Economia - Patria Moreira

Año 6. 2018 .  San Juan.  Argentina.   Email: patriamoreira@gmail.com      www.facebook.com/carlosbecerraart
contador de visitas gratis para blog
Nuestras Visitas
Defendé tu derecho a estar informado
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Economia

El dólar se vuelve a disparar y se vende a más $ 31 en bancos privados

La moneda internacional aumentó tras el supermartes.

En el marco de una semana activa para el mercado financiero y tras el “supermartes” por los vencimientos de Lebac, la divisa internacional volvió a dispararse y ya cotiza a $ 31.20 en bancos privados. El lunes había cerrado a $ 30,68, mientras que el martes bajó 30 centavos y se ubicó en $ 30,38.
La cotización más alta se obtiene en el banco Galicia, con un valor de $ 31.20, seguida por el Comafi en un monto de $ 31.10. Por detrás se ubican el banco Hipotecario con $ 30.95 y el Francés con $ 30.89.
Los bancos Superville y Ciudad lo cotizan a $ 30.85, al tiempo que el banco Santander lo ofrece a $ 30.74. Las casas de cambio Magitur y Alpe presentan el mismo monto que le banco Nación: $ 30.70. Por último, los valores más bajos se encuentran en el banco Provincia y la casa de cambio Montevideo, que lo venden a $ 30.60.
Tarifazo: El Gobierno definió fecha de la audiencia pública para definir aumentos

Los incrementos se comenzarán a aplicar a partir de octubre.

El gobierno de Mauricio Macri convocó para el 4 de septiembre próximo una audiencia pública con el objetivo de definir los nuevos aumentos en las tarifas de gas, que comenzarían a aplicarse desde octubre.
A través de una resolución publicada este miércoles en el Boletín Oficial, el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) se dispuso "convocar a Audiencia Pública a los Productores de Gas Natural, a las Licenciataria de Transporte y de Distribución de gas, a los Subdistribuidores, y a todos aquellos interesados, a fin de considerar: la aplicación de la Metodología de Adecuación Semestral de la Tarifa, la aplicación del traslado a tarifas del precio de gas y la presentación del Instituto de Subdistribuidores de Gas de Argentina (ISGA) en relación con las tarifas de subdistribución".
Según el texto, podrá participar en la audiencia "toda persona física o jurídica, pública o privada, que invoque un derecho subjetivo, interés simple o derecho de incidencia colectiva". La audiencia del 4 de septiembre próximo comenzará a las 9 de la mañana y tendrá lugar en el Centro Metropolitano de Diseño, Algarrobo 1041 (Barracas) Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Por último, el Enargas estableció también que el plazo para la inscripción en el Registro de Participantes se extenderá hasta dos días hábiles administrativos inmediatos anteriores a la fecha prevista para la celebración de la audiencia. En los próximos días, el Ministerio de Energía deberá fijar el nuevo valor del gas en boca de pozo que regirá desde octubre y, a la vez, trasladar a las tarifas el incremento de precios mayoristas sobre los ingresos de transportistas y distribuidoras, que se aplicó entre marzo y agosto últimos.
"Los documentos que firmó el gobierno con el FMI para ajustar $ 294 mil millones": bajan jubilaciones y AUH

En un encuentro reservado, un ministro reveló el ajuste en jubilaciones, Asignación Universal y planes de vacunación.

El presupuesto 2019 incluye un mega ajuste fiscal de 294 mil millones de pesos. El recorte se hace sobre la base de lo presupuestado en 2018, por lo que la baja será nominal.
El Destape tuvo acceso al paper que se pactó con el fondo que detalla una baja de gastos a nivel nacional de 194 mil millones de pesos y un recorte de 100 mil millones de pesos en las provincias. Hoy salió un decreto que comienza el ajuste con una rebaja de 65 mil millones de pesos.
El documento señala que se recortarán 15 mil millones de pesos de jubilaciones y 9 mil millones de AUH. El documento que revela El Destape fue entregado por un importante ministro a un gobernador para que elija cuales son los gastos que desea recortar en su provincia.
Dentro del ajuste nacional, el mayor recorte se dará en obra pública, con un hachazo de 100 mil millones de pesos.
El paper revela que el año próximo también se disminuirá el presupuesto del Pami en 10 mil millones de pesos. Otros 6 mil millones se bajarán los gastos en emergencia social.
Con respecto a las provincias se les da a elegir dentro de un menú de opciones que incluye recortes en vacunas y remedios por 6 mil millones de pesos y 8 mil millones en emergencia alimentaria.
El documento no hace mención a cómo se instrumentará la rebaja de las jubilaciones. Cerca del ministro del interior se habla de un nuevo cambio en la fórmula de actualización que , en este caso, saldría por decreto.
El dólar futuro ya llegó a los 40 pesos y espera una devaluación extra del 33%

Para el próximo año, el mercado ya espera una suba adicional de la divisa. El dólar llegó a 31 pesos este lunes.

El mercado ya espera una devaluación extra del 33% y aguarda que en el próximo año llegue a los 40 pesos. A ese precio se cotiza en el mercado de futuros para julio de 2019.
En el Rofex, el mercado de futuros cotiza el dólar a 40,01 para julio del año 2019. En tanto, según reportó El Cronista, para septiembre de este año se espera que el dólar esté $31,45 y llegaría a diciembre a 34,2 pesos, lo que implicaría una devaluación adicional del 11,4% para lo que resta del 2018.
El dólar ya subió un 75% en los últimos 12 meses y un 211% desde que Mauricio Macri llegó a la Presidencia de la Nación. Así, pasó de 9,8 pesos (cotización oficial) a los 30,7 actuales en promedio, aunque algunos bancos y casas de cambio lo venden a 31.
Además, el mercado aguarda una divisa de $35,10 para enero, $ 35,90 para febrero, $ 36,80 para marzo, $ 37,80 para abril, $ 38,57 para mayo y $ 39,36 para junio.
Este martes el Gobierno venderá, a través del Banco Central, unos 500 millones de dólares para frenar la escalada del dólar luego de que escalara desde los 28 pesos. Así busca hacer frente al vencimiento de más de 500 mil millones de pesos en Lebac.
El Gobierno anunció la suspensión de bajas en las retenciones

Macri quema su libreto

El Ministerio de Hacienda comunicó que por 6 meses queda suspendida la baja de las retenciones para aceites y harinas de soja. También será eliminado el Fondo por el cual provincias y municipios recibían el 30 por ciento de la recaudación de los derechos de exportación a la soja y se reducirá en un 66 por ciento el monto total pagado en concepto de reintegros a la exportación.

Mauricio Macri siempre privilegió al campo y defendió a capa y espada la baja de las retenciones, pero apremiado por la corrida tuvo que dar marcha atrás. Un día después de la visita de la misión del Fondo Monetario Internacional, que le demandaba que revisara esa política, el Gobierno hizo anuncios en ese sentido. Las medidas fueron dadas a conocer por el Ministerio de Hacienda, que afirmó que redundarán en un ahorro fiscal de 65.500 millones de pesos durante este año y el próximo, y entre ellas sobresale la suspensión por 6 meses la baja de las retenciones para aceites y harinas de soja.
Además de suspender la baja de las retenciones para los derivados de soja, el equipo económico decidió eliminar el Fondo a través del cual se transfería a provincias y municipios el 30 por ciento de la recaudación de los derechos de exportación a la soja, y reducir en un 66 por ciento el monto total pagado en concepto de reintegros a la exportación, de acuerdo con un esquema diferenciado por producto.
Las medidas están contenidas en tres decretos que serán publicados en el Boletín Oficial. Hacienda consignó que así se generará un ahorro fiscal estimado de 12.500 millones de pesos para lo que resta de 2018 y 53.000 millones de pesos para el 2019.
Con relación a los derechos de exportación a la soja, se mantiene la baja prevista en la alícuota de los granos, pero se suspende por 6 meses la baja establecida para aceites y harinas.
Según la información oficial, las alícuotas a la soja se vienen reduciendo de forma sostenida, desde el 35% en 2015 para el poroto de soja al 26 por ciento actual, previendo su convergencia al 18 por ciento en diciembre de 2019.
En cuanto al aceite y las harinas, la alícuota se redujo desde el 32 por ciento en 2015 al 23 por ciento actual y también convergerá al 18 por ciento en diciembre de 2019.
Los ingresos adicionales para la Nación por esta medida son de 1.500 millones de pesos en 2018 y 12 mil millones en 2019, estimó Hacienda.
Por otra parte, a través de un decreto de necesidad y urgencia, se elimina el Fondo Federal Solidario, a través del cual se transfería a provincias y municipios el 30 por ciento de la recaudación de los derechos de exportación a la soja.
Este Fondo fue creado en 2009, cuando las provincias recibían la cuarta parte de la recaudación de impuestos nacionales, indicó el Ministerio, que agregó que, ahora, las provincias "han pasado a recibir un tercio de los recursos nacionales y continuarán aumentando su participación en los próximos años, lo cual torna innecesaria la continuidad de este mecanismo de compensación. La reducción de los reintegros a la exportación, que se deduce de recaudación coparticipable, compensa parcialmente la pérdida de ingresos". Con esta decisión, el ahorro fiscal para la Nación es de 8.500 millones de pesos en 2018 y de 26.500 millones de pesos en 2019.
Además, Hacienda dispuso reducir un 66 por ciento el monto total pagado en concepto de reintegros a la exportación, de acuerdo con un esquema diferenciado por producto. Para justificar las medidas se explicó que los reintegros a la exportación "justifican su existencia en la vigencia de impuestos indirectos que se acumulan durante el proceso de producción y que no tienen una devolución al exportarse" y que "la reforma tributaria y el pacto fiscal, que reducen los impuestos al cheque y a los ingresos brutos, generan el espacio para que dichos reintegros puedan ser reducidos".
El ahorro fiscal (coparticipable entre Nación y provincias) de esta medida fue calculado en 5 mil millones de pesos en 2018 y 29 mil millones de pesos en 2019.
"Estas tres decisiones se enmarcan en el proceso de convergencia al equilibrio fiscal para 2020, que serán luego complementadas en el proyecto de Presupuesto por medidas relacionadas con las erogaciones del Gobierno Nacional", afirmó Hacienda.
El Ministerio de Hacienda ratificó que no controlará el mercado cambiario

Sin regulaciones aunque explote

Guido Sandleris, mano derecha de Dujovne, descartó aplicar límites a la compra de dólares a pesar de la corrida. Reconoció que la agudización de la crisis llevará a que la economía no crezca este año, lo que sigue siendo un pronóstico optimista.

La desregulación y flexibilización del mercado cambiario está garantizada. Desde el Palacio de Hacienda descartaron establecer regulaciones a los movimientos de capitales para intentar contener el renovado tembladeral financiero. “El gobierno no cree que imponer restricciones cambiarias resuelva ninguno de los problemas de la economía. Argentina ya lo probó y fracasó. Eso fue el cepo. Nosotros no tenemos ninguna idea de restringir nada”, aseguró el secretario de Política Económica, Guido Sandleris, al desestimar la estrategia desplegada por las autoridades turcas. Frente al rebrote de las tensiones financieras el Ministerio de Hacienda y Finanzas analiza rebajar a cero por ciento sus estimaciones de crecimiento para 2018.
“La tasa de interés es la herramienta que se utiliza y frente a situaciones disruptivas el Banco Central interviene de manera directa”, expresó el funcionario al referirse al cambio en la estrategia oficial por el cual el BCRA ofrecerá hoy 500 millones de dólares para intentar contener las presiones sobre el mercado cambiario. Con la decisión de elevar la tasa de interés hasta el 45 por ciento hasta octubre, Argentina alcanzó ayer el nivel más elevado del mundo.
“El aumento en la tasa de interés contribuye a controlar la volatilidad cambiaria pero si es necesario el Banco Central interviene para evitar disrupciones en el mercado”, expresó Sandleris, para quien la fragilidad de la economía local no está vinculada al desmantelamiento de los mecanismos de administración del mercado cambiario y financiero sino a “la magnitud de los desequilibrios heredados”. Entre las fuentes de vulnerabilidad el funcionario destacó “el déficit fiscal” pero le apuntó también a “la bola de vencimientos de corto plazo de Lebac que exacerban la volatilidad”. El stock de Lebac que hoy supera el billón de pesos creció de manera exponencial durante la gestión de Federico Sturzenegger en el BCRA.
“Ese es el esquema con el que trabajamos y es el esquema que tienen la mayoría de los países que han sido exitosos en construir una sucesión de años de crecimiento”, enfatizó Sandleris al defender el proceso de desregulación cambiaria. La liberalización de los movimientos de capital y la libre flotación del tipo de cambio a la que se comprometió Argentina contradicen las prácticas sugeridas por las investigaciones del FMI y las políticas utilizadas por distintos países de la región como Chile, Colombia, Perú o Brasil. Las medidas implementadas a lo largo de los últimos 33 meses exacerbaron el deterioro arrastrado por el sector externo desde 2011.
A finales de julio los colaboradores del ministro Nicolás Dujovne comenzaron a referirse a una “tormenta perfecta” para explicar el recorte en sus proyecciones de crecimiento. Dentro del eufemismo climático convergían el discurso sobre pesada herencia con el impacto de la sequía y la corrida cambiaria. El Congreso aprobó en diciembre pasado un Presupuesto que estimaba un crecimiento de 3,5 por ciento para 2018. Con el ajuste fiscal acordado con el FMI, Hacienda sinceró el mes pasado que el nivel de actividad rondaría entre 0,5 y 0,6 por ciento. “Vamos a volver a revisar hacia abajo”, reconoció Sandleris al ser consultado por PáginaI12 sobre cómo impactará la renovada inestabilidad financiera en el nivel de actividad. “Estamos más cerca del cero por ciento de crecimiento”, indicó el funcionario.
El segundo sinceramiento de las proyecciones en menos de un mes acerca a la economía argentina al “escenario adverso” previsto por los técnicos del FMI en el Staff Report. En el documento interno que entregaron al Directorio del Fondo, los analistas del organismo estimaron dos escenarios. La visión optimista arroja un magro crecimiento de 0,4 por ciento este año. Para el escenario adverso el organismo estima que el PBI terminará 2018 con una contracción de hasta 1,4 por ciento.
“Hacer la convergencia fiscal exige esfuerzo y sacrificio”, advirtió Sandleris en la conversación con distintos medios. “No hay ninguna preocupación del FMI, más allá de que en esta situación de tormenta financiera hay que encontrar las herramientas para garantizar que Argentina no tenga una crisis”, sostuvo al referirse a la primera visita de los técnicos del FMI en el marco del acuerdo stand-by.
El impacto de la eliminación del Fondo Federal Solidario

¿Cuánto pierde cada provincia?

Entre las medidas de ajuste anunciadas hoy por el Gobierno para conformar al FMI está el final del Fondo que distribuía a provincias y municipios el 30 por ciento de lo recaudado por retenciones a las exportaciones de soja. Los distritos dejarán de recibir 35.000 millones de pesos entre este mes y diciembre de 2019.

Junto al anuncio de la suspensión de la baja de las retenciones para los derivados de soja, el Ministerio de Hacienda informó que se eliminará el Fondo Federal Solidario (FFS) a través del cual se transfería a provincias y municipios el 30 por ciento de la recaudación de los derechos de exportación a la soja. Los distritos dejarán de recibir 35.000 millones de pesos entre este mes y diciembre de 2019.
El FFS fue creado mediante Decreto Nº 206 de 2009 con la finalidad de transferir recursos a las provincias, a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) y a los municipios para financiar obras. Estaba enfocado en acrecentar la infraestructura sanitaria, educativa, hospitalaria, de vivienda y vial, tanto en ámbitos urbanos como en los rurales, de modo de incidir significativamente en la calidad de vida de la población.
Ahora, en medio del ajuste fiscal puesto en marcha con el tutelaje del Fondo Monetario Internacional (FMI), el Gobierno ha decidido eliminar el FFS a través de un Decreto de Necesidad y Urgencia del presidente Mauricio Macri.  El ahorro fiscal para la Nación es de 8500 millones de pesos en 2018 y de 26.500 millones en 2019.
La provincia más perjudicada por la medida será la de Buenos Aires, que en 2017 recibió 4023 millones de pesos por el Fondo, seguida por Santa Fe, que obtuvo 1638 millones de pesos, y Córdoba, que cobró 1627 millones.
Así había sido el reparto para cada distrito el año pasado:
Buenos Aires: 4023 millones de pesos
Catamarca: 505 millones de pesos
Córdoba: 1627 millones de pesos
Corrientes: 681 millones de pesos
Chaco: 914 millones de pesos
Chubut: 290 millones de pesos
Entre Ríos: 895 millones de pesos
Formosa: 667 millones de pesos
Jujuy: 521 millones de pesos
La Pampa: 344 millones de pesos
La Rioja: 379 millones de pesos
Mendoza: 764 millones de pesos
Misiones: 605 millones de pesos
Neuquén: 318 millones de pesos
Río Negro: 463 millones de pesos
Salta: 702 millones de pesos
San Juan: 619 millones de pesos
San Luis: 418 millones de pesos
Santa Cruz: 290 millones de pesos
Santa Fe: 1638 millones de pesos
Santiago del Estero: 757 millones de pesos
Tucumán: 872 millones de pesos
Tierra del Fuego: 226 millones de pesos
CABA: 452 millones de pesos
El ministerio de Hacienda que conduce Nicolás Dujovne justificó la decisión en que el FFS fue creado en 2009, cuando las provincias solo recibían la cuarta parte de la recaudación de impuestos nacionales. "Gracias a decisiones adoptadas por el Gobierno Nacional, las Provincias han pasado a recibir en la actualidad un tercio de los recursos nacionales y continuarán aumentando su participación en los próximos años, lo cual torna innecesaria la continuidad de este mecanismo de compensación", dijo Hacienda.
El dólar ahora apunta a 40 y el peligro de que el Gobierno no llegue a 2019 se potencia

La corrida empezó nuevamente y promete ser muy fuerte. El gobierno quiere zafar encarcelando a Cristina.

Algunos de los principales bancos internacionales recomiendan a sus clientes irse de Argentina y pronostican un nuevo default para fin de año.
La tasa de interés ya llegó al 60 %.
Se está quebrando la cadena de pagos entre las pymes.
Las automotrices están suspendiendo a sus trabajadores.
El fin de ciclo se adelantó y el gobierno solo atina a atacar a la oposición.
Desde el primer día de gobierno Cambiemos se dedicó a transferir recursos hacia tres sectores: campo, finanzas y energía. La montaña de plata que ganaron se la llevaron. Para financiar la fuga el gobierno endeudó al país por una cifra inédita. Ahora el financiamiento se acabó y se acerca el default.
Por ahora el gobierno intenta seguir devaluando con algún grado de control sobre el movimiento de la moneda norteamericana. Pero no tiene herramientas para lograrlo.
Lo que ocurrió el viernes: devaluación y suba del riesgo país al mismo tiempo, indica que esta etapa de la corrida recién empieza y que en las próximas semanas el dólar puede cruzar los 40 pesos, como lo indican los mercados de cambio regionales.
Con todo esto la posibilidad de que la economía llegue equilibrada a las próximas elecciones se evapora. La recesión que viene será larga y profunda.
Macri se defiende atacando a la oposición y al hacerlo pone en peligro el pacto democrático. La degradación de la justicia jaquea el sistema institucional y a la vez arrastra a la economía.
En 2001 la crisis fue económica, social, política e institucional. Hoy ocurre lo mismo, pero a un ritmo más vertiginoso y con un gobierno que tiende a radicalizarse.
*Crece la cantidad de presos políticos.
*Se encarcela a empresarios sin antecedentes ni riesgo de fuga y se los coacciona para que digan lo que el juez quiere.
*Se interviene y se embargan fondos a los sindicatos.
*Se encarcelan dueños de medios críticos.
*Se espía a la ex presidenta, a la familia Maldonado y a los familiares del ARA San Juan.
Las coimas en la obra pública son más viejas que el tren y la familia Macri estuvo y está en el centro de ese negocio desde hace medio siglo. Es obvio que este mani pulite de apuro solo intenta distraer la atención y perseguir a Cristina Fernández de Kirchner.
El lunes Bonadio pedirá su detención y desafuero. Cristina desconfía de Pichetto. El fantasma de Cristina presa toma forma.
El gobierno no es el único que piensa en salidas por fuera de la vía democrática.
El senador Pichetto no disimula su intención de prepararse para un reemplazo urgente vía Asamblea Legislativa, si Macri cae. Sus reuniones con los duhaldistas tienen ese propósito y no el de una absurda candidatura.
La guerra de intereses se salió de madre: hoy se enfrentan y se traicionan empresarios que hicieron negocios juntos durante décadas.
Macri se equivoca al atacar a las grandes empresas del país: van a ir a buscar refugio en el peronismo.
Pero el poder más importante aún tiene como enemigo principal al kirchnerismo.
Hablan con Massa, Randazzo y algunos gobernadores.
Los de afuera también juegan. Así como sucedió en Brasil, el lava jato barrió con inversiones de locales y chinas y abrió el camino a las multinacionales norteamericanas. Ese es el principal impulsor de Lawfare que persigue a dirigentes populares.
Lo que viene será peor. Con la historia argentina al día se puede vislumbrar que estos acontecimientos siempre terminan mal para los que menos tienen.
El futuro es incierto. Aún en el caso de que Cristina volviera al poder, sus enemigos se han vuelto muy poderosos. Habrá que barajar y dar de nuevo.
Alerta en los bancos: por la crisis en Turquía, se espera una jornada caliente con el dólar

La lira turca se devaluaba otro 9% y arrastraba a las monedas de los países emergentes.

Analistas y operadores locales esperaban esta mañana con fuerte expectativa la apertura del mercado financiero y bursátil en medio del tembladeral producido por la crisis turca. El gobierno de Erdogan anunció una serie de medidas para frenar la sangría, que arrastra a los mercados emergentes, como la Argentina.
Turquía anunció que inyectará 6 mil millones de dólares a su sistema financiero, en un contexto de tensiones con Estados Unidos y de desconfianza de los mercados hacia el presidente Recep Tayyip Erdogan que denuncia un "complot".
La lira turca es la moneda que más perdió entre los emergentes frente al dólar en lo que va del año, al caer 50,14%; seguido por kwanza angoleño, con un retroceso de 37,31%; y el peso argentino, que se hundió 41,52% desde enero.
Sin embargo, la moneda turca caía en los mercados asiáticos (que abrieron en la noche del domingo argentino) alrededor de un 9% y eso arrastraba a otras monedas emergentes. En dos días, la paridad con la moneda estadounidense ascendió de 5,5 a 7 liras.
Por esta crisis, el dólar escaló en Argentina y se ubicó nuevamente al borde de los 30 pesos, con un fuerte salto el último viernes. Además, el riesgo país ascendió a los 700 puntos, la medida más alta desde que Mauricio Macries presidente y en medio de las necesidades de financiamiento externo.
El banco central de Turquía indicó este lunes que aportaría toda la liquidez que necesiten los bancos, y añadió que tomaría "todas las medidas necesarias" para asegurar la estabilidad financiera.
Este contexto internacional adverso planteaba una fuerte expectativa en la Argentina, donde la paz cambiar terminó la semana pasado con una suba del precio del billete estadounidense del 6,5%.

Después de 14 años desembarca un equipo de burócratas con un acuerdo stand-by vigente

Llega la misión del FMI a auditar las cuentas

La última vez que estuvieron en Buenos Aires para monitorear el avance de un acuerdo fue en 2004. Ese año la relación con el gobierno de Kirchner se tensó y el stand-by naufragó. Ahora supervisarán las cuentas fiscales, las reservas y la inflación.

Una nueva misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) comenzará hoy a evaluar el cumplimiento de las metas que prometió el gobierno a cambio de un préstamo de hasta 50.000 millones de dólares. Si bien en los últimos años técnicos del FMI vinieron a Argentina para llevar adelante la revisión anual de la economía contemplada en el artículo IV del organismo, hay que retroceder nada menos que hasta 2004 para encontrar una misión destinada específicamente a monitorear un acuerdo stand-by, como la que encabeza ahora el italiano Roberto Cardarelli. El desembarco se produce en medio de una corrida contra activos argentinos, expresada en la suba del dólar y la tasa de interés y el derrumbe de los bonos soberanos y las acciones. Hasta ahora lo único que tiene para mostrar el equipo económico de Nicolás Dujovne es el cumplimiento de la meta fiscal, en parte gracias a la aceleración de la inflación que sirve para licuar el gasto público. Sin embargo, nadie pareciera estar dispuesto a tomar más deuda argentina. Por lo tanto, la desconfianza se acrecienta, las reservas no paran de caer y el país comienza a asomarse al abismo.
La última vez
En febrero de 2004, el entonces subdirector del Departamento para el Hemisferio Occidental del FMI, John Dodsworth, y el jefe del caso argentino, John Thornton, encabezaron la misión que visitó el país para evaluar los avances de la carta de intención que había sido firmada en septiembre de 2003. A los pocos días, los técnicos detallaron ante el Directorio del Fondo que el Gobierno había sobrecumplido las metas fiscales y destacaron que los pronósticos de crecimiento para 2004 superaban las previsiones. Sin embargo, países del G-7 con poder de fuego en el organismo multilateral, como Italia y Japón, se negaban a dar el visto bueno a la segunda revisión de las metas porque pedían que el gobierno de Néstor Kirchner destine el superávit fiscal excedente a mejorar la oferta que el gobierno le había formulado en Dubai a los acreedores privados para salir del default. Finalmente, el 22 de marzo el directorio del FMI aprobó formalmente la segunda auditoría, pero la relación iba camino a romperse porque, a diferencia de lo que había ocurrido durante la vigencia del régimen de convertibilidad, el kirchnerismo no se mostraba dispuesto a reivindicar como propios los deseos del Fondo.
La tercera revisión del acuerdo se debía llevar adelante en julio de 2004, pero el FMI la dejó pendiente, disconforme con la quita de deuda que el gobierno le ofrecía a los acreedores privados y por la falta de avance de algunas reformas estructurales como una nueva ley de Coparticipación fiscal. Su única concesión fue postergar por un año una serie de vencimientos por 1100 millones de dólares, aunque al mismo tiempo interrumpió todos los desembolsos y exigió al gobierno afrontar con reservas otros vencimientos por 1460 millones de dólares. La precaria tregua se terminó de sellar durante un encuentro que el titular del FMI, Rodrigo Rato, y el presidente Néstor Kirchner mantuvieron en Buenos Aires el 31 de agosto de 2004. “Señor Presidente, tenía mucho interés en conocerlo personalmente, porque Lavagna siempre me habla muy bien de usted. Pero yo no le creo nada.”, disparó Rato, pero el patagónico no se quedó atrás. “Bueno, tengo que contarle que antes de reunirme con usted estuve con los obispos. Y les dije que tenía el honor de recibirlos a ellos que son los enviados de Dios, porque después iba a recibir al enviado del diablo”, retrucó. Estaba claro que el clima no era el mejor, pero ambas partes coincidieron en que no tenía sentido seguir negociando hasta que Argentina no terminara de renegociar su deuda y dejara atrás el default.
El primer canje de deuda se cerró finalmente el 3 de marzo de 2005 con un 76,07 por ciento de aceptación, pero en ese primer semestre no hubo novedades en la negociación con el FMI. El 20 de junio el directorio del organismo aprobó la revisión del Artículo IV y a fin de ese mes Rato confirmó que el gobierno argentino le había manifestado oficialmente su decisión de iniciar conversaciones para la firma de un nuevo acuerdo. Los primeros contactos comenzaron en julio. El FMI pidió mayor superávit fiscal, el descongelamiento de las tarifas de los servicios públicos, una política antiinflacionaria más estricta y una nueva oferta para los acreedores que no aceptaron el canje. Kirchner estaba convencido de que esas exigencias sumergirían a Argentina en una nueva crisis y fue demorando su aceptación hasta que en diciembre de 2005 pateó el tablero y anunció la cancelación de toda la deuda que Argentina mantenía con el organismo. Fue el cierre definitivo de una etapa y hasta junio de este año no volvió a acordarse un préstamo con el organismo multilateral.
La vuelta  
La firma del nuevo acuerdo stand-by que firmó el gobierno de Mauricio Macri contempla revisiones trimestrales y la primera se iniciará hoy con el desembarco de la misión encabezada por Cardarelli, la cual tiene previsto quedarse hasta el próximo miércoles 22 de agosto. “El equipo del Fondo mantendrá reuniones con funcionarios del gobierno y el Banco Central así como con representantes del mundo académico y del sector privado”, se limitaron a responder a PáginaI12 desde el FMI. Los tres puntos clave donde los burócratas del Fondo pondrán el foco son el déficit fiscal, el nivel de reservas y la tasa de inflación.
En la carta de intención difundida el 14 de junio el gobierno confirmó su intención de converger al equilibrio fiscal ratificando su meta de 2,7 por ciento de déficit primario para este año y aseguró que se harán esfuerzos adicionales para alcanzar un déficit primario de 1,3 por ciento del PBI en 2019. El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, dijo este mes que en el primer semestre se sobrecumplió la meta en 0,2 por ciento del PIB y se mostró confiado con respecto a la posibilidad de alcanzar el rojo de 2,7 por ciento anual. En los otros dos frentes la situación es más complicada.
En el Memorándum de Políticas Económicas y Financieras, difundido junto a la Carta de Intención, el gobierno se comprometió ante el FMI a cumplir una meta de inflación de 27 por ciento. No obstante, el punto 44 establece una serie de bandas que fijan dos límites críticos adicionales. Se afirma que si la inflación supera el 29 por ciento “el Banco Central discutirá con el staff del Fondo la respuesta de política apropiada” y si supera el 32 por ciento “las autoridades realizarán una consulta con la Junta Ejecutiva del FMI sobre su propuesta de respuesta de política antes de que los desembolsos del acuerdo estén disponibles”. Es decir, si la inflación supera el 32 por ciento los nuevos desembolsos no serán automáticos. Según el Indec, la inflación de los últimos 12 meses fue de 29,5 por ciento, pero el Relevamiento de Expectativas de Mercado que realiza el Banco Central ya proyecta un 31,8 por ciento. Todavía resta contabilizar las subas de la electricidad, el transporte público, las prepagas y los combustibles. Por lo tanto, es probable que ni siquiera el límite máximo de 32 por ciento pueda ser cumplido.
El Memorándum estableció a su vez un piso y un objetivo de acumulación de reservas netas para el Banco Central en relación a los 23.100 millones registrados el pasado 4 de junio (una vez restados los encajes y el swap con China). La exigencia es sumarle a esa cifra 5500 millones de dólares por trimestre. Para esta primera revisión, que tomará en cuenta los datos al 30 de junio, alcanzó con haber sumado los 7500 millones del FMI que fueron a parar a las arcas de la autoridad monetaria, pero desde que ese dinero ingresó las reservas igual no pararon de caer y está claro que Luis Caputo no va a poder cumplir con esta meta en el mediano plazo. Por eso el gobierno presiona para flexibilizarla. Además, el Banco Central necesita imperiosamente que el FMI le deje disponer de más dólares para tratar de ponerle freno a la corrida, la cual no sólo no se detuvo sino que amenaza con empeorar.
Los analistas coinciden en que el FMI no va a dejar caer el acuerdo si no se alcanza la meta de inflación prevista e incluso se especula con la posibilidad de que pueda contemplar una mayor flexibilidad con el uso de las reservas. A diferencia de lo que ocurría en 2004-2005, el gobierno actual toma como propia cada recomendación del Fondo y se esfuerza para mostrarse como el mejor alumno. Por lo tanto, hasta ahora no hay cortocircuitos significativos con el organismo multilateral. Además, la decisión política de Estados Unidos, principal accionista del FMI, es apoyar al gobierno de Mauricio Macri para que sirva de contención frente a lo que consideran como el riesgo de una vuelta al populismo. Sin embargo, aún con todos esos factores a favor, si la tormenta se profundiza, se siguen perdiendo reservas y el gobierno no logra volver a colocar deuda en el mercado internacional la crisis se profundizará y hará falta más que un guiño para evitar el colapso.
Día D para el Gobierno: se viene otro supermartes de LEBAC

Achicar en forma agresiva el stock es uno de los objetivo comprometidos ante el FMI.

El Banco Central afrontará este martes otro mega vencimiento de Lebac por unos $ 525.000 millones, con el objetivo de reducir al menos en un 25% esos vencimientos que complican el escenario financiero todos los meses.
La nueva escalada del dólar a casi $30 podría haber dificultado el objetivo del presidente del BCRA, Luis Caputo, pero aún así gestiona ante bancos internacionales unos US$ 5.000 millones con el fin de limpiar del mercado letras por unos $ 140.000 millones.
Es que tanto el Gobierno como el Fondo Monetario coinciden en que esas letras, impulsadas con fuerza durante la gestión de Federico Sturzenegger para contener la inflación, terminaron siendo un problema para el funcionamiento de la economía.
El riesgo que afronta el Banco Central es que parte de las Lebac se vayan al dólar y provoquen una disparada aún mayor en la cotización de la divisa norteamericana, que se está apreciando en todo el mundo en el marco de una ´guerra´ comercial.
Pero Caputo confía en que el Tesoro podrá absorber una parte importante de las Lebac y profundizar el sendero ya iniciado en julio último.
Con tasas que rondan el 46% anual, el esquema de Lebac es insostenible en el mediano plazo y deja muy poco margen para las inversiones productivas, lo cual agrava la recesión ya instalada en la economía.
Tras las últimas licitaciones, el stock de Lebac se redujo de $ 1,2 billones a cerca de $ 900.000 millones.
Por las devaluaciones, medido en dólares el stock en divisas también cayó fuerte y ahora equivale a poco más de US$ 30.000 millones.
Por eso, Caputo gestionó ante bancos internacionales un préstamo que pueda darle un duro golpe a la especulación con estas letras y, tal vez, reducir la tasas de interés.
Tres economistas analizan el nuevo temblor y la respuesta oficial

“Lo que les quedó es devaluar”

Arnaldo Bocco, Alejandro Vanoli y Hernán Letcher evaluaron el actual escenario, el salto del dólar y la capacidad del Gobierno y la autoridad monetaria para contenerlo. Los condicionamientos del FMI y la incertidumbre política.

La paz cambiaria le duró un mes al Gobierno. Cuando el Banco Central intentó relajar sus intervenciones y la restrictiva política monetaria, la divisa retomó envión y en dos días acumuló al público un alza de 68 centavos (2,2 por ciento) hasta 28,71 pesos. Sin ingreso de dólares por la vía de las exportaciones, con la imposibilidad de tomar deuda en el mercado internacional por el aumento de las tasas de interés a nivel global y cuando las divisas del Fondo Monetario Internacional comienzan a agotarse, la demanda por el billete verde volvió a ser protagonista. La expectativa es que habrá nuevos cimbronazos con el tipo de cambio y los ahorristas se adelantan a eso. “La única herramienta que le quedó al Banco Central para afrontar la restricción externa es devaluar”, aseguró a este diario el director del Observatorio de Deuda de la UMET, Arnaldo Bocco. El Fondo Monetario condicionó al Central en su intervención en el mercado de cambios, lo que, en un escenario de escasez de dólares y aumento de la demanda como cobertura ante la incertidumbre política y económica, se traduce en devaluación.
Se asemeja a una nueva corrida, pero en lo estructural es la misma que se desató en abril y que se había tomado una pausa en julio. Los problemas internos son los mismos, a los que se suman condiciones externas que complican aún más la situación cambiaria local. Entre lo conocido, la falta de dólares y un modelo económico que genera una fuerte desconfianza para que arriben inversiones. Por el contrario, el clima económico y político, con el affaire de las fotocopias, expulsa a inversores externos y también a los locales. “Hasta el que está adentro (del país) se quiere ir”, agregó Bocco.
El ex director del BCRA resalta la trampa en la que el Gobierno quedó encerrado al subordinar su política al Fondo. “El FMI te restringe el cumplimiento de las metas fiscales y el Gobierno no recibe dólares ni por exportaciones, ni por inversiones ni por desatesoramiento de personas que crean que este es el precio al que va a quedar la divisa”, agrega. “Por otro lado, el Fondo le dice al Central que tiene que vender menos dólares en momentos en que no hay. Te están diciendo que devalúes”, explicó el directivo de la UMET.
El interrogante es qué sucederá cuando se acaben los fondos que prestó el FMI. “Más allá de que la devaluación contrae importaciones y eso reduce el déficit comercial, las exportaciones no mejoran y el peso de la deuda en dólares se agiganta. Mientras, comienza a acabarse el dinero que le dio el Fondo para intervenir en el mercado. Por eso reduce la intervención”, aseguró a PáginaI12 el ex titular del BCRA Alejandro Vanoli. En tanto, a esto se suma que el mes próximo finaliza el período de liquidación habitual de la cosecha gruesa, pese a que el esquema de ingreso de divisas está ampliamente flexibilizado. “De todos modos impacta porque, aunque no haya obligación, los exportadores que necesitan los pesos, liquidan”, agregó. El ciclo de mayor oferta de dólares del agro es entre mayo y septiembre.
Como si esto fuera poco, el mundo no colabora. El dólar se apreció contra las principales divisas del mundo, en el marco de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, que se reflejan en una guerra de proteccionismos que complica principalmente a las economías emergentes y exportadoras de commodities. En Brasil y México, la suba del dólar fue de 1,2 por ciento. En la Argentina, los problemas locales duplicaron ese margen. “Argentina devaluó más que el resto por la inconsistencia de su modelo económico y la escasez de dólares. Es por eso que cuando el Central deja de subir la tasa de interés, la demanda de dólares se dispara”, se sumó Hernán Letcher, titular del Centro de Estudios de Política Económica (CEPA). “En este escenario va a haber siempre tensiones al alza con el tipo de cambio. Cabe recordar que el Central le deben quedar entre 1000 y 2000 millones de dólares para intervenir en el mercado”, agregó el economista del CEPA. Por el lado político, las denuncias de coimas sobre la base de unos supuestos cuadernos Gloria le agregó un condimento extra a este cóctel explosivo.
Volvió la tensión al mercado. Segundo día consecutivo de devaluación, con derrumbe de los bonos de deuda

Fin de la paz cambiaria; la fuga abre otra etapa

El dólar trepó, en dos días, 68 centavos, alcanzando a 28,71 pesos en pizarras y a 28,11 pesos en el mayorista. La huida no perdonó ni a los bonos de deuda en dólares, que sufrieron bajas de hasta un 3 por ciento.

Los desequilibrios cambiarios y financieros son cada vez más marcados. El dólar se ubicó ayer en 28,71 pesos, con un incremento de 48 centavos. El lunes ya había subido otros 20 centavos. El equipo económico no pudo sostener la tranquilidad del tipo de cambio de las últimas semanas, cuando la cotización se mantuvo en torno de los 28 pesos. Los inversores no quieren tener riesgo argentino y prefieren dolarizarse frente a la incertidumbre. El acto reflejo es el de vender bonos y acciones locales sin importar los precios. Los títulos en moneda extranjera que cotizan en el mercado interno y en las plazas internacionales registraron ayer caídas de hasta 3 por ciento. El retorno que pagan algunos de estos bonos ya supera el 10 por ciento en dólares por año, cuando antes de la corrida cambiaria iniciada en abril la tasa era del 6 por ciento. El riesgo país alcanzó el nivel más elevado de los últimos tres años.
El salto del dólar no fue una sorpresa en la city. El inicio de la semana ya había arrancado con mucha demanda y una oferta en baja, debido a la menor subasta de divisas del Tesoro y la mayor expectativa de devaluación que lleva a los exportadores a no liquidar sus divisas. El tipo de cambio mayorista cerró ayer en 28,11 pesos, al incrementarse 46 centavos. El lunes había avanzado otros 25 centavos. Este dólar con el que operan los bancos, los fondos del extranjero y los inversores institucionales de mayor tamaño, no superaba los 28 pesos desde el 5 de julio, cuando las tasas de interés en pesos, en casi 50 por ciento anual, habían generado un clima de relativa estabilidad cambiaria. Las semanas pasaron y pareciera que no fue suficiente con esta tasa para seguir convenciendo al mercado de no dolarizarse.
Las tensiones no son sólo cambiarias. Los bonos argentinos recibieron un fuerte castigo esta semana en Nueva York y algunos títulos de largo plazo como el Par, el Discount y el Argentina 2046 ya rinden más del 10 por ciento en moneda dura. Los bonos más cortos como el Bonar 2024 también anotaron pérdidas importantes. En lo que va del año, 8 da cada 10 bonos emitidos en moneda extranjera, sin importar el plazo de vencimiento, registran una disminución de su precio superior al 15 por ciento en dólares. Algunos cayeron hasta casi 30 por ciento. Los títulos públicos nacionales no fueron los únicos afectados. Las emisiones provinciales mostraron efecto réplica. El bono de Jujuy a 2022 ya paga un retorno del 12 por ciento en dólares, mientras que el del Chaco a 2024 arroja una tasa superior al 15 por ciento.
La Bolsa porteña, con un muy bajo volumen de operaciones, registró un repunte del 0,9 por ciento, por debajo del aumento del valor del dólar (1,7 por ciento) y escasamente significativa frente a la caída de la jornada anterior (4 por ciento).
Las caídas de los bonos provocaron el fuerte aumento del riesgo. El indicador del JP Morgan subió ayer 4,5 por ciento y cerró en 637 puntos, la cifra más alta en 37 meses, al potenciar una tendencia que se viene observando en los últimos meses. Desde diciembre de 2017, el riesgo subió 77 por ciento. Se trata del aumento más importante entre los países emergentes. En Turquía, la suba fue del 55 por ciento, mientras que en Polonia fue del 35 y en Rusia del 20. En el resto de los países de la región el salto fue menor. El riesgo país de Brasil este año aumentó 15 por ciento, en tanto que México lo hizo al 2 por ciento y Colombia, 4 por ciento.
El escenario financiero internacional tampoco colaboró para traer tranquilidad en la city. Ayer el índice de volatilidad norteamericana subió casi el 4 por ciento, al tiempo que varios países devaluaron su moneda. En Latinoamérica se destacó la suba del 1,2 por ciento del dólar en Brasil y del 1,1 por ciento de la paridad cambiaria mexicana. En el mundo sobresalió el aumento del 5 por ciento de la divisa en liras turcas. La moneda de Turquía perdió un 30 por ciento de su valor este año y el ministro de Finanzas de Ankara, Berat Albayrak, prometió presentar hoy un nuevo programa económico para reducir los niveles de inflación (en dos dígitos) y estabilizar la moneda. La caída de la lira turca se queda corta contra la del peso argentino, que este año suma 47 por ciento.
Pasan cosas adentro
Pero las tensiones cambiarias y financieras argentinas no se justifican porque “pasan cosas” en el mundo. Los elementos que potencian el problema son internos y estructurales. La economía argentina tiene fuertes desequilibrios en su cuenta corriente y de capital (con déficit comercial, salida de divisas por ahorro y turismo) y no consigue aumentar las divisas de origen genuino (no por endeudamiento). La caída permanente de las reservas es un termómetro de la situación. El stock de divisas del Central se ubicó ayer en 57.516 millones de dólares, con una baja en el día de 64 millones. Las reservas ya bajaron 5758 millones de dólares desde que ingresó el préstamo del FMI el 22 de junio pasado.
El dólar subió 20 centavos, el riesgo país alcanzó niveles record y la renovación de Letes fue un fracaso

Macri ya puede hablar de otra tormenta

El Gobierno afronta renovadas presiones financieras. En el frente cambiario, eso se tradujo con una escalada del dólar y una nueva caída de las reservas. La investigación de los cuadernos generó una complicación adicional.

El dólar volvió a la carga en la city porteña. Se ubicó ayer en 28,23 pesos, con un incremento de 20 centavos. Las renovadas tensiones cambiarias se explican por distintos motivos externos e internos. En el mundo, la mayoría de las monedas de países emergentes se devaluaron por un nuevo episodio de la guerra comercial entre Estados Unidos y China. La Argentina lideró las subas. La situación local potencia la tendencia de los inversores a la dolarización. El riesgo argentino subió fuerte en los últimos días y generó ayer caídas de hasta 9 por ciento en acciones y bonos. El Ministerio de Hacienda tuvo que entregar una tasa del 4,99 por ciento para emitir Letes de corto plazo, cuando el mes pasado había sido del 3,75 por ciento. Pese a la suba, renovó sólo 430 de los 800 millones de dólares que vencían de estos títulos.
El Banco Central no consigue estabilizar las reservas y hace semanas que anota pérdidas millonarias. Las divisas de la entidad cerraron en 57.584 millones de dólares, al caer 73 millones en la jornada y acumular una baja de 5694 millones desde el 22 de junio, cuando ingresó el préstamo del FMI. La reducción de la subasta del Central de 100 a 50 millones de dólares diarios desde esta semana aumentó las presiones en la plaza cambiaria porque limita la oferta de divisas. La autoridad monetaria no tiene margen para seguir ofreciendo divisas. Tiene que llegar a septiembre con un nivel mínimo de reservas internacionales netas. Se trata de un compromiso con el Fondo. No puede romperse porque pondría en riesgo la entrada del resto de los tramos del préstamo por 50.000 millones de dólares. Luis Caputo negocia modificar este límite de reservas netas, con el objetivo de recuperar reservas disponibles para subastar.
El tipo de cambio mayorista se disparó 25 centavos, al finalizar en 27,65 pesos. El volumen operado fue de 629 millones de dólares. La demanda provocó presiones a lo largo de toda la jornada y la oferta fue escasa por el aumento de la expectativa de devaluación. El complejo agroexportador bajó 50 por ciento la cantidad de divisas liquidas por día. Los consultores del mercado empezaron a circular informes en los que se asegura que el dólar en torno de 28 resulta “barato”. Mencionaron que la tasa de interés de las Lebac en 50 por ciento mantiene por ahora la divisa debajo de 30 pesos pero que la situación no es sostenible por muchas semanas.
La autoridad monetaria no consigue acumular reservas porque la economía no genera fuentes genuinas de ingreso de dólares y los déficits externos siguen abiertos en todos los frentes. La economía continúa perdiendo divisas por turismo, por ahorro y por comercio. La posibilidad de mantener el esquema de libre apertura de capitales parece inviable. El riesgo argentino se volvió una preocupación para los inversores del mundo y se observa no sólo con la dolarización sino con la salida de los capitales invertidos en bonos y en acciones del país (ver aparte).
El mercado de futuros volvió a registrar tensiones con la divisa. Se operaron contratos por el equivalente a 640 millones de dólares, de los cuales la mitad se pactaron entre agosto y septiembre. Para final de mes se negoció una cotización de 28,34 pesos, mientras que para el último día de septiembre se pactó en 29,15 pesos. Los contratos registraron subas de más de 20 centavos respecto de las operaciones de inicios de esta semana. La tasa de Lebac de corto plazo se negoció con tasas de 48,7 por ciento. El 15 de agosto el Central deberá renovar más de 500 mil millones de pesos en letras y hay preocupación por el impacto cambiario. La tasa de interés en pesos, al igual que ocurrió a mediados de abril, empieza a quedarse corta. Los inversores tienen expectativas de devaluación cada vez más elevadas.
En el mercado cambiario no tiene ningún sentido hacer futurología. Pero los elementos estructurales de la economía generan advertencias. Son cada vez menos los economistas que descartan la posibilidad de una nueva espiral de precios para el tipo de cambio. Una de las principales variables para observar es que las Lebac desde julio, cuando el dólar ya se ubicaba en 28 pesos, generaron rendimientos de más del 4 por ciento en dólares para los inversores. Si el tipo de cambio no sube fuertemente hasta mitad de la próxima semana, el rendimiento en dos meses sería de 8 por ciento y anualizado sube a un 50 por ciento en moneda dura. No existe economía en el mundo que pueda sostener este tipo de retornos en dólares. Y uno de los mecanismos más sencillos de ajuste para reducir estos retornos es con una fuerte suba del tipo de cambio.
La UCA alertó por un nuevo aumento
Pobreza crítica

La devaluación del peso en abril y junio originaron que tres de cada diez personas sean pobres en la Argentina. Según adelantó Agustín Salvia, director del Observatorio de la Deuda Social Argentina en la Universidad Católica Argentina (UCA), el nivel de pobreza se ubicaría en el tercer trimestre cerca del 32 por ciento, lo que representa un aumento de entre dos y tres puntos. “El momento crítico es este”, advirtió Salvia luego de disertar en un ciclo de conferencias del Rotary Club de Buenos Aires sobre la situación del país. La última medición de pobreza realizada por el Observatorio de la UCA fue para el tercer trimestre del año pasado y había alcanzado al 28,7 por ciento de la población.
“Veníamos de un ciclo de caída de la pobreza y el primer trimestre marca un quiebre de la tendencia, que puede dejarnos en igual situación que la que teníamos a principio de 2017. Pero es un cambio de tendencia. En el segundo trimestre se empieza a agravar el problema, lo cual significa unos dos puntos de pobreza, y el tercer trimestre es de esperar que sea el peor momento”, relató ante los empresarios asistentes.
Pese a que el horizonte económico es de fuerte contracción, con pérdida de empleos y poder adquisitivo ante una inflación esperada de al menos un 30 por ciento, Salvia no descartó una recuperación sobre el final de 2018.  “En el cuarto (trimestre) podría estancarse o recuperarse levemente”, diagnosticó el experto.
El último documento de la UCA advirtió que el 63,9 por ciento de los pobres indigentes del país y de los pobres no indigentes presenta un malestar psicológico; es decir un estado en el que se experimentan síntomas de ansiedad y depresión con un riesgo moderado.
Aumento para jubilados: en septiembre suben un 6,68% y vuelven a perder con la inflación

El acumulado en 9 meses será de 19,2%, cuando la inflación alcanzó los 16% en solo 6 meses.

La ANSES oficializó el aumento a las jubilaciones y beneficiarios de la seguridad social que regirá a partir de septiembre, producto de la reforma previsional. El incremento será de 6,68% y dejará a los haberes por debajo de la inflación.
Esto es por la aplicación de la reforma previsional sancionada en diciembre último, que modificó la fórmula de movilidad por un esquema que tiene en cuenta el 70% del índice de inflación y un 30% el aumento de los salarios. Además, cambió losa ajustes de semestrales a trimestrales.
Según la resolución 10 de la Secretaría de Seguridad Social, del Ministerio de Trabajo, "el valor de la movilidad prevista en el artículo 32 de la Ley Nº 24.241 y sus modificatorias, correspondiente al mes de SEPTIEMBRE de 2018, es de SEIS COMA SESENTA Y OCHO por ciento (6,68 %)".
De esta manera, la jubilación mínima que actualmente está en 8096 pesos (y $8200 para quienes tengan 30 años de aportes asegurados), pasará a 8.636 pesos el mes próximo.
La jubilación, así, habrá ascendido un 19,18% entre enero y septiembre, producto de los incrementos acumulados del 5,71 y 5,69% en marzo y junio, respectivamente. Sin embargo, la inflación, de acuerdo al INDEC, alcanzó el 16% solo en el primer semestre del año, y se espera un índice cercano al 3 por ciento en julio.
De esta forma, todos los beneficiarios de la seguridad social (alrededor de 17 millones de personas), habrán perdido ante la inflación, pese a las promesas del Gobierno de que esta nueva fórmula era más beneficiosa.
Este es el mismo índice con el que se actualizan las asignaciones familiares, Asignación Universal por Hijo y pensiones. El Gobierno suspendió por 30 días su decisión de eliminar el plus por zona desfavorable para las asignaciones por hijos en la Patagonia y provincias del NOA y NEA.
El dólar subió a 28,07 pesos

El dólar cerró ayer a 28,07 pesos, con una suba de cinco centavos. La Bolsa porteña, en tanto, anotó una caída del 1,1 por ciento. Se destacaron los retrocesos de Ternium del 5,7 por ciento en la plaza local y del 4,7 por ciento en Nueva York (ver aparte). En lo que refiere a las reservas del Banco Central, se ubicaron en 57.689 millones de dólares, con una baja de 110 millones. La entidad a cargo de Luis Caputo comenzó esta semana a subastar 50 millones de dólares, al reducir a la mitad la cifra en relación a lo que había prometido subastar originalmente hasta octubre. Esto se debió a la aceleración en la caída de las reservas en las últimas semanas y la necesidad de mostrar el mínimo de divisas netas en reservas acordado con el Fondo para septiembre. La entidad definirá hoy la tasa de interés de referencia y el mercado considera que se mantendrá en el 40 por ciento. Las tasas de Lebac en el mercado secundario se ubicaron 47,5 por ciento para el corto plazo. Las letras que vencen en septiembre, en tanto, se negociaron con una tasa de 45,0 por ciento.
La mitad de los ministros del Gobierno sigue teniendo cargos en empresas privadas, algunas vinculadas a sus funciones

Puerta giratoria entre Estado y sector privado

Varios ministros, la mitad del gabinete, siguen figurando con cargos en empresas privadas, pese al evidente conflicto de intereses que supone esa doble pertenencia. Un estudio revela la aceitada articulación entre elites económica y política.

La mitad de los ministros de Mauricio Macri figuran de los dos lados del mostrador, son funcionarios públicos y mantienen participaciones en distintas empresas privadas. No son los únicos: existen 269 funcionarios que ocupan 890 cargos en firmas locales y extranjeras. En el relevamiento realizado por el Observatorio de las Elites Argentinas al que accedió PáginaI12 figura el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, como autoridad en cuatro empresas vinculadas al negocio familiar de comercialización de vehículos. En una situación similar se encuentra el flamante titular de Energía, Javier Iguacel. El funcionario que aparece en los Paradise Papers vinculado a su paso por Pluspetrol, una petrolera de capitales argentinos donde se desempeñó hasta mayo de 2015, mantiene participación en tres firmas argentinas. La investigación que permite identificar potenciales conflictos de interés y posibles casos de captura de la decisión estatal revela además a 7 miembros del equipo de la Presidencia, 32 altos funcionarios de diversos organismos y 6 autoridades de entes de regulación.
La investigación del Observatorio de las Elites Argentinas que depende del Instituto del Altos Estudios Sociales de la Universidad Nacional de San Martín no solo evidencia la existencia de una aceitada articulación entre elites económicas y políticas sino que permite identificar los cambios cualitativos y cuantitativos observados a partir de diciembre de 2015. La magnitud, extensión y visibilidad adquirida por la presencia de funcionarios con trayectorias laborales en grandes compañías y participaciones en empresas privadas a partir de la llegada de Cambiemos a la Casa Rosada es inédita en la historia. “El grado de exposición a los conflictos de interés es elevado y atraviesa a todo el gobierno nacional”, enfatiza la socióloga Ana Castellani que estuvo a cargo de la investigación.
Los registros de la Inspección General de Justicia utilizados para el relevamiento fueron procesados por la plataforma digital Socios.Red. El listado de ministros muestra al flamante ministro de la Producción, Dante Sica, como director en Peugeot Citröen. Desde la cartera aseguraron a este diario que el funcionario dejó su lugar en la automotriz a comienzos de junio cuando ingresó al gobierno de Mauricio Macri. No se trata de un error en la investigación. El reporte se abasteció de los datos actualizados de la IGJ que depende del Ministerio de Justicia y los autores constataron que se trata de “cargos vigentes”.
Sin embargo, el informe realizado por la socióloga Ana Castellani reconoce que, en algunos casos, es probable que los funcionarios no mantengan esas participaciones en la actualidad. La permanencia en los registros públicos aun cuando hayan presentado sus renuncias respondería a que las empresas no realizaron la diligencia ante la IGJ o, si lo hicieron, no quedó registrado. “El licenciado Sica fue director externo de nuestra empresa hasta el 8 de junio. El proceso nunca es automático, pasa lo mismo con otros directores que ya no están”, explicaron desde la automotriz ante las consultas de PáginaI12. En la cartera que encabeza Sica existen 16 funcionarios que figuran como directores, socios, representantes y autoridades de empresas privadas. La cifra es superada por otros tres ministerios (Energía, Modernización y Desarrollo Social) donde existen más de 20 oficiales de cada dependencia que tienen participación en distintas compañías.
Haber renunciado a un cargo en el sector privado no bloquea la existencia de conflictos de interés. Castellani explica que existen diversos mecanismos mediante los cuales las elites económicas intentan incidir en la decisión estatal. Uno de ellos es la llamada puerta giratoria que alude al paso de personas por altos cargos en el sector público y privado en diversos momentos de las trayectorias laborales. “Más allá de su encuadre jurídico como situaciones que configuran potenciales conflictos de interés; la puerta giratoria y el lobby son formas de articulación entre las elites económicas y políticas que están estrechamente asociadas a la captura de la decisión estatal, o sea a la pérdida de autonomía del Estado a la hora de formular e implementar políticas públicas”
Las empresas donde, según el informe, figura Dietrich son Autocompra.com, Armoraut, Serviaut y Movilaut. En el caso de Iguacel las firmas identificadas por los investigadores fueron Productos del Sur SA y la energética Ergon E&A. El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, aparece como autoridad en Dining Room SRL dedicada a la explotación de restaurantes. El documento del Observatorio de las Elites Argentinas vinculan al titular de Modernización, Andrés Ibarra, con una empresa llamada Comunicación Dinámica aunque otras bases de datos, no utilizadas en el reporte, suma una imprenta y una firma agropecuaria. El director ejecutivo de la Anses, Emilio Basavilbaso, es accionista en Babala SRL. “Es una bicicletería y la tiene hace 6 años”, precisaron desde el organismo. Las 890 participaciones se distribuyen en dos tipos de empresas: 50 por ciento son cargos en sociedades anónimas locales y 33 por ciento de los cargos son en empresas radicadas en el exterior. Entre los funcionarios involucrados con cargos vigentes en directorios de empresas privadas sobresalen diez individuos por la cantidad de participaciones que registran. El máximo exponente es Mariano Grondona Lynch, vocal en el Directorio de la Administración de Parques Nacionales del Ministerio de Ambiente, que registraba a junio 219 participaciones en directorios de empresas privadas del país y del exterior.
Despidieron al director del fondo de los jubilados

ANSES desplazó al titular del FGS tras los desmanejos con fondos comunes de inversión y en medio de la polémica por la venta de acciones.

La ANSES despidió al titular del fondo de los jubilados, Juan Martín Monge Varela, tras los desmanejos con fondos comunes de inversión y en medio de la polémica por la venta de acciones avalada por el FMI.
El desplazamiento del subdirector Ejecutivo de Operación del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) fue naturalizado dentro del organismo. Fuentes de la ANSES transmitieron a El Destape que “estaba previsto. Juan Martin vino por un tiempo y se terminó quedando más. Es un ciclo, como en todos lados”. Incluso ampliaron que “hay movimiento en todas las áreas”.
Pese a ello, la presunta renuncia de Monge Varela no se comunicó por las vías institucionales por las que ANSES acostumbra transmitir las decisiones importantes. Todavía no fue designado su sucesor, lo que eleva aún más las sospechas de una salida organizada. La versión oficial tampoco se condice con la de otras fuentes internas del organismo, que detallaron a este medio que el directivo fue echado.
Las razones esbozadas incluyen el escandaloso e ineficiente manejo del FGS. Emilio Basavilbaso asumió la dirección del ente previsional con U$S 65.787 millones y lo hundió a U$S 57.038 millones a febrero de 2018, último dato confidencial al que accedió El Destape. El derrumbe incluyó el uso político de una porción sustancial del dinero y la colocación poco rentable en fondos comunes de inversión, pero que implicó un millonario negocio para las financieras como en SBS Fondos, que pertenecía al ahora vicepresidente del Banco Central, Gustavo Cañonero.
Además, fuentes internas aseguraron a este medio que Monge Varela se negó a ponerle la firma a la venta de los activos del fondo que administra más de un $ 1 billón de los jubilados y de los trabajadores. La cualidad del FGS de desprenderse de acciones fue una de las prioridades del Gobierno. Además, ahora la Casa Rosada presenta a esto como una necesidad para hacerse de efectivo y cumplir con los objetivos del FMI que negoció tan solo un mes atrás. La privatización para conseguir fondos fue una práctica diaria durante la presidencia de Carlos Menem, pero no es sustentable, ya que su límite es el propio patrimonio en poder del Estado.
La ANSES se aprovecha de la falta de información para dilatar la difusión de las actas del comité ejecutivo del FGS, lo que impide el control público de los verdaderos dueños del fondo. Técnicamente no es considerado dinero del Estado, sino que le corresponden a los trabajadores tanto activos como pasivos.
La segunda renuncia por desmanejos con el fondo de los jubilados
Monge Varela reemplazó a Luis María Blaquier en 2017, luego de que El Destape revelara el escandaloso memorando que había firmado su antecesor con Qatar. El contrato no tenía validez legal, ya que incluía múltiples cláusulas ilegales, como fue confirmado por el juez federal Daniel Rafecas. La fiscal Paloma Ochoa, no obstante, pidió investigar la razón por la que los funcionarios negociaron transferir U$S 300 millones del FGS a una offshore, pero lo impidieron sus superiores, Germán Moldes y Raúl Pleé.
Subió la pobreza en la Ciudad y alcanza a casi 500 mil personas

De acuerdo a datos oficiales, casi medio millón de personas son pobres, de las cuales 4,3% viven en la indigencia.

La corrida cambiaria y los fuertes aumentos en tarifas, servicios y precios que hubo durante el primer trimestre del año desembocó en un fuerte aumento del índice de pobreza: según datos de la Dirección de Estadísticas y Censos porteña, la cantidad de pobres en la Ciudad de Buenos Aires llegó casi al medio millón de personas, un 16% del total de habitantes.
El estudio indica que las personas que no llegaron a superar el límite de pobreza en sus ingresos fueron 491.373, de las cuales 131.760 viven en condición de indigencia. El aumento del índice de pobreza que se dio en relación al mismo período del año pasado, de esta manera, es del 1,1%: 35.373 personas más a las cuales no les alcanza el dinero para vivir.
Si bien hubo un descenso en el índice de pobreza si se comparan los números al cuarto trimestre del 2017, cuando el porcentaje llegó a 17,7%, la realidad es que esto se debió a razones de estacionalidad: el cobro del medio aguinaldo fue un factor que calmó, al menos un poco, la situación económica de muchas familias.
Por otra parte, de acuerdo a los datos publicados por el Gobierno porteño, se registraron 266.442 personas, o un 8,7% del total, pertenecientes a los sectores "no pobres vulnerables" y 270.209, o un 8,8%, integrantes de la "clase media frágil".
Pertenecer a estas categorías implica que "ante una eventual disminución del poder adquisitivo de los ingresos familiares”, ya sea por “la suba de precios por encima de sus ingresos, o ante la pérdida del empleo o de ingreso de alguno de sus miembros, tienen una probabilidad alta de caer en los estratos más bajos", indicó el informe. Esto implica que una de cada tres personas de la Ciudad vive en una situación de fragilidad social.
Además, cabe resaltar que, para una pareja compuesta por una mujer y un varón de 35 años de edad, ambos económicamente activos y propietarios de la vivienda, con dos hijos varones de 9 y 6 años, la línea de pobreza en marzo de este año era de 18.082 pesos por mes, mientras que en junio este monto subió a 19.732,28 pesos: un 9,1% más.
En tanto, mientras que en el primer trimestre del 2017 la clase media alcanzaba al 52,5% de la población porteña, en el mismo período pero de este año ese número disminuyó a 51%. El sector más rico, sin embargo, se engrosó: este año llegó al 15,4% de los habitantes, cuando hace un año era del 15%.
Por el tarifazo de luz, supermercados anuncian nuevos aumentos de precios

Sumado al aumento generalizado de la luz, con la quita de transferencias se incrementará un 40% la carga impositiva para estos comercios.

Este miércoles, el ministro de Energía, Javier Iguacel, anunciará un aumento generalizado en la tarifa de la luz para todos los sectores. Entre ellos, uno de los más afectados será el de los supermercados, ya que se eliminarán los subsidios que recibían por este servicio y, por ende, tendrán un aumento de alrededor del 40% en el costo del impuesto a partir de agosto.
En este marco, fuentes del sector afirmaron que esta medida se trasladará a un aumento en los precios de los productos. “Estamos con una carga impositiva demasiado alta, es difícil no trasladar un nuevo costo. Le pedimos a las autoridades que nos bajen nuestros costos operativos, que nos bajen los impuestos. Son demasiado altos”, expresó a El Destape Ricardo Zorzón, presidente de la Cámara Argentina de Supermercados.
Sobre este punto, explicó que es inevitable un aumento en los precios debido a que “los costos operativos en los supermercados hoy están en un 35%, de los cuales alrededor de un 20% se van en sueldos, y el resto en impuestos y alquileres”, por lo cual “todo lo que viene por arriba de eso hay que trasladarlo a precios”.
Por su parte, Miguel Calvete, presidente del Instituto de Estudio de Consumo Masivo (INDECOM) y presidente de la Federación de Supermercados Chinos aseguró a este medio que la medida del Gobierno “afecta a todo el sector, sobre todo a la industria PyME” y que “va a generar una inercia inflacionaria”.
Respecto al traslado a precios, afirmó que “habrá una incidencia” y que “en mayor o menor medida repercute, sobre todo, en el tema de los combustibles y el costo de distribución”. También adelantó que desde INDECOM analizan una “proyección interanual de entre el 32 y el 34% por los aumentos programados que hay de acá a fin de año”.
Es importante tener en cuenta que el aumento no será sólo para estos grandes comercios: en el caso de las PyMEs, será de un promedio de entre un 10 y un 20%, y de alrededor del 24,4% para el consumidor residencial, es decir, los ciudadanos y ciudadanas comunes que deben hacer sus compras y gastos diarios, a los que deberán sumar los aumentos en supermercados desde agosto.
Otro golpe al bolsillo: aumenta la nafta un 8% y la luz un 30%

La suba estaba estipulada dentro del acuerdo que el gobierno tiene con el Fondo Monetario Internacional.

Luego de que el gobierno anunciara un aumento de trenes y colectivos, el ministro de Energía, Javier Iguacel, ordenará un incremento de la electricidad y la nafta, en sintonía con el acuerdo firmado con el Fondo Monetario Internacional, donde pautaron una reducción de los subsidios.
En simultáneo, las petroleras anunciarán la suba prevista para los combustibles, que oscilará entre el 5 y el 8 %.
Según indicó Clarín, a partir del miércoles 1 de agosto entrará en vigencia un nuevo cuadro tarifario para las empresas Edesur y Edenor. El nuevo esquema conllevará aumentos que irán del 25 al 30 % para Capital Federal y el gran Buenos Aires.
Se trata de un nuevo cuadro tarifario para las empresas de distribución eléctrica que será la consecuencia de una nueva reducción de subsidios económicos en el marco del fuerte ajuste fiscal que impulsa la administración de Mauricio Macri.
El propio ministro de Energía había anticipado recientemente que el incremento podría ubicarse entre 25% y 30%, pero desde el Gobierno no confirmaron el porcentaje en las últimas horas al guardar los nuevos cuadros tarifarios bajo un fuerte hermetismo.
Pero esta suba no solo impactará a porteños y bonaerenses, sino que la variación del precio de la energía eléctrica dependerá de la zona del país en la que viva cada usuario.
En las provincias serán los gobiernos provinciales, que controlan a las empresas distribuidoras, las que deberán decidir el porcentaje de ajuste de tarifas de las distribución eléctrica.
Eso se debe a que en Capital Federal y Gran Buenos Aires aún hay una porción mayor de subsidios en las facturas que en otras zonas del país, por lo que porteños y bonaerenses del GBA sentirán la reducción con más fuerza.
Para avanzar en la reducción de subsidios comprometida con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Gobierno prevé ahora reducir los subsidios, lo que determinará un nuevo alza en las facturas que pagan los usuarios.
Escándalo: el Gobierno recortó hasta 53% las asignaciones familiares

A través de una resolución, eliminó las "zonas diferenciales" que representaban un valor extra para trabajadores del Interior del país.

El Gobierno comenzó a ajustar en el sistema de seguridad social, aquel que había prometido no tocar en medio del feroz recorte de 19 mil millones de dólares en tres años que acordó con el FMI. Las primeras víctimas son los trabajadores en relación de dependencia del Interior, a los cuales se les ajustará hasta un 53% el monto.
Esto es así porque los empleados en blanco cobraban un plus según la zona en donde vivieran, atento al costo de vida más elevado que existe en algunas zonas del país y la necesidad de poblar ciertas zonas más inhóspitas en términos climáticos, como la Patagonia. Así, un empleado que viva en Santa Cruz y Tierra del Fuego cobraba 3.407 pesos por hijo en lugar de los 1.578 de "valor general" de asignación.
Los trabajadores afectados son aquellos que viven en La Pampa, Formosa, Río Negro, Formosa, Mendoza, Salta, Chubut, Catamarca, Jujuy, Santa Cruz y Tierra del Fuego.
Anteriormente, la ANSES dividía al país en cuatro zonas, además del monto base, a las cuales les aplicaba un régimen diferencial de la seguridad social. Así, el valor de 1.578 pesos por hijo que regía desde el mes de junio para el área metropolitana y demás provincias se elevaba, según la zona, hasta los 3.407 pesos, dependiendo también de los ingresos de los cónyuges.
En el mismo decreto 702, firmado Michetti (en reemplazo de Macri, de visita a Sudáfrica), Peña y Triaca, se establece además como tope máximo para cobrar asignaciones familiares un ingreso familiar de 83.917 pesos. La pareja tampoco podrá cobrar las asignaciones si uno de los dos miembros percibe más de 41.959 pesos.
El Gobierno toma $16 mil millones de los jubilados para financiarse

En medio del debate por el ajuste y la posibilidad de una nueva reforma previsional, el Gobierno toma plata de los jubilados para cerrar las cuentas.

El Gobierno sigue aplicando una medida que cuestionaba cuando los partidos que componen a Cambiemos eran oposición: usar los fondos de los jubilados para financiarse en el corto plazo. Ahora, toma 16 mil millones de pesos de la ANSES.
La medida, publicada a través de la resolución conjunta 11/2018, establece que la ANSES suscribe directamente Letras del Tesoro en pesos por un monto total de 16 mil millones de pesos, por un plazo establecido que va desde julio hasta enero del año próximo, unos seis meses.
La tasa de interés que le pagará el Tesoro nacional a la ANSES será la equivalente a la que paga el Banco Central para las Lebac de 90 días, que en la última licitación avaló una tasa anual del 43,75% para ese plazo, alrededor de un 3,7% mensual.
La decisión del Gobierno se toma en medio del ajuste arreglado con el FMI, de alrededor de 300 mil millones de pesos para 2019, a cambio de un crédito stand-by de hasta 50 mil millones de dólares hasta 2021. La ANSES venía suscribiendo Lebacs pero uno de los puntos del acuerdo era "mejorar la hoja de balance del Banco Central", por lo que la deuda de la entidad monetaria irá pasando paulatinamente al Tesoro.
Repitió su discurso sobre “la tormenta” en los BRICS

El meteorólogo Macri en Sudáfrica

El Presidente dio un breve discurso en Johannesburgo en el que volvió a culpar a “la volatilidad externa y a algunos factores externos” por la situación económica argentina. Defendió los “cambios profundos” que lleva adelante su gestión y dijo que "América Latina y el Caribe tienen mucho que ofrecer al orden mundial".

El presidente Mauricio Macri habló esta mañana en el marco de la Cumbre de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) y no desaprovechó la oportunidad para repetir su nuevo libreto sobre “la tormenta” que debió enfrentar la economía argentina con la crisis cambiaria y la caída de la actividad.
"Hace unas semanas, la economía hizo frente a una tormenta debido a la volatilidad externa y a algunos factores externos. Pero tenemos las herramientas para superarla y mantener el curso. Estamos haciendo los esfuerzos concretos", dijo Macri ante los presidentes de los países de las economías emergentes en la reunión que se celebra en Johannesburgo.
Tras volver a culpar a “factores externos” por la caída en la economía, aseguró que su gestión está realizando "cambios profundos" y que “los argentinos decidimos avanzar en un nuevo camino, enfrentando los problemas y tratando de resolverlos en lugar de esconderlos".
Macri también habló en su breve discurso para rechazar “la escalada de medidas unilaterales y de represalias” a nivel mundial porque “tienen un potencial impacto sistémico en el crecimiento y ejercen presión sobre la eficacia del multilateralismo". En esa línea, aseguró que "América Latina y el Caribe tienen mucho que ofrecer al orden mundial, a través del talento de su gente, su rica dotación de recursos naturales y como zona de paz y cooperación".
El Presidente después se reunió con su par brasileño, Michel Temer, para hablar sobre las negociaciones para un acuerdo entre Mercosur y la Unión Europea (UE), según informó Presidencia en un comunicado
Temer aseguró ayer que "no es improbable" que en septiembre se pueda cerrar el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre la UE y el Mercosur, que lleva dos décadas en negociaciones. Los dos jefes de Estado hicieron hincapié "especialmente en las diferencias que aún persisten dentro del bloque regional, entre ellas, en el sector automotor y el de vinos".
Macri sembró miedo con sus declaraciones. Dijo que “no hay plata” para contratos de desarrollo nuclear y satelital

El Invap acorralado por el ajuste fiscal

Las expresiones de Macri en Bariloche son del viernes pasado, pero no hubo aclaraciones oficiales al respecto. Se suman al congelamiento total desde 2016 del desarrollo de los planes nuclear y satelital y el cese de pagos al Invap.

Nadie lo confirmó oficialmente, pero los dichos de Mauricio Macri en Bariloche del viernes pasado, que no merecieron ninguna aclaración ni ampliación posterior del gobierno, ya transcurridos más de cuatro días, dejaron planteada la intención del gobierno nacional de discontinuar los contratos vigentes entre el Estado Nacional y la empresa provincial el Invap. En el marco de las negociaciones por los recursos para obra pública y el reparto de los costos del pesado ajuste que el presidente de la Nación comprometió con el FMI, el gobernador Alberto Weretilnek, responsable principal de las acciones del Invap, se decidió por el mutismo y no se hizo cargo del mensaje que dejó Macri en su visita relámpago a la provincia, el mismo día que aterrizaba en Buenos Aires Christine Lagarde. “Los contratos que tenía la Nación en Invap eran de la época de la magia (alusión irónica al gobierno de Cristina Kirchner) y la plata no está”, señaló el presidente de la Nación el viernes pasado en Bariloche, según lo citó el diario la Nación. “Soy el primer fanático del Invap, pero todos deben entender que tenemos una restricción”, agregó en la misma oportunidad.
La actitud del gobierno nacional hacia el Invap, a partir de diciembre de 2015, fue tendiendo paulatinamente al congelamiento. No se firmaron nuevos contratos, ni siquiera los que se encontraban en un avanzado estado de desarrollo, no se avanzó con los firmados pero con desarrollos recién iniciados, y a los vigentes anteriormente, pese al cumplimiento de los compromisos de entrega, de trabajos hechos y certificados, se les fue abonando con retrasos crecientes, hasta llegar a la cesación de pagos entre el año pasado y el actual. La deuda acumulada entre el Estado nacional y el Invap ascendía a 800 millones de pesos hasta el mes pasado, según señaló un miembro del Directorio, Cristian Tisot, al diario La Nación. La diputada nacional rionegrina María Emilia Soria estiró la cifra a 1400 millones de pesos. “No creo que tanto”, dijo sobre esa última cifra Weretilnek.
No hubo hasta ahora una declaración formal de parte del gobierno, pero en los hechos se discontinuaron todos los planes de desarrollo estratégico que durante el anterior gobierno se diseñaron con el Invap, incluso los respaldados por ley. En el ámbito satelital, el proyecto geoestacionario Arsat 3 quedó bajo un cono de sombra. En materia nuclear, se completaron los trabajos de los reactores RA10 y el Carem (de mediana potencia), pero no se abonaron tareas ya certificadas ni se encararon nuevos proyectos. Se sabe que la comisión Nacional de Energía Atómica, el “cliente” del Invap en estos desarrollos a pedido, sufrió un violento recorte en su presupuesto que, prácticamente, la obliga a destinar al pago de salarios casi el total de sus recursos. En el rubro de Defensa, también se dejaron inactivos los proyectos iniciados antes de noviembre de 2015 en materia de desarrollo y producción de radares.
A lo que aludió el Presidente de la Nación como “la época de magia” es, nada menos, la del desarrollo científico de conocimientos y capacidad de producción de material de alta tecnología que formaban parte del plan satelital nacional y del plan de energía nuclear, en los cuales el país avanzaba hacia un afianzamiento de su soberanía e iba erigiendo un liderazgo regional reconocido a nivel internacional. Aunque Invap no tiene participación del Estado nacional en su directorio (4 son nombrados por el gobierno provincial, dos por la CNEA y dos por los empleados), depende fundamentalmente de los recursos que se originan en sus contratos. Entre los proyectos que ahora se discontinuarían se cuenta el de aviones no tripulados con el Ministerio de Defensa y otro para el control satelital de naves de la Armada Nacional, entre ellos las fragatas y el malogrado (en condiciones bajo sospecha) submarino ARA San Juan.  La semana próxima partirá, desde el aeropuerto de Bariloche, el satélite Saocom 1, que será transportado por un avión especial, por su tamaño, con destino a California, Estados Unidos, desde donde será lanzado. Es el primero de los dos satélites que aportará el Invap a un proyecto encargado por Italia para monitoreo satelital con fines de control de cultivos, de incendios y de recursos naturales. No es el primer contrato que le asignan a Invap a nivel internacional, pero no son suficientes para sostener su viabilidad en la actual etapa. Por el tipo de proyectos y tareas que desarrolla, necesita previsibilidad en sus negocios con varios años de anticipación. Según plantean allegados a la empresa tecnológica –y es fácil entenderlo–, la actitud del actual gobierno nacional, primero con la discontinuidad de las contrataciones, luego con la cesación de pagos y ahora con la eventual anulación de contratos ya firmados, lo que ha hecho es “dejar totalmente fracturado la proyección de negocios de Invap”, con lo que ello implica para su sostenimiento.
La actividad económica cayó 5,8 por ciento en mayo, el peor resultado del gobierno de Macri

En caída

La actividad económica se derrumbó un 5,8 por ciento en mayo, hasta ahora el peor resultado de la era Macri. El centro de la caída fue el agro, combinado con el desmanejo cambiario que derivó en la disparada del dólar. Los pronósticos son aún más sombríos para los próximos meses.

La actividad económica cayó un 5,8 por ciento en mayo frente al mismo mes del año pasado, informó ayer el Indec, el peor resultado de la gestión de Cambiemos. Hay que retrotraerse a julio de 2009 para encontrar una retracción superior. El resultado de mayo se explica en primer lugar por el impacto de la sequía en el sector agropecuario. El Gobierno enfatiza ese argumento, no obstante, en mayo comenzó el proceso de paralización de la economía frente al desmanejo cambiario, con fuerte suba del precio del dólar y enorme caída de las reservas internacionales. La industria quedó en terreno negativo después de un año y se desaceleró fuertemente la construcción, el comercio y hoteles y restaurantes. El mundo resopló y la Argentina, atada con alambre por el creciente desequilibrio externo solventado con deuda, sufrió un vendaval que se profundizará en los próximos meses, conforme al programa recesivo del Gobierno.
Con la caída de mayo, el crecimiento acumulado en cinco meses se redujo al 0,6 por ciento. Este dato es importante porque introduce serias dudas a la proyección de crecimiento del 0,4 por ciento para todo el año que establece el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. El propio jefe de Gabinete, Marcos Peña, admitió ayer en otra metáfora climática que “los próximos meses van a ser un poco más recesivos, fríos y tormentosos”. La proyección para lo que resta del año es muy mala y si en mayo el crecimiento acumulado ya es de apenas 0,6, es prácticamente imposible que a diciembre baje nada más que dos décimas. Un peor resultado en materia de crecimiento económico impacta a la baja sobre la recaudación de la AFIP a través del IVA, débitos y créditos e impuesto a las Ganancias. Es decir, el Gobierno necesitará redoblar el ajuste fiscal.
La caída del 5,8 por ciento de mayo es la peor de la era Macri, por encima del 4,9 por ciento de junio de 2016. Agosto 2014 marcó una baja interanual de 5,6 y en mayo de 2012 la merma fue del 5,3 por ciento, de acuerdo a los datos que publica el Indec de Jorge Todesca. Recién en julio de 2009 se registró una baja más importante, del 6,8 por ciento. Además, el dato de mayo implica una merma del 1,4 por ciento frente abril. “Se descuenta que el segundo trimestre será el primero de caída después de siete períodos consecutivos de suba y que el resultado negativo se mantendrá en el tercer trimestre, por lo que la economía entraría en recesión”, señaló la consultora Radar al analizar los datos oficiales.
El principal factor que explica el resultado de mayo es la caída del 35,2 por ciento en la actividad del sector agropecuario, afectado por la sequía que golpeó principalmente a la cosecha de soja. La Bolsa de Cereales de Buenos Aires estima que en esta campaña se produjeron 36 millones de toneladas de soja, una caída interanual del 37,4 por ciento. Es la recolección más baja desde la sequía del período 2008-2009, cuando se registraron 32 millones de toneladas. Implica una pérdida de 4200 millones de dólares en el valor agregado de la cadena de la soja, el 0,6 por ciento del PBI. La reducción del sector agropecuario explica prácticamente la totalidad de la baja de la actividad, es decir que el resto de los sectores terminaron, en promedio, relativamente parejos frente al año pasado.
Sin embargo, la industria manufacturera registró su primera caída desde abril de 2017. El informe del centro de estadísticas oficial desagregado por sectores mostró que los rubros con mayores caídas fueron el textil, química, metalmecánica, refinación de petróleo, alimenticia y caucho y plástico. En cambio, los bloques con avance fueron tabaco, siderurgia, automotriz, papel y cartón, minerales no metálicos y edición e impresión. La industria acumula una mejora del 2,4 en cinco meses.
Otro sector fuerte de la economía nacional es la construcción, que subió 4,4 por ciento en mayo, muy por debajo del 12,4 por ciento acumulado en el año. Esa desaceleración de lo que fue uno de los pilares de la economía de Cambiemos durante el año pasado se vincula al recorte de la obra pública por el comienzo del ajuste fiscal y la desaceleración de los créditos UVA ante la incertidumbre cambiaria. Las perspectivas para la obra pública no son nada alentadoras: el acuerdo con el FMI para reducir el déficit fiscal primario implica un recorte de unos 500 mil millones de pesos en dos años, de los cuales una buena parte saldrán de la baja de la obra pública. Además, la crisis cambiaria y el nuevo “dólar caro” dejan un escenario muy complicado para recrear el boom de créditos hipotecarios del año pasado.
También tuvo un frenazo el comercio, con una suba interanual del 0,6 por ciento, cuando el Indec venía mostrando incrementos superiores al 4 por ciento a lo largo del año. La lógica indica que el comercio seguirá su marcha descendente de la mano de la caída de las ventas, a raíz de salarios reales en baja a causa de la inflación y del aumento del desempleo. Asimismo, Hoteles y restaurantes redujo su crecimiento al 0,9 por ciento.
A contramano de prácticamente todos los demás sectores de la economía, el sector financiero mejoró su performance en mayo, al avanzar un 10,8 por ciento interanual, su mejor registro desde octubre de 2011. La valorización de tenencias en dólares y la fiesta de la tasa de interés y de la deuda externa e interna abultaron las ganancias de los bancos.
En la Rural, Macri volvió a confirmar la quita de las retenciones

A pesar del elevado déficit y el pedido del FMI, el Gobierno insiste en eliminar la recaudación de los aranceles al campo.

Desde la Rural, el presidente Mauricio Macri volvió a confirmar que continuará con la quita de las retenciones. El Presidente insistió en esa medida a pesar del elevado déficit fiscal y el pedido explícito del FMI.
A pesar del elevado déficit, el Gobierno insiste en eliminar la recaudación de los aranceles al campo. “Es un impuesto no inteligente”, declaró el mandatario en una escueta conferencia de prensa dentro del predio.
“Se ha dicho con claridad que creo que es un impuesto no inteligente que no favorece lo más importante que tenemos todos los argentinos, que es exportar cada día más. Porque eso es generar trabajo para los argentinos”, dijo Macri.
“El campo ha liderado en la tarea de exportar. Lo tienen que seguir acompañando el resto de las industrias, la minería sustentable, el petróleo, el gas, los servicios con valor agregado; todas las cosas que podamos hacer los argentinos y bien las tenemos que exportar al mundo”, agregó.
Consultado sobre si el campo debería “sentirse tranquilo” con la rebaja del impuesto, finalizó: “Estoy absolutamente convencido de que lo que hemos comprometido es lo que hay que cumplir”.
El dólar cerró la semana con un fuerte avance por encima de los $ 28

El billete terminó con un alza días después de la renovación de la mitad de las Lebac.

El dólar cerró la semana con un avance de 40 centavos y se consolidó por encima de los $ 28. En la jornada, sin embargo, descendió diez centavos.
En cinco días hábiles, el tipo de cambio acumuló un alza de 40 centavos. Sucedió en el medio de la renovación de la mitad de las Lebac en circulación que debió realizar el Banco Central, que preside Luis Caputo.
La moneda norteamericana arrastraba cinco jornadas consecutivas al alza. Hoy disminuyó diez centavos, para terminar a $ 27,10 para la punta compradora y a $ 28,10 para la vendedora en las pizarras del Banco Nación.
El FMI abrirá una oficina en Argentina

El Fondo controlará que el Gobierno cumpla con los condicionamientos desde Buenos Aires.

El Fondo Monetario Internacional instalará una oficina en Argentina para poder controlar de cerca que el Gobierno cumpla con los condicionamientos que le impuso.
Allí desplegará a partir de agosto a su personal experto y administrativo que monitoreará el cumplimiento de las metas económicas y fiscales.
Según adelantó Infobae, la delegación de Buenos Aires redactará documentos secretos que describan la situación económica local y analicen el panorama político que protagonizan Mauricio Macri y la oposición.
La directora gerente del Fondo, Christine Lagarde, no quiere depender únicamente de la información que reciba de Nicolás Dujovne, su contacto más cercano en el gabinete nacional, de acuerdo al portal.
Macri admitió que la economía no crecerá este año: "Una tormenta nos sacudió"

El Presidente reconoció que "no fue fácil como pensábamos" domar la inflación y que no se generarán puestos de trabajo en 2018.

El presidente Mauricio Macri admitió que la economía no crecerá este año. Además, reconoció que no se generarán puestos de trabajo en 2018, ratificó el rumbo de la economía y dejó frases con el clásico tono esperanzador del oficialismo.
"Enfrentamos una tormenta, pero vamos a retomar el crecimiento", confió Macri y consideró que "queda claro que por más que no haya sido tan fácil como pensábamos domar la inflación, por la historia, por la inflación incubada por el cepo, por las tarifas y por esta tormenta que devaluó la moneda, es una prioridad bajarla porque castiga al trabajador, a las pymes, a la industria".
"Estábamos creciendo bien y una tormenta nos sacudió", dijo el presidente, pero aclaró que no se está en una crisis "similar a otras del pasado".
En conferencia de prensa desde la Residencia de Olivos, dijo entender "la angustia de muchos argentinos de que esto puede terminar en una crisis similar a algunas del pasado. Creo que esto no es así". Y comentó que sigue creyendo "en el futuro que tenemos por delante. Vamos a retomar el crecimiento el año que viene y vamos a seguir generando empleo", comentó.
Consultado por la propuesta del FMI de detener la quita de las retenciones a la soja, el Presidente lo negó rotundamente. "Tenemos que exportar porque necesitamos generar trabajo. No creo que la retención sea un impuesto inteligente", analizó. Así, afirmó: "Estamos apuntando a decirle a todos 'por favor, exporten'". Además, consideró que "las retenciones destruyen nuestro futuro".
Sobre los tarifazos, el Presidente culpó por las boletas caras a los propios hogares, en lugar de la decisión del Gobierno de brindarle mayores ganancias a las empresas. "Estamos aprendiendo a consumir la energía necesaria. Eso hace que nuestras facturas a fin de mes no sean tan duras", dijo.
"Nos sentimos capaces de exportar nuestro trabajo al mundo, por eso es importante fortalecer el perfil exportador", evaluó. "Es central para el futuro del Mercosur y los argentinos. A eso apostamos", dijo. También insistió en los intentos fallidos de consolidar un acuerdo con la Unión Europea: "Venimos de muchos años de aislamiento y tenemos que integrarnos al mundo”.
Por otro lado, aseguró: "Todos estos años hemos cuidado el salario de los trabajadores y las paritarias siguen siendo absolutamente libres". En ese sentido, argumentó que "en el caso del Estado estará limitado por los recursos que tenga cada municipio".
Tras el supermartes, el dólar vuelve a subir y supera los 28 pesos

La divisa extranjera aumenta su cotización luego de que el Banco Central recortó la tasa de Lebac de 47 a 46,5%, y renovó alrededor del 75% del vencimiento.

El dólar registra una suba de 9 centavos y se vende a un promedio de 27,17 pesos para la compra y 28,24 pesos para la venta, en bancos y casas de cambio. La divisa crece en su cotización un día después de que el Banco Central recortara tasas de LEBACS.
Según indicó el Banco Central, en el Banco Nación la divisa se vendía a 28,10; en los bancos Credicoop y Ciudad, a 28,30 pesos; en el ICBC a 28,40 pesos y en el Galicia, 28,60 pesos.
De esta forma, el peso vuelve a devaluarse luego de que el Banco Central recortara la tasa de Lebac de 47 a 46,5%, y renovara alrededor del 75% del vencimiento.
Según el Indec, la inflación en junio fue del 3,7 por ciento

Precios por las nubes

Es la mayor suba de precios en los últimos dos años. La inflación acumulada en el primer semestre de 2018 ya es del 16 por ciento y supera la meta que había previsto inicialmente el Gobierno para todo el año. Los alimentos, con un incremento del 5,2 por ciento, encabezaron la escalada. La fuerte aceleración de los precios se explica por el impacto de la devaluación.

La inflación de junio se ubicó en un 3,7 por ciento, informó el Indec, empujada por alimentos y bebidas, transporte, combustibles, prepagas y equipamiento para el hogar. La fuerte aceleración de los precios se explica por el impacto rezagado de la devaluación de mayo y la propia suba del dólar en junio, junto con la suba de precios puntuales sobre los que el Gobierno tiene injerencia, como el transporte público, las naftas y la medicina prepaga. En sólo seis meses, los precios subieron un 16 por ciento frente al mismo período de 2017, lo cual supera a la antigua pauta del 15 por ciento que el Banco Central había definido para todo el año. La comparación del mes pasado frente a junio de 2017 arroja un alza del 29,5 por ciento, que se acerca a la estimación superior al 30 por ciento que se espera para finales de año.
Un dato saliente de junio (que ya se había registrado en mayo) es que la inflación no estuvo impulsada por los servicios públicos, sin bien estos realizaron su contribución a la presión de los precios. En cambio, la tracción principal de la inflación estuvo dirigida por el llamado “IPC-Núcleo”, que son aquellos precios estructurales a los que el Gobierno venía apelando para justificar un supuesto control sobre el ritmo de la inflación. En junio, el IPC-Núcleo subió un 4,1 por ciento como respuesta a la fuerte suba del dólar.
El rubro de alimentos y bebidas subió el mes pasado un 5,2 por ciento mientras que transporte lo hizo en un 5,9 por ciento por la suba de los colectivos y el tren y el avance de la nafta. Salud subió 4,3 por un nuevo incremento en la cuota de las prepagas, y equipamiento del hogar, un 4 por ciento.
La inflación en seis meses ya superó la proyección para todo el año

El transporte y los alimentos sufrieron las mayores alzas, de acuerdo a la medición del Indec.

La inflación se disparó 3,7% en junio, apuntalada por el transporte y los alimentos. En lo que va del año, los precios subieron más que la proyección para todo 2018.
En el presupuesto 2018, la estimación para todo el año era del 15,6%. No obstante, el acumulado de aumentos que midió el Indec a junio fue del 16%.
En el indicador de julio impactó de lleno el alza en el rubro de alimentos y bebidas no alcohólicas del 5,2%. Éste llegó al 17,3% en los primeros seis meses del año.
También crecieron en junio en gran medida los gastos en transporte, con una fuerte alza del 5,9% por el aumento en el boleto mínimo. Los precios relativos a la salud subieron 4,3% por los incrementos en las cuotas de prepagas, y los de equipamiento y mantenimiento del hogar 4%.
Por su parte, los precios mayoristas crecieron 6,5% en junio, con lo que acumulan 30,3% en los primeros seis meses del año.
El Indice de Precios Internos al por Mayor (IPIM) registra un aumento del 44,1% en los últimos doce meses, según las cifras oficiales del organismo estadístico.


Subió el dólar en el cierre de la semana y cotizó a $27,94

La divisa estadounidense subió tres centavos y finalizó así, en lo que es el nivel más bajo en lo que va de julio.

El dólar ganó hoy tres centavos, a $27,94 para la venta, en una jornada volátil, pero acumuló en la semana una caída de 2,4% y se ubicó así en el nivel más bajo en lo que va de julio.
Según un promedio realizado por el Banco Central, la divisa cerró a $26,86 para la punta compradora y $27,94 para la vendedora. En las pizarras del Banco Nación, el dólar operó este viernes a $27,70. El "billete verde", de ese modo, acumuló en la semana una merma de 68 centavos. .
El jueves, el dólar había perdido 27 centavos hasta $27,91 para la venta, a causa de un repunte en la oferta de divisas y tras la licitación de LETES.
Se trata de la segunda semana consecutiva en la cual el dólar operó con cierta estabilidad tras tocar el récord de $29,57 en medio de la corrida cambiaria.
Los retrocesos se dieron luego de la puesta en marcha de una batería de medidas adoptadas por el Gobierno y el Banco Central. Operadores, evaluaron que, a su vez, hubo una mejora en la corriente vendedora, lo cual también quitó presión al tipo de cambio.
En ese escenario, el Banco Central efectuó, por cuenta del Ministerio de Hacienda, la subasta de venta en contado diarias de dólares. El monto adjudicado fue de US$ 100 millones, en línea con lo estipulado. Esos billetes forman parte de los US$ 7.500 millones prestados por el FMI para refuerzo presupuestario.
"El precio promedio de corte se ubicó en 27,1738, siendo el mínimo precio adjudicado de 27,1520", sostuvo la autoridad monetaria.
Petroleras ponen cupo por las subas y podría faltar nafta

El abastecimiento podría verse reducido en muchas estaciones de servicio.

El presidente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos (CECHA) Carlos Gold, advirtió este viernes que las petroleras pusieron "cupos" para la entrega de combustibles, que afectarán rápidamente al campo, la industria y el transporte.
En diálogo con radio Mitre, el dirigente señaló que "un problema que hasta la semana pasada era de abastecimiento de las estaciones de servicio blancas , ahora pasó a ser un problema de algunas estaciones de servicio de bandera".
"Hay petroleras que han puesto cupo de entrega de combustible y por encima de esos límites va un precio diferencial, lo cual representa un problema para el sector de cara al futuro", agregó.
Para el empresario, el argumento de las petroleras es que "aún no han recompuesto su rentabilidad, están entregando combustible a pérdida, con un desfasaje, dicen, como mínimo de un 30%"."Limitan la entrega para que esta rentabilidad negativa no se incremente", agregó.
"Como sucedió en otras épocas, el cupo puede no alcanzar y en los últimos 10 o 5 días, depende cada estación, puede comenzar a faltar nafta", alertó.
Por la corrida cambiaria, aumentan los depósitos en dólares

En el marco de meses activos para el tipo de cambio, caen los plazos fijos en pesos.

En el marco de una etapa activa para el mercado financiero, la corrida cambiaria generó que los depósitos en dólares aumenten: ya suman U$S 1000 millones en junio, mientras que el stock se acerca a los U$S 31.000 millones.
Según el diario económico El Cronista, se generó el proceso llamado "dolarización de Doña Rosa", en donde los depósitos en pesos cayeron $ 32.428 millones (de $ 973.167 millones a $ 940.639 millones del 29 de mayo al 29 de junio, según el BCRA), al tiempo que las colocaciones en dólares subieron U$S 973 millones, de U$S 29.974 millones a U$S 30.947 millones.
Ese movimiento de dinero es producto, por un lado, de la facilidad de las transacciones electrónicas en la que se pueden comprar dólares por Internet. Por otro lado, los bancos bajan la tasa porque saben que no son fondos que van a poder apalancar mucho con la volatilidad que existe sobre el dólar.
En diálogo con El Cronista, Mariano Sardáns, CEO de FDI, explicó que la caída de depósitos en pesos fue directo a moneda extranjera, ya que se debió a la dolarización automática de las carteras.
El dólar se dio vuelta y volvió a dispararse: cerró cerca de los $ 29

El billete estadounidense aumentó 30 centavos, a pesar de los intentos del Gobierno de calmar la demanda.

El dólar se dio vuelta y se disparó 30 centavos para terminar cerca de los $ 29 por la falta de oferta que el Gobierno no supo contener.
La cotización cerró a $ 27,60 para la compra y a $ 28,60 para la venta en el Banco Nación. La cotización había iniciado la jornada con una baja de ocho centavos en las ventanillas de los bancos, pero pasado el mediodía la tendencia cambió porque la oferta privada volvía a mostrarse escasa.
El Banco Central efectuó, por cuenta del Ministerio de Hacienda, una subasta de U$S 100 millones a un precio promedio de corte que se ubicó en $ 28,02. El mercado comenzó tranquilo por el feriado en los Estados Unidos.
Marcos Peña tuvo que dar marcha atrás con la posibilidad de que vuelva el dólar turista

"No creemos que la solución a los problemas que tenemos sea subir impuestos", aclaró el funcionario.

Luego de que admitiera que “está sobre la mesa” poner impuestos mayores a los pasajes que viajen al exterior, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, salió a recular sus declaraciones y aclaró: “No creemos que la solución a los problemas que tenemos sea subir impuestos”.
A través de su cuenta de Twitter, el funcionario nacional se vio en la obligación de calmar las aguas ya que dejó entreabierta la posibilidad de que vuelva “el dólar turista”.
En otro tuit, Peña advirtió que “ya existe un impuesto del 7% a la venta de pasajes al exterior” y explicó: “Lo único que dije es que hay sectores que creen que ese impuesto debería ser más alto. Y eso es lo que dije que está en la mesa junto a muchas otras propuestas que se discutirán en el marco del debate presupuestario”.
Grieta en Cambiemos: Dujovne contra Peña y Dietrich por el impuesto al turismo

Mientras el jefe de Gabinete y el ministro de Transporte admitieron que se analiza esa posibilidad, el ministro de Hacienda lo desmintió.

Tanto el jefe de Gabinete, Marcos Peña, como el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, admitieron que se está analizando dentro del Gobierno poner un impuesto al turismo en cuanto a compras en el exterior y en los pasajes a otros países. Sin embargo, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, lo negó rotundamente.
Según informó Infobae, durante una videoconferencia con inversores de Wall Street el titular de la cartera económica desmintió los rumores que indican la posibilidad de gravar impuestos a los gastos en dólares de turistas en el exterior.
Mientras tanto, Dietrich aseguró que aumentar el impuesto al turismo o aplicar un impuesto a las compras con tarjeta en el exterior representan “distintas alternativas que evalúa el Gobierno” para resolver la situación económica. “Se van a evaluar todas las posibilidades, nada tiene 0% de posibilidades de que suceda”, sostuvo en una charla con medios de comunicación.
Peña, por su parte, sostuvo que “desdoblar el tipo de cambio es un disparate”, pero “la posibilidad de discutir los impuestos a los pasajes al exterior está sobre la mesa”, durante una entrevista con Luis Novaresio en radio La Red.
Las distribuidoras de gas ganan $ 2.800 millones por doble facturación

Metrogas, Fenosa y Gas Natural Fenosa se hacen de ganancias extraordinarias gracias a una decisión del Ministerio de Energía.

Las compañías distribuidoras de gas ingresaron cerca de $ 1.700 millones el año pasado por doble facturación a los usuarios de todo el país. El Gobierno tuvo la oportunidad de cerrar esta canilla pero decidió mantenerla. Los funcionarios que actuaron fueron directivos de dos de las empresas beneficiadas.
El gas sale de las bocas de pozo de las extractoras y es trasladado por los gasoductos de las transportadoras, que lo entregan en la puerta de las ciudades. Desde allí, las distribuidoras se encargan de repartirlo entre los hogares.
Las transportadoras retienen una porción de la orden de demanda de las distribuidoras, lo que está regulado por ley. Es que precisan parte de combustible mover el gas, pero además se prevé que hay venteos y pérdidas en la línea. Los hogares abonan por el uso del medidor, pero también por la retención.
El ENARGAS estableció que la Transportadora de Gas del Sur (TGS) deberá retener el 11% por el gas que lleva desde Tierra del Fuego, el 10% de la de Santa Cruz, el 8% de la de Chubut y el 5% de Neuquén; además, para la Transportadora de Gas del Norte (TGN) le exige el 5% al que proviene de Salta y Neuquén.
Esto fue definido en 1999, donde en organismo regulador propuso como necesario “seguir analizando el tema para que en oportunidad de la segunda revisión quinquenal tarifaria se establezca un nuevo esquema”. Esto lo plantearon en la resolución 1192 de ese año, donde aclararon que cualquier adelanto tecnológico futuro disminuirá el uso de las transportadoras del gas retenido.
Debido a la crisis económica de 2001, no se realizó una revisión tarifaria integral en 2004 ni durante el kirchnerismo, que lo intentó pero fue frenado por la Justicia. El siguiente estudio de las boletas lo hizo recién Cambiemos en 2017, bajo la orden del ministro de Energía, Juan José Aranguren. Pese a los claros avances de las maquinarias, el ENARGAS decidió mantener los porcentajes de retenciones marcados 18 años antes.
Este sobrante del retenido es transferido a las distribuidoras al inicio del siguiente mes. A pesar de que ya fue abonado por los hogares, las compañías lo vuelven a cobrar por el uso del medidor. De acuerdo a especialistas consultados por El Destape, esto representó el año pasado cerca de $ 1.715 millones de ingresos adicionales en perjuicio de los usuarios de todo el país.
Este año equivaldrá en 2018 a una facturación extra cercana a los $ 1.144 millones para Metrogas, $ 858 millones para Gas Natural Fenosa, $ 572 millones para Camuzzi Gas, $ 72 millones para Litoral Gas, $ 57 millones para Gas del Centro, $ 57 millones para Gas Cuyana y $ 43 millones para Gasnor, de acuerdo al cálculo de especialistas del sector. Esto totalizará $ 2.800 millones para todo el año, dependiendo de la fluctuación futura del tipo de cambio.
La ganancia extraordinaria la convalidaron el ex interventor del ENARGAS David Tezanos y su segundo, Daniel Perrone. Antes de ser convocado por Aranguren, Tezanos presidió Metrogas, la distribuidora más favorecida.
Fuentes del Ministerio de Energía que ahora comanda Javier Iguacel indicaron que este medio que "este valor no fue modificado dado que es un máximo", además de que "si la transportista no lo requirió en su operación debe devolverlo al cargador y esto vuelve al usuario final como parte de las 'diferencia diaria acumulada' en cada revisión tarifaria estacional".
Con la normalización del organismo regulador, Tezanos volvió al sector privado como consultor. Fuentes del sector le aseguraron a este medio que mantuvo varias reuniones con el presidente ejecutivo de TGS tras su salida del Estado, lo que puede indicar un trabajo de asesoría para la empresa controlada por Pampa Energía, de Marcelo Mindlin.
Perrone, en tanto, se desempeñó como ejecutivo de la transportadora sureña hasta 2015. Hoy quedó como vicepresidente del ENARGAS. Por controlar a las empresas que dirigieron, la Oficina Anticorrupción de Laura Alonso les había prohibido decidir sobre sus anteriores empleadores, con lo que lo salvaron mediante firmas cruzadas.
Este presunto negociado multimillonario fue denunciado por el abogado Luis Álvarez Pereyra Rozas, en una causa que recayó en Gerardo Pollicita, el fiscal que llegó a la Justicia Federal después de ser directivo de Boca Juniors en la gestión de Macri. Fuentes judiciales le informaron a El Destape que el funcionario pidió la desestimación, que implica no investigar las posibles responsabilidades penales de los funcionarios de Cambiemos y el dinero transferido ilegalmente de todos los usuarios del país a las compañías.
La corrida cambiaria empeora la crisis de Cambiemos

El Gobierno volvió a mostrar su incapacidad para contener el dólar, que acelerará la inflación. El mercado le dio la espalda al Gobierno.

El Gobierno volvió a mostrar su incapacidad para contener una corrida cambiaria, lo que acelerará la inflación y cerrará por encima del 30% para fin de año. La falta de resultados de Cambiemos cansó a algunos grandes inversores, que decidieron volcarse al dólar.
El presidente del Banco Central, Luis Caputo, no supo contener la tercera disparada del billete estadounidense del año. La mesa de dinero que maneja en el Banco Central vendió el viernes U$S 150 millones de los prestados por el FMI al comienzo de la rueda, pero debió luego desprenderse de otros U$S 300 millones de las reservas. Aun así, el tipo de cambio escaló 80 centavos y cerró a $ 29,40 en el Banco Nación, lo que equivale a una devaluación que ya supera el 55% en lo que va del año.
El mercado no espera una recuperación del peso, sino más bien lo contrario. En los contratos a futuro en el Rofex la cotización cerró a $ 34,06 para diciembre. Esto quiere decir que se proyecta un incremento del 80% de la divisa para todo 2018.
La consultora internacional Fitch coincide con este análisis, que en su último informe evalúa que el peso se debilitará en los próximos meses. “No vemos al Banco Central fervientemente opuesto a la depreciación, pero más bien preocupado en manejar la volatilidad, por lo que esperamos que no mantenga sus intervenciones agresivas”, previó.
Dado que los productos esenciales de la canasta son exportables en Argentina, esto redundará en una mayor pérdida en el poder adquisitivo de los trabajadores, luego de que muchos sindicatos acataran el techo paritario del 15% impuesto por el Gobierno, y que ahora se elevará sólo un 5% adicional. Otros, como los docentes, tendrán un peor pasar, dado que muchas provincias se negaron aún a proponerles una suba que al menos emparde con la inflación.
“La inflación todavía no tocó techo porque mientras siga habiendo devaluación, esto impactará en nuevas oleadas de aumentos”, graficó Martín Kalos. El economista de EPYCA proyectó que el alza de precios supere el 30% interanual en los próximos meses.
“Lo que empezó como lo que el Gobierno planteó como turbulencia vemos hoy que es una desconfianza de Cambiemos. Le falta perspectiva de largo plazo”, cuestionó Kalos. Es que el modelo de Mauricio Macri no cuenta con un motor de la actividad genuino, ni con un generador de divisas adicional al endeudamiento externo, por lo que la sustentabilidad económica está en juego.
“La situación ya no se explica por los problemas de los mercados emergentes, donde no se ve una corrida similar a la argentina”, explicó Ezequiel Estrada, director de Ficonomics. El consultor notó un cambio en las carteras de los inversores, que se vuelcan hacia la dolarización.
“Esta situación nueva se da por las decisiones del Gobierno que perjudicaron a la plaza financiera, como el recorte de la tenencia de moneda extranjera por parte de los bancos y los cambios en el Gabinete”, observó. Juan José Aranguren tenía una postura más cercana a las compañías energéticas que Javier Iguacel, a las que había representado directamente hasta días antes de asumir en la función pública.
El mercado espera un dólar por encima de los $ 34 para fin de año

Lejos de una calma, la plaza cambiaria proyecta una mayor devaluación del peso.

Ante la nueva corrida cambiaria que el Gobierno no supo controlar, el dólar rozó los $ 29 en las casas de cambio. El mercado espera que la devaluación se acentúe en los próximos meses y que el año termine con la divisa estadounidense por encima de los $ 34.
En la plaza “spot”, el tipo de cambio se disparó 80 centavos y cerró a $ 29,50 en el Banco Nación, mientras que otras entidades comerciales lo vendieron a $ 29,90.
Esto tuvo su correlato en el Mercado a Término de Rosario (ROFEX), donde los inversores elevaron el precio para diciembre a $ 34,06. Esto implicó una escalada de los contratos de nada menos que $ 1,21 en un día, entre el jueves y el viernes. La cotización mayorista para el último día del año aumentó $ 1,25 y cerró a $ 34,10.
El mercado proyecta que el dólar recién pasará la barrera de los $ 30 en agosto, ya que acordaron un tipo de cambio de $ 30,72 para el fin de ese mes. Mientras que esperan que al 31 de julio opere a $ 29,83.
El dólar se dispara y no encuentra techo: cotiza a casi $ 30 en bancos privados

La divisa estadounidense no para de aumentar en una semana activa para el mercado financiero.

En una semana activa para el mercado financiero, con una profunda caída en la Bolsa porteña y un dólar en aumento, la divisa estadounidense no encuentra techo y ya cotiza a casi $ 30 en bancos privados.
La cotización más alta la tiene el banco Galicia, con un dólar a $ 29.90. Por detrás se ubica el Francés, con un precio de $ 29.84 y los bancos Nación y Comafi, a un valor de $ 29.50.
El banco Santander cotiza la moneda estadounidense a $ 29.44, el Hipotecario a $ 29.35, mientras que el banco Ciudad y la casa de cambio Montevideo lo venden a $ 29.30.
Los precios más bajos se encuentran en las casas de cambio Alpe y Magitur, que cotizan la divisa a $ 29.20, seguido por el banco Superville a $ 29.15 y el Provincia, a $ 29.10.
Miércoles negro: la Bolsa se derrumbó y el riesgo país se disparó a récord

El Merval se hundió más del 10% y algunas acciones cayeron hasta 17%. En tanto, el riesgo país subió a su mayor nivel desde octubre de 2015.

La Bolsa porteña se hundió más del 10% en el peor día del mercado financiero en años por rumores de que el Gobierno planteaba cobrarle impuesto a las acciones. En tanto, el riesgo país llegó a su máximo desde que asumió Mauricio Macri.
El indicador líder Merval retrocedió a 24.450,38 puntos. Los papeles de empresas energéticas sufrieron caídas superiores al 17%, golpeadas por la perspectiva de que el Gobierno reducirá el ritmo de subas de tarifas.
En lo que fue una de las peores ruedas de los últimos años, el panel líder se derrumbó ante una aceleración de la aversión al riesgo por factores globales y locales. Los títulos de las energéticas Metrogas (-17,1%); Transportadora de Gas del Norte (-17%); y Distribuidora de Gas Cuyana (-15,4%) sufrieron los golpes más duros.
"Los rumores de que el Gobierno analizaba que los inversores tributen por las acciones hizo desplomar las cotizaciones, principalmente en las últimas dos horas", explicó a El Destape un operador financiero.
El índice de riesgo país que mide el JP Morgan trepó 4,4% a 584 puntos. Este es el mayor nivel desde octubre de 2015.
Fuerte suba del dólar que volvió a cotizar por encima de los$28

La divisa estadounidense trepó 32 centavos y cerró a $28,05.

El dólar volvió por encima de los 28 pesos, al trepar 32 centavos respecto del día anterior, ante una firme corriente compradora.
Según un promedio realizado por el Banco Central, el billete cerró a $26,96 para la punta compradora y a $28,05 para la vendedora.
El día anterior, el dólar había avanzado siete centavos al cotizar $27,73 tras tres jornadas consecutivas con tendencia negativa.
Luis Caputo elevó la tasa de interés y la medida beneficia a su propia empresa

El Banco Central subió la tasa de interés al 47%, lo que beneficia a la compañía que fundó y a la del vicepresidente de la entidad, Gustavo Cañonero.

El presidente del Banco Central, Luis Caputo, elevó la tasa de interés de referencia al 47%. Renovó solo el 60% de las Lebac por $ 308.473 millones. Hoy vencieron $ 514.779 millones de bonos.
"Las propuestas alcanzaron un nivel de $ 313.875 millones, adjudicándose $ 308.473 millones, lo que implica la renovación parcial del vencimiento que era de $ 514.779 millones", subrayó la autoridad monetaria.
Las tasas de corte se ubicaron en 47%, 42.9%, 43%, 43% y 41,99% para los plazos de 27, 55, 90, 118 y 153 días, respectivamente. "Como es habitual, el Banco Central definió las tasas de corte, manteniendo los niveles del mercado secundario para cada especie", resaltó el BCRA.
Esta fue la primera licitación de Lebac desde la llegada de Caputo a la autoridad monetaria. La compañía que fundó, Axis, posee fondos comunes de inversión con mayoría de Lebac, que se benefician de la bicicleta financiera del Central. Mismos beneficios le brindan esta herramienta a Gustavo Cañonero, vicepresidente del Banco Central que hasta el jueves fue socio de SBS Fondos.
Por pedido del Gobierno, el FMI ocultó que se viene más recesión y desempleo

En el comunicado oficial, el organismo eliminó una línea en la cual daba sus pronósticos sobre la economía argentina.

Esperable pero no por eso deja de sorprender: el FMI omitió informar que espera una mayor recesión y una suba de la desocupación a partir del acuerdo por U$S50 mil millones que suscribió la Argentina la última semana.
Así lo informó el portal Infobae. Los técnicos del Fondo omitieron el párrafo en el que pronosticaban una caída de la actividad económica, producto del fuerte ajuste de 19 mil millones de dólares en tres años que firmó con el Gobierno y que afecta sobre todo a la obra pública, los salarios de empleados estatales e impone un fuerte aumento de tarifas.
En su versión original, el comunicado afirmaba que "si las condiciones sociales empeoran, la economía se desacelera o el desempleo sube más rápido de lo previsto actualmente, existen disposiciones para incrementar más la asignación presupuestaria dedicada a las prioridades sociales".
Sin embargo, y por pedido del Gobierno, revela el sitio, se suprimió la frase "la economía se desacelera o el desempleo sube más rápido de lo previsto actualmente".
Los motivos parecen claros: el gobierno argentino no quiere reconocer el impacto que tendrán estas medidas en la economía nacional, iguales a las que provocaron otros arreglos con el FMI al que ahora se lo quiere presentar con la cara lavada.
El FMI espera un crecimiento muy módico para este año, de apenas 0,4%. Como la economía comenzó creciendo 3 por ciento este 2018, esto implica que Argentina caerá en recesión en lo que resta del año.
La Bolsa se derrumba por la desconfianza a Macri

Los abruptos cambios en el gabinete económico asustaron a la City, por lo que se derrumban todas las acciones líderes.

Los inversores financieros empezaron a sentir la crisis del gobierno de Mauricio Macri ante los repentinos cambios de su gabinete económico. La Bolsa se derrumba 6,8% tras un fin de semana de importantes despidos.
El Presidente expulsó el jueves al presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, y genera desconfianza el desconocimiento de cómo hará para bajar la inflación su reemplazo, Luis Caputo.
Por esto, las acciones de las entidades bancarias lideran las caídas, al punto de que el banco Francés se desploma 10,9%, Supervielle 10,7%, Macro 10,7% y Galicia 8,9%.
También sorprendió en la City la salida de Juan José Aranguren y su reemplazo por Javier Iguacel, quien nada adelantó sobre la política tarifaria que planea aplicar.
Por esto se hunden las cotizaciones de las energéticas, encabezadas por Transener con una baja de 10,9%, Pampa Energía 10,4%, TGN 9,9%, Metrogas 8,7% e YPF 6,4%.
Tras una jornada de fuerte volatilidad, el dólar cerró a 28,75

La divisa estadounidense registró una baja de 9 centavos con relación al cierre del viernes último.

El dólar minorista registraba esta tarde una baja de 9 centavos en cada una de sus puntas, con relación al cierre del viernes último, para ofrecerse a un promedio de 27,64 pesos comprador y 28,75 pesos vendedor.
Según informó el Banco Central, en el Banco Nación la divisa se ofrece a 28,10 pesos; en el ICBC, 28,30 pesos y en el Santander Río, a 28,35 pesos.
Al comienzo del día, el dólar apuntó una baja de 39 centavos, para ofrecerse a un promedio de 27,38 pesos para la compra y 28,49 pesos para la venta, en bancos y casas de cambio.
Este lunes, el Banco Central informó a las entidades financieras una nota en la que informó que ofrecerá al mercado moneda extranjera "vía subastas de venta en contado", con un mínimo de un millón de dólares y hasta 400 millones de la misma moneda.
El Gobierno pone $6 mil millones a la CGT para frenar el paro general

Se trata de dinero para las obras sociales. En cambio, rechaza la reapertura general de paritarias.

El Gobierno nacional buscará desactivar este martes el llamado a un paro general de la CGT. Y lo hará con una zanahoria que ya utilizó en otras ocasiones: la promesa de un multimillonario desembolso de fondos para las obras sociales, un viejo reclamo de los popes cegetistas. Sería por unos 6 mil millones de pesos para distintos programas de salud.
Sin embargo, desde el Ministerio de Trabajo no quieren saber nada con la posibilidad de una reapertura general de paritarias, en el marco de un marcado deterioro del poder adquisitivo de los trabajadores. La mayoría de los gremios firmaron acuerdos por un 15% mientras que la inflación esperada llega al 27% y llega en algunos casos al 30.
Según informó el matutino Ámbito Financiero, el Gobierno volcará a las obras sociales sindicales unos 6 mil millones de pesos para, de esta manera, evitar el tercer paro general contra el gobierno de Mauricio Macri. Se trata de fondos ya reconocidos por el Gobierno en 2016. Es decir, una vieja promesa que ahora se reactiva ante la necesidad de la Casa Rosada.
Se trata de fondos para tratamientos de salud de alto costo (SUR) y de los subsidios para afiliados de bajos recursos (SANO) y jubilados (Suma70) y una baja del Subsidio para la Mitigación de Asimetrías (SUMA).
Este martes vence el cuarto intermedio que dispuso la CGT para tratar de llegar a un acuerdo con el Gobierno. Por eso, la central sindical no llamó aun a un paro general el último jueves.

<iframe width="560" height="315" src="https://www.youtube.com/embed/r6wxClifCg0" frameborder="0" allow="autoplay; encrypted-media" allowfullscreen></iframe>
Economistas de distintas tendencias coinciden en el impacto recesivo del stand-by

Las siete plagas del acuerdo

El ajuste pactado con el Fondo Monetario tendrá una incidencia directa sobre el nivel de actividad, afectará los salarios, las jubilaciones y por ende el consumo masivo. También caerá la inversión pública y aumentará el desempleo.

El acuerdo con el Fondo Monetario Internacional apunta a estabilizar el mercado cambiario pero tendrá consecuencias sobre la “economía real”, es decir, sobre el nivel de actividad, consumo e inversión, salarios, jubilaciones y empleo. PáginaI12 consultó a cuatro economistas de diferente raigambre ideológica para dilucidar las consecuencias del stand-by. Hay coincidencia en relación al impacto negativo del acuerdo sobre el nivel de actividad a partir del redoblado ajuste fiscal, caída que sería mayor si además continúa la devaluación del peso. El consumo será el principal perjudicado y el Programa de Participación Público-Privada aparece como una de las esperanzas del Gobierno ante la previsible reducción de la obra pública.
Mariano De Miguel, docente de la UMET, explicó que “las consecuencias van a ser negativas porque el Fondo siempre pide el ajuste fiscal para que la economía pueda ahorrar los dólares para el repago de la deuda. Quizás la economía este año termine creciendo 1 o 1,5 por ciento, pero el dato del tercer y cuarto trimestre va a ser malo porque el ajuste fiscal se multiplica hacia el resto de la economía”. “Pero no sólo está la cuestión fiscal. Hay una segunda palanca recesiva que es la devaluación, que afecta a la inflación y a los salarios. El FMI espera que la devaluación corrija las cuentas externas a través de la caída de los ingresos, es decir, que no sea solamente una devaluación nominal sino en términos reales. Si el Fondo tiene éxito en este punto, será otra fuerza recesiva. Y si no tiene éxito, la situación se puede volver un espiral de inflación-salarios-devaluación. Yo creo que la economía argentina no va a volver a crecer hasta fin del año que viene. El Gobierno no va a poder estimular la economía como en 2017. El mejor escenario es de estabilidad macroeconómica y recesión”, agregó.
Martin Vauthier, director de la consultora Eco Go, explicó que “el Gobierno recurre al Fondo porque el mercado dejó de financiar el déficit de cuenta corriente que fue record en 2017, de 4,8 del PIB, del orden de los 31 mil millones de dólares a partir de los gastos de turismo, suba de importaciones por la tracción proveniente de la inversión y de la compra de bienes de consumo durable. Se supone que el ajuste con el crédito del Fondo va a ser más leve que si el Gobierno tuviera que seguir su programa financiero con el mercado. Pero el ajuste va a estar”.
“Hacia adelante, la economía no tiene margen de crecer, más bien todo lo contrario. El consumo reaccionó en 2017 pero no va a seguir creciendo, no será motor este año ni tampoco en 2019. La necesidad de profundizar el ajuste fiscal define que el Gobierno siga con su plan de baja de subsidios y recorte la obra pública financiada por el Tesoro. Además, las altas tasas de interés impactan muy fuerte sobre empresas y la sequía del agro también es un factor negativo. El escenario más virtuoso consiste en que el ajuste más los dólares que provengan del Fondo y de otros organismos den confianza a los mercados, mejoren las condiciones financieras y baje el riesgo país. Así, se reduciría el costos de financiamiento del Gobierno y de las empresas. La gran apuesta del Gobierno para impulsar la actividad el año que viene son los PPP, especialmente en obras viales, que tienen impacto sobre el nivel de empleo y no demandan tantos dólares”.
Mariano Lamothe, de la consultora Abeceb, consideró que “el mercado no financia más la gradualidad del Gobierno. El mundo no nos esperó. Esto nos va a dejar una economía con niveles más altos de inflación, menos actividad y mucha conflictividad social. En términos fiscales, el sector público va a consumir menos, seguirá pisando el gasto. Para 2019 empieza a haber menos partidas para cortar”. “Claramente los sectores más perjudicados son el consumo masivo, motos y otros durables, por el efecto de la devaluación y la suba de tasas. Por contrario, posiblemente también haya inversiones en sectores muy específicos beneficiados por el nuevo tipo de cambio como economías regionales, agro, minería y energía. Para 2018 vemos un crecimiento de entre el 1 y el 1,5 por ciento y 2019 es una gran incógnita. Pueden ser factores positivos los contratos PPP y hay que ver si logran reeditar el efecto de 2017 en el mercado hipotecario”.
Santiago Fraschina, director de la carrera de economía de la Universidad de Avellaneda, dijo a este diario que “si el acuerdo viene de la mano con la finalización de las intervenciones del BCRA para dar estabilidad al dólar y se impone una desregulación total, es posible que el tipo de cambio siga subiendo, con lo cual el primer canal de impacto negativo sobre la actividad económica se da a través de la devaluación, los precios y la caída del consumo. Si la condicionalidad no tiene que ver con la desregulación del mercado cambiario, todavía queda el canal fiscal como fuente de caída de la actividad. El FMI establece un programa fiscal muy exigente que derivará en un menor consumo interno, menor actividad industrial, inversión de pequeña y mediana escala y empleo”.
Acorralado por el desmanejo de la economía, el Gobierno acordó un durísimo programa por 3 años con el FMI

Ajuste XXL para un rescate al desastre económico

El auxilio financiero del FMI alcanza a 50 mil millones de dólares. Los primeros 15.000 millones del megaendeudamiento llegarán antes de fin de mes. El Gobierno espera superar las tensiones, aunque admite que habrá más recesión e inflación.

El Fondo Monetario Internacional validó un crédito para Argentina por hasta 50.000 millones de dólares durante tres años. El desembolso extraordinario está condicionado a la aceleración del ajuste fiscal y la puesta en marcha de un paquete de reformas en el esquema monetario y cambiario. Un primer tramo del préstamo por 15.000 millones de dólares ingresará a las cuentas públicas dentro de dos semanas, cuando el stand-by de acceso excepcional haya sido aprobado por el directorio del organismo multilateral. El programa no establece un cronograma para el resto de los fondos sino que, supeditados a la supervisión del FMI, los desembolsos se harán a pedido del gobierno de Mauricio Macri. A lo largo de los 36 meses de vigencia del acuerdo las autoridades argentinas se comprometen a recortar el gasto en obra pública, achicar las transferencias a las provincias, continuar con la quita de subsidios, reducir las erogaciones salariales estatales y ajustar el sistema de la seguridad social. “Acelerar el programa de convergencia hacia el equilibrio fiscal”, fue el eufemismo elegido por el titular del Palacio de Hacienda, Nicolás Dujovne, para referirse a un ajuste equivalente a 3,7 puntos del PBI o 19.300 millones de dólares. Al tipo de cambio vigente, la suma supera los 480 mil millones de pesos. “Esto es una buena noticia”, sostuvo el funcionario.
Las medidas acordadas para acceder al préstamo del FMI incluyen profundos cambios en la política del Banco Central: una reforma de su Carta Orgánica para prohibir el financiamiento del Tesoro, medidas adicionales para limitar la emisión monetaria y un cambio en la composición de sus pasivos para minimizar el stock de Lebac. La entidad presidida por Federico Sturzenegger considera finalizado el escenario de crisis cambiaria y, por lo tanto, dejará de intervenir de manera extraordinaria con sus ofertas masivas de divisas que ponían un techo a la cotización del dólar. “Aquello que hicimos hasta la última semana nos parece que ya no es necesario. Volvemos a una operación normal”, sostuvo el funcionario que verá reforzada su autonomía al referirse a la renovada confianza oficial en la “flotación” del dólar. Frente al impacto en los precios que tuvieron la devaluación y los tarifazos, el BCRA decidió abandonar el cumplimiento de su meta de inflación del año y, además, elevó sus objetivos de precios de 10 a 17 por ciento para 2019. “Este año vamos a esperar tener la inflación más baja posible. Pero no nos ponemos una meta”, consideró anoche el banquero central. El financiamiento proveniente de la entidad dirigida por Christine Lagarde será complementado con 5600 millones de dólares del Banco Mundial, el BID y la CAF. El paquete de financiamiento para Argentina fue celebrado ayer por el titular del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin.
El anuncio del programa de financiamiento-ajuste del Fondo fue realizado por Dujovne y Sturzenegger. El tipo de crédito otorgado permitió superar en 2,5 veces el límite previsto en un stand-by tradicional. Los 50.000 millones de dólares equivalen a 1100 por ciento de la cuota del país. Lo hicieron pasadas las 19:30 en uno de los salones del Centro Cultural Kirchner apenas finalizó en Washington una reunión de directorio del FMI. En el convite convocado fuera de agenda, las autoridades del organismo fueron informadas sobre la existencia de un acuerdo entre el staff del organismo y las autoridades argentinas. Los miembros recién tenían previsto encontrarse hoy para, entre otros puntos, aprobar el informe del Artículo IV de Liberia. Las reuniones no programadas son escasas. La crisis griega fue uno de los episodios excepcionales cuando los directivos del organismo llegaron a ser conchabados un sábado para validar un crédito condicionado destinado al golpeado país europeo. En el caso del programa por hasta 50.000 millones de dólares para Argentina, la votación formal se realizará el miércoles 20. La aprobación está descontada y, según anticipó Dujovne, el primer desembolso llegará dentro de las siguientes dos jornadas. Los 15.000 millones son un monto levemente superior a las reservas perdidas durante la corrida cambiaria. Una porción de los recursos ingresará a las reservas del  BCRA y otra al Tesoro, aunque los funcionarios no precisaron cómo serán distribuidos.
El recorrido del tijeretazo fiscal se conocerá a lo largo de las próximas semanas cuando se difunda la Carta de Intención presentada por Argentina, las evaluaciones realizadas por los técnicos de FMI y, fundamentalmente, el Proyecto de Presupuesto que será enviado al Congreso a mediados de septiembre. Hasta ahora se conoce que un programa de índole fiscal sin ninguna referencia a la raíz estructural del problema: el déficit de divisas. Las pautas informadas ayer contemplan un “esfuerzo fiscal” equivalente a 3,7 puntos del PBI a lo largo de los próximos tres años. El ajuste fiscal busca garantizar la disponibilidad de fondos para el repago a los acreedores.
El componente del gasto más expuesto a los recortes será la inversión pública, que experimentará hasta 2020 una caída del 81 por ciento en términos reales o un ajuste igual a 1,6 puntos porcentuales del producto. Los programas de participación pública privada buscan compensar esa merma financiando las iniciativas con deuda. El segundo ítem en relevancia será la quita en los subsidios a la energía y el transporte. Las estimaciones del Palacio de Hacienda muestran una caída del 48 por ciento en términos reales que representa 1,1 puntos del PBI. Por su parte, las transferencias a las provincias experimentarán un retroceso acumulado del 74 por ciento que representa 0,7 puntos del PBI. Las erogaciones salariales del Estado también registrarán la “aceleración en el ritmo de reducción del déficit fiscal”. Lagarde consideró que el programa acordado con las autoridades argentinas permitirá “restablecer la confianza de los mercados”. El objetivo oficial es alcanzar el déficit cero en 2020. En la Casa Rosada no están convencidos que lograrán ejecutar el ajuste en tiempo y forma sino que aseguran que el acuerdo con el FMI no pone en riesgo una victoria en las próximas elecciones presidenciales.
“Producto de la turbulencia financiera que tuvimos estos días vamos a crecer menos y tener un poco más de inflación de la que esperábamos a comienzos de año. Acudimos al FMI en forma preventiva para evitar una crisis. Actuamos con muchísima premura. Las crisis generaron pobreza y destrucción de contratos. Estamos empeñados en la construcción de un país normal”, explicó Dujovne acompañado por los funcionarios que negociaron en Washington el acuerdo a lo largo de las últimas semanas. También dijo presente el vicejefe de Gabinete, Gustavo Lopetegui. Las autoridades argentinas destacaron que “por primera vez en la historia de un programa con el FMI, incluye una salvaguarda que permite incrementar el gasto social si el gobierno argentino lo considera necesario”. El Palacio de Hacienda explicó que “si la economía no creciera como esperábamos, podrán realizarse ampliaciones de gasto focalizadas en la AUH”. El margen de maniobra previsto es de hasta 30 mil millones de pesos anuales o 0,2 puntos del PBI.
Anuncio de un megacanje de Lebac por bonos del Tesoro para los bancos. Expectativas acerca de la evolución del dólar

El día después no tendrá el muro de contención

Los 5000 millones de dólares que el Banco Central estuvo ofertando para disuadir la demanda ya no estarán disponibles en el mercado. Así lo adelantó el presidente de la entidad monetaria, Federico Sturzenegger. Intento de desarmar la bomba de tiempo de las Lebac.

Para el Gobierno la “turbulencia financiera” está superada. Con el mero anuncio de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, dio ayer por concluida la corrida cambiaria y desde hoy deja de ofrecer los 5000 millones de dólares a un precio de 25 pesos por divisa que coloca desde hace dos semanas en el mercado para desincentivar la demanda y establecer un techo. “La manera en la que se vino operando en las últimas semanas quedó superada con el desembolso y aprobación del acuerdo”, aseguró el banquero central, acompañado por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne (ver aparte). Pese a que recién el 22 de junio el FMI desembolsará los primeros 15.000 millones de dólares de los 50.000 millones pactados, Sturzenegger considera que ya no es necesario defender el precio de la moneda y dejará flotar la cotización y así cumplir con uno de los requisitos que exige el Fondo. De todos modos, el titular del BCRA admitió que habrá intervenciones en casos puntuales, a lo que se suma la presencia del Nación vendiendo divisas para maquillar parte del alejamiento del Banco Central de la operatoria cambiaria diaria. En simultáneo, el funcionario anunció los pasos para desactivar la bola de nieve de vencimientos de Lebac.
Jornada con mucha tensión y caída de reservas | El dólar mayorista a la puerta de 25
Entre abril y mayo el Central perdió unos 10.000 millones de dólares de reservas y en medio de la sangría, que derivó en una muy fuerte suba de la tasa de interés y hasta en una intervención en el mercado de futuros, el Gobierno acudió al Fondo. Hoy cuando abran los mercados no estará la barrera de contención de 5000 millones de dólares que interpuso Sturzenegger y que mantuvo al mayorista levemente por debajo de esa marca. Ayer finalizó el precio en ese segmento apenas dos centavos por debajo de 25: a 24,98 pesos.
“El régimen de tipo de cambio flotante pasa a la normalidad. Eso no quiere decir que no se interviene más. Cuando haya movimientos disruptivos vamos a seguir interviniendo”, aseguró Sturzenegger. Según explicó, los dólares del FMI no irán a la caja del Banco Central, sino que serán administrados por el Tesoro en el Banco Nación. De esta manera, la principal entidad financiera del país podrá utilizar esos dólares para intervenir en el mercado, como lo viene haciendo hace semanas. Ayer vendió 500 millones de dólares.
El funcionario anunció también el programa que implementará para reducir el peso de los vencimientos de Lebac. La hoja de ruta que se pactó con el FMI establece una recompra anticipada por parte del Tesoro de letras intransferibles en poder el BCRA. Se trata de letras que el Tesoro había colocado durante el gobierno anterior en el BCRA como contrapartida de divisas utilizadas en la política de desendeudamiento. Según dijeron los funcionarios, el Central contaba con 75.000 millones de dólares en letras intransferibles, de los cuales 15 mil millones fueron canjeadas al comienzo del gobierno de Macri, y del saldo (60 mil millones) se realizarán canjes hasta totalizar 25.000 millones de dólares.
El programa anunciado establece que el Tesoro canjeará las letras por otros bonos en pesos, que sí podrán ser transferidos y devengarán una tasa de interés positiva. Los ingresos por esos rendimientos o con la entrega directa de esos títulos, el Central los entregará los bancos a cambio de las Lebac. Es un rescate de Lebac a cambio de abultar la deuda del Tesoro.
“Al momento de publicarse el presente informe el vencimiento del mes de junio se ubica 571.343 millones de pesos” de Lebac, aseguró el Central en su reporte monetario correspondiente a mayo. Esto se complementa con la prohibición que recaerá sobre el Central de transferir fondos al Tesoro. Por último, para evitar que continúe ampliándose la bicicleta financiera, el Gobierno limitará el acceso a la compra de letras por parte de inversores extranjeros y ahorristas locales. Para fines de julio de 2019, el BCRA “buscará tener como contraparte en sus operaciones sólo a bancos locales”. “De este programa emerge un Banco Central con más instrumentos”, concluyó Sturzenegger la conferencia de prensa.
Blindados y al Fondo

Con más datos escondidos bajo la mesa que los expuestos sobre la misma, Nicolás Dujovne y Federico Sturzenegger dejaron entrever, entre pliegues discursivos, el sendero que le fijó el Fondo Monetario al gobierno de la Alianza Cambiemos hasta el fin de su mandato. En esa proyección, los primeros seis meses vendrán teñidos por una inflación fuerte, dólar en alza y un estancamiento económico con tendencia a la recesión. Para 2019, la meta de reducción del déficit fiscal es ambiciosa, que es lo mismo que decir que el ajuste será brutal. Este es el costo que el gobierno decidió pagar para lograr un “blindaje” de 55.650 millones de dólares que intente preservarlo de los desequilibrios externos y de acontecimientos climáticos locales. Contra los errores propios del gobierno, el mecanismo de preservación es un monitoreo permanente del FMI.
Desbordado por una sangría externa de dólares imparable (fuga de capitales, déficit en las balanzas comercial y de turismo, intereses de la deuda), que en los primeros dos años había compensado con endeudamiento creciente, el gobierno de Mauricio Macri se encontró, al tercer año, con que había perdido la rueda de auxilio de los préstamos externos. Agotados los instrumentos propios de contención, el Poder Ejecutivo optó por el remedio sugerido por los propios capitales financieros que habían iniciado su huida: recurrir al Fondo.
El costo político puede ser grande, pero las anteojeras ideológicas del gobierno no le permiten reconocer otra opción. Los “mercados”, un equipo que para Argentina está integrado por JP Morgan y diez más, le “perdieron la confianza” al gobierno de Macri, o más precisamente a su capacidad de repago de los compromisos financieros. Y le recomendaron recurrir al único pariente con espaldas anchas para devolverle, aunque sea por un tiempo breve, esa confianza: el organismo que dirige Christine Lagarde.
El acuerdo prevé un “blindaje” de 50 mil millones de dólares aportados por el FMI más otros 5650 millones por aportes del Banco Mundial, el BID y la CAF (Corporación Andina de Fomento), con el fin de restablecer la confianza perdida y detener así la fuga. A Fernando De la Rúa, en 2001, el mecanismo de “blindaje” no le funcionó (entonces era de 40 mil millones de dólares). También continuarán los tarifazos, porque el gobierno estará obligado a no correrse de las estrictas metas de reducción del déficit primario, para no dejar de cumplir con el déficit financiero (pago de intereses de la deuda), aunque este último siga creciendo.
¿Qué puede pasar con el dólar? Con el blindaje ya acordado, hoy mismo el Banco Central debe desactivar el muro que suponía establecer un tope de 25 pesos al dólar mayorista. De algún modo, para que el programa sea sustentable debe reducir la sangría de dólares al exterior (el desequilibrio en cuenta corriente de la balanza de pagos superó los 47 mil millones de dólares el año pasado, este año apuntaba a ser mayor), y sin regulaciones (ni cepo), el único mecanismo es el dólar “recontra alto”. En consecuencia, con dólar en alza y tarifazos, ¿a cuánto puede subir la inflación este año? Por algo será que el Banco Central le dio licencia a las metas de inflación hasta 2019, mientras Dujovne prefirió ahorrarse los pronósticos.
Con inflación elevada y paritarias de 20 por ciento (con el ajuste salarial de 5 puntos adicional anunciado por el ministro), la otra consecuencia inmediata será la caída de la actividad económica. Dujovne dijo que, en una hipótesis “moderada”, el crecimiento sería este año del 0,4 por ciento. Podría terminar resultando la hipótesis más optimista.
Las 13 claves del acuerdo entre el Gobierno y el Fondo Monetario Internacional

El anuncio oficial empeoró las sospechas pesimistaas: Argentina toma del FMI 50 mil millones de dólares a pagar en tres años.

En una semana de idas y venidas entre los ténicos del Fondo Monetario y los del gobierno argentino, finalmente se confirmó el deseado acuerdo de la Casa Rosada. La gran diferencia respecto de lo anunciado en un primer momento es el monto total: finalmente serán 50 mil millones de dólares., muy lejanos de los 30 mil de los que se habló cuando el equipo económico anunció semanas atrás el regreso del país al FMI.
Las claves del acuerdo que vuelve a endeudar a la Argentina como en los momentos más críticos de su historia económica.
* El programa acordado es de tipo stand-by, con una duración de 36 meses, lo que implica el último año de Macri en el gobierno y nada menos que los dos primeros de quien lo suceda.
* El Gobierno insiste en afirmar que el plan fue diseñado en Argentina, aunque el solo detalle de que el país termina endeudado por casi el doble de lo que tenía pensado no parece el mejor de los programas para el futuro mediato.
* A mayor monto mayores compromisos y exigencias de parte de quien presta. El ajuste fiscal que llevará a cabo el gobierno de aquí en adelante será mucho más duro de lo que se dejó correr en los medios oficialistas.
* Una de las metas impuestas por el Fondo Monetario al Estado nacional es que en el período 2018-2021 la reducción del déficit sea del 3,1 por ciento del PBI, lo que suponen 19.300 millones de dólares.
* Puntualmente, la Casa Rosada busca, según sus propias palabras "asegurar una más rápida convergencia al equilibrio fiscal", por lo que "las nuevas metas de resultado fiscal primario son: -2,7% del PBI en 2018 (vs. -3,2% con las metas previas), -1,3% en 2019 (vs. -2,2% antes), equilibrio primario en 2020 (vs. -1,2% antes) y superávit de 0,5% en 2021 (vs. 0% antes)".
* Los aumentos en transporte y servicios serán más fuertes de lo que se vino prometiendo. La frase "el ajuste más doloroso ya pasó" queda en el olvido.
* Otra de las metas a cumplir se incluye una drástica baja de la inflación. La posibilidad de una nueva y un tanto más generosa paritaria antes de fin de año parece fantasía.
* Una de las herramientas que se pondrán en práctica es el tipo de cambio flotante, lo que redundaría en una menor o nula intervención del Banco Central para frenar las disparadas.
* Las metas de inflación son 17% para 2019, 13% para 2020 y 9% para 2021. Siempre partiendo de la base de que la meta real de 2018 es no menos del 25 por ciento, lo que es el doble de lo que habían anunciado a principios de año.
* El FMI exigió también que se baje a cero el financiamiento monetario del Banco Central al Tesoro. Además, se enviará al Congreso un proyecto de reforma de la Carta Orgánica del BCRA reforzando su autonomía.
* El Tesoro en este marco "se compromete" a un programa de cancelación anticipada de Letras Intransferibles para que el Banco Central pueda, con esos recursos, reducir el stock de LEBAC.
* Según anunció el Poder Ejecutivo, el Fondo permitió que se pueda llegar a incrementar "el gasto social si el gobierno argentino lo considera necesario" con miras al seguro refuerzo que hará falta en asignaciones familiares que ya hoy resultan escasas.
* Según se anunció, la tasa de interés del préstamo del FMI será variable. Según las estimaciones oficiales, el costo del préstamo será del 1,96 por ciento aunque podría llegar al 4,96%, siempre dependiendo del tipo de pago que haga el país en cada turno de cancelación de deuda.
Por los desmanejos del Gobierno se derrumbó 13% el fondo de la ANSES

Por Ari Lijalad y Ezequiel Orlando. Cambiemos perdió parte del dinero que resguarda el sistema previsional. Los negociados para destruir la caja más grande del país.

Tras siete años de crecimiento ininterrumpido, Cambiemos logró lo que parecía imposible: se derrumbó el Fondo de Garantía de Sustentabilidad. La caja más grande del país luego del Tesoro nacional se hundió 13% gracias a los desmanejos del Gobierno, cuyo brazo ejecutor fue el director de la ANSES, Emilio Basavilbaso.
El FGS fue creado en 2008 como fondo anti-cíclico y absorbió los activos de las AFJP para garantizar la subsistencia del sistema jubilatorio. Desde entonces su cartera no detuvo su crecimiento real. Medido en dólares aumentó 132% hasta el 9 de diciembre de 2015, con una suba continua año a año.
De hecho, en el último período de gestión de Diego Bossio el patrimonio creció 19% interanualmente. En la última acta de la gestión kirchnerista del FGS, con fecha 9 de diciembre de 2015, consta que CFK dejó las cuentas en U$S 65.787 millones.
La megadevaluación que aplicó el Gobierno de Mauricio Macri en sus primeros días implicó una pérdida del 27,9% del fondo, que se redujo a U$S 47.430 millones ya que los funcionarios no resguardaron el valor de los activos. Esto implicó una baja de 18.357 millones de dólares en un mes, datos que surgen de la primer acta del FGS de la gestión Cambiemos del 9 de enero de 2016. Son, al cambio de entonces, más de 250.000 millones de pesos que Macri y sus secuaces le hicieron perder a los jubilados y pensionados.
No es fácil acceder a estos datos, ya que la adminsitración Cambiemita publica tarde y recortados los datos. Tarde, ya que lo último disponible publicamente data de enero de este año. Recortado, ya que no es posible a acceder a las planillas anexas que acompañan las actas del FGS. El Destape logró acceder a ellas, donde constan estos y otros datos que serán publicados en próximas notas.
Tras el primer año de gestión de Cambiemos, la masa monetaria quedó un 16% atrás interanualmente, con U$S 55.228 millones.
Si bien en 2017 el FGS creció 6% respecto a la etapa previa, se mantuvo un 10,6% atrasado contra la herencia de Cristina Kirchner. El último dato al que accedió este medio, de febrero de 2018, muestra una nueva pérdida dolarizada del 3% contra diciembre del año previo a U$S 57.038 millones. Esto vuelve a implicar un derrumbe del 13,3% ante la masa que le entregó a Cambiemos el gobierno anterior.
Además de las pérdidas, se nota un cambio en el destino de los fondos. Mientras el kirchnerismo dejó el Gobierno con un 12% de los fondos derivados a proyectos productivos, el macrismo redujo ese monto al 7%. Son tiempos de especulación más que de producción. Esto rompe el círculo virtuoso que dio origen al FGS, cuya idea era invertir en proyectos que generen puestos de trabajo, que los trabajadores de esos emprendimientos aporten al sistema previsional y así mantener la rueda solidaria girando.
Los descensos no se deben sólo a desmanejos, sino también a negociados. En el memorando con Qatar, revelado por El Destape, la ANSES se había comprometido a enviar U$S 300 millones del fondo a una offshore, lo que fue frenado por el juez Daniel Rafecas.
En cambio, sí se consumó la compra de obligaciones negociables de Arcor y Cablevisión por U$S 22 millones cuando el subdirector ejecutivo del FGS era Luis María Blaquier, ex director de las compañías y accionista indirecto de holding que comanda Héctor Magnetto. En este caso, no se trató solo de un visible conflicto de interés, sino que el FGS puso dinero en Obligaciones Negociables de esas empresas pese a que tenían una baja calificación de reesto. Es decir, y valga la redundancia, pusieron en riesgo lo que mediáticamente se conoce como “la plata de los jubilados”. Esta maniobra es investigada actualmente por el fiscal Franco Picardi y el juez Sebastián Casanello.
Además, Basavilbaso le pagó comisiones por $ 540.000 a Axis, la financiera fundada por el ministro de Finanzas, Luis Caputo. En esta operatoria el organismo previsional puso dinero en un fideicomiso que poseía Lebac en lugar de suscribirlas directamente del Banco Central sin abonar los honorarios por medio millón de pesos.
El vaciamiento de la ANSES sólo es posible sin la fiscalización judicial. Por eso el Gobierno, a través del procurador general interino, Eduardo Casal, desplazó a Gabriel De Vedia de la unidad que investiga los delitos previsionales (UFISES). Gracias a este funcionario se llevaron adelante el grueso de las denuncias penales, como la venta de las acciones de Petrobras a Pampa Energía, que implicó una pérdida para el Estado de al menos $ 1,8 millones. Por esta causa será Basavilbaso el primer miembro de Cambiemos que declarará en indagatoria y será en el juzgado de Claudio Bonadio, donde figura imputado.


El Gobierno prepara un canje de Lebac y crece el riesgo de un "Corralito"

El BCRA no puede pagar las Lebac y por eso los canjea por bonos, pero estas letras están en poder de bancos, que no podrán devolver la plata a depositantes.

El Gobierno trabaja en secreto para desactivar la bomba de las Lebac y para eso ofrecerá un canje compulsivo de estas Letras a las entidades financieras. La consecuencia directa es que los bancos, principales inversores en estos instrumentos financieros, no tendrían luego fondos para devolver los ahorros y crece el riesgo así a un corralito.
La información viene siendo adelantada por El Destapey ahora fue publicada por el diario Clarín, en la columna semanal de Marcelo Bonelli. Allí, el especialista en temas económicos del grupo de multimedios dijo que el Gobierno está trabajando "en secreto" en esta alternativa.
Según Bonelli, "es una sugerencia clave y concreta del FMI: el compromiso sería canjear este peligroso déficit cuasi fiscal -con vencimiento a 30 días-, por bonos que tengan un año de plazo".
"Federico Sturzenegger negocia la suscripción con los banqueros. No serían compulsivos, pero sí muy atractivos para ellos: habría retribuciones considerables en caso de que acepten alargar los vencimientos", agregó.
“El BCRA está estudiando la emisión de pagarés a un año, una vez que el mercado se estabilice para atraer fondos”, dice un informe de la consultora Ballanz Capital.
De acuerdo a la información que obtuvo El Destape, el acuerdo sería con bonos a un año y un canje compulsivo, similar al plan Bonex de inicios de la década del '90. En la actualidad hay 1,2 billón de pesos invertidos en Lebac, equivalentes hoy a 47 mil millones de dólares. La mayoría, en poder de las entidades financieras que fueron seducidas a quedarse en estas Letras gracias a la tasa de interés del 40%.
Ya rige el nuevo aumento al transporte: el boleto mínimo sale $10

Además, los trenes del área metropolitana costarán entre 3 y 6 pesos según el ramal. En el año ya aumentaron un 67%.

Los boletos de colectivos y trenes del área metropolitana de Buenos Aires aumentaron desde este viernes y le pondrán más presión a la inflación. Así, el boleto mínimo de colectivos en Capital Federal y el Gran Buenos Aires pasará a 10 pesos y acumula un aumento del 233% desde que asumió Mauricio Macri.
Con el nuevo cuadro tarifario, el boleto mínimo de colectivo se pagará 10 pesos. En tanto, líneas de trenes con boleto mínimo de 3 pesos pasarán a costar 3,25 pesos, mientras que el boleto mínimo de 6,25 pesos pasará a 6,75 pesos.
En el ámbito de la Ciudad, Los pasajes de subte también debían incrementarse para llevar el boleto a 12,50 pesos, pero la Justicia frenó ese incremento y por el momento está en stand by.
Es el tercer incremento en lo que va del año, ya que el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, dispuso un aumento en tres tramos para este año. El primero, realizado en febrero, llevó el boleto mínimo de 6 a 8 pesos, mientras que el segundo elevó el mínimo a 9 pesos en abril.
Además, sigue vigente la Red Sube, sistema por el cual el segundo transporte que utilice el usuario pagará el 50% de su valor, mientras que del tercero en adelante abonará el 25% de la tarifa. Para eso, todos los viajes deben realizarse en su lapso no mayor de dos horas.
El sistema tiene algunas limitaciones, ya que el tope de reintegro es de 10 pesos y no permite tomar el descuento si se toman dos medios de transporte iguales (dos subtes o dos colectivos de la misma línea) dentro de esas dos horas.
Asimismo, la Tarifa Social Federal subsidia el 55% del boleto a jubilados y pensionados, ex combatientes de Malvinas, personal de trabajo doméstico, Asignación Universal por Hijo, Asignación por embarazo, planes Progresar, Argentina Trabaja y Ellas Hacen, monotributo social y pensiones no contributivas.
"ALERTA ROJA SOCIAL": el FMI le exige a Argentina que libere el dólar y se vaya a más de $30

El Fondo cree que el principal problema es el déficit externo y que el país necesita una devaluación muy fuerte.

El FMI le exigió a la Argentina que libere el tipo de cambio y deje de vender reservas para sostener un dólar a 25 pesos. Eso llevaría, según estimaciones del mercado y del propio organismo multilateral, a la divisa a una nueva banda de entre 30 y 35 pesos por unidad. Una devaluación adicional de hasta el 40% sobre el valor actual.
Según revelaron a El Destape fuentes con conocimiento de las negociaciones, el FMI cree que el déficit externo es muy grande y no está dispuesto a financiarlo. Por eso, el organismo exige como condición previa para entregarle el crédito stand-by de hasta 30 mil millones de dólares que se acomode al precio de mercado un tipo de cambio cercano a los $35.
El FMI le prohíbe al Gobierno seguir vendiendo reservas para defender el tipo de cambio. Ante la corrida cambiaria, el Banco Central salió a vender hasta 5 mil millones de dólares a 25 pesos, como forma de fijar un precio de referencia y evitar que se siga disparando. Cuando comenzó la escapada del dólar, a fines de abril, valía 20,5 pesos en el mercado minorista. Ahora, según los pedidos del FMI, ese techo debe desaparecer.
El Fondo puso la lupa en el déficit externo del país. En los primeros cuatro meses de este año, el déficit comercial (diferencia entre importaciones y exportaciones) llegó a los 3.420 millones de dólares, 2,6 veces más que igual período del año pasado. En todo 2017, el déficit comercial llegó a casi 9 mil millones de dólares.
Además, la fuga de divisas es récord: solo en el último mes, el Banco Central perdió 10 mil millones de dólares en reservas por la corrida cambiaria. A eso se le suma la presión por la deuda externa, que empuja a un doble déficit: el externo y el fiscal.
El poder adquisitivo de los sueldos caerá no menos de cinco puntos este año

La devaluación ahora es del salario

La disparada del dólar le agregará unos tres puntos a la inflación de 2018. Si los gremios no reaccionan, la pérdida de la capacidad de compra de los trabajadores será similar a la de 2016.

La crisis cambiaria golpea de frente a la capacidad de compra de los salarios. Los flacos incrementos acordados en paritarias y el traslado a precios de la devaluación resultarán en una contracción de 5 por ciento en el poder adquisitivo de los trabajadores durante 2018. La confirmación de las nuevas proyecciones para la inflación realizadas por el Instituto de Trabajo y Economía (ITE) de la Fundación Germán Abdala arrojará una caída acumulada del 7,2 por ciento desde fines de 2015 en el poder adquisitivo de los asalariados.
Los aumentos en el valor del dólar se traducen en más inflación: se encarecen los alimentos, los insumos importados y el resto de los precios dolarizados. La Secretaría de Comercio que encabeza Miguel Braun sostiene sin embargo que “no hubo pasaje a precios” de la devaluación (ver aparte). La experiencia histórica revela que la intensidad del impacto puede variar en momentos de alto desempleo o apertura comercial pero la regla es ineludible. La inflación se aceleró con la devaluación de enero de 2014 durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y lo mismo sucedió tras la devaluación de finales de 2015 dispuesta por Mauricio Macri.
Antes de la corrida cambiaria y la devaluación, el escenario base de inflación del ITE, que depende de ATE y UTE, era de un promedio anual de 25,2 por ciento. Con ese parámetro y aumentos promedio del 22 por ciento anual (la cifra es superior al 15 por ciento promocionado por el gobierno ya que incluye otros items como cambios de categoría, aumentos por antigüedad y aumentos por fuera de la escala) estimaban que el salario real caería entre 1,8 y 2,6 por ciento en 2018. Pero consumada la crisis cambiaria actualizaron sus proyecciones: la depreciación del tipo de cambio sumará 3 puntos porcentuales de inflación en el año para acercarse al 30 por ciento y, de no mediar cambios en la dinámica paritaria, el poder de compra de los salarios experimentará un retroceso similar al experimentado en el primer año del gobierno de Mauricio Macri. “El retorno del FMI a la escena política local, con sus recomendaciones de política y su agenda de reformas donde los cambios en el entorno laboral suelen ocupar un espacio central, sumará complejidad a un escenario ya de por sí difícil para los trabajadores” (ver aparte). El desempeño de los salarios desde que gobierna Macri fue el siguiente, según la estimación de ITE:
Dos semestres iniciales: La combinación entre devaluación, quita de retenciones, tarifazos, recesión y destrucción de empleo resultó en una contracción del salario real del 5 por ciento.
Medio mandato: La mejora en el nivel de actividad, la apreciación cambiaria, la desaceleración en los aumentos de precios y la existencia de cláusulas gatillo en las paritarias habilitaron una leve recuperación, de 2,8 puntos frente a 2016. La cifra estuvo lejos de la “goleada” de los salarios sobre la inflación prometida por el ministro Nicolás Dujovne y no alcanzó para recuperar los niveles previos al recambio presidencial. Al finalizar 2017, el poder adquisitivo todavía acumulaba una retracción del 2,3 por ciento contra diciembre de 2015
Escenario para el tercer año: Las estimaciones del ITE arrojan que la nueva devaluación aportará 3 puntos porcentuales adicionales a la inflación. Con ese impulso, que se suma al aporte inflacionario de los tarifazos, los precios alcanzarán este año un aumento cercano al 30 por ciento. Si no existe respuesta de los gremios frente a ese escenario, los salarios reales anotarán una nueva caída del 5 por ciento interanual y una contracción acumulada del 7,2 por ciento desde que asumió Macri.
“Que un sindicato importante como la UOM haya cerrado un acuerdo de apenas 18 por ciento en el medio de la corrida no resulta promisorio”, advierte el documento de la Fundación Germán Abdala. Los autores consideran que “esta situación podría alterarse significativamente, ya que los acuerdos de 2018 han incorporado cláusulas de revisión. Si bien en general estas cláusulas no son de aplicación automática, en los últimos años se ha generado una dinámica de reapertura de paritarias o celebración de acuerdos complementarios, y por lo tanto se trata de mecanismos relativamente aceitados”. Asimismo, todavía quedan paritarias sin cerrar en sectores significativos en términos de cantidad de trabajadores y relevancia política como camioneros, alimentación y gastronómicos.
Roberto Navarro reveló cuánto ganó el gabinete de Macri por la devaluación

Con gran parte de su patrimonio en el exterior, la disparada del dólar y la tasa de interés fue más que beneficiosa para quienes deben velar por el bienestar general.

En la última emisión de El Destape, Roberto Navarro reveló cuánto ganó el gabinete de Mauricio Macri con la última devaluación, que llevó el precio dólar de 20,5 pesos a 22,2, tras tocar un techo de 23,3 pesos.
En total, todo el gabinete nacional ganó más de 61 millones de pesos en una semana, por la devaluación producto de la corrida cambiaria que le costó al Banco Central más de 7 mil millones de dólares de reservas desde marzo.
El ranking es encabezado por el ministro de Energía, Juan José Aranguren. El ex CEO de Shell Argentina obtuvo un rédito de 14,7 millones de pesos en esta semana y media hábil. Muy cerca queda el titular de la cartera de Hacienda, Nicolás Dujovne, con 14,3 millones de pesos de beneficio por la devaluación.
Otro ejemplo es el titular de la AFI y ex representante de futbolistas, Gustavo Arribas. El amigo de Macri ganó en estos días 8,2 millones de pesos. El ministro de Finanzas, Luis Caputo, se hizo con $6,3 millones y el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, 3,4 millones de pesos. Mauricio Macri ganó "solo" 1 millón de pesos.
Estos son algunos de los funcionarios que se hicieron aun más millonarios gracias a la devaluación.

<iframe width="560" height="315" src="https://www.youtube.com/embed/czimay60lrk" frameborder="0" allow="autoplay; encrypted-media" allowfullscreen></iframe>
Tarifazo: cómo serán los aumentos en colectivos, trenes y prepagas

Con el inicio de junio, esta semana habrá actualizaciones en los valores de las tarifas de distintos servicios.

Llega junio y, con él, los nuevos tarifazos. Esta semana, a partir del primer día del nuevo mes, se actualizará el valor del boleto de colectivo y tren como parte final del aumento escalonado que se viene dando desde febrero en el transporte. Además, aumentarán las cuotas de las prepagas.
Desde el 1 de junio, los trabajadores y trabajadoras que usan el transporte público para moverse por la Ciudad o para trasladarse desde el conurbano bonaerense, deberán pagar un boleto mínimo de colectivo a $10. El costo para viajes superiores a los 30 kilómetros, sin embargo, será de al menos $11,75.
Mientras, los valores en los trenes Roca y Belgrano Norte y Sur irán desde los $3,25 a los $6 como máximo de acuerdo al recorrido, y en la línea Urquiza, el aumento será de 25 centavos más. En las líneas Mitre, Sarmiento y San Martín, el boleto tendrá un mínimo de $6,75 y alcanzará $10 en el tramo más largo.
En tanto, aún no se sabe qué pasará con el subte. La Justicia frenó el aumento previsto para abril y el boleto continúa en $7,50 cuando en verdad ya debería estar en $11, de acuerdo al programa del Gobierno. Por lo tanto, dependerá de su decisión que el 1 de junio pase a costar $12,50, como parte de la tercer y última actualización en el transporte.
Las prepagas, por otro lado, tendrán una suba de 7,5% en sus cuotas desde el viernes. La medida del Ministerio de Salud había sido anunciada en abril a través del Boletín Oficial, en el que se remarcó que "del análisis realizado, surge que resulta razonable autorizar un aumento general, complementario y acumulativo".
Este aumento del 7,5% se suma al del 4% que ya se había aplicado sobre las cuotas de las prepagas en febrero, con lo cual este servicio costará un 11,7% más que el año pasado.
Utilización de los contenidos citando la fuente.
contador de visitas gratis para blog
Nuestras Visitas
Defendé tu derecho a estar informado
Colaborá con Patria Moreira
Regreso al contenido | Regreso al menu principal