opositor es Alternativa Federal y que también somos nosotros. De nuevo te digo, tenés que resolver qué querés hacer”, le respondió Alberto Fernández. Intercambiaron un par de frases más y quedaron en seguir el diálogo hoy, luego del viaje a Uruguay.
En el entorno de Alberto Fernández aseguran que ya exploraron todo el abanico de posibilidades de acuerdo. Por ejemplo, que compitiera como precandidato presidencial en las PASO, pero que Massa se negó. Pretendía que Cristina Kirchner se bajara también de su postulación a la vicepresidencia, algo inviable. Entonces le propusieron que fuera el candidato a gobernador en la provincia de Buenos Aires. Massa también lo rechazó, en más de una ocasión dijo que se había preparado para ser presidente y que no le interesaba la gobernación, un cargo venenoso para cualquier dirigente con aspiraciones de llegar a la Casa Rosada. Rápidamente, Cristina Kirchner buscó cortar las especulaciones al subir a las redes la foto de Axel Kicillof y Verónica Magario, horas después oficializada como la fórmula para la Provincia. Otra oferta fue la de encabezar la boleta de candidatos a diputados en la Provincia, pero Massa tampoco se mostró interesado.
En uno de los diálogos que mantuvieron luego del lanzamiento de Alberto Fernández, el líder del Frente Renovador incluso deslizó la posibilidad de colaborar con su gestión en caso de que triunfara. Pero, ante una consulta, aclaró que eso no quería decir que pretendía incorporarse al gabinete. Por eso consideran que las posibilidades de cargos ya están agotadas, no hay más ofrecimientos para hacer. Massa debe tomar una decisión.
En ese sentido, resaltaban lo que deslizó Massa en su discurso: la chance de bajar su candidatura para favorecer la unidad. Hay quienes le acercaron ese consejo. Que deje pasar esta oportunidad para reinventarse en los próximos años y tratar de recuperar la confianza de la dirigencia política y del electorado en el próximo turno presidencial. Las encuestas marcan que su precandidatura no subió prácticamente nada desde que se lanzó al ruedo.
Pero si todavía queda ese gran salto por dar, en cambio en la provincia de Buenos Aires parece estar todo encaminado para avanzar en la unidad. Los intendentes y dirigentes del Frente Renovador le aseguraron a la conducción del PJ que si Massa no se pliega al armado, ellos sí lo harán. Ese camino ya está avanzado.
Lo que deja el plan del FMI: 268.000 empleos destruidos en un año y peores salarios

Marzo cerró con 268.000 empleos registrados menos que un año atrás. Los salarios acumulan una caída de 11 %. Son efectos de la corrida cambiaria de 2018 y del plan de Macri y el FMI.

En marzo el hundimiento de la actividad económica volvió a tomar envión, y lo mismo ocurrió con la destrucción de empleos registrados. De acuerdo a lo informado este jueves por el Ministerio de Producción y Trabajo, en marzo se perdieron un total de 268.300 puestos de trabajo respecto a igual mes de 2018 -sumado el sector privado y la administración pública-, lo que representó una caída de 2,2 % interanual. Solo en el sector privado hubo 207.700 trabajadores menos que en marzo de 2018, con un retroceso de 2,4 %. Estos datos surgen del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA).
En abril el panorama es aún peor, ya que de acuerdo a la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) que difundió este jueves la cartera de la que es titular Dante Sica, el empleo registrado privado cayó 2,6 % respecto del cuarto mes de 2018, con bajas en todos los estratos de tamaño de empresas y casi en la totalidad de los rubros analizados. El informe -que refleja el comportamiento del empleo registrado en empresas de 10 empleados o más en los principales aglomerados urbanos- precisó que la cantidad de trabajadores retrocedió en abril 1,7 % en el interior del país, mientras que en el Gran Buenos marcó una merma de 2,9 %.
"Pasaron cosas"... y siguen pasando
Los motivos del desplome del empleo no son ningún secreto. Hace un año comenzaba la estampida de los inversores que huían de los activos argentinos, empezando por las Letras del Banco Central (Lebac) y siguiendo por los bonos y acciones, al tiempo que empezaba una corrida contra el peso que llevó a un aumento de la cotización de 100 % en pocos meses. Entre marzo y octubre el Banco Central (BCRA) perdió USD 27 mil millones tratando de controlar el tipo de cambio, y las tasas de interés pasaron de 27 % en marzo a 74 % en octubre.
Con el salto del dólar se aceleró la inflación, que al día de hoy (abril) continua en 55,8 % interanual, con lo cual se desplomó el consumo. Con las tasas de interés por las nubes y la inestabilidad cambiaria, también se congeló la inversión.
A estos impactos recesivos se sumó el Acuerdo Stand-By suscrito entre el gobierno de Macri y el FMI a cambio de "asistencia financiera", es decir dólares frescos para que el país pueda seguir transfiriendo a los acreedores. A cambio de este préstamo, el Gobierno presentó un plan de brusco recorte fiscal: el compromiso fue pasar de un déficit fiscal primario de 3,9 % del PBI en 2017 al anunciado "déficit cero" este año, objetivo que cada vez menos analistas prevén que pueda cumplirse.
Como dijo crudamente el funcionario designado por el FMI para auditar a la Argentina, Roberto Cardarelli, "nos pidieron un programa de estabilización, no de crecimiento". No estaría teniendo éxito en estabilizar, pero sí en contribuir a que la economía continúe bien lejos del crecimiento.
El ajuste fiscal incluyó recortes en todas las partidas, con el objetivo de asegurar que el Estado tenga recursos disponibles para la única meta que importa al FMI: pagar a los acreedores. Salud, educación, obras de infraestructura, todo cae para cumplir con las metas de déficit. Para darnos una idea, en 2018 el Gobierno gastó en viviendas el equivalente a la edificación de 14 mil unidades de 2 dormitorios. El año anterior había gastado para construir el doble: 28 mil. Este año se presupuesto poco más de la mitad: es decir apenas lo suficiente para construir 8 mil viviendas.
La rebaja de gastos golpea de lleno en la prestación de servicios esenciales, e impacta en la actividad económica: en 2017 el modesto repunte de la actividad económica se debió en buena medida a la obra pública, que cayó un 50 % al año siguiente, y tiene una reducción equivalente este año.
Con la colaboración de la burocracia de UPCN, los salarios estatales son otra variable de ajuste. Cayeron todos los años de la administración de Cambiemos. Este año, con un acuerdo de 28 % en cómodas cuotas (¡cinco!), perderán nuevamente por goleada contra la inflación. También cayeron las jubilaciones y la AUH, gracias a la reforma en la movilidad votada en diciembre de 2017. Esta depresión del poder adquisitivo, equivalente a la registrada en el sector privado, se traduce en menos consumo. El frío polar de la actividad económica lo amplifica la austeridad fiscal.
Con el regreso de la inestabilidad cambiaria a finales de febrero de este año, y el retorno de las tasas de interés a niveles de 70 % definidos por el BCRA para controlar al dólar, la actividad económica volvió a mostrar que no alcanza piso. Lo mismo vale para la destrucción del empleo.
Hachazo a los salarios
Las malas noticias suelen venir acompañadas. Este jueves el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos informó que el Índice de Salarios aumentó 4 % en marzo y acumuló un incremento de 37,2 % en los últimos 12 meses. En el tercer mes del año, los precios marcaron un aumento de 4,7 % y un acumulado de 54,7 % en 12 meses. La cuenta da pérdida drástica para los salarios, de 11 % respecto de un año atrás. El ministro de Hacienda Nicolás Dujovne, había asegurado a comienzos de este año que en diciembre los salarios dejaban de perder contra la inflación. Los datos no paran de desementirlo.
El deterioro del salario no es un "daño colateral" del programa del FMI, sino una de sus piezas centrales. Juega un rol fundamental para el objetivo de equilibrar las cuentas externas (que el país pierda menos dólares en todo lo que no sea pagar deuda) que persigue el FMI. Como señalan Ramiro Albrieu y Guillermo Rozenwurcel en un reciente artículo, “el grueso del ajuste del gasto doméstico tendrá lugar a través del consumo interno, por la simple razón de que este representa más de dos tercios de la demanda agregada”. Agregan que “durante un período más o menos prolongado la caída del consumo agregado será no solo relativa sino absoluta”. Concluyen que para esto se requiere “que los salarios nominales y otros ingresos fijos (en particular jubilaciones) crezcan por debajo del ritmo de inflación, de modo que su valor real se reduzca y limite el consumo de esos sectores”.
Salir del Fondo
Toda la acumulación de datos abrumadores sobre el panorama de la economía que conocemos diariamente, son el resultado de un ajuste del que estamos viendo apenas las primeras etapas. Es un programa destinado a cumplir con los usureros de la deuda a costa del hambre y la sed de los argentinos, como en los tiempos de Nicolás Avellaneda, que hizo la misma promesa en 1875. Con el descontrol en todas las variables macroeconómicas que no para de profundizarse y una deuda pública verdaderamente impagable, no pueden ni siquiera asegurar esos objetivos. Pero lo que está fuera de duda es que, si no derrotamos este programa de Macri y el FMI, sostenido con el apoyo de los gobernadores y con certificado de continuidad otorgado también por los economistas de Alberto Fernández, los padecimientos para los trabajadores y los sectores populares no tienen fin a la vista.
Temas de debate I Las consecuencias que traerá el acuerdo con el FMI

El que sigue que pague la cuenta

El próximo gobierno tendrá que devolverle al Fondo un 90 por ciento de la deuda que contrajo Macri, sin saber con cuántas reservas contará al comienzo de su mandato.

En 2018 la gestión de Cambiemos llevó a la Argentina a contraer una innecesaria deuda con el FMI, lo cual dejará una pesada herencia de compromisos fiscales y condicionamientos políticos. El préstamo de 57.000 millones de dólares es el más grande en la historia del organismo, pero no es el primero para la Argentina.
El modelo base del Fondo en los sucesivos acuerdos alcanzados a lo largo de la historia ha sido la corrección del déficit externo por medio de la liberalización comercial y cambiaria en el marco de un ajuste fiscal y monetario. Independientemente del modo en que se formularon sus exigencias, los esfuerzos por alcanzarlas produjeron un deterioro de las condiciones de vida. Y más allá de las cuestiones macroeconómicas, cada programa hilvanó una historia de penosas reformas estructurales.
Con estos antecedentes, ¿por qué la Argentina acudió al FMI? Lejos de las excusas de Cambiemos (“el mundo se nos cayó encima”) la vuelta al Fondo fue un daño autoinflingido por la desregulación cambiaria y el endeudamiento público.
A pesar de que en la campaña electoral de 2015 el macrismo había prometido reducir el déficit fiscal, desde que asumió y hasta 2018, lo incrementó. Lo que sí cambió fue la composición de ese déficit: se eximió de impuestos a los sectores de mayores ingresos y se ajustó a los sectores más vulnerables.
El déficit con sesgo pro-rico se financió principalmente con emisiones de títulos adquiridos por acreedores privados externos. Esa afluencia de dólares de la deuda permitió resolver (de modo temporario) las necesidades de divisas de un sector externo que había sido completamente desregulado.
La sobreexposición de los fondos de inversión a los activos argentinos derivó en una abrupta salida de capitales que desestabilizó el tipo de cambio y el nivel de precios. Luego de perder un 21 por ciento de las reservas del BCRA en un mes, el presidente Macri acudió al FMI sin atinar a medidas de regulación de un sector externo en crisis y sin consideración por la historia de relaciones entre el Fondo y la Argentina.
El primer acuerdo con el FMI en la era Cambiemos fue por 50.000 millones de dólares, con 65 por ciento de desembolsos en su administración y 35 por ciento en la siguiente, destinados mayormente a reservas. El segundo acuerdo amplió el total a 57.000 millones de dólares, incrementó los desembolsos durante el gobierno de Macri al 90 por ciento y extendió su uso a fines presupuestarios. La última novedad fue la autorización, fuera de los términos del acuerdo, para vender dólares que financiarán la fuga en un mercado cambiario desregulado. Las reservas se van, pero la deuda queda. El próximo gobierno tendrá que devolver un 90 por ciento de la deuda contraída, sin saber con cuántas reservas contará al comienzo de su mandato.
Las condiciones fiscales y monetarias restrictivas del acuerdo, que incluyen una meta de superávit primario del 0,5 por ciento del PBI en 2020, obstaculizarán el crecimiento y la generación de recursos que permitan pagar la deuda.
El desmedido endeudamiento limitará además un eventual uso inteligente del instrumento. Al margen de los dogmas, el crédito externo puede ser una decisión financiera adecuada si se aplica a usos que permitan incrementar las exportaciones o reducir las importaciones.
El próximo gobierno tendrá que lidiar con vencimientos de deuda extraordinarios en pleno intento de estabilizar una economía en riesgo de espiralización. A pesar de la caída de importaciones por la crisis, la sangría financiera de divisas se mantiene y la carrera de postas entre inflación y tipo de cambio se acelera.
En su diagnóstico de la situación argentina, el Fondo recomendó reformas estructurales en materia previsional, laboral y monetaria, que luego no incluyó al momento de formalizar los términos del acuerdo. El gobierno se ahorró un motivo adicional de desestabilización de la situación política. Es una incógnita si el acreedor las exigirá cuando el cronograma de vencimientos apure negociaciones sobre los términos del acuerdo. La trayectoria de las reformas estructurales en la Argentina muestra la gravedad de tropezar otra vez con la misma piedra.
El 73 por ciento de la población redujo su consumo en recreación

Comer afuera e ir al cine ya es un lujo

Los datos surgen de una encuesta realizada en el Area Metropolitana de Buenos Aires. También hay recortes en ropa, alimentos y medicamentos.

La pérdida de poder adquisitivo impactó de lleno en los niveles de consumo de la población. Una encuesta del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) y Proyección Ciudadana reveló que el 73 por ciento de los ciudadanos redujo sus salidas recreativas en el Área Metropolitana de Buenos Aires, siendo el rubro que más retrocedió en un escenario de caída generalizada que también incluye ropa y calzado, alimentos, combustible y medicamentos.
El análisis por segmento socioeconómico muestra que el 53 por ciento de la clase alta redujo sus salidas. Entre la clase media ese porcentaje trepa al 69 por ciento y en la clase baja al 77 por ciento. Si se analiza por región, el retroceso es mayor en el Conurbano donde llega al 78 por ciento en la zona oeste frente a una disminución del 68 por ciento registrada en la Ciudad de Buenos Aires.
El segundo rubro más afectado por la crisis es ropa y calzado ya que el 69 por ciento de los encuestados declaró que redujo la compra de estos artículos, mientras que el 26 por ciento se mantuvo sin cambios. En el segmento socioeconómico alto la caída fue del 70 por ciento, entre la clase media del 64 y entre la clase baja también del 70 por ciento. Por región, se observa que la baja es mayor en el conurbano que en Capital Federal.
El podio de los recortes que aplican los hogares se completa con el rubro carnes ya que el 62 por ciento redujo su consumo y entre los sectores de menos ingresos ese porcentaje trepa al 67 por ciento.
La evolución de la caída del consumo puede ser explicada de manera secuencial: Una familia primero recorta sus gastos destinados a recreación, luego ajusta la cuenta destinada a indumentaria y si eso no es suficiente la poda llega a la comida. La crisis es tan pronunciada que los encuestados no solo recortan en carne sino también en gaseosas, lácteos y frutas y verduras. El 56 por ciento redujo los gastos en gaseosas, el 49 por ciento en productos lácteos y el 42 por ciento en frutas y verduras. Un caso excepcional resulta ser el de los fideos y el arroz, donde solo un 20 por ciento redujo sus gastos, que crecen porque actúan como sustitutos de carne y lácteos. También preocupa el rubro medicamentos ya que el 30 por ciento de los encuestados declaró consumir menos remedios, pese a que por lo general están asociados a tratamientos que no deben interrumpirse. La causa fundamental de estos recortes es la fuerte suba de los precios de los más consumidos se dispararon un 300 por ciento en promedio desde 2015.
Sube 40 centavos su cotización y también aumenta el riesgo país

El dólar abrió en alza

La cotización del dólar abrió la semana con un incremento de 40 centavos para alcanzar los 46,60 pesos en el segmento minorista. Componentes internacionales y locales alimentan la volatilidad cambiaria, en un mercado liberalizado donde quedaron escasos instrumentos para administrar las presiones. A los coletazos de la guerra comercial entre Estados Unidos y China se suman las novedades políticas locales: una nueva derrota electoral de Cambiemos y el anuncio de la fórmula presidencial que encabezará Alberto Fernández.
En tanto, en el segmento mayorista, donde operan los grandes jugadores por más de 1 millón de dólares, la divisa registraba un alza de 40 centavos, hasta los 45,40 pesos. El aumento inicial en el tipo de cambio comenzó a esbozarse antes de la apertura de la plaza financiera local.
Los bonos argentinos registraban leves caídas en los mercados internacionales que profundizaban el desplome experimentado a lo largo de las últimas jornadas. El índice de riesgo país comenzó el día con un nuevo incremento de 1,4 por ciento para tocar los 959 puntos básicos. El deterioro en las condiciones financieras argentinas no tuvo un correlato internacional. Ni Turquía ni Brasil registraron movimientos significativos en sus mercados.
La semana pasada las reservas del Banco Central cayeron 1117 millones de dólares para finalizar en 66.994 millones. El Directorio del FMI definirá en las próximas semanas el cuarto desembolso del préstamo por una suma cercana a los 5400 millones de dólares. Durante esa votación, el organismo que encabeza Christine Lagarde deberá respaldar además la modificación en la política de intervención cambiaria que habilitó la venta de divisas del crédito para intentar administrar la cotización del dólar. El Palacio de Hacienda espera que los fondos ingresen a la contabilidad nacional a comienzos de junio.
Sorprendentes declaraciones del ministro Dujovne sobre inflación y salarios

“La pérdida del poder adquisitivo se detuvo”

Pese a que el Indec reporta caídas sucesivas del salario desde mayo del año pasado, con una baja de 11,7 puntos, el jefe de Hacienda sostiene que los sueldos dejaron de perder.

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, se mostró conforme con la desaceleración que registró la inflación en abril y aseguró que en mayo y junio seguirá bajando. A su vez, sorprendió al afirmar que “ya desde hace varios meses la pérdida de poder adquisitivo se ha detenido”, pese a que las estadísticas oficiales lo desmienten. Según el Indec, los sueldos se mueven por debajo de la inflación desde mayo del año pasado, con 11,7 puntos porcentuales de diferencia, contando la leve recuperación de 0,2 punto que se produjo en enero. La información llega hasta febrero, pero luego de la suba de precios del 4,7 por ciento en marzo y 3,4 por ciento en abril, se descuenta que los sueldos han vuelto a ceder poder de compra. Dujovne estimó que “ahora que se están cerrando las paritarias vamos a tener varios meses de recuperación del salario real”. Cuando le preguntaron si es posible llevar adelante una política más redistributiva, respondió que no porque “entraríamos en una grave crisis macroeconómica”.
En una entrevista concedida el miércoles por la noche al canal La Nación +, el funcionario relativizó además el peso del endeudamiento y anticipó que si el Gobierno gana las elecciones avanzará con la reforma laboral y previsional. En relación a la inflación, Dujovne volvió a defender la política monetaria restrictiva que lleva adelante el Banco Central, aunque en el último año el índice de precios trepó un 55,8 por ciento, el mayor nivel desde 1991. “Este mes empezamos a ver una desaceleración, especialmente en el precio de los alimentos, lo cual es muy beneficioso para los que menos tienen”, afirmó el ministro. “Esperamos que la inflación pueda seguir bajando en mayo y que sea más baja en junio”, agregó.
Cuando le preguntaron si el Gobierno no debería haber limitado el aumento de tarifas a comienzos de año para evitar una nueva aceleración de los precios, el funcionario respondió: “Noso- tros tenemos una sábana muy corta. Necesitamos tener una situación fiscal sólida y si frenamos la corrección tarifaria enseguida nos vuelve el problema del déficit (primario). Durante el primer trimestre se concentró la mayor parte de la suba de tarifas de servicios públicos. Al igual que el año pasado y el anterior, en general se hacen en la primera parte del año. Eso tuvo una influencia en la aceleración inflacionaria que vimos en marzo”, reconoció.
La restricción monetaria que se aplicó para intentar frenar el dólar y los precios está teniendo un efecto devastador sobre la actividad económica, pero Dujovne consideró que la situación hubiera sido peor si Hacienda y el Banco Central no hubieran hecho lo que hicieron, algo imposible de comprobar. “El contrafáctico de no tener una política monetaria muy restrictiva habría que buscarlo en lo que hubiera ocurrido con el tipo de cambio sí se seguía depreciando, la inflación se aceleraba aún más y los salarios perdían más contra la inflación, lo cual hubiera generado un efecto muy grande sobre el consumo”.

–Pero los salarios perdieron 11 por ciento el año pasado –le retrucó su entrevistador.

–El año pasado, pero ya desde hace varios meses ese proceso se ha detenido. Desde hace varios meses los salarios están dando la batalla contra la inflación. Ahora que se están cerrando las paritarias pensamos que vamos a tener varios meses de recuperación del salario real.
De acuerdo al Indec, el índice de salarios de febrero subió 2,7 por ciento, contra una inflación del 3,8. En enero, en cambio, los salarios avanzaron 3,1 por ciento y el IPC, 2,9. Fue la única ganancia desde mayo del año pasado, cuando arrancó una sucesión de caídas abruptas que totalizaron 11,7 puntos desde entonces, descontada la mejora de enero. En marzo y abril de este año los sueldos habrían vuelto a caer, pero la información oficial se conocerá en las próximas semanas.

–¿Se puede hacer una política más distributiva ahora? –le preguntaron a Dujovne.

–Yo creo que no porque eso llevaría a una pérdida de confianza de los depositantes y de quienes financian a la Argentina y entraríamos en una grave crisis macroeconómica. Creo que lo que hay que hacer es seguir por el camino de corregir los desequilibrios.
Cuando le preguntaron sobre el creciente endeudamiento que viene llevando adelante el Gobierno, el ministro buscó relativizar el dato de un modo sorprendente.

–¿Cuál es la deuda hoy de Argentina contraída sobre el PIB y cuán gigante es?

–Hay distintas maneras de medirlo. Creo que el número relevante es la década que tenemos con el sector privado y los organismos internacionales porque luego hay un montón de deuda que nos debemos a nosotros mismos que es deuda que se deben distintas reparticiones del Estado. Si miramos la deuda con el sector privado y los organismos internacionales es cercana a 50 puntos del PIB, muy influido ese número porque esa deuda que no es intrasector público está casi toda denominada en moneda extranjera. La estamos midiendo en un momento de mucha depreciación del peso, pero si la tomásemos al tipo de cambio promedio del año pasado sería 35 por ciento. Siendo bien ácidos y tomándola con un tipo de cambio muy depreciado nos da el 50 por ciento del PIB, que es mucho menos que lo que tienen la mayor parte de los países del mundo.
Dujovne evitó descartar que vayan a seguir tomando deuda. “Si nosotros cumplimos con este programa con el cual convergemos al equilibrio antes de intereses y aumentamos ese resultado a un punto de superávit el año que viene y logramos seguir renovando la deuda, como estamos renovando con éxito en los mercados, la Argentina hoy no necesita financiamiento adicional”, sostuvo.

–¿Intentarían si tuvieran más plafón político, con el viento a favor de si ganan las elecciones, alguna reforma previsional, laboral y fiscal?

–Cuando sancionamos las reformas en 2017, luego de las legislativas, también intentamos sancionar una reforma laboral que estuvo a punto de pasar por el Congreso. La disidencia de una parte de la CGT frustró el pasaje de esa ley que hubiera sido muy beneficiosa para empleadores y empleados porque se hubiera podido generar mucho más empleo.

–¿Lo intentarían de nuevo?

–Es claro que si lo intentamos en su momento es probable que lo intentemos más adelante siempre y cuando logremos los consensos.

–¿Y la previsional?

–Cuando la Argentina sancionó la “reparación histórica” y el proceso de amnistía fiscal se comprometió a trabajar mediante una comisión en un proceso de reforma previsional que tiene que incluir en su discusión a los actores más importantes involucrados en esto. (…) La cuestión previsional es algo que los argentinos tenemos que discutir a luz de los cambios que se han producido en la demografía en el mundo y en la Argentina donde hay un envejecimiento natural de la población y la gente se retira a una edad más avanzada.
El superávit fiscal que oculta el impacto de la deuda

El ajuste detrás del maquillaje

El Gobierno presentó el superávit fiscal primario como un gran logro. Si se suma el pago de intereses, el rojo supera los 41 mil millones.

El Ministerio de Hacienda celebra el ajuste fiscal. Durante los primeros cuatro meses de 2019 se registró un superávit primario de 10.846 millones de pesos, gracias a una contracción cercana a los 20 puntos porcentuales en la capacidad de compra del gasto público, cuando entre enero y abril del año pasado se registró un rojo de 41.343 millones de pesos. La cartera encabezada por Nicolás Dujovne enfatizó que no se lograba un resultado fiscal primario positivo en el primer cuatrimestre desde 2011. El guarismo celebrado por el gobierno cambia de signo cuando se contemplan los pagos de la deuda. El déficit financiero registró un incremento del 34 por ciento. El deterioro se explica por la creciente cuenta de intereses que, corrida cambiaria mediante, escaló 104,7 por ciento en el cuatrimestre.
La celebración oficial ante el “superávit” fiscal primario equivalente al 0,1 por ciento del producto omite señalar que las cifras fueron alcanzadas mediante la implementación del programa de austeridad que acelera el deterioro en las condiciones de vida, retacea el financiamiento destinado a las jubilaciones  y paraliza la inversión pública. El eufemismo elegido por el Palacio de Hacienda para referirse al ajuste es el “esfuerzo fiscal”. Los colaboradores de Dujovne apuntan que la mayor parte del esfuerzo “viene de la contención de los gastos, en términos reales, los gastos primarios caen durante 17 meses consecutivos de caída real y acumulan una reducción real del 13 por ciento en el primer cuatrimestre”. A pesar del optimismo oficial persisten dudas entre las autoridades del FMI. Ante la incertidumbre exhibida por el organismo multilateral, el gobierno implementa medidas recaudatorias como el aumento en la tasa estadística (ver página 6).
Uno de los rubros más castigados por la poda oficial son las prestaciones sociales. El ítem más importante del gasto público registra un incremento interanual del 37,8 por ciento durante el primer cuatrimestre. Las jubilaciones y pensiones aumentaron incluso por debajo de esa marca. Con el alza del 36,5 por ciento, quedaron 19,3 puntos porcentuales por debajo de la inflación. La contención de la inversión estatal en el sistema previsional responde, fundamentalmente, al cambio en el mecanismo de movilidad jubilatoria. Como tras recibir el visto bueno del FMI el gobierno implementó un incremento del 46 por ciento en el monto de la Asignación Universal por Hijo, el ítem marcó un crecimiento de 102 por ciento.
Desde el Palacio de Hacienda indicaron que la sostenida escalada en el pago de intereses se explica por el impacto de la corrida cambiaria sobre los vencimientos en dólares. Durante el primer cuatrimestre se acumularon pagos de intereses equivalentes al 1 por ciento del PIB. Los funcionarios estiman que este año se destinará al pago de las obligaciones financieras un 3,2 por ciento del producto, tres veces más que antes del recambio de gobierno.
Durante los primeros cuatro meses del año los gastos de capital ascendieron 21,8 por ciento que revela un profundo recorte. La inversión pública en infraestructura educativa fue la más castigada con una caída nominal del 32,3 por ciento entre enero y abril. Fueron apenas 3409 millones de pesos que representa una poda de 1628 millones de pesos. También registró una contracción nominal de 5,8 por ciento la inversión en vivienda. Las obras en agua y alcantarillado, por su parte, marcaron un aumento de 18,9 por ciento. “Prácticamente un cuarto del gasto de capital del mes de abril fue pagado con financiamiento externo”, expresó Hacienda.
Abrazados a las tradiciones económicas ultraortodoxas y a contramano de la evidencia histórica, los funcionarios de Hacienda sostienen que “con un fisco equilibrado, podremos reducir la deuda, facilitar la lucha contra la inflación, reducir la tasa de interés y permitir un aumento de la inversión y del crecimiento”.
Inflación: Dujovne contradice a Macri y Sandleris y dice que "no es para festejar" un IPC de 3,4%

El ministro de Hacienda se refirió a los últimos números del INDEC.

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, reconoció hoy que "no hay nada para festejar con una inflación del 3,4%", como la que se registró en abril, y consideró que cuando se "disipe la incertidumbre política", ese indicador "será mucho más bajo".
No obstante, el funcionario resaltó que "lo importante es que después de la suba de tres meses (de la inflación) ahora haya empezado a bajar".
Dujovne comentó, en declaraciones a radio Mitre, que "la incertidumbre política está jugando un rol y la dolarización de portafolios impide que baje más rápido la tasa de inflación".
En ese sentido, estimó que "una vez disipada la incertidumbre política, vamos a tener una tasa de inflación mucho mas baja".
Por otra parte, el jefe del Palacio de Hacienda subrayó que el país tiene hoy "un tipo de cambio competitivo, tal vez el más competitivo que tuvo en muchos años".
"Tenemos un esquema de tipo de cambio flotante. Hemos logrado que el tipo de cambio se mueva muy parecido al resto de las monedas emergentes", enfatizó.
Y añadió: "tenemos una política monetaria muy sólida, muy restrictiva. El Banco Central no financia al Tesoro. Tenemos los precios relativos en equilibrio, ya no tenemos las tarifas atrasadas".
De ahora en más, dijo, "la incertidumbre juega un rol crucial.
Nosotros pensamos que en la medida en que pasen los meses, la incertidumbre política puede bajar si la sociedad va manifestando su intención de voto y -como nosotros creemos que va a suceder- Mauricio Macri será reelegido como presidente de la Argentina.
Pero también puede ocurrir el fenómeno inverso".
Además, el funcionario rechazó que durante el próximo período de Gobierno, se deba renegociar la deuda con el FMI.
"No es necesario. Si la Argentina quiere tener un programa de desembolsos adicionales, podría tener un nuevo programa. Pero si con el sector privado alcanza para hacer frente al pago de la deuda, no va a ser necesario un nuevo programa con el Fondo, una vez que termine el que tenemos", evaluó.
A su criterio, "la Argentina esta lista y en condiciones para volver a crecer, pero la incertidumbre política podría hacerlo un poco más lento".
El panorama económico según el presidente del BCRA

Sandleris dibuja su país imaginario

Festejó el último índice de inflación, que sigue siendo muy elevado, y que la tasa de interés sea altísima. Afirmó que el dólar está estable.

“Las fuerzas económicas que reducen la inflación están en marcha”. Así empezó este miércoles su conferencia de prensa el presidente del Banco Central Guido Sandleris. El funcionario celebró que la inflación de abril fuera del 3,4 por ciento para asegurar que el equilibrio fiscal, el tipo de cambio competitivo y los precios relativos sin distorsiones garantizan un proceso de desaceleración inflacionaria en forma sostenida. Las declaraciones resultan insólitas para aquel que sigue de cerca la gestión desde octubre del año pasado. El Central hace ocho meses que repite el mismo discurso sin éxito. La inflación era 46 por ciento interanual cuando se lanzó el plan de emisión cero. Ahora alcanzó un pico del 56 por ciento.
El titular de la autoridad monetaria presentó en su discurso una economía paralela. Planteó que el tipo de cambio se mantuvo estable desde el tercer trimestre del año pasado y que la suba de la divisa fue de 8 por ciento (pasó de 41,50 pesos a fines de septiembre a 45,00 pesos ahora). Estos números no dicen nada de la situación del mercado interno. La realidad se encarga de refutarlos. El Central en los últimos meses modificó en más de tres oportunidades su estrategia monetaria y cambiaria. Eliminó la zona de no intervención e incluso necesitó convencer al Fondo Monetario Internacional de tener autorización para poder vender divisas en la plaza cambiaria.
La volatilidad de la divisa este año fue realmente elevada. En los mercados de futuros se llegaron a operar para finales de 2019 a un valor superior a los 60 pesos y la tasa de interés que a principio de este año había bajado a 43 por ciento volvió a tocar un pico de casi 74 por ciento anual. Estos rendimientos en pesos vuelven inviable la producción y el consumo del mercado interno. Pero el presidente del Central se encargó de justificar la importancia de las tasas de interés elevadas. Mencionó que en los últimos 8 meses se mantuvo para los ahorristas un rendimiento real positivo. Se trata de la primera vez en 15 años que ocurre esta situación. “Debería ser la norma y no la excepción porque colabora en la estabilidad de la economía. Lo importante es que el ahorrista la gane a la inflación para fomentar las inversiones en pesos”, aseguró.
Las declaraciones de Sandleris parecen una broma de mal gusto. La Argentina se mueve con tasas elevadísimas y no consigue frenar las presiones cambiarias ni controlar el proceso inflacionario. Los bancos están obteniendo ganancias extraordinarias con el negocio de las Leliq pero los inversores dudan cada vez más de la sustentabilidad de esta deuda de corto plazo. Sandleris habla de un esquema macroeconómico ordenado que permitiría resolver el problema de precios de una vez por todas, mientras los consultores oficialistas y opositores coinciden que la estrategia macro del equipo económico sólo apunta a no explotar antes de octubre.
El Central celebró como un éxito su gestión en los últimos meses y aseguró que todo lo conseguido fue en un contexto internacional difícil. “El conflicto comercial entre Estados Unidos y China genera desafíos para las monedas emergentes”, dijo Sandleris. Aseguró también que la incertidumbre electoral de este año es otro fenómeno local que provoca tensiones. “Vamos a seguir trabajando para bajar la inflación. Elegimos avanzar en una política de fijar agregados monetarios en lugar de las metas de inflación porque no tenemos ancladas las expectativas y la prioridad es que se reduzca la volatilidad del tipo de cambio”. El funcionario aseguró que la entidad no adelantará su estrategia de intervención cambiaria y evitó referirse a la caída de casi 10 mil millones de dólares de las reservas en el último mes.
Jubilaciones: ¿cuál es el aumento que ofrece el gobierno?

Aumento jubilaciones junio 2019: será del 10,74% y acumulará un 23,8% en el semestre

Sin embargo, la inflación del período estará en un monto similar, por lo que tampoco este alo la clase pasiva recuperará poder adquisitivo.

Las jubilaciones, pensiones y asignaciones familiares aumentarán 10,74% a partir de junio, correspondiente al segundo ajuste anual, y alcanzará a 13,2 millones de personas, informó hoy la ANSeS. De esta manera, alcanzará un 23,8% en los primeros seis meses del año, cuando la inflación rondará ese mismo nivel, por lo que la clase pasiva no recuperaría poder adquisitivo.
El incremento favorece a más de 6,9 millones de jubilados y pensionados; más de 1,5 millones a Pensiones No Contributivas (PNC) y Pensiones Universales para el Adulto Mayor (PUAM) y más de 4,8 millones a Asignaciones Familiares (AAFF).
Con este nuevo aumento, la jubilación mínima pasará de $10.410,37 a $11.528,44 desde junio y la PUAM ascenderá de $8.328,29 a $9.222,75.
En los primeros tres meses del año, la inflación acumuló un 11,8% y se espera que el INDEC informe alrededor del 4 por ciento para abril, por lo que el acumulado del primer cuatrimestre estará por encima del 16%. Con esa tendencia, el IPC no debería superar un 6% acumulado en los dos meses que restan para que los jubilados puedan recuperar algo del poder adquisitivo perdido.
El ajuste anunciado por el organismo se suma al adelanto a cuenta del 46% de la Asignación Universal por Hijo y por Embarazo que el Gobierno habilitó en marzo pasado para paliar la crítica situación social.
Unos 3,9 millones de niños, niñas y adolescentes de 2,2 millones de familias hasta febrero de 2020 cobrarán $ 2.652 por cada hijo (a partir del cobro de marzo se vuelve a aplicar la movilidad trimestral).
La city alterada por la derrota electoral del oficialismo y la guerra comercial

El dólar sube y las reservas bajan

La caída de Cambiemos en Córdoba y el conflicto entre Estados Unidos y China derivaron en una jornada muy negativa. Argentina fue elevada a la categoría de “mercado emergente”.

El Banco Central no vendió dólares pero intervino con intensidad en el mercado de futuros para evitar un alza más fuerte de la cotización del billete verde, que trepó 40 centavos para terminar a 46,40. Esta suba de casi 1,0 por ciento en la primera jornada hábil de esta semana no fue mayor no sólo por esa participación del BC, sino porque el Banco Nación salió a liquidar dólares en la plaza cambiaria. En una economía local que ya tiene varios factores de perturbación propios, como el acelerado deterioro de Cambiemos como marca electoral, lo que quedó expuesto otra vez en la elección en Córdoba, se le ha sumado la inestabilidad proveniente de la disputa comercial entre Estados Unidos y China que está alterando a los mercados. En ese contexto, el Central continuó con sus licitaciones diarias de Letras de Liquidez, y en esta ocasión pactó tasas de casi el 72 por ciento anual, y con las subastas de 60 millones de dólares del Tesoro.
Con un volumen total operado en el mercado de cambios de 689 millones de dólares, el billete verde inició la jornada con una fuerte alza hasta rozar los 47 pesos, para terminar cerrando a 46,40 pesos. El Banco Central convalidó una baja de las tasas de las Leliq, siendo la promedio de 71,743 por ciento anual con un monto adjudicado de 195.711 millones de pesos. Desde el récord de 74,09 por ciento del pasado 2 de mayo, esa tasa de referencia disminuyó 2,3 puntos porcentuales. El stock total de Leliq suma 1,07 billón de pesos, que medido en divisas equivale a 23.733 millones de dólares, casi el 35 por ciento de las actuales reservas internacionales.
Una de las principales variables que operadores de la city han empezado a monitorear con especial dedicación es el monto de reservas brutas del Banco Central. El viernes había sido de 68.111 millones de dólares, y ayer se ubicó en 67.797 millones, retrocediendo 314 millones. En el mercado saben que esa no es la cantidad total de dólares disponibles para intervenir en el mercado, sino que las reservas libres no son más de 17 mil millones de dólares. Otros cálculos la estiman en un umbral más bajo, cercano a los 15 mil millones de dólares, luego de la caída de reservas de la semana pasada.
Como en cada una de las jornadas financieras hábiles de las últimas semanas el Banco Central ha perdido reservas, por casi 10 mil millones de dólares en total, el equipo económico está desesperado para conseguir líneas externas que permitan compensar parcialmente esa caída. Está negociando con bancos internacionales préstamos repo (contra garantía de títulos públicos). Entre las varias entidades que están siendo sondeadas, una de ellas es la británica Barclays, con cuyas autoridades el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, se encontrará a mediados del mes próximo. A la vez, están ansiosos por recibir dos nuevos desembolsos del FMI para engordar las reservas, el primero dentro de un mes por 5400 millones de dólares y otro por similar monto el 15 de septiembre próximo.
El mal clima financiero se trasladó a la plaza bursátil, con un saldo final negativo del índice de acciones líderes MerVal, de 3,2 por ciento. Las caídas de las bolsas fueron generalizadas por la tensión comercial entre las potencias económicas. Los índices bursátiles estadounidenses descendieron 2,5 por ciento el Dow Jones y 3,5 por ciento el Nasdaq. El castigo a los papeles empresarios coincidió con el día en que la compañía MSCI Inc. (de Morgan Stanley) incluyó al mercado argentino en la categoría de emergente. Este ascenso implicaría que fondos de inversión internacional estarían en condición de incorporar a sus carteras más acciones de empresas argentinas. Un reporte realizado por el banco JP Morgan estimó que el flujo potencial de compras adicionales de papeles sería de unos 1200 millones de dólares. Si la tendencia bursátil global es negativa, esos capitales no tendrían un efecto tan favorable en las cotizaciones como el esperado por los corredores de bolsa.
La fuga hacia activos seguros en un escenario conflictivo en el comercio internacional se reflejó también en el castigo a las cotizaciones de los títulos públicos, con retrocesos de hasta el 2,0 por ciento del Bonar 2024. El descenso de las paridades tiene su correlato en un alza del riesgo país, que se ubicó en 943 puntos. Este es un nivel que impide al gobierno emitir deuda en el mercado internacional, quedando conectado en términos financieros al pulmotor del Fondo Monetario Internacional.
El delegado del FMI se reunió con la CGT

El Fondo dice que no tiene miedo

Cardarelli se mostró despreocupado ante un eventual regreso de Cristina a la Casa Rosada.

La cúpula de la CGT recibió ayer en la sede de la Uocra al economista italiano Roberto Cardarelli, líder de la misión del FMI en el país. Los sindicalistas admitieron que la situación social empeoró en relación a la reunión con el Fondo que habían mantenido en febrero y durante la jornada de hoy el consejo directivo de la central obrera podría lanzar un paro general. Por su parte, en línea con el discurso del gobierno de Mauricio Macri, Cardarelli dijo que “lo peor ha pasado, el crecimiento debería mejorar y la inflación debería bajar en los próximos meses”. Ante la pregunta de si el FMI tiene temor por el posible retorno a la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner, afirmó que “nosotros no tenemos ningún temor de nada”.
Cardarelli aseguró además que “es demasiado temprano para sentarse a negociar el préstamo stand-by para el país”. En relación al encuentro con los sindicalistas, indicó que “tuvimos una reunión muy útil, como las otras veces”.
El enviado del Fondo está en Buenos Aires en el marco de la cuarta revisión trimestral por la cual el FMI se asegura que el gobierno esté cumpliendo las premisas para seguir con los desembolsos que prevé el acuerdo de la deuda. El condicionamiento del FMI pasa en primer lugar por el ajuste fiscal y monetario. Desde que el organismo internacional tomó las riendas de la economía argentina se registra un fuerte aumento del precio del dólar y con ello una notable aceleración inflacionaria, con consecuencias muy negativas en los niveles de pobreza e indigencia, además del proceso de crecimiento de la deuda externa.
A la salida de la reunión con la cúpula de la CGT, el ferroviario Omar Maturano dio por entendido que en la cumbre de hoy del consejo directivo la CGT llamará a un nuevo paro general.
En tanto, el italiano Cardarelli, líder de la misión de FMI en el país, aclaró que “es demasiado temprano para sentarse a negociar el préstamo stand-by para el país”. La consideración del economista del Fondo responde al cálculo que hacen especialistas de todos los signos políticos, incluidos los de la propia CGT, acerca de una seria dificultad de la economía nacional y en consecuencia del próximo gobierno para afrontar en los próximos años los vencimientos de deuda que se vienen para repagar el dinero que el FMI proveyó con el objetivo de asegurar que Mauricio Macri termine su mandato.
En la era Macri, el presupuesto en Ciencia cayó un 40%: "Formamos profesionales para que hagan crecer a otros países"

En 2015, la Argentina invertía casi $21 mil millones en el sector y este año fijó poco más de $13 mil millones. Al vaciamiento a la Ciencia se le suma un problema histórico: la falta de programas de integración de los investigadores en la industria.
Los científicos y becarios del Conicet llevan una lucha incansable desde hace al menos dos años y medio con cientos de protestas y marchas en reclamo de mayores fondos e inversión. Sin embargo, es sistemático el deterioro en la capacidad institucional de promover la producción, transmisión y transferencia del conocimiento.
Haciendo oídos sordos, la gestión de Cambiemos fue recortando el presupuesto al sector y el año pasado hasta suprimió el ministerio de Ciencia y Tecnología y lo redujo a secretaría. Pero esta semana, el apellido Simian se metió en la historia de la lucha de los científicos y volvió a poner en el centro de discusión la grave situación de los investigadores argentinos.
Salarios por debajo del nivel de pobreza, imposibilidad de renovar cargos, cesación de pagos de compromisos ya asumidos e imposibilidad de uso de herramientas de promoción del conocimiento son algunas de las dificultades que "con mucha tristeza e impotencia" vivencian mes a mes los científicos, tal como expresaron en diciembre último a través de una carta pública cinco de los ocho directores del Conicet. Una de las firmantes es Dora Barrancos, quien esta semana decidió renunciar al directorio.
Pero, por primera vez, el pedido de un científico obligó al Gobierno a salir a hablar del brutal ajuste que lleva adelante con la Ciencia desde 2016 y de forma ininterrumpida. No tuvo más remedio que admitirlo porque los números hablan por sí solos y desnudan el drama por el que atraviesan los científicos. Y este viernes el presidente Mauricio Macri recibió en su despacho a la bióloga Marina Simian, quien tuvo que recurrir a un programa de televisión para conseguir fondos que le permitan continuar con sus estudios de cáncer de mama que lleva adelante en la Universidad de San Martín.
En 2015, el entonces gobierno de Cristina Kirchner llegó a destinar casi $21 mil millones para ciencia e investigación. En 2016, ese monto se redujo a $17 mil millones; en 2018 cayó a $13 mil millones y este año, teniendo en cuenta una inflación anual de 23%, la cifra calculada para Ciencia es de $13.100 millones, según un informe de la Universidad de Avellaneda. Así, se espera que la caída final de 2019 sea más abrupta puesto que ya se habla de una suba de precios de al menos el 40% para diciembre.
En el caso de los recursos destinados específicamente al Conicet, el panorama es igual de preocupante. Se pasó de invertir casi $6.400 millones en 2015 a casi $5 mil millones o muchos menos a fin de este año.
En términos de Presupuesto, el último año de Cristina Kirchner, la inversión en Ciencia representaba el 1,5% mientras que a la fecha será poco más del 1%.
Visto desde el PBI, la situación es igual de grave. "Se retrocedió significativamente. Durante el gobierno anterior se había incrementado de un 0,4% a un 0,6% del PBI argentino en Ciencia. No íbamos a un ritmo competitivo pero se había aumentao la inversión. Ahora, directamente vamos a contramano, vamos en la dirección opuesta en todo el mundo", alertó a minutouno.com Fernando Stefani, profesor de física experimental de la UBA e investigador principal del Conicet.
En la era Macri se bajó al 0,5% del PBI y comparado con los países de la región, Brasil invierte más del 1,15% y los países desarrollados, entre el 1,5% y el 4%, dependiendo de su capacidad natural per cápita con la que cuentan.
Pero al vaciamiento del sector se le suma un problema histórico: la falta de programas de integración de los investigadores en la industria. El científico e investigador principal del Conicet Galo Soler Illia describe el panorama bien claro: "El aporte de los privados en la Argentina es entorno al 20%. En cambio, en los países industrializados, el 75% de la ciencia es financiado por los privados".
Y añade que "el problema central es si la Argentina se va a servir de la Ciencia y Tecnología, o si va a seguir desestimando de ella. Pero la clase política no tiene idea. Tenemos los recursos humanos y formados, pero no hay mecanismos para transferirlos a otros sectores que no sean en el Conicet, al ámbito privado para lograr el crecimiento del país".
Los científicos coinciden en subrayar que los recursos humanos de alta calidad generan conocimiento que impactan en la industria, pero en nuestro país "está divorciado el sector científico del productivo. Generamos un adorno del científico".
"La ciencia no es cara, cara es la ignorancia", decía Houssay
Stefani, en tanto, lo resumió de forma igual de contundente: "Es todo tan absurdo que nosotros formamos profesionales, invertimos en su desarrollo y luego promocionamos búsquedas en otras naciones, que trabajen en el exterior para que hagan crecer a otros países".


La divisa sube por la pelea EEUU-China y la derrota de Cambiemos en Córdoba

Dólar caliente

Tras la debacle en las elecciones cordobesas, el Gobierno suma esta mañana otra mala noticia: en la apertura de las operaciones la divisa pegó un nuevo salto y llegó a los 46,50.

La cotización del dólar abrió la semana con un salto de 50 centavos respecto del cierre del último viernes, hasta los 46,50 pesos, en un contexto internacional difícil por el recrudecimiento de la guerra comercial entre Estados Unidos y China y luego de la dura derrota de Cambiemos en las elecciones de Córdoba. En el segmento mayorista, donde operan los grandes jugadores por más de 1 millón de dólares, la divisa avanza 80 centavos, hasta los 45,60 pesos.
Antes del inicio de la jornada financiera en Buenos Aires, las monedas de Turquía, Brasil y otros países emergentes reflejaban la tensión internacional con subas del dólar de entre 1 y 2 por ciento. El euro y el resto de las monedas también caían frente a un dólar que se fortalece en medio de la pelea cada vez más intensa de Estados Unidos con China.
El gigante asiático anunció esta mañana un incremento de aranceles para importaciones de productos estadounidenses valuadas en 60 mil millones de dólares en respuesta a una medida similar tomada anteriormente por el gobierno de Donald Trump, quien, a su vez, publicó entre ayer y hoy una serie de tweets en los que advirtió que China “sufrirá mucho” si no llega a un acuerdo con su administración. El gobierno chino, en tanto, se quejó del “unilateralismo y el proteccionismo comercial de Estados Unidos”.
A los componentes internacionales, en la plaza local se suma el nuevo traspié de Cambiemos en una elección provincial. La dura derrota en Córdoba suma tensiones al mercado cambiario. Los inversores están a la espera de la respuesta del Banco Central, habilitado ahora por el FMI para vender divisas y evitar devaluaciones todavía más bruscas.
El Gobierno apunta contra el INDEC por el informe que desmiente el relato de las cloacas

Según el organismo, hay una diferencia de un millón de personas con acceso a la red de cloacas, con los datos que brindó el Ejecutivo.

Uno de los caballitos de batalla del Gobierno para estas elecciones es destacar “la inversión” en infraestructura, para lo cual, afirmaron que en los últimos tres años incorporaron 817.000 habitantes a la red de agua potable y 1,5 millones a la red de cloacas; pero el Indec advirtió que en realidad hubo más conexiones en términos absolutos, pero no tantas como la expansión demográfica. Ahora, el Ministerio de Interior pedirá en detalle las mediciones del organismo.
Según consignó el portal oficialista TN, el Indec especificó que en el segundo semestre de 2018 había 9,17 millones de hogares en los 31 aglomerados urbanos, o unos 300.000 más que dos años antes (8,87 millones). Las conexiones a la red de agua crecieron al mismo ritmo (unas 300.000). Los accesos a cloacas, a un ritmo menor (200.000 más). Y la red de gas, a un ritmo bastante menor (130.000 nuevas conexiones).
En estos años, la cantidad de habitantes creció en 570.000 (pasó de 27,31 millones a 27,88 millones). La población con agua corriente aumentó a la par: hubo 580.000 personas más que accedieron a este servicio. Pero el Indec relevó que el acceso a cloacas aumentó menos que el incremento de la población (460.000 habitantes más con servicio en dos años). Y que la cantidad de habitantes que accede al gas de red creció bastante menos: 270.000 habitantes.
El Indec consignó que el acceso a las redes de agua, cloacas y gas natural está estancado.
Dicho de otra forma, hubo más conexiones en términos absolutos, pero no tantas como la expansión demográfica. La diferencia entre los datos que promociona la administración de Mauricio Macri y los de la EPH hay una diferencia de 1 millón de personas con acceso a la red de cloacas.
Frente a esta contradicción, el secretario de Infraestructura y Política Hídrica del Ministerio del Interior, Pablo Bereciartua, en diálogo con TN.com.ar, adelantó: "Voy a pedir que se mire en detalle cómo mide el Indec el acceso a agua corriente y la conexión a la red cloacal". El funcionario entiende que la "muestra estadística" no se condice con la inversión que hizo el Gobierno para expandir esas redes.
Deuda externa: para Álvarez Agis, "la renegociación con el FMI es un paso obligado"

El ex viceministro de Economía pronosticó que "gane quien gane", el país va a incumplir el acuerdo con el FMI.

El ex viceministro de Economía, Emanuel Álvarez Agis, se refirió a la situación económica y advirtió que "gane quien gane es muy seguro que Argentina va a llegar a fin de año con un incumplimiento del acuerdo con FMI, y ahí la renegociación es un paso obligado".
En diálogo con el programa “Habrá Consecuencias” por el Destape Radio, también se refirió al discurso de Cristina Fernández de Kirchner en la Feria del Libro y planteó que "los empresarios escuchan a Cristina por el fracaso del modelo económico y por los votos" y profundizó al señalar que “los empresarios que de buena fe pensaron que había que cambiar el modelo económico han tenido una demostración de que este modelo es el peor que se puede implementar en Argentina".
“Muchos decían que lo de los Pactos Sociales son soluciones viejas. Pero sí: son soluciones viejas para un problema viejo. No hay países que tengan esta inflación", comentó Álvarez Agis, poniendo en perspectiva al discurso de la ex mandataria.
La Campagnola cierra su fábrica en Mendoza y peligran 125 puestos de trabajo

La fabrica comenzó a funcionar en los años 1950 pero argumentaron los últimos tres años fueron muy malos en términos de balances.

La empresa de enlatados La Campagnola cerró finalmente su fábrica ubicada en el departamento mendocino de San Martín y deja a 125 familias afectadas.
La noticia fue dada durante la mañana de este sábado por los directivos del grupo Arcor al Sindicato de la Alimentación y esta mañana se concretará en la mañana de este lunes.
La fabrica comenzó a funcionar en San Martín durante los años 1950 pero argumentaron los últimos tres años fueron muy malos en terminos de balances.
Según asegura Diario Uno, "al sindicato se le comunicó que se les ofrecerá a los 125 empleados (los eventuales son muchos más) el 100% de las indemnizaciones y, para aquellos que deseen continuar en la compañía, deberán trasladarse a San Luis, a 300 kilómetros de distancia".
Temor en Argentina por la caída de las bolsas en todo el mundo

Estados Unidos apretó el botón rojo, Asia y Europa sufren el latigazo en la apertura de los mercados.

Las bolsas asiáticas y europeas caían este lunes un día después de las amenazas del presidente de Estados Unidos Donald Trump de aumentar el próximo viernes los aranceles a productos chinos por valor de 200.000 millones de dólares.
El presidente estadounidense anunció por sorpresa el domingo que quiere aumentar del 10% al 25% los aranceles a los productos chinos importados cada año a Estados Unidos, una medida que debería entrar en vigor el viernes.
Las bolsas asiáticas fueron las más afectadas y todas cerraron con fuertes caídas. En Europa las bolsas también caían durante la sesión pero menos que en Asia.
En China continental, la Bolsa de Shangái cerró con pérdidas del 5,58%, hasta 2.906,46 puntos, y la de Shenzhen se hundió un 7,38%, hasta 1.515,80 puntos.
Por su parte la bolsa de Hong Kong cerró perdiendo 2,9%, hasta 29.209,82 puntos.
Tras el fin de las negociaciones comerciales entre China y Estados Unidos, los mercados anticipaban un acuerdo este mismo mes de mayo antes del anuncio de Trump.
Hacia las 11h00 GMT, la bolsa de Fráncort perdía 1,96 %, hasta 12 168.84 puntos, y la de París 1,93 %, hasta 5.441,80 enteros.
A la misma hora el Ibex 35 de Madrid perdía 1,57%. En Zúrich el índice SMI perdía 1,65 %, hasta 9. 580.86 puntos. En Londres la bolsa estaba cerrada por ser día festivo.
"Donald Trump está presionando a China en lo que parecía ser la última fase de las negociaciones. Puede tratarse de un farol pero es peligroso porque podría irritar a Pekín", indicó en una nota Tangi Le Liboux, un analista de Aurel BGC.
Paritarias 2019: UPCN anticipa que el acuerdo con los estatales no podrá estar por debajo del 40%

Andrés Rodríguez criticó el intento de acuerdo del Gobierno con la oposición y remarcó que el acuerdo salarial de 2019 no puede perder con la inflación.

El secretario general de UPCN, Andrés Rodríguez, se refirió al pacto de 10 puntos que propone el Gobierno con la oposición: “Nos parece a destiempo y electoralista el acuerdo que plantea el Gobierno”.
En diálogo con el programa “Habrá Consecuencias” por el Destape Radio, el secretario adjunto de la CGT se refirió a las paritarias que se vienen y destacó que, por el contexto, “preferimos negociar paritarias por periodos más cortos”. Del mismo, señaló que “la paritaria no puede quedar por debajo de la inflación, que estará en torno del 40%”.
Sobre la situación gremial, Rodríguez se refirió al paro que realizó el frente sindical el 30 de abril y destacó que "fue parcial, de un agrupamiento sindical. En este año electoral, la apuesta es juntar todo para que cambie este gobierno". Del mismo modo, afirmó que “un paro se resuelve de acuerdo a la coyuntura, no son hechos estratégicos. La CGT hizo 5 paros y manifestaciones a rolete y no hemos podido cambiar la política económica".


El FMI permite oficialmente una corrida de hasta U$S9 mil millones para evitar un triunfo de Cristina

La entidad que conduce Christine Lagarde permite usar hasta 250 millones diarios, pero con un acuerdo tácito de aumentar ese monto si es necesario. Estiman que puede llegar a U$S14 mil millones.

En tiempos en los que el Gobierno busca promover un acuerdo con el peronismo que "garantice" la "independencia" del Banco Central, en paralelo el FMI oficializó que tan grande es la fuga de capitales que estaría dispuesto a financiar con tal de garantizar la reelección de Mauricio Macri: unos 9 mil millones de dólares.
Según consignó Ámbito Financiero, el Fondo permitiría gastar cerca de 250 millones diarios a cuenta de la Tesorería, hasta que la moneda llegue lentamente a los $51,45. Sin embargo, el Gobierno ya tiene el guiño tácito para ampliar el margen de intervención si la situación se desmadra y necesita intervenir más fuertemente en el mercado.
Sin embargo, el panorama puede ser más pesimista. Un informe de Oxford estimó entre 14 y 18 mil millones de dólares el monto que podría gastar el Gobierno con tal de evitar una disparada del dólar que complique las chances electorales de Cambiemos.
Recientemente, el FMI habilitó al Central a intervenir en el mercado de cambios, lo cual volvió abstracta la llamada "zona de no intervención" en el MULC.
Las nuevas condiciones (el tercer cambio en menos de un año) del acuerdo stand by será aprobado en junio, en el board del FMI, pero la segunda revisión del acuerdo ocurrirá la semana próxima. Se estima que el mes próximo se habilitaría un nuevo desembolso, de unos 5400 millones de dólares.
Especialistas señalan que el tema central será la deuda externa

La verdadera pesada herencia

El legado del primer gobierno de Macri será el deterioro de las condiciones de vida, el aumento de la pobreza, la indigencia y el desempleo y una fuerte caída del poder adquisitivo. Los especialistas coinciden en que los intereses de la deuda serán una carga difícil de afrontar

Desempleo, pobreza y poder adquisitivo deprimido, urgencias que habrá que atender pese al exigente calendario de pagos. Foto: Bernardino Ávila.
Desempleo, pobreza y poder adquisitivo deprimido, urgencias que habrá que atender pese al exigente calendario de pagos. Foto: Bernardino Ávila.
Prácticamente en todos los frentes, Mauricio Macri dejará al término de su primer mandato un país en peores condiciones en relación a cuando asumió: desde el deterioro de las condiciones de vida, aumento de la pobreza, la indigencia y el desempleo y fuerte caída del poder adquisitivo, hasta las luces en rojo que abundan en el tablero de la deuda externa y de la sustentabilidad macroeconómica. El Gobierno plantea como una mejora el “reordenamiento de precios relativos” en relación a la salida del atraso cambiario (ya que el dólar oficial pasó de 10 a 45 pesos) y el fuerte encarecimiento de los servicios públicos que permitieron reducir el peso de los subsidios. Por el otro lado, los intereses de la deuda ocupan un papel cada vez más importante en el frente fiscal y aumentó el grado de dolarización de la economía mientras se destruyeron capacidades regulatorias del Estado. PáginaI12 consultó a varios especialistas, que explican la “pesada herencia” que deja Macri.
“En el 2020 el tema central será la deuda externa del sector público. Cuando el gobierno acuda nuevamente a los mercados internacionales para refinanciar las deudas que vencen, es muy probable que enfrente disyuntivas delicadas. Pero si no hay un cambio de expectativas sobre el sendero que está transitando Argentina, la carga de deuda se tornará difícil de sostener. Hacer un roll-over de los vencimientos de deuda en moneda extranjera a un costo de refinanciamiento más alto en una economía que no despega sería un golpe fatal para la economía argentina, porque la forzaría a asignar en lo sucesivo una porción mayor de las ya estancadas divisas que el país genera para pagar deuda. Llegada esa situación, el gobierno estaría forzado a elegir entre dos caminos: uno de costos de servicio de deuda crecientes, con más austeridad y más recesión; u otro que conlleve una costosa reestructuración de deuda que no será nada sencilla, máxime teniendo en cuenta los marcos bajo los cuales el actual gobierno decidió endeudarse”, explicó a este diario Martín Guzmán, economista de la Universidad de Columbia, Estados Unidos.
Para Mariano De Miguel, director del Instituto Estadístico de los Trabajadores que depende de la UMET, “hay un mayor nivel de endeudamiento en dólares de corto plazo y encima los mercados de deuda volvieron a cerrarse, tal como estaban en 2015, con la diferencia de que esto no se resuelve con dos o tres medidas market-friendly como en aquel momento”.  Agrega que “Macri terminará el mandato con niveles de pobreza, indigencia y de desempleo peores de los recibidos. También hay un mercado de trabajo resquebrajado, frágil y con mayores niveles de informalidad. La pauperización social tiene relación con una dinámica inflacionaria en alza. Macri asumió con una inflación en descenso, yendo hacia el 20 por ciento anual, viniendo de 2014 muy elevado, y la sometió a un shock hasta acercarla al abismo”.
Paula Español, directora de Radar Consultora, indicó que “la peor herencia es la magnitud de los vencimientos de deuda, del orden de los 150 mil millones de dólares y el perfil de país sumamente endeudado, que dificulta el acceso a los mercados. Claramente otro tema muy delicado es la precarización del mercado laboral y el desempleo de dos dígitos y su correlato en materia de caída de ingresos y de retroceso de la situación social”.
El economista de EcoGo Martin Vauthier consideró que “el gobierno agarró en 2015 una economía con distorsiones como los controles de cambios, atraso cambiario, tarifario y déficit fiscal. Desde ese punto de vista hay mayor equilibrio, pero se gastó la bala de plata del endeudamiento externo. Hay una economía más endeudada y con más inflación y no hay espacio para devaluar ni subir impuestos”. Leandro Mora Alfonsín, director ejecutivo de la Federación Argentina Industria de la Madera (Faima), enfatizó que “el próximo gobierno va a enfrentar condiciones muy desafiantes. En 2022 y 2023 hay vencimiento de deuda de 35 mil y 39 mil millones de dólares, y no es fácil conseguir refinanciaciones. Pero además, no habrá capacidad neta de endeudamiento, luego de los 188 mil millones de deuda tomados por la actual administración”.
Sergio Chouza y Santiago Fraschina, de la Universidad de Avellaneda, consideran que “en el corto plazo, hay una situación aguda en el frente social, tres de cada cuatro perceptores de la AUH y uno de cada dos jubilados están endeudados y hay un cuello de botella en la capacidad adquisitiva. Será necesario aplicar algún shock de transferencia de ingresos en favor de esos sectores. También hay urgencia en la cuestión salarial, porque desde fines 2015 se acumula una caída en promedio del 15 por ciento del salario. Eso se tiene que ir recuperando. Y sin dudas la gran herencia es la deuda externa”.
Pablo Dragún, director del Centro de Estudios de la UIA, resaltó que “hay una falta estructural de proyecto industrial sostenible en el largo plazo que excede a la esfera de este último gobierno, más allá del deterioro de los indicadores productivos. La estructura productiva debería responder a generación de puestos de trabajo de calidad, generación de divisas, desarrollar innovación y ciencia y tecnología y el desarrollo regional”. En tanto, Diego Hurtado, doctor en Física, profesor de la Universidad de San Martín e investigador del Conicet, dijo que “el gobierno deja un escenario de claro retroceso en la ciencia y tecnología a partir del desfinanciamiento y la no ejecución presupuestaria y la destrucción de sectores estratégicos, como es el caso del desarrollo de vagones de fabricaciones militares, despidos en el INTI, la desarticulación del plan nuclear y de la producción publica de medicamentos”.
El escenario tras las últimas medidas cambiarias

Riesgo de default hacia fin de año

La advertencia surge de una investigación del Instituto de Trabajo y Economía. El estudio señala que "la deuda triplicará el stock de reservas".

La posibilidad de utilizar reservas para frenar la escalada de dólar, sin un programa alternativo al que ofrece el Fondo Monetario, podría forzar una cesación de pagos a la próxima administración. El escenario surge de una simulación realizada por el Instituto de Trabajo y Economía (ITE) de la Fundación Germán Abdala bajo los parámetros anunciados por el Gobierno. “La deuda externa pasará casi a triplicar (2,9 veces) el stock de reservas a fin de año”, señala. Frente a esta situación, el próximo Gobierno deberá enfrentar la decisión de utilizar reservas para el pago de deuda o reprogramar vencimientos (canje).
Hasta el momento, el Banco Central se enfocó en un programa de estrangulación monetaria para evitar un salto devaluatorio. Elevó la tasa de interés desde febrero último en 2700 puntos básicos para ubicarse hoy en niveles de 74 por ciento anual. Extendió hasta fin de año el objetivo de crecimiento nulo de la base monetaria y flexibilizó el límite para la tenencia de Letras de Liquidez (Leliq) para absorber más pesos. Pese a la abultada ganancia financiera que le resultaba a los bancos, el descrédito político y económico del Gobierno alentó la dolarización de ahorros y cartera.
La situación empeoró cuando el Gobierno optó a mediados de abril por un congelamiento de la banda superior de no intervención cambiaria con fines antiinflacionarios. Fue el mismo día que se conoció la inflación minorista de marzo de 4,7 por ciento mensual. El congelamiento implicaba que podía vender en cualquier momento del año 150 millones de dólares diarios si el precio superaba los 51,45 pesos. Pero esta tablita generó el efecto contrario y hubo mayores tensiones: el dólar pasó los 47 pesos al público y el riesgo país superó los mil puntos.
“Si bien no hay certeza de que el dólar se saldrá de las bandas de acá a fin de año, tampoco hay una creencia generalizada de que la divisa se mantendrá dentro de la misma”, detalla el informe del ITE de la Fundación Germán Abdala. El documento destaca que el acuerdo con el Fondo limita el uso de contratos a futuro por parte del BCRA, siendo una herramienta que permitiría atacar las expectativas de devaluación.
Este lunes, en medio de una incipiente nueva corrida hacia el dólar, hubo anuncios en el ámbito cambiario con fines electorales. Una profundización de la crisis financiera y cambiaria actual le quitaría chance electoral al oficialismo. “Más allá de los esfuerzos retóricos del BCRA por intentar dotar de alguna consistencia a estas sucesivas alteraciones en el marco de política, a partir de ahora la autoridad monetaria podrá intervenir en la cotización del dólar tanto dentro como fuera de la zona de no intervención, en montos y frecuencias decididas por el BCRA en función de las condiciones imperantes en el mercado.
El stock de reservas vuelve a quedar entonces en el centro de la escena. A partir del permiso otorgado por el Fondo para utilizar reservas a discreción, “las reservas se ubican como último dique de contención en la estrategia de estabilización cambiaria”. En la simulación que realizó el ITE para estimar el impacto de las últimas medidas se estimaron intervenciones del Central de 150 millones de dólares a valores de 51,45 pesos (banda superior de la zona de no intervención) y desembolsos en tiempo y forma del FMI. “En un escenario como este la deuda externa pasa casi a triplicar el stock de reservas a fines de 2019”, advierte el informe. Con el agregado de que el peso de la deuda pasa de 2,4 veces a 2,9 veces en un año. “En ausencia de una reprogramación de los pagos para el período 2020-2023, habrá mayores dudas sobre la posibilidad de servir la deuda de la próxima administración”, concluye el informe de ITE de Fundación Abdala.
Una medida del Banco Central para aflojar la compra de dólares

Plazo fijo en cualquier banco, sin ser cliente

En medio de la crisis cambiaria, los bancos acataron una medida gubernamental para desincentivar la compra de dólares. A partir de hoy, cualquier persona podrá suscribir a plazos fijos online en cualquier banco sin necesidad de ser clientes de la entidad. La medida, que había sido anunciada por el Banco Central a principios de abril, busca restarle presión al dólar, que cerró en 47 pesos la semana pasada y obligo al gobierno a renegociar con el FMI para poder intervenir en el mercado aún dentro de las bandas de no intervención.
Según dispuso el organismo que conduce Guido Sandleris, los ahorristas tendrán la posibilidad de mover sus fondos al banco que ofrezca la mejor tasa. De acuerdo a la disposición A 6667, estos plazos fijos serán intransferibles y, una vez finalizado el plazo estipulado para la colocación, el capital y los intereses volverán a la cuenta de origen. Sólo regirá para canales digitales (home banking) y para la colocación en pesos.
"La operación se iniciará en los bancos que ofrezcan tasas para no clientes y finalizará en el home banking del banco donde el usuario tenga su cuenta", precisó el BCRA, que dispuso que los bancos debían adecuarse a la nueva operatoria antes del 30 de abril, aunque las entidades extendieron ese plazo hasta hoy.
En su oportunidad, la entidad monetaria detalló que estas colocaciones "no implicarán costo para los usuarios" como así "tampoco tendrán requisitos de papeleo ni otros trámites engorrosos".
El Banco Central dejará de informar la variación de las reservas

Desde la principal entidad financiera de la Argentina informaron que se trata de una decisión de estrategia cambiaria.

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) dejó de informar la variación de las reservas, según confirmaron a El Destape desde la entidad financiera. "Es una decisión de estrategia cambiaria", justificaron
Lo que dejará de publicarse además es el detalle de movimientos que habían registrado las reservas internacionales y las causas, como pueden ser el pago de deuda, el ingreso de préstamos o la venta de dólares. Así, no se sabrá si las reservas bajan, por ejemplo, porque la autoridad monetaria sale a bajar el dólar interviniendo en el mercado o porque bajan los depósitos en los bancos.
La decisión llega en paralelo a la autorización, por parte del Fondo Monetario Internacional, de poder vender reservas en la ya teórica zona de no intervención.
El Central tomó la decisión luego de que en apenas 12 días pierdan más de la mitad del aporte que habían recibido las reservas, tras el ingreso el 9 de abril los US$10.835 millones que el FMI.
El lunes, el Gobierno había conseguido que el FMI respalde la venta de reservas para controlar al tipo de cambio. La intervención no tendrá tope y podrá realizarla aún cuando la cotización esté por debajo de los $51, el techo de no intervención.
El comité de política monetaria del Banco Central aprobó por unanimidad la participación en la plaza mayorista cuando el precio se ubique por debajo de los $51,448. En un comunicado, especificó que el “monto y frecuencia dependerán de la dinámica del mercado”.
Además, si la cotización supera el máximo de la zona de no intervención, el BCRA incrementará el tope de venta máxima de U$S 150 millones a U$S 250 millones. Agregó que “podrá determinar la realización de intervenciones adicionales para contrarrestar episodios de excesiva volatilidad si considerase necesario”.
Todavía no se cumple el programa Precios Esenciales

Son pocos y ni siquiera aparecen

“Está empezando a funcionar en forma plena. Hay casi un 90 por ciento de los productos en góndola”, dijo en la mañana de ayer el ministro de Transporte y Producción, Dante Sica, al hacer referencia al programa precios esenciales. Sin embargo, cerca del mediodía, el secretario de Comercio Interior, Ignacio Werner, reconoció un 72 por ciento de cumplimiento, a lo que definió como “bueno”. “Confiamos en que va a mejorar”, agregó en conferencia de prensa. Los relevamientos por provincia dan un guarismo menor respecto a la presencia de apenas 64 productos que el Gobierno congeló hasta las elecciones.
En La Plata se encontraron faltantes principalmente en lácteos y cortes vacunos, según un relevamiento de la agencia Telam. En un local de Vea no había yogurt Ilolay ni cortes económicos de carne. Desde la cadena de origen chileno explicaron que los faltantes responden a problemas del distribuidor. En sucursales de la multinacional Carrefour casi no hubo inconvenientes. La firma ofrece en caso de ausencia del producto esencial un reemplazo”.
En Catamarca, según la Dirección de Defensa al Consumidor, el programa comenzó con relativa normalidad, productos visibles y bien ubicados en las góndolas. En Corrientes hubo faltante de productos y precios superiores a los establecidos, informó el subsecretario de Defensa del Consumidor provincial, Juan José Amhar. En esta provincia, al acuerdo se circunscribe a las cadenas de hiper y supermercados Walmart, ChangoMás, Carrefour y Día.
En Tierra del Fuego el nivel de cobertura fue similar. “Nos pasaron un listado con estos artículos correspondientes a marcas nuevas, que todavía no han salido de la etapa de elaboración o que no han sido distribuidos. Nación les ofreció reemplazarlos por otros, al mismo precio”, explicó Adrián Lungwitz, secretario de Comercio de Tierra del Fuego.
Según el comunicado de Comercio Interior, sobre un total de 170 relevamientos en supermercados en la zona de AMBA, se verificó un promedio de cumplimiento de un 72,3 por ciento en los 64 productos de las 14 categorías, los cuales supuestamente deberían estar disponibles en 2500 puntos de venta en todo el país.
“Los que hoy no están no es por un problema de cadena logística, sino por un problema de producción. Hay cuatro o cinco productos que hoy están en proceso de producción y todavía no llegaron a las góndolas”, explicó por la mañana Sica en rueda de prensa en Casa de Gobierno. El funcionario hace referencia a casos como la leche, donde hay dos opciones a precios congelados. Una es una línea (Apóstoles) que la empresa recién lanzó la semana pasada y que asegura podrá tener en góndola el 7 de mayo. “Vamos a hacer relevamientos semanales para ver cómo está el cumplimiento”, aseguró Sica en conferencia de prensa.
Suspendió a todo su personal en la planta de Pacheco

Volkswagen pisó el freno

La empresa automotriz alemana Volkswagen suspenderá de forma completa sus actividades durante ocho días hábiles en mayo en la planta de Pacheco. La medida se encuadra en un programa que la empresa tiene previsto aplicar a lo largo de todo el año para atender a la caída de la producción y de las ventas. También circularon rumores de achicamiento de personal en la fábrica, que Volskwagen negó aunque no de manera oficial.
Según los últimos datos sectoriales, la producción automotriz se ubicó en marzo en 29.227 vehículos, lo cual representa una caída de 10,5 por ciento con respecto de febrero y de 41,1 por ciento en la comparación interanual. En el primer trimestre, la baja de producción es de 30,7 por ciento. Ese resultado se explicó tanto por caída de las ventas a los concesionarios del mercado local (-56,8 por ciento acumulada en tres meses) como por el lado de las exportaciones (-16,4 por ciento). La utilización de la capacidad instalada en el sector automotor es de 42 por ciento según el Indec.
Desde la empresa Volkswagen confirman que en mayo se suspenden durante ocho días las actividades en la planta de Pacheco. Las suspensiones son moneda corriente en el sector, ya que todas las empresas vienen adoptando esa modalidad de reducción de carga laboral desde hace meses y de manera masiva. En el caso de VW, también está circulando un rumor sobre despidos, que por ahora la empresa sólo se encargó de refutar extraoficialmente.
Desde el sector autopartista hay versiones sobre el achicamiento de la empresa alemana para terminar con la política de suspensiones y asumir de forma más permanente la reducción del mercado interno para seguir con un lineamiento proveniente de la casa matriz. “Si bien sobra gente en el sector de planta para atender los actuales niveles de producción, no creo que el gremio los deje aplicar despidos masivos”, comentaron desde otra de las empresas terminales.
Kicillof: "La obligación del Gobierno es explicar qué está haciendo con las reservas"

El actual diputado nacional criticó la decisión de esconder la variación de reservas de la autoridad monetaria.

El ex ministro de Economía Axel Kicillofalertó que el Gobierno tiene la obligación de rendir cuenta con las reservas del Banco Central. En esa línea, calificó como “insólito” que la autoridad monetaria deje de comunicar el nivel de sus activos.
“La obligación del Gobierno es explicarle a la ciudadanía qué está haciendo con las reservas, sobre todo en medio de una corrida cambiaria y luego de haber cambiado la lógica de las políticas del Central”, apuntó. En declaraciones al programa “Navarro 2019” por el Destape Radio, advirtió: “Que el Banco Central deje de comunicar el nivel de reservas es una realidad insólita. Esto está conectado con la decisión del cambio de régimen cambiario, un volantazo acordado con el FMI”.
“No sabemos qué está haciendo el gobierno con las reservas", exclamó Kicillof. En ese sentido, indicó: “Estamos ante un cambio de régimen absoluto”. Y profundizó su análisis al indicar que “el FMI está absolutamente involucrado. Es cómplice de esto". Por otro lado, el dirigente contrastó que “el gobierno dice 'lanzo estas medidas porque tengo estabilidad cambiaria', pero no es la situación”.
Además, el diputado nacional concedió que “sacrificar reservas seguramente va a engrosar la fuga de capitales”. Ante esto recordó del cuarto desembolso que “de los U$S 10.000 millones que entraron ya se perdieron U$S 5.000 millones".
Sobre la situación sociopolítica, indicó: “Me parece que hoy el gobierno debería dar algún tipo de claridad sobre lo que piensa hacer en los próximos meses”. Al mismo tiempo, hizo su diagnóstico: “El fracaso es del gobierno argentino y del FMI, es el tercer cambio que hacen al acuerdo y en el caso del Fondo viola su propio estatuto”.
Una consultora macrista lanzó el informe en Wall Street que hizo temblar al Gobierno de Macri

El estudio concluye que "Vidal es mejor candidata que Macri y que le gana por cinco puntos a Cristina". El ataque de los bonistas.

Un informe generó el ataque de los bonistas en Wall Street que finalmente hizo temblar al Gobierno de Mauricio Macri. ¿Quién lo realizó? Una consultora macrista.
Se trata de Elypsis, una consultora que apoya abiertamente a este Gobierno y con fuertes vínculos con los economistas de Cambiemos.
Esta semana también impactó en Wall Street un informe que en la propia Manhattan hicieron los miembros de la consultora. Así lo confirmó el periodista Marcelo Bonelli en su columna en el diario Clarín. Las dos personas más importantes de esta empresa de economía y finanzas son Eduardo Levy Yeyati y Luciano Cohan.
"Los directivos de Elypsis trasmitieron a los inversores que la última encuesta que dirigió Luciano Cohan dice lo siguiente: que Vidal es mejor candidata que Macri y que le gana por cinco puntos a Cristina", revela el periodista.
Desde el Gobierno aseguran que esta presentación fue lo que motivó el ataque adicional de este jueves de los bonistas, según la nota de Bonelli.
Ayer el riesgo país superó los 1000 puntos, el dólar llegó casi hasta los 48 pesos, se derrumbó la bolsa porteña (4,7%) y las acciones de los bancos argentinos en Wall Street cayeron hasta un 10%.
Crisis del dólar: Durán Barba cruzó al "mercado" y dijo que se equivoca

El estratega electoral del macrismo aseguró que los inversores "exageraron los riesgos políticos".

Jaime Durán Barba rompió el silencio en medio de la crisis económica y política que sacude al Gobierno nacional y que llevó al dólar a romper un nuevo récord en 46 pesos. El consultor estrella del PRO acusó al mercado de estar "equivocado" y exagerar los riesgos político del país por una posible derrota de Macri en las elecciones.
El ecuatoriano habló con la agencia económica Bloomberg y allí aseveró que se le prestó demasiada atención a la encuesta de Isonomía, la cual registra un posible triunfo de Cristina Kirchner sobre Mauricio Macri en el ballotage por 9 puntos, fuera del margen de error.
Durán Barba recordó que está con Macri "desde 2004 y siempre ganamos". Aunque reconoció que las preocupaciones por la economía están "hiriendo" al oficialismo.
El consultor se negó a proporcionar las cifras de las encuestas que realiza el gobierno nacional, aunque indicó que entre los votantes indecisos, el 45% dice que nunca votaría a la ex presidenta Cristina Kirchner, mientras que un 35% dice que nunca votaría por el actual mandatario.
"Las encuestas no son una bola de cristal, son una forma de entender qué es lo que inquieta a la gente, qué es lo que sueña, qué es lo que piensa", dijo.
Confirman que aumenta la nafta alrededor de un 4%

Será desde el próximo lunes, a pesar de que las estaciones de servicio reconocen una caída del consumo del 15%.

El presidente de la Federación de Entidades de Combustibles, Juan Carlos Basílico, anticipó que la semana que viene los combustibles aumentarán “más o menos un 4%”. “No sabemos si será el último de acá a fin de año”, agregó.
En diálogo con el programa “Habrá consecuencias” en El Destape Radio, Basilico afirmó que “cuando el barril y el dólar suben, la nafta suben. Cuando el barril baja, no baja“.
Sería el tercer aumento del combustible en lo que va del año, tras unas subas que promediaron el 2 por ciento en febrero y el 4,5% en marzo. En la actualidad, la nafta premium ronda entre 49 y 50 pesos en centros urbanos, y cerca de 43 pesos la súper.
Asimismo, Basilico, afirmó que “la venta de nafta bajó un 15%”.
El aumento llegaría luego de un nuevo salto del dólar, que llegó a los 46 pesos este jueves tras tocar un techo de $47,5, y el crecimiento del precio del petróleo, que ascendió desde los 62 hasta los 72 dólares para el barril de Brent, una suba del 18,4% en solo tres meses.
Advierte por el riesgo de default

Para el Financial Times, la Argentina está “en la cornisa”

El diario económico estadounidense dedicó otro artículo a la crisis de la economía de Cambiemos y aseguró que “las perspectivas de la reelección de Macri parecen decididamente más débiles”. Dice que el Gobierno "falla en varios frentes" y señala la “inflación récord” y la “moneda cada vez más volátil”.

“El enfoque de su gobierno para lidiar con la volatilidad del mercado y mantener contentos a los electores está fracasando de cara a las elecciones presidenciales de octubre”, afirma el Financial Times al definir las perspectivas de Mauricio Macri en medio de la crisis económica. Para la publicación estadounidense, “crece el temor por un default”.
El artículo titulado “Argentina está en la cornisa”, fue publicado por la periodista Colby Smith en el FT Alphaville, un servicio diario de noticias del Financial Times para profesionales de los mercados. Allí se destaca que bajo el mando de Macri la Argentina se consolidó como “el segundo tomador de deuda soberana más riesgoso del mundo detrás de Venezuela”, a pesar de haber recibido el programa de crédito más grande en la historia del Fondo Monetario Internacional.
Smith señala en ese marco el reciente salto del riesgo país, que llegó a 928 puntos, el nivel más alto desde que asumió Cambiemos, y el desplome de los bonos argentinos en los mercados internacionales. Apunta que hasta el “ridiculizado” bono a cien años cayó a un mínimo ayer miércoles y el peso se devaluó casi un 4 por ciento frente al dólar.
“Los movimientos bruscos se producen cuando las perspectivas de la reelección de Macri parecen decididamente más débiles, y los funcionarios del gobierno luchan por contener tanto una inflación récord como una moneda cada vez más volátil, con poco éxito”, agrega el artículo, que destaca la suba de la inflación al 4,7 por ciento en marzo.
Ante eso, el Financial Times comenta que el gobierno de Cambiemos tomó algunas “políticas económicas poco ortodoxas” en un “intento desesperado" de contener la inflación, como los “precios esenciales” anunciados la semana pasada que por ahora no pueden encontrarse en las góndolas.
El artículo le reconoce a Macri su “postura monetaria muy estricta” y haber logrado un supuesto “reequilibrio masivo de la balanza comercial del país”, que a fuerza de recesión terminó el año pasado con un superávit de 979 millones de dólares. Pero, citando a un encuestador de Poliarquía, el Financial Times afirma que “la volatilidad del peso, la inflación, la pobreza y el consumo” son los temas que influyen en las elecciones. “En estas cuatro categorías, las personas creen que las cosas hoy en día son peores que cuando Macri comenzó”, afirma el consultor Alejandro Catterberg.
“Y hasta que pueda encontrar una manera de avanzar en estos temas, la situación solo va a empeorar a partir de aquí”, cierra el texto.
Dólar hoy: arranca en $46 en otra jornada que promete ser caliente

El mercado de cambios arranca con una suba de más del 2 por ciento para la divisa norteamericana.

El dólar arranca otra jornada caliente y llega al récord de 46 pesos para la venta, tras un salto de más de 2 por ciento solo en el inicio de la jornada.
Minutos después de las 10 de la mañana, al inicio de la jornada bancaria, el mayorista cotizaba a 45 pesos, un salto del 2,3% en pocos minutos. Este valor sirve para las operaciones de gran escala como las realizadas entre los bancos, que luego lo toman como referencia para la operación minorista.
En la city y en los bancos la situación está igual: ya llegó a los 46 pesos en las principales casas de cambio. A pocos minutos de las 10, algunas entidades aun no ajustaron sus valores pero deberán hacerlo en breve.
Los “mercados” no creen en “Pactos de caballeros”

Los Caballeros de la Quema

Los grandes inversores perdieron la confianza en los experimentos del equipo económico y vendieron sus papeles argentinos. El resultado fue un salto del riesgo país a los 963 puntos, un desplome de las acciones nacionales en Wall Street de hasta el 14% y otra suba del dólar a 44,98 pesos.

La crisis financiera tuvo ayer otro día de furia. En la medida que pasan las semanas, la incertidumbre continúa en aumento y potencia el retroceso de los precios de los activos. El riesgo país se disparó 11 por ciento y cerró en el récord de 963 unidades en el gobierno de Mauricio Macri. El indicador elaborado por el JP Morgan despertó alarma en la city. La pregunta más repetida en el mercado fue si en el cierre de la jornada había terminado por encima de 1000 puntos. El desplome de las acciones fue otro de los indicadores de alerta. Las empresas argentinas que cotizan en Nueva York perdieron hasta el 14 por ciento. Este panorama de fragilidad se completó con una nueva escalada del dólar: cerró en 44,92 por ciento con una suba de 3,2 por ciento. El Banco Central subió la tasa de interés del 67,8 al 68,3 por ciento y el Tesoro vendió a través del BC 60 millones de dólares para intentar calmar a las bestias dolarizadoras. No fue suficiente.”El mercado duda y por eso aumenta el riesgo país, pero es una duda infundada porque los argentinos no vamos a volver atrás”, dijo ayer Mauricio Macri. El presidente y sus seguidores insisten en culpar de la crisis al gobierno anterior o a los potenciales votantes de la oposición. En su imaginario, ni el modelo económico que implementó ni su impericia para concretarlo y la consiguiente desconfianza del estrabishment tienen nada que ver con lo que pasa.
Operadores de la city lanzaron una batería de argumentos para intentar explicar el desplome de las acciones, los bonos y el peso. Ninguna de las conclusiones que se mencionan en los informes de agencias de bolsa puede tomarse muy en cuenta. Son los mismos “expertos” que en enero habían hecho proyecciones de una baja del riesgo país de 600 a 400 puntos para mitad de este año. Ahora advierten que la situación es peor de lo que se esperaba. La región tiene en promedio un riesgo país menor a los 250 puntos y en Argentina se mira cuándo va a superar los 1000.
Grandes inversores se cansaron de los activos argentinos y salieron a desprenderse masivamente de los bonos soberanos. Los fondos del extranjero estaban sobrecomprados de títulos locales y ayer decidieron hacer ventas importantes. Morgan Stanley lo había advertido en su último informe sobre Latinoamérica y los países emergentes. El aviso no fue errado. El riesgo que los fondos vendan sus bonos se transformó en realidad: las caídas fueron de más del 7 por ciento en dólares.
Los bonos cortos ya rinden cerca de 20 por ciento en dólares. Es el caso del Bonar 2020, un título que vence en octubre del próximo año. La cotización de este bono cerró en 85 dólares. ¿Qué implica este precio? Significa que un inversor puede comprar hoy el Bonar 2020 con 85 dólares para cobrar dentro de un año y unos pocos meses 100 dólares. Esto es una ganancia de 15 dólares sin hacer nada. Pero no es todo. Todavía hay más. El bono paga también 12 dólares de intereses hasta el vencimiento. El inversor que pone hoy 85 dólares los recuperará en octubre del año que viene y se llevará un extra de 24 dólares. Se trata de un negocio que parece redondo pero en el que muy pocos quieren entrar y muchos prefieren salir. ¿Por qué? Porque piensan que la economía fue lanzada a un escenario de un muy probable default por el gobierno de Macri
El problema es que las expectativas de los inversores son que el próximo Gobierno dejará de cumplir con sus promesas de pago de la deuda y las ganancias elevadas que dan los bonos se transformarán en fuertes pérdidas. La lectura que hace el mercado no siempre es la correcta ni racional. En otras oportunidades, como en 2009, cuando estalló la crisis financiera internacional, los bonos rindieron más del 20 por ciento y finalmente se terminaron pagando. La diferencia es que estaba el gobierno de CFK y, porque tenía vedado el acceso al crédito externo, desplegó una intensa estrategia de desendeudamiento. O sea, pagaba capitales e intereses. El elemento interesante para observar ahora es que no hay un evento externo que provoque la corrida. La incertidumbre es puramente local. Los inversores se cansaron de las promesas de este equipo económico. Perdieron la confianza en la gestión de Macri.
La caída ayer del 7,3 por ciento en dólares del Bonar 2020 fue la más importante, aunque no la única relevante. El Bonar 2024 anotó una disminución de 6,2 por ciento, mientras que el Discount en dólares cayó 6,7 por ciento, el Argentina 2037 4,9 por ciento, el Par 2,6 por ciento y el Centenario 5,1. La caída de algunos de estos títulos desde principios de 2018, antes del inicio de la corrida cambiaria, ya es de casi el 50 por ciento en dólares, una cifra similar a las pérdidas que registran las acciones.
En la bolsa de Nueva York las empresas argentinas volvieron a sufrir un desplome de precios. La que más cayó fue la productora de cemento Loma Negra, una firma que cotizaba arriba de 20 dólares a comienzos de 2018 y que ahora se negocia en el mercado por menos de 10 dólares. La caída de ayer fue del 13,7 por ciento.
Las causas de la corrida
El riesgo Macri

El derrumbe de las cotizaciones, con el consiguiente récord del riesgo país, no es por CFK, sino porque Macri pierde contra cualquier candidato de la oposición. El mundo de las finanzas quiere, entonces, que se baje y Vidal sea la candidata de Cambiemos, a quien le asignan mayores chances de ganar las elecciones.

El riesgo país trepando a 963 puntos, nivel récord en la administración macrista y similar al de los peores años del enfrentamiento judicial con los fondos buitre en el gobierno anterior, tiene una explicación dominante en analistas del establishment: el peligro del regreso del populismo en el gobierno 2020-2023 liderado por Cristina Fernández de Kirchner, temor que se habría precipitado con la difusión de encuestas que reflejan la pérdida de adhesión social a Mauricio Macri y a la marca electoral Cambiemos.
En realidad, este derrumbe de las cotizaciones de acciones y paridades de los bonos no tiene su origen en el riesgo CFK, sino en el riesgo M; esto es, en la pérdida acelerada de competitividad política de Macri frente a cualquier candidato de la oposición, no sólo ante Cristina. La huida de activos argentinos por parte de inversores es el mensaje más contundente del establishment local e internacional para que Macri retire su aspiración de reelección, y deje el lugar central de la Alianza Cambiemos a la gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal. No se requiere acceder a informes confidenciales o a conversaciones reservadas para identificar la desesperación que expresan públicamente diversas fracciones del poder económico para impulsar la candidatura presidencial de Vidal, ante la verificación de la descomposición de la alianza Cambiemos y de la fragilidad del liderazgo social de Macri.
La ratificación del oficialismo de que Macri y Vidal jugarán por la reelección en los gobiernos Nacional y provincial, respectivamente, gatilló otro capítulo de la corrida. CFK no modificó sustancialmente sus números en las encuestas; quien retrocede mes a mes es Macri, mientras Vidal logra preservarse de esa caída aunque resulta golpeada por el naufragio de la economía macrista. El ostensible cuidado que le dispensa la mayoría de los medios a la gobernadora, al tiempo que critican a Macri, deja al descubierto la opción elegida por el establishment y el mundo de las finanzas. Vidal y Macri son lo mismo, pero la primera puede ganar.
En lugar de obsesionarse con Cristina y su núcleo duro de votantes, quienes están atormentados por la debacle de las cotizaciones deberían preguntarse cuánto bajaría el riesgo país si Macri no va por su reelección y Vidal se convierte en candidata a presidente.
El "pacto de caballeros" empezó con tropiezos

Los Precios Esenciales son invisibles a los ojos

A pesar de que el Gobierno había anunciado que ayer estarían disponibles en los supermercados los 64 productos con precios congelados hasta las elecciones, la falta de muchos de ellos en las góndolas obligó a postergar la largada hasta el próximo lunes.

El plan “Precios esenciales” debutó con faltantes de productos en las góndolas. La explicación para la errática adhesión de los supermercados a la iniciativa oficial estuvo a cargo del Ministerio de Producción y Trabajo desde donde admitieron que las cadenas tienen hasta el 29 de abril para adecuar los precios y presentar los 64 productos en sus locales. “El compromiso que asumieron hoy las empresas y el canal comercial es de que esos productos estén visibles, que haya suficiente stock y los consumidores puedan adquirirlos”, explicó el secretario de Comercio Interior, Ignacio Werner. Las declaraciones del funcionario fueron realizadas a la salida del encuentro que el presidente Mauricio Macri mantuvo con dueños de algunas de las compañías que abastecerán la iniciativa.
A pesar de las garantías ofrecidas a la Casa Rosada, los productores de alimentos advierten que los precios acordados están sujetos a la estabilidad del tipo de cambio. “No es una política antiinflacionaria. No es un congelamiento de precios sino un acuerdo voluntario. Es una política de ingresos que complementa lo que venimos haciendo con nuestro programa de reformas estructurales”, expresó el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, al destacar la relevancia del programa de ajuste fiscal y monetario en el intento por bajar la inflación de sus niveles más elevados en veintiocho años.
La lista de precios, que deberán mantenerse durante seis meses, incluye aceite, leche y yogurt, yerba, harina, fideos, arroz, polenta, conservas, galletitas, mermeladas, bebidas, azúcar e infusiones. A la falta de esos productos en las góndolas, Werner sumó una nueva falencia en la implementación de la iniciativa gubernamental: los supermercados todavía no están obligados a tener los precios establecidos en la lista. “El acuerdo voluntario cuyo cumplimiento es obligatorio establece que hasta el lunes 29, los supermercados tienen tiempo para señalizar y poner en la góndola los productos. Hemos remarcado que estén bien señalizados y ubicables”, señaló el funcionario. La aclaración no había sido realizada por Macri cuando anunció las medidas con su video.
“Durante la semana se van a ir cubriendo todos los aspectos, estábamos charlando con algunos supermercados que de los 64 productos están en 50, 45. Pensamos que para el lunes que viene tendría que estar cubierto el ciento por ciento con toda la cartelería y señalización”, prometió Sica. En cuanto a la posibilidad de abusos por parte de los consumidores, Sica consideró que “si alguien saca dos carritos llenos de leches, el comercio se va a dar cuenta. La conducta tiene que ser normal para esa cadena de abastecimiento”, señaló. El ministro consideró que las medidas referidas a Lealtad Comercial publicadas en el Boletín Oficial apuntan “a darle instrumentos al Gobierno para poder cubrir un bache que había en materia de fortalecimiento del mercado interno, en el cual no teníamos una ley que nos permitiera actuar en casos en los cuales encontráramos situaciones de competencia desleal” (ver aparte).
Por su parte, el director nacional de Defensa del Consumidor, Fernando Blanco Muiño, consideró que “este tiempo entre el anuncio y la implementación total tiene que ver con la logística, con llegar a todos los puntos del país, porque hay algunos productos que están en producción. Las empresas los han ofrecido en la mesa del acuerdo voluntario y, tras ello, están en proceso de producción como, por ejemplo, las leches de la ex SanCor que vuelven al mercado como un nuevo jugador para ese sector”, explicó en declaraciones a radio La Red.
Antes de la conferencia de prensa que ofrecieron Sica y Werner, los funcionarios acompañaron a Macri en un encuentro con empresarios y supermercadistas. La reunión contó con la presencia de representantes de Arcor, Molinos, AGD, Las Marías, Morixe, Norton, Mastellone, Bunge, Ledesma, Pepsico, Quilmes, Adecoagro, Ilolay, Dulcor, Prodea, Gerula y Alimentos Refrigerados. “Si las variables económicas, como el dólar, se sostienen, los precios se van a mantener. Nosotros somos una parte de este plan, también está el Gobierno y las variables”, se atajó el vicepresidente de Cabrales, Martín Cabrales, al referirse al alcance del “pacto de caballeros”. La empresa solo aportó te a los precios esenciales ya que, según explicó, el precio del café está sujeto a la cotización del dólar. También estuvieron presentes del convite las máximas autoridades de los supermercados Coto, La Anónima, Carrefour, Cencosud, Walmart y Día que ayer comenzaron a ofrecer de manera limitada los “Precios Esenciales”.
El Gobierno recorta gastos pero crecen las erogaciones para pagar deuda

Cada vez más ajuste y cada vez más déficit

Dujovne celebró el ajuste fiscal y el sobrecumplimiento de la meta con el FMI. Sin embargo, cuando se agregan los pagos de deuda, el déficit crece 25 por ciento.

En medio de la mayor crisis económica desde 2001 y con crecientes niveles de pobreza e indigencia, el Gobierno festejó la profundización del ajuste fiscal. “Hemos sobrecumplido las metas fiscales del primer trimestre”, anunció ayer el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y detalló que “llevamos 16 meses consecutivos de caída del gasto primario en términos reales”. Según detalló, en el período enero-marzo se registró un superávit primario de 10.347 millones de pesos gracias a la caída de 14 puntos porcentuales en el gasto público en términos reales, cuando en el mismo período del año pasado anotó un déficit primario de 31.001 millones. En cambio, el déficit financiero (que agrega al resultado primario los intereses de la deuda) creció un 32 por ciento en marzo. En el primer trimestre, el déficit financiero empeoró un 25,4 por ciento a partir de la suba del 106,7 por ciento en la factura de intereses de la deuda.
Con la escalada del dólar como telón de fondo, el ministro Dujovne anunció los resultados fiscales de marzo y el seguimiento de las metas de “déficit cero” acordadas con el FMI durante el primer trimestre. El ministro intentó llevar calma a los inversores financieros de los cuales depende en buena medida la estabilidad de la economía argentina, luego del plan de controles de precios y freno a la política de tarifazos hasta las elecciones anunciado la semana pasada por el Gobierno. El plan “llegar a octubre” consiste en mostrar ante el electorado algún tipo de proactividad frente al descalabro inflacionario al tiempo que apunta todos los cañones a evitar una nueva corrida del dólar. Para este segundo propósito, cuenta con el apoyo del FMI y no mucho más, porque está en evidencia el grado de fragilidad de la economía nacional.
El primer trimestre cerró con un superávit primario de 10.347 millones de pesos, a partir de un incremento de los ingresos fiscales del 39,8 por ciento frente a una suba de los gastos del orden del 31 por ciento. Como en términos reales la recaudación está por debajo de la inflación (con lo cual hay caída en términos reales de los ingresos estatales), el principal ajuste fiscal provino por el lado de las prestaciones sociales, que subieron un 29,7 por ciento, muy por debajo de la inflación que superó el 54 por ciento el mismo período. El Gobierno festejó los datos de superávit primario del período enero-marzo diciendo que se trata del primer trimestre con resultados positivos en esta materia desde 2011.
Dujovne también recalcó que se trata de un sobrecumplimiento con respecto a las metas definidas por el acuerdo con el FMI para este período. El convenio con el Fondo establece un piso de superávit fiscal de 6 mil millones de pesos para el primer trimestre, aunque el Gobierno aclara que había posibilidades de desmejorar ese resultado a través de gastos sociales y de capital hasta un rojo de 2312 millones. “En cuatro años, bajamos cinco puntos porcentuales el peso del gasto público en el PIB”, destacó Dujovne. Los recientes anuncios en materia fiscal implican que el Gobierno a través de la política económica contribuye a profundizar la recesión y la crisis social. Marzo reflejó peores números fiscales que el total del trimestre. El mes pasado se produjo un aumento de los ingresos fiscales del 33,3 por ciento, mientras que los gastos primarios lo hicieron al 30,2 por ciento. Eso implicó una reducción del 11,3 por ciento en el déficit primario mensual, hasta los 13.037 millones de pesos.
A diferencia del resultado primario, cuando se agregan en la cuenta los intereses de la deuda hay una desmejora de las cuentas públicas oficiales en comparación con 2018. En marzo, la factura de intereses subió de 23.194 millones a 36.801 millones de pesos, un 58,7 por ciento. Eso impactó en un empeoramiento del resultado financiero, de un rojo de 37.896 millones de pesos a un déficit de 49.838 millones (un 31,5 por ciento). En el primer trimestre, la factura de intereses pasó de 60.522 millones de pesos en 2018 a 125.129 millones de pesos este año, una fuerte suba del 106,7 por ciento, con lo cual ya equivale al 0,6 por ciento del PIB. El resultado financiero del período enero-marzo se deterioró en un 25,4 por ciento interanual (de un rojo de 91.523 millones a un déficit de 114.782 millones de pesos).
Dujovne recordó que el paquete de medidas anunciado la semana pasada “tiene un costo fiscal que no llega a los 10 mil millones de pesos a raíz de los cambios en la forma de aplicación de los aumentos en la tarifa de gas, la suspensión de las últimas subas de la tarifa mayorista eléctrica y la concesión de rebaja de retenciones a pymes”. Ponderó el impacto de los próximos meses de las retenciones a la soja y el maíz sobre la recaudación y atribuyó la suba del riesgo país a la “incertidumbre de los mercados sobre las propuestas económicas de los sectores de la oposición”.
Inflación: Macri firmó un DNU sobre "lealtad comercial" para intentar frenar los precios

La medida está dentro de los anuncios realizados el pasado miércoles. Propone sanciones de hasta $200 millones para empresas.

El Gobierno firmó un DNU con una nueva Ley de Lealtad Comercial con el objetivo de "asegurar la lealtad y transparencia en las relaciones comerciales y garantizar el acceso a información esencial sobre los productos y servicios comercializados", con sanciones que van desde multas hasta la clausura por 30 días de los establecimientos.
A través del decreto 274/2019, de necesidad y urgencia, con la firma del presidente Mauricio Macri y de todos los ministros, se prohíben los actos de competencia desleal "cualquiera sea la forma que adopten, el medio a través del cual se realicen y el mercado en el que tengan lugar".
"No será necesario acreditar la generación de un daño, pudiendo éste ser actual o potencial", indicó la norma, publicada en el Boletín Oficial.
Castigos
La norma sanciona, entre otras conductas, los "actos de engaño, Inducir al error sobre la existencia o naturaleza, modo de fabricación o distribución", "actos de confusión. Inducir al error respecto del origen empresarial de la actividad, el establecimiento, los bienes o servicios propios", "obtención indebida de condiciones comerciales, se considerará desleal la obtención, bajo la amenaza de ruptura de las relaciones comerciales, de precios, condiciones de pago, modalidades de venta"; "Venta por debajo del costo", entre otros.
Tampoco estará permitido la publicidad comparativa, que hace foco en las desventajas del producto ajeno, como así tampoco cualquier tipo de promoción que implique la entrega de premios o regalos en razón directa o indirecta de la compra de mercaderías o la contratación de servicios, cuando los premios o regalos estén sujetos a la intervención del azar.
Asimismo, está prohibido promover u organizar concursos, certámenes o sorteos de cualquier naturaleza, en los que la participación esté condicionada en todo o en parte a la adquisición de un producto o a la contratación de un servicio.
Sanciones
Entre las sanciones, cuenta hasta una multa por un monto equivalente a entre 1 y 10.000.000 de Unidades Móviles (UM). El valor inicial de la UM fue establecido en 20 pesos en mayo de 2018 a través de la ley 27.442, por lo que en la actualidad tiene un tope de 200 millones de pesos.
Además, se podrá suspender del Registro Nacional de Proveedores del Estado por hasta cinco años a quienes infrinjan la norma, como así también determinar la pérdida de concesiones, privilegios, regímenes impositivos o crediticios especiales de los que gozare y hasta la clausura del establecimiento por un plazo de hasta 30 días.
El Gobierno cambió la normativa por el lanzamiento del programa Productos Esenciales

Ley de Lealtad Comercial: las 13 conductas desleales que serán sancionadas

A pesar de tratarse de un "pacto de caballeros", el presidente Mauricio Macri firmó un decreto de necesidad y urgencia para introducir modificaciones en la Ley de Lealtad Comercial en la previa de la reunión con los empresarios de las firmas alimenticias con las que acordó congelar los precios de 64 productos de tercera línea hasta octubre. El decreto se firmó para acompañar el inicio del programa de "Productos Esenciales", con precios remarcados previamente por las empresas, y contempla desde multas hasta la clausura por 30 días tiene como primeras conductas "desleales" como el engaño y la confusión.
El decreto de necesidad y urgencia 274/2019 fue publicado esta mañana en el Boletín Oficial como antesala de la reunión que mantiene el presidente y el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, con los representantes de la empresas alimenticias que se comprometieron a mantener los precios de 64 productos, como señal de acompañamiento al Gobierno ante el aumento de la inflación.
En el apuro de acompañar el programa de precios con una medida política, el Gobierno desoyó al presidente de la Coordinadora de Productores de Alimentos (COPAL), Daniel Funes de Rioja, quien consideró necesario "sentarse a negociar con el Gobierno una reglamentación adecuada de la ley de Lealtad Comercial, porque hemos hecho algunas observaciones".
"La medida propiciada se enmarca en razones de estricto interés público, impulsando la creación de una herramienta institucional y moderna, a través de la cual el Gobierno Nacional posibilite, mediante la prohibición y sanción de actos y prácticas desleales, el desarrollo de un comercio justo y competitivo", sostiene el decreto firmado por todos los ministros, a poco más de una semana de que el jefe de Gabinete rechazara la posibilidad de congelar precios.
El decreto señala que como acto de competencia desleal "toda acción u omisión que, por medios indebidos, resulte objetivamente apta para afectar la posición competitiva de una persona o el adecuado funcionamiento del proceso competitivo" y establece 13 conductas que serán consideradas desleales por la ley:

1. Actos de engaño.
2. Actos de confusión.
3. Violación de normas.
4. Abuso de situación de dependencia económica.
5. Obtención indebida de condiciones comerciales.
6. Venta por debajo del costo.
7. Explotación indebida de la reputación ajena.
8. Actos de imitación desleal.
9. Actos de denigración.
10. Violación de secretos.
11. Inducción a la infracción contractual.
12. Actos de discriminación.
13. La publicidad comparativa.

Además, la administración nacional definió cuáles son las sanciones que podrían recibir las personas humanas o jurídicas que infrinjan la ley:

1.Apercibimiento.
2. Multa por un monto equivalente a entre 1 y 10.000.000 de Unidades Móviles (UM). El valor inicial de la UM fue establecido en 20 pesos en mayo de 2018, a través de la ley 27.442 y será actualizado automáticamente cada año en virtud de la variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC) que publica el Indec.
3. Suspensión del Registro Nacional de Proveedores del Estado por hasta cinco años.
4. Pérdida de concesiones, privilegios, regímenes impositivos o crediticios especiales de los que gozare.
5. Clausura del establecimiento por un plazo de hasta 30 días.
Los medios extranjeros no le tienen fe a Macri

“¡Preparate para otro default de Argentina!”

La revista Forbes afirmó que el Presidente se está “deslizando en las encuestas”, mientras la inflación es “ridículamente alta”. La nota, acompañada por la imagen de un Macri desvaneciéndose, asegura que si las elecciones fueran hoy, “pierde contra todos los candidatos”.

La revista estadounidense Forbes publicó un duro artículo sobre el futuro de la economía argentina bajo la conducción de Mauricio Macri y planteó que el mandatario está “desvaneciéndose”. “Si las elecciones se celebraran hoy, pierde contra todos los candidatos”, asegura la nota.
“¡Prepárate para otro default de Argentina! El presidente Mauricio Macri se está deslizando más en las encuestas y la inflación es ridículamente alta, ahora más del 51% anualizada. Argentina se enfrenta a una ‘Macrisis’, como lo llamó un administrador de fondos, agrupando las palabras Macri y crisis en una sola”, dice el artículo firmado por el consultor de negocios Kenneth Rapoza. Otro hombre de la city consultado por Rapoza planteó que la “macrisis” traerá “volatilidad, oportunidades para los especuladores y sufrimiento para la gente real".
El artículo señala el reciente índice de inflación de 4,7 por ciento en marzo y de 54,7 por ciento en un año. “Es casi el doble de lo que era hace dos años cuando el peso argentino perdió la mitad de su valor. El peso ahora cotiza a 42.36 por dólar”, recuerda. Por eso señala que “si la inflación no cae, y rápidamente, las probabilidades de reelección de Macri son sombrías”.
La revista estadounidense sostiene que si las elecciones presidenciales fueran hoy se impondría la ex presidenta Cristina Kirchner. Considera que CFK sería elegida “porque los votantes odian al Fondo Monetario Internacional” y rechazan los ajustes hechos a pedido del organismo. Para Rapoza, según una encuesta de Sinopsis, Macri perdería también contra Roberto Lavagna y Sergio Massa.
"Me gusta Macri, pero no va a ganar. Kirchner o alguien de su partido ganarán", dijo a Forbes Luis Maizel, de LM Capital Group en San Diego. "Los votantes sienten que el gobierno de Macri no los entiende y, debido a eso, la izquierda volverá a surgir y luego, dentro de cinco años, volverán a defaultear", planteó.
Ayer también el Financial Times dedicó un artículo a la situación de la economía del país. Bajo el título “El régimen cambiario argentino está roto", los economistas Marcos Buscaglia, Miguel Kiguel, y Eduardo Levy Yeyati, plantearon que "la Argentina está atrapada en un círculo vicioso".
"Bajo las actuales reglas minimalistas y mal diseñadas, el Banco Central enfrenta dos opciones igualmente indeseables: tolerar la inestabilidad de la tasa de cambio disruptiva que en última instancia derrota los objetivos estabilizadores del programa o recurrir a tasas de interés insosteniblemente altas para intentar una defensa condenada de la moneda, profundizando la recesión", señalaron.
Los carniceros desmienten a Macri: "No podemos tener esos precios"

El presidente de la Asociación de Propietarios de la Carnicerías afirmó que la medida tendrá poco alcance y que le quieren hacer comer a los argentinos "hueso y grasa".

El presidente de la Asociación de Propietarios de la Carnicerías, Alberto Williams, se refirió a las medidas del Gobierno que propuso la venta de cortes de carne a $149 por kilo. “Las carnicerías no pueden tener estos precios cuidados del Gobierno”, señaló.
En declaraciones al programa “Habrá Consecuencias” por el Destape Radio, el empresario señaló que “esto es lo mismo de siempre; es el mismo perro con distinto collar”. “Van a entregar la carne que no tiene salida como exportación”, aseguró.
Williams se mostró escéptico del alcance que tendrá la medida en la gente: “Ojalá sirva para la gente que no puede pagar la carne pero no la veo como una medida de alcance”. La carne que se pondrá a la venta para el programa es aquella que no ingrese en el circuito de exportación y “los exportadores no tienen una gran cantidad de carne”, comentó. Y subió el tono: “Le quieren hacer comer a los argentinos lo que no se llevan los exportadores. Es hueso y grasa”.
“El Gobierno mismo dijo que esta medida dura dos o tres meses. Está claro que lo hacen para intentar llegar a las elecciones”, aseguró. Y profundizó: “Las medidas del Gobierno son una propaganda ¿Cómo hace un jubilado que cobra $10 mil por mes para pagar 3 o 4 mil de crédito?”-
“Antes la gente compraba para quince días. Eso desapareció”, cerró Williams haciendo referencia a la modificación en los hábitos de consumo.
Anuncios de acuerdo de precios, créditos y beneficios tributarios

Plan de emergencia para atenuar la debacle

El Gobierno busca evitar el choque frontal al que lleva el plan de austeridad del FMI, tratando de armar un colchón que atenúe el impacto.

Para contener la debacle del consumo y mejorar las perspectivas electorales, el gobierno de Mauricio Macri anunciará un conjunto de medidas que tendrá como atracción central un nuevo acuerdo de precios para algunos productos de la canasta básica. La iniciativa oficial incluye créditos y descuentos para jubilados, pensionados y titulares de la asignación universal. También contempla beneficios tributarios para empresas pymes que serán implementados a través de la AFIP. Los instrumentos previstos no alterarán el estricto programa de austeridad pactado con el Fondo Monetario Internacional pero se conjugan con la nueva estrategia cambiaria lanzada desde el Banco Central. Al congelar la banda de flotación y ampliar la oferta de dólares a través de las subastas diarias, la Casa Rosada apuesta a una apreciación del tipo de cambio que colabore en la desaceleración de los aumentos. La recomposición del poder de compra está condicionada por el aumento en el desempleo, la precarización laboral y el resultado de las negociaciones salariales.
A lo largo de las últimas semanas, el gobierno mantuvo reuniones con empresas proveedoras y supermercados. El objetivo de los encuentros en la Secretaría de Comercio fue solicitarles el compromiso para “reforzar” el programa Precios Cuidados con un congelamiento por seis meses de los precios de algunos productos básicos. El listado de los productos que no registrarán variaciones será presentado hoy por los ministros Dujovne, Sica y Stanley en una conferencia en la residencia de Olivos, prevista para las 11.30.
Las negociaciones indican que el listado estará compuesto por alimentos y bebidas y algunos artículos de higiene personal. Con un alza del 4,7 por ciento en marzo, la inflación acumulada en el trimestre asciende a 11,8 por ciento y asciende a 54,7 por ciento en doce meses. Las cifras presentadas por el Indec representan el mayor nivel desde 1991. Una de las incógnitas es el precio de ingreso de los productos al congelamiento. Diferentes empresas aprovecharon las últimas jornadas para enviar nuevas planillas de precios a los supermercados. Entre las dificultades que enfrentará la Secretaría de Comercio para profundizar Precios Cuidados es el desmantelamiento que hizo a comienzos de 2016 de las áreas de inspección y control del cumplimiento.
Entre las medidas que anunciará el gobierno se incluiría una reforma a la ley 22.802 de Lealtad Comercial. La iniciativa forma parte de un listado de proyectos elaborados por el Ministerio de Producción y Trabajo que encabeza Dante Sica. “Protege a las pymes contra el abuso de las grandes empresas”, indica un documento interno de la cartera al referirse a las prácticas de competencia desleal. Las maniobras abusivas que pretende disuadir la reforma apuntan a los abusos de poder de las grandes cadenas de supermercados que imponen condiciones y precios a sus proveedores más pequeños. El relanzamiento de los créditos Anses será otro de los componentes del anuncio. La especulación es que se incrementarán los montos de los préstamos aunque las tasas se mantendrán por encima del 50 por ciento. Un relevamiento realizado por los trabajadores de la Anses mostró que los créditos lanzados en 2017 se convirtieron en un mecanismo para pagar alquileres, abonar las boletas de luz y gas, adquirir medicamentos o comprar audífonos. El contexto recesivo junto con las reformas del sistema previsional, en particular el cambio de la fórmula de actualización de los haberes, golpeó de frente sobre el poder adquisitivo de las jubilaciones, pensiones y asignaciones.
A comienzos de marzo, el gobierno decidió un incremento del 46 por ciento en el monto de la Asignación Universal por Hijo. Con el visto bueno del FMI, los pagos mensuales se elevaron a 2652 pesos por hijo. Ese monto se mantendrá constante entre marzo y diciembre. Será el único aumento del año para la AUH. El reajuste en la asignación universal no permitió recomponer el retroceso acumulado en la prestación desde que comenzó la gestión de Cambiemos.
Como parte de las medidas para atenuar el impacto electoral de la recesión, el gobierno decidió aplicar en tres cuotas el último aumento del gas. Con el esquema propuesto, los usuarios residenciales afrontarán una suba de 10 por ciento en abril, otra de 9,1 por ciento en mayo y una de 7,5 por ciento en junio que en términos acumulados suma 29 por ciento. No obstante, a partir de ese último mes, y durante todo el invierno, la tarifa, que pasará a ser mensual, llegará con un descuento de 22 por ciento que los usuarios deberán afrontar luego entre diciembre y marzo. Al igual que en 2017, el objetivo oficial es evitar que lleguen facturas con fuertes subas antes de las elecciones nacionales de octubre. Después será la hora de pagar la cuenta.
Desesperado por la inflación, Macri suspende su gira europea y el Gobierno hará anuncios

Se desconoce aún el formato del mismo y si será en vivo o grabado

El Gobierno dará a conocer los anuncios económicos en los que el Gobierno viene trabajando desde hace días, tendientes a atenuar el impacto de la inflación que en marzo último fue del 4,7% y ya acumuló un 12% en el primer trimestre del corriente año.
No se sabe si finalmente el Presidente hablará y, si lo hace, en qué formato (vivo o grabado). En tanto, a las 11:30 los ministros de Hacienda, Nicolás Dujovne; de Salud y Desarrollo Social, Carolina Stanley, y de Producción y Trabajo, Dante Sica, ofrecerán una rueda de prensa para dar mayores detalles de las medidas.
Según pudo conocer El Destape, el Gobierno difundirá un link en donde se podrán leer las medidas anunciadas, mientras se desarrolle la reunión de gabinete.
El contenido de las medidas que explicarán con más profundidad los ministros en Olivos previamente estará a disposición de los periodistas "a las 10:00 aproximadamente para facilitar su tarea en la conferencia de prensa", adelantó Presidencia en un comunicado.
Según trascendidos, los anuncios incluirían tres líneas de crédito -los préstamos Anses, Procrear y Mejor Hogar-; el relanzamiento de programa Ahora 12 para compra de electrodomésticos e indumentaria, además de la extensión de Precios Cuidados, con nuevos productos.
Los anuncios se producirán en medio de tensiones entre dirigentes de las fuerzas que integran Cambiemos (PRO, UCR y Coalición Cívica) por las diferencias que surgieron sobre cómo afrontar la recesión económica, que comenzó a complicar el plan reeleccionista de Macri y de los gobernadores de su frente político.
Utilización de los contenidos citando la fuente.
contador de visitas gratis para blog
Nuestras Visitas
Defendé tu derecho a estar informado
Colaborá con Patria Moreira
Regreso al contenido | Regreso al menu principal